Miembro de apdu
  
Año V - Nº 267
Uruguay,  04 de enero del 2008
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

Buscar en el WWW Buscar en Informe Uruguay

1

ha

Sysinfo

historia paralela

2012

humor político

apdu

 
Alvaro Kröger

La energía en Uruguay
Sin energía no hay alimentos y sin alimentos no hay energía

por Alvaro Kröger
 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

            Este sencillo axioma no es un simple slogan, es la pura y cruda verdad. Desde que el hombre realizó la revolución agrícola hace unos 7000 años, el tema energía y el tema alimentos han sido los motores de todas las guerras, las desgracias humanas, las hambrunas y los genocidios.

            Es por ello que el tema energía es un tema lo suficientemente sensible, volátil, necesitado de hombres y mujeres inteligentes, versátiles e innovadores, que no puede estar en manos del Estado. Los monopolios estatales son lentos, pesados, corruptos y nunca llegan a la solución en tiempo y forma: siempre van corriendo el tren de atrás.

            El Uruguay es un país que no tiene fuentes de energía fósil, dependemos de la buena o mala intencionalidad de los proveedores, dependemos de los stocks que no controlamos y en definitiva dependemos de las alianzas estratégicas que logremos hacer para asegurarnos un fluido suministro  a costos razonables.

            Lamentablemente en los últimos años éstas alianzas estratégicas las hemos hecho con la gente equivocada porque no sólo tenemos un petróleo de muy baja calidad sino que es caro con respecto a los petróleos que hay en el mercado. Pagar dentro de 25 años no nos asegura, para nada, que el petróleo sea barato, sino por el contrario cuando terminemos de pagar el petróleo que hoy usamos lo pagaremos a precios exorbitantes.

            Uruguay tiene una relativa buena fuente de generación hidroeléctrica, pero ésta tiene el inconveniente de depender de factores climáticos; además ya quedan uno o dos puntos en el territorio nacional dónde se puedan hacer nuevas represas y no serían grandes. Se agrava el problema con las tierras de cultivo que quedan bajo agua, que son miles de hectáreas, para que la represa sea rentable.

            Así es que UTE tiene usinas térmicas como respaldo de la generación hidroeléctrica. Las usinas térmicas que usamos están al borde de su vida útil, la caldera Franco Tossi de la Central Batlle (que es la más nueva de todas las calderas) tiene más de 30 años y le han hecho ya demasiadas reparaciones.

            En un ataque de genialidad, éste gobierno ha instalado en Puntas del Tigre, un par de turbo-generadores, en principio diseñados para usarse con gas natural argentino que nunca llegó. Ahora se adaptaron al uso con gas-oil fósil. Lo único bueno que tienen éstos equipos es que entran en régimen en pocos minutos, pero gastan fortunas en combustible.

            Lo cierto es que el país tiene un problema energético muy grave y nadie se hace cargo. La solución no está en poner más turbo-generadores, o más calderas. La solución debe ser de fondo, la solución debe ser la diversificación de la producción de la energía. Y, básicamente, la solución está en manos de los privados dispuestos a arriesgar capitales, tiempo y esfuerzo en dar una solución al problema.

            Un ejemplo de la falta absoluta de interés estatal por solucionar el tema fue cuando Botnia le preguntó a UTE si le aseguraba el suministro de energía eléctrica para la instalación de toda la línea de procesado de papel en Fray Bentos. UTE, olímpicamente le dijo que no, y tampoco se preocupó más del asunto. De ésta forma perdimos incalculables cantidades de dinero por horas/hombre trabajadas, insumos, impuestos, miles de puestos de trabajo de personas que suministrarían servicios externos a una enorme fábrica. Con ENCE va a pasar lo mismo, con Stora-Ence también y con las demás industrias grandes que se instalen en la República.

            La solución es tan fácil que dan ganas de llorar o patear a alguien: por ley del Dr. Sanguinetti, no se pueden instalar usinas de energía termo-nuclear en el país. Errado concepto de un hombre inteligente. La energía nuclear, en manos responsables obviamente, es la energía más segura y barata que existe.

            La gente tiene a pensar en Hiroshima y Nagasaki, en Three Islands o Chernobyl. Los dos primeros ejemplos fueron actos de guerra y los dos segundos errores humanos en un caso y burocráticos en el otro.

            Hay que tener en cuenta que al día de hoy están funcionando cerca de 500 centrales nucleares en el mundo y una de ellas a unos 500 kmts. de Montevideo. ¿Alguien se enteró? La central cercana es la argentina Atucha I y están por terminar Atucha II.

            ¿Porque el Uruguay no se deja de pensar con la mente cerrada y con la visera del burro? ¿Porqué no hacemos una usina nuclear? Días pasados en una charla sobre energía, técnicos de UTE pertenecientes al Partido Nacional, decían que era una de las posibles soluciones, pero era cara. Es verdad  es caro instalar una usina termo-nuclear, sale unos 1700 millones de dólares. Dichos técnicos ponían énfasis en que a ése costo era casi imposible encarar el problema.

            Yo sostengo que es muchísimo más fácil de lo que parece. Basta una licitación internacional, se selecciona la firma que más convenga y se negocia una concesión por X años. El país no gasta un mango y le queda un bien de capital. Pero claro que debe estar en manos privadas, si está en manos de UTE seguramente sufriremos el Síndrome de China.

            Luego de la crisis del petróleo del año 1972, se comenzaron a estudiar, tanto en prestigiosas Universidades como en firmas privadas, energías alternativas a los combustibles fósiles. La primera fue la fotovoltaica, que aún no es muy rentable, aunque los nuevos materiales la están haciendo cada vez más barata y eficaz; luego la eólica, luego los biocombustibles, luego la energía de las mareas.

            Las experiencias con energía eólica han sido excepcionalmente buenas en el Mar del Norte: buena parte de Suecia y Dinamarca son abastecidas por un parque eólico que está en medio del mar. En las grandes llanuras americanas hay también inmensos parques eólicos.

En éstos meses UTE va a hacer una prueba en Maldonado con unas turbinas españolas, esperemos que no pase como la última experiencia dónde la turbina murió oxidada por falta de mantenimiento.

            En el fondo del río Támesis, frente a Londres está instalado un parque de turbinas marinas, muy similares en su concepto técnico a las eólicas, para el aprovechamiento de las enormes diferencias de cotas en las mareas en el estuario que se dan dos veces al día.

            Es así que fuentes de energía renovables, sustentables y ecológicas hay; lo que no hay es visión de futuro, de moverse hoy para no tener el problema mañana.

            Un caso diferente es el tema de los biocombustibles. También, como las demás energías, los biocombustibles deben estar en manos privadas. En éste caso en particular es dónde se hace más necesario agricultores e industriales con "cintura" y respuestas instantáneas a los desafíos.

            Los precios de los commoditties hoy hacen casi imposible la fabricación de biocombustibles con cosechas de uso humano. Este tipo de biocombustibles se denominan de 1ª generación y están por desaparecer. Ya la UE ha prohibido el uso de cosechas de uso humano para fabricación de energía; USA va por el mismo camino.

            Es así que los agro-industriales se ponen a fabricar biocombustibles de 2ª generación y ya se están estudiando los de 3ª generación. Los biocombustibles de 2ª generación son aquellos que no usan feed-stocks de uso humano o animal para la fabricación de energía y los de 3ª son aquellos que usan materia orgánica y celulosa en una síntesis desarrollada en 1942 para producir un biofuel, etanol y metano.

            Como podrá ver el lector la versatilidad, el adecuamiento de las plantas de procesamiento, los negocios colaterales, la colocación de los sub-productos, son tareas que hacen bien los privados por el simple y sencillo hecho de que si no lo hacen pierden dinero y se funden. Si lo hace el Estado, si pierde dinero aumenta los impuestos y se acabó el problema.

            En la Constitución de la República se dice que todos somos iguales ante el Estado y la ley, pero con los entes estatales ese hecho no ocurre: hay algunos que son más iguales que otros, en especial cuando un ente (Ancap) es productor  de un biocombustible, concretamente etanol, que todavía y a pesar del dinero invertido no han podido sacar ni un litro.

            Ancap, al no tener competencia (hasta ahora) con el etanol ha dejado que según la ley de agrocombustibles cada productor pueda hacer la cantidad que quiera. Por el contrario los fabricantes de biodiesel tienen su producción cuotificada a 4000 litros por día y el excedente se debe vender a Ancap, al precio que ella fije, que evidentemente no va a ser el real o se exporte con el permiso del Poder Ejecutivo que no lo dará nunca.

            Lo más triste de todo es que el biodiesel que mezcle Ancap en el gas-oil fósil no se verá reflejado en una baja de precio del combustible, sino que el gas-oil se venderá al mismo precio, pero mezclado con un biocombustible más barato.

            Adivine el lector dónde quedará la diferencia.......y, aunque sea sólo un 5% lo que se mezclará, el país gasta 900.000 m3 anuales de gas-oil.

            El tema energía es uno largo, complejo y demasiado politizado. Es así porque se quiere que sea así. El tema en sí es de muy fácil solución: hay que dejar que el mercado, en su cruel ley darwiniana, elimine a los incompetentes y que sólo aquellos que son flexibles, inteligentes, trabajadores, innovadores y dispuestos a arriesgar todo a cara o cruz, y si fracasan levantarse sin una queja, sean los que sobrevivan.

            En el fondo es un problema de mentalidad del uruguayo medio, agravado por las subvenciones estatales actuales. El Estado es el que resuelve, el Estado es impoluto y justo, el Estado no es corrupto y se desvela por el bienestar de sus ciudadanos.

            Todas estas creencias son leyendas urbanas, son hoax, son mentiras. El Estado está para poner todas las trabas posibles e imaginables a quienes quieren progresar, a quienes quieren mejorar personalmente y colectivamente, a quienes se arriesgan por una idea y luchan por ella.

            Es por todo esto que no progresamos, es por esto que tenemos unos 400.000 uruguayos fuera del país, incluido un hijo mío, y no van a volver jamás. Están descreídos de las promesas incumplidas, de los problemas de décadas sin solucionar, de la falta de incentivos, de la chatura cultural en la cual vivimos, en el manoseo político, en las mentiras repetidas miles de veces hasta que se convierten en verdad.

            Si bien es verdad que los gobiernos anteriores al actual no han sido brillantes, han sido sin dudas mucho mejores que éste. Al menos no dijeron, demagógicamente, cosas que se sabía que eran imposibles de cumplir. El electorado, buscando "algo" diferente, se aferró a un hierro al rojo; el famoso librito azul con el programa de gobierno de las actuales autoridades dice cosas que, si se las lee hoy dan risa...... o llanto.

            El tema energía está en ese librito azul y no se ha cumplido ni una sola palabra del mismo; por el contrario se ha trabado el empuje de sectores que quieren hacer el agro rentable, que quieren que el transporte de carga sea mejor y más barato; que no se subvencione al transporte metropolitano a costa del agro.

            Si nos quedamos sin agro, nos quedamos sin alimentos, si nos quedamos sin alimentos, nos quedamos sin energía y si nos quedamos sin ambas lo que está pasando en Irak hoy será una película apta para todo público, con respecto a lo que puede pasar aquí.

            Personalmente no condeno a nadie "a priori", puedo no tener la misma filosofía política que el gobierno, y de hecho no la tengo, pero esperé no ser traicionado por compatriotas de la ideología que fuesen. Y me siento traicionado vilmente por 20 monedas de plata, ya que han hipotecado el futuro del país, no en aras del bienestar del mismo, sino en aras de un próximo  y muy improbable gobierno. Y han hipotecado el futuro del país impidiendo de cualquier forma el desarrollo de ideas válidas, más allá de la venta de cachivaches hechos por quién sabe quién.

            No voy a cejar de luchar por el tema energía barata para el agro y el transporte, si hay alguien que se merece mejor trato y mejores beneficios es el paisano que se pasa una noche de helada arriba de un tractor arando su campo, o un transportista que  los cruzo por la carretera a las 4 de la mañana. Esos hombres son los que merecen nuestro respeto, y no el "cajetilla" que va a su oficina con aire acondicionado, conducido por un chofer empleado público, en un automóvil del Estado con combustible pagado por todos nosotros.

            Los agrocombustibles serán baratos y accesibles aunque el Estado no lo quiera así.

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer. Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
Estadisticas Gratis