Año II - Nº 81 - Uruguay, 04 de junio del 2004
 
- Terrorismo o Libertad
- Enrique Yarza. La revolución de 1904
- La Cumparsita: El Tango Uruguayo
- Barreras en el Mercosur
- Gracias Princesa
- La mala costumbre de ser subdesarrollados
- El Arca
- Buenas Noticias

- Las paradojas del Tercer Mundo

- 5 de Junio. Aumenta la contaminación ambiental
- Medio Ambiente. ¿Festejar qué?
- Anécdotas Bancarias: Guardianes celosos
- Como el Uruguay no hay
- Así Somos
- Hurgando en la web
- Las valijas
- Chairando Ideas
- Al profesor Puig
- 1000 mujeres para la paz
- No se ofenda, actúe
- Empresariales: Para comprarte más fácil
- Bitácora Política
- Información Ciudadana
- La Cocina Uruguaya
- Rincón de Sentimientos
- El Interior también existe
- Olvidémonos de las Pálidas
- Las Locuras de El Marinero
- Correo de Lectores

 

AL PROFESOR PUIG
por Juan Ramos

Cuando Gabriela  llamó y me dijo --”al abuelo lo internaron en Rocha”…,me supuse que era la última salida del Profesor,  pues tuve la impresión de que también se nos marchaba otro de los grandes mecenas de Chuy. Y digo mecenas  pues quién tuvo el gran honor de conocerlo, sabe que tipo de ser humano era Don Puig,  porqué Omar Puig, era señor hace muchos años, tantos como los alumnos que pasamos por sus aulas y sufrimos con  su gran pasión: LA MATEMATICAS. Pero ¿porqué?  una ciencia tan rechazada por todos los estudiantes se tornaba agradable?...porqué el Profesor, como otros tantos educadores de nuestros primeros pasos de vida, no sólo  cultivaban nuestros conocimientos, sino también nuestra calidad y cualidades de seres humanos.  Puig fue de éstos seres humanos que dedicó su vida a educar jóvenes, a que el liceo de Chuy no fuera tan solo un pasaje por la secundaria, sino también una lección de vida.

Cuando supe que mi  primer clase en  primero A, del  año 1964, iba a tener  al “famoso” profesor Puig, por  espacio de más de media hora y tres veces por semana¡¡¡ Me emocioné.

Debería primero hablar que en mis épocas de Liceo, los alumnos admirábamos  mucho a los profesores; salíamos de la Escuela 28 de pantalones cortos y de pantalones cortos nos recibía el Liceo. No había un cambio sustancial, radical de niño a hombre, pues en mis épocas no existían los  adolescentes, simplemente éramos ‘’gurises ‘’, los niños de la Escuela que pasaban a la categoría siguiente consustanciados con  las inolvidables voces de Manolo Iglesias ,  la sonrisa del Flaco Maqui e inclusive en la profunda mirada bondadosa del Profesor Puig.

Hombre grande, más bien delgado, con un caminar rápido de pasos cortos y siempre erguido, siempre mirando sin vergüenza y eso que en aquella época, ser “comunista”era algo sumamente extraño, era  mala  palabra, pero hasta para la fascista de mi madre, Puig”era un izquierdista bueno, una persona de bien. Ser de izquierda en aquella época y en  Chuy ¡¡¡,era como ser sapo de otro pozo…y el Profesor  era un bicho raro, siempre parco en su conversación, sonreía muy poco y enseñaba mucho; sus clases eran dadas por el profesor  escribiendo  todo el pizarron y recorría los bancos en los escritos, siempre dándote la clareza del padre cuando te da la punta de la madeja para solucionar algo. El era así, siempre dando una mano al estudiante, te miraba y sabía si estabas en blanco:”te trancaste?,preguntaba, y salía  caminando lento hacia el banco: donde  te trancaste?...era la mano amiga, era el empujoncito para mandarte el tal escrito.

Cuando traía los escritos corregidos, veías su sonrisa de satisfacción, pues sus alumnos le respondíamos a muerte, estudiábamos matemáticas por respeto al amigo, al compinche, un compinche que no andaba de risitas, ni de chistes, pero que siempre estaba en las difíciles, cuando más lo necesitabas: donde te trancaste?...

Su cuerpo muy erecto y su velocidad en el caminar, le daba un aire de timidez que lo identificaba, repartía buenos días y buenas tardes a granel, pero nunca se detenía, sería por eso que se te congelaban hasta los pies cuando se paraba y te hablaba. Teníamos gran respeto al hombre, al hombre honesto, al hombre de ojos tiernos, que se transformaba cuando salía a pasear sus dos amores: sus hijas, siempre con su compañera al lado.

Que yo recuerde, nunca vi a Puig sin pantalones de vestir, ya fueran negros o ya fueran grises, pero eran pantalones; camisa blanca o celeste y camisa de tartán en el invierno, completados con sus inolvidables alpargatas Rueda…si¡¡¡ alpargatas” Rueda”.

Fuera invierno o verano ,Puig iba a dar clases de alpargatas, y nunca me animé a preguntarle el porqué del uso de algo que, en aquellas épocas era símbolo de la gente de campo o como se acostumbraba a decir en aquellas épocas:”zapato del pobrerío”.

Pero nunca me animé por respeto a ese monstruo sagrado que fue Puig¡¡¡,un hombre que predicaba con el ejemplo, el hombre que me llevó con 13 años a sentir la curiosidad  por quien era Emilio Frugoni, otro Don como él. Otro de los grandes de este País.

El segundo día de clases, ya nos nombraba a todos por su nombre, era asombrosa su memoria y asombrosa su humildad, pues hasta hace poco tiempo, le preguntabas algo y te decía:”mi memoria está muy mal, pero si mal no recuerdo…” y no erraba una…

Cuando volví a Chuy, ya hombre, lo encontré casi fuera de su matemáticas y detrás de un mostrador¡¡¡,el Profesor Puig, vendiendo buzos Burman  y medias de lana¡¡¡;me parecía imposible, pero lo hacía con el mismo cariño con el que nos daba clases, era asombroso como con su voz suave y pausada, te vendía lo que ibas a buscar.

Te vendía, te conversaba, para terminar con un muchas gracias, seguido por: Perla, serías tan amable de cobrar?...”.Era el Puig que me hubiera gustado conversar cuando niño, con esa bondad que le salía por los ojos y por esa humildad que siempre lo caracterizó.

Ese era Puig, simple, amable, sencillo en su vida y en sus quehaceres, y dejó legado en sus hijas, porque los grandes siempre dejan legados, en sus hijos como en sus alumnos, porque particularmente me dejó mucho, me dejó un ejemplo de vida.

Y hoy, antes de que lo lleváramos al campo santo, ese que él tanto negó y con razón pues la religión “era el opio de los pueblos” y si lo son, me sentí muy reconfortado, reconfortado de ver muchísimas generaciones acompañándolo a él a Perla, a Raquel y a Mabel y a todos sus nietos, el mejor de los legados que nos brindó: poder mirar a sus hijas y acordarnos siempre de él. Es una gracia de Dios, poder lograr la continuidad de nuestros genes y Puig lo logró.

Hasta pronto Profesor Puig, si Dios quiere,”ya nos vamo’a encontrar”…