Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 333 - Uruguay, 10 de abril del 2009   
 

Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Informe Uruguay
 
 
 
separador
Los adolescentes en camino a vivir en ghettos
Helena Arce
separador
Dosis mínima, libertad individual y chicharrón
Darío Acevedo C.
separador
Los líderes mediáticos
Roberto Bogorja
separador
  La inseguridad es sólo una sensación
Beto Pignataro.
separador
El Tino
Rodrigo Blás
separador
La herencia – cultura y atraso
Marcos Cantera C.
separador
¿Qué nos está pasando?
Sandra Vera
separador
Falta 1
Nelson Maica C.
separador
La decadencia de un personaje bombástico
Fernando Pintos
separador
Las anti-propuestas
Raúl Seoane
separador
 
 
Documento sin título

 
Roberto Bogorja

Los líderes mediáticos
por Roberto Bogorja

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Esta instancia electoral, denominada como internas partidarias, muestra una vez más como los líderes políticos han caído en un vacío de ideas.

         Todos los días, recibimos discursos, declaraciones y notas  de los distintos candidatos. Vemos que muchos de ellos no tienen idea de que es lo que disputan. Se tiran bombas pesadas a uno y otro lado de cada partido, olvidándose que no se están disputando las elecciones nacionales. Sí es cierto, en esta suerte de largo proceso electoral que hemos acordado los uruguayos, es bueno desde el vamos y olvidándonos de las reglas pactadas, comenzar a disparar contra quienes pueden ser los contendores en las últimas instancias.

         Pero el cometido actual es disputar quien será el candidato que prefieran los seguidores de ese partido, y no otra.

         Al no saber cómo actuar, lo primero que hacen es destrozarse entre los propios candidatos dentro del partido, luego se dan cuenta del error. Como es lógico, terminadas las internas van a requerir de sus rivales de turno para juntos luchar en las nacionales.

         Luego se muestran tan unidos, que no muestran un matiz que los diferencie, o lo hacen mal. En esto les comprende las generales de la ley a los tres partidos en disputa. Como ejemplo basta ver a los candidatos frenteamplistas mostrarse tan unidos como lo hicieron en el acto de Rivera. También a un Larrañaga que no sabe como marcar su diferencia con Lacalle; o a los colorados que terminan todos amparándose en la bandera del viejo Batlle. ¿Entonces en donde está la diferencia?

         En primera instancia, salvo en muy contados casos, los candidatos deberían mostrar cuales son sus intenciones, sus planes y la forma en que dirigirían su partido en el caso de ganar. Luego si deberían decirnos como harían para llevar a su partido, en forma unida, a la victoria nacional. Especialmente destacando cuales, ahora sí, serían los planes de gobierno que como líder de su partido llevarían adelante.

         Los hechos demuestran una falta de madurez de los candidatos, reitero salvo contadas excepciones, prefiriendo optar por la salida fácil, el obtener más espacios en los medios, y en particular en los informativos, hablando de cuanto tema ande por allí, en ciertos casos sin ni siquiera meditar lo que se dice.

         Aún peor es en lo relacionado a la publicidad estática, murales, etc., en donde ni siquiera se plasma una idea. Los eslóganes se refieren a fulano presidente, o como mucho a mencionar el nombre del candidato, sin más, como si esto fuese atributo suficiente para decidir el voto. Que lejos hemos quedado de los partidos que se diferenciaban por sus idearios.  Pensar que hasta hace poco tiempo el partido de gobierno, se definía a si mismo como un partido de ideas y no de banderías. Que lejos estamos cuando su aparente principal líder, es sólo distinguido por su nombre, o su estilo chabacano, o el facilismo de sus declaraciones, muchas veces incoherentes a tal punto que lo obligan a desdecirse manifestando que eso no es lo que quiso decir.

         Es que lamentablemente este sistema electoral, ha eliminado un proceso muy autóctono, pero que permitía el fortalecimiento de los partidos. Es cierto, muchos me dirán que la ley de lemas era un entuerto en donde uno vota a alguien y salía otro. Pero saben que tenía la ventaja que se votaba en principio al partido, luego al candidato. Hoy este sistema ha hecho que los partidos tradicionales se adaptaran a la instancia de un solo candidato, perdiendo sus matices internos y personalizándolos en uno o dos líderes. Por otra parte el Frente Amplio, supo aprovechar la instancia, ya que no es un partido, sino una coalición de partidos, pudiendo así presentar sus matices internos.

         Claro es que la realidad, siempre supera a la teoría. Luego de un período en donde las mieles del amor lo embebieron, en pos de las ansias de ganar (recordemos a Mújica, cuando dijo que igual se abrazaba a una culebra con tal de ganar), del posterior triunfo electoral y del período de gobierno, la realidad los desbordó dejando un gusto amargo.
Ya no alcanzó el arreglo entre las bambalinas de un congreso (opción no muy democrática precisamente), las ansias de poder y las discrepancias hicieron que las disputas terminaran en un contienda electoral. ¿Será que el deterioro ya les llegó al FA, convirtiéndolo en un partido de igual factura que los tradicionales?

         Existen dos problemas, el primero pasa porque las reglas electorales se modifican con mucha facilidad. No es posible que tengamos una elección interna apenas cuatro meses antes de las nacionales. En tan poco tiempo se entreveran las cosas.

         El segundo problema surge de la verdadera caída de hombres con capacidad para conducir un país. Permítanme la reiteración, existen muy contados casos con los horizontes y planes claros. La crisis de valores ha afectado también a los hombres públicos.

         Como ciudadanos de un país que fue culto, respetado en el mundo por sus posiciones y sus ideas, nos merecemos mucho más que unos pretendidos líderes de segunda, sin ideas, ni capacidad de estadistas, y por el contrario muchas ambiciones de poder.

         Somos un extraordinario país, democrático, liberal, y con condiciones para salir adelante, sólo falta rescatar las ideas que nos permitieron nacer y crecer como Nación.

Comentarios en este artículo

» Arriba


© Roberto Bogorja para Informe Uruguay
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis