Año II - Nº 95 - Uruguay, 10 de setiembre del 2004
  1 Campaa Mundial Seguridad en la Red
 
 
Martín
Cada Noche te espero
Los Amorosos
Un Instante, nada más
Autonecrología V
- Nosotros creemos que la salud debe estar vinculada a las realidades locales
- Historias del Oratorio
- Orto y sus dos cabezas
- La Frontera: Territorio común para la delincuencia
- ¿Creer o no creer?
- Educación y Democracia: Las claves de Uruguay en estado de tolerancia
- Paradoja
- Militares golpistas y tupamaros

- Descreimiento, conformismo
y otras corruptelas...

- Teatro Solís, Símbolo de Montevideo, "Nuevamente a Escena"
- Los asados, los amigos y las trampas
- Deportivísimo
- Anécdotas Bancarias: Fin de año
- Noticias de España
- Así Somos: El Teatro Solís
- Sin solución al conflicto de la familia Borgogno
- Hurgando en la Web: Arquitecturas Historicistas
- Chairando Ideas: Los ejemplos son masivos...
- El atardecer y los pájaros
- Preocupante solicitud de ayuda
- Bitácora Política
- Bitácora Uruguaya
- Información Ciudadana
- La Cocina Uruguaya
- Rincón de Sentimientos
- El Interior también existe
- Olvidémonos de las Pálidas
- Las Locuras de El Marinero
- Cartas de Lectores

1 Campaa Mundial Seguridad en la Red

 
Cada noche espero
el mar de mi vida,
mezclandose
en las blancuras humedas
de tus cielos.
Cada noche deseo
bajar al infierno
para subir muy alto
entre gemidos y lamentos.
Cada noche
se hace de día
con olor a sueños.
Cada noche
te espero,
con olor a jazmines
que beses mis labios
de fuego,
Boca callada
Luz de mi vientre
Cada noche te veo
te espero en el deseo.
Mares, rios, estrellas
Ven a mi cuerpo.