Miembro de apdu
   
Año III - Nº 216
Uruguay, 12 de enero del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
separador

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
1
Fernando Pintos Ruidos de comunicación, rumores
y un ejemplo para meditar…

por Fernando Pintos
 
separador

            Desde muchos miles de años (presumiblemente, varias decenas) a esta parte, el hombre se comunica con sus semejantes a través del habla, pero hasta el momento ha sido imposible para la ciencia precisar una fecha aproximada para los orígenes de ese fenómeno trascendental para la evolución de la especie. Más adelante en el tiempo, entre unos siete y seis mil años a esta parte, el hombre también escribe, y es a partir del más antiguo documento escrito que se haya descubierto que inicia su cronología lo que conocemos como Historia.

            Lo anterior significa que, desde unos sesenta siglos a la fecha, los hombres hablan primero y escriben después, con el propósito de comunicarse y entenderse cada vez en mayor medida. Sin embargo, ni lenguaje ni escritura parecen haber sido muy eficaces para que la Humanidad se comunique con precisión y alcance a comprenderse, a sí misma, siquiera en una medida razonable. Sin importar tan pobres resultados, se debe señalar una notoria ventaja del lenguaje escrito sobre aquel que es simplemente hablado: aunque bien ha sido dicho que la letra y el papel aguantan con todo, cuando menos aquello que queda escrito tiene el beneficio de la permanencia y el añadido de la precisión.

            Por contrapartida, el lenguaje hablado ha permanecido casi intacto como el reino dorado de la imprecisión, el imperio de las vaguedades, tierra de promisión para el cuanto desatino y disparate pudieran ser imaginados… Por no hablar de las sucesivas e intermitentes descargas de tautologías, pleonasmos y otros muchos vicios de la lengua, con las cuales suele regalarnos con cada día y en cada minuto de nuestras existencias. Como consecuencia de ello, la expresión oral se presta magníficamente como caja de resonancia para los ruidos de comunicación más diversos, mortificantes y disociadores. En la teoría científica, el concepto de «ruido de comunicación» (Communication Noise) se vincula con una limitación esencial en la transmisión de cualquier mensaje que circule a través de un canal determinado. Existen dos clases de ruido: el primero se denomina «ruido de canal» y consiste en cualquier manifestación física o sensorial que entorpeciera la correcta recepción de un mensaje: neblina en la pantalla del televisor, ruidos de estática en una emisión radial, letra muy pequeña en la impresión de una revista, impresión sobrecargada o llena de borrones en la página de un periódico, tartamudeo de alguien que habla, etcétera. El segundo se denomina «ruido semántico», y consiste en la interpretación errada de un mensaje. Esto sucede cuando alguien dice «esto es verde», y su interlocutor entiende que «aquello es verde» o que «esto es azul». El ruido semántico acompaña casi todas las manifestaciones de la comunicación humana, ya sea que los mensajes circulen por canales de comunicación masiva o por canales interpersonales. Sin embargo, su incidencia es mucho mayor cuando se realiza la transmisión oral de cualquier información de boca en boca. Abraham Moles y su equipo de investigadores han explicado claramente la sucesión de aberraciones conceptuales que acompañan a cualquier transmisión de tal índole con un ejemplo hilarante, incluido en el capítulo sobre «Rumor» de su libro «La Comunicación y los Mass Media» (Ediciones Mensajero, 1985, páginas 620/621), que a continuación transcribo.

            a) El capitán al ayudante:
            «Como usted sabe, habrá mañana eclipse de sol, cosa que no ocurre todos los días. Haga salir a los hombres hacia el campo de maniobras a las cinco de la mañana en traje de campaña. Podrán ver el fenómeno y les daré las explicaciones necesarias. Si llueve, no hay nada que ver; en tal caso, deje a los hombres en el cuartel».

            b) El ayudante al sargento:
            «Por orden del capitán, mañana por la mañana, a las cinco, habrá un eclipse de sol en traje de campaña. El capitán dará las explicaciones necesarias en el campo de maniobras. cosa que no ocurre todos los días. Si llueve, no hay nada que ver, pero entonces el fenómeno tendrá lugar en el cuartel».

            c) El sargento al cabo:
            «Por orden del capitán, mañana por la mañana, a las cinco, apertura, del eclipse en el terreno de maniobras: los hombres estarán en traje de campaña. El capitán dará las explicaciones necesarias en el cuartel sobre ese raro fenómeno si acaso lloviese, cosa que no ocurre todos los días».

            d) El cabo a los soldados:
            «Mañana, a las cinco, el capitán hará que se eclipse el sol en traje de campaña con las explicaciones necesarias sobre el terreno de maniobras. Si por casualidad lloviese, ese raro fenómeno tendría lugar en el cuartel, cosa que no ocurre todos los días».

            e) Los soldados entre sí:
            «Mañana muy temprano. a las cinco, el sol en el terreno de maniobras hará eclipsar al capitán en el cuartel. Si por casualidad lloviese, este raro fenómeno tendría lugar en traje de campaña, cosa que no ocurre todos los días».

            Después de leer y analizar el ejemplo de Moles, escrito y pensado para un país desarrollado del Primer Mundo, sólo nos queda imaginar la de ruidos y entuertos que pueden generar los diversos fenómenos de comunicación mientras estén circulando entre nuestra preclara clase política, que si por alguna cosa se caracteriza es, antes que nada (o primero que todo) ahora, teniendo en cuenta su enciclopédica ignorancia, que sólo podría ser igualada por su engolado engreimiento, su esclerosis ideológica y esa descarada propensión al engaño sistematizado y la mentira que se esgrime, full time, como un artículo de fe.

1
 
pirnt
  mail  
up
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20