Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 341 - Uruguay, 05 de junio del 2009   
 
Informe Uruguay

 
 
Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Luis Tappa

Tras el humo del cigarrillo
por Luis Tappa

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

La delincuencia

         Últimamente, y a medida que se acercan las elecciones creo percibir algo que me ha llamado la atención, los canales televisivos de nuestro país parecen estar dando más espacios a la información policial, algo que antes no sucedía, o yo no me daba cuenta; a mi criterio, este tipo de información se manejaba muy brevemente y sin mayores detalles.

         De ser así, y no una simple impresión mía, daría la impresión de que se trataría de política, porque generalmente no se le da mucha “cámara” a sucesos de índole policial.

         Por lejos somos el país con menor índice de delincuencia de toda América latina, con esto no quiero decir que se viva una panacea de seguridad y que los hechos delictivos ocurran esporádicamente ¡No!, eso no, pero acá tenemos que hacer una lectura más sobria de lo que realmente está pasando.

         Que hay delincuencia nadie lo puede negar, es un fenómeno mundial  que resulta difícil combatir con eficacia, pero no olvidemos que hay delincuentes en todos los niveles sociales y en todas las formas.

         Los delitos con agravantes, como asesinatos durante robo o rapiña, violación seguida de muerte etc.,  aunque suceden, no es cosa de todos los días, como en la Argentina. ¡Claro, estamos dejando de ser “la aldea” para integrarnos en el grupo de las grandes ciudades!, crece el país y crece la delincuencia, ¡Nada nuevo bajo el sol!

         Tenemos delincuencia en el Uruguay, ¿Pero acaso existe la forma de erradicarla totalmente? ¡Tampoco exageremos! Yo también en alguna oportunidad he escrito algo sobre este problema, y lo he hecho exigiendo penas más severas para delitos graves o delincuentes empedernidos, y que se eliminen las salidas transitorias y libertad anticipada para ciertos tipos de delincuentes.

         Hay una tendencia a dimensionar las cosas y a asustar a la gente en estos momentos, y no tengo dudas de que detrás de esto se esconden fines políticos, ya que en la actual campaña se ha hecho hincapié,  usado y abusado del tema “seguridad”. Tampoco es bueno meterle miedo a la ciudadanía, porque vamos a entrar en una psicosis colectiva que producirá más daño que beneficios.

         Uruguay es uno de los muy pocos países del mundo, por no decir el único, que ha sobrellevado con bastante éxito la crisis mundial, el país ha seguido creciendo y hoy está muy valorado y reconocido mundialmente.

El cigarrillo

         En otro orden de cosas, hay algo que me preocupa, y es el tema del cigarrillo. El gobierno se ha tomado la potestad de decidir lo que podemos, o no, hacer de nuestras vidas. Ningún fumador ignora los riesgos que corre, y pienso que tenemos derecho a fumar, si nos gusta, aún a riesgo de nuestra salud. Pero cercenar un derecho individual encareciendo artificialmente un producto para que no se consuma, no solo es un atropello, sino que no creo que sea la solución adecuada.

         Esta medida apunta directamente al pobre, el rico no tiene problemas y puede pagar, si quiere, el precio que se le pida por una cajilla de cigarrillos. ¿Qué logramos con esto? Empobrecer más al que no tiene, porque convengamos en una realidad que rompe los ojos, el fumador empedernido, el que ha adquirido el vicio no dejará de fumar, recurrirá a lo que pueda, como esos tabacos “rompepecho” que se venden por ahí,  o empobrecerá sus bolsillos, pero una cosa es clara, no va a dejar de fumar.

         Con esta medida solo se está favoreciendo el contrabando, porque en países vecinos el cigarrillo es muchísimo más barato que en el nuestro.

         ¡Sí señor, favorecer el contrabando, en eso termina! Ya se ven en todas las ferias, y hasta en comercios, cigarrillos baratos de todo tipo, pero entrados ilegalmente al país… y alguien se está enriqueciendo.

         Está muy bien que se prohíba fumar en muchos lugares públicos y cerrados porque ha mucha gente le molesta el humo del cigarrillo, y eso se debe de respetar, pero tampoco la pavada, todos los extremos son malos.

         El cigarrillo es un compañero en todos los momentos, para acompañar el mate, un copetín y hasta en las horas de soledad o de tensión.

El Alcohol

         Nadie ignora el daño que produce el alcohol, ¿El cigarrillo nos daña? ¡De acuerdo! Pero solo hace daño físico, el alcohol hace daño físico, incluido el cáncer de hígado, pero principalmente psíquico, es causa de muertes de todo tipo, por asesinatos, dramas familiares, miseria, accidentes de tránsito etc. etc.

         Contra lo que normalmente se cree, o por lo menos era así hace unos pocos años, la gran mayoría de la población en hospitales psiquiátricos está, o estaban,  más por consumo excesivo de alcohol que por drogas, los menos son los enfermos naturales.

         Entonces, si se pretende  proteger hasta la exageración se tendría que prohibir absolutamente el cigarrillo y también aplicar la ley seca, porque el alcohol es el más peligroso de todos los vicios y la desgracia de demasiados hogares.

El cáncer

         Hay muchas muertes de cáncer en el Uruguay, es cierto, pero no le echemos la culpa solamente al cigarrillo, consumimos a diario un montón de agentes cancerígenos que en otros países están terminantemente prohibidos, como los pesticidas que se usan en la agricultura ¿Quién nos pone a salvo de ese veneno? ¿Acaso se ha tomado alguna medida para evitarlo? ¡Y comer!... tenemos que comer. Mucho habría para hablar también de los edulcorantes en las bebidas de bajas calorías.

         Yo soy fumador desde hace un montón de décadas, pero todo esto no lo digo por mí, ya que puedo pagar lo que me pidan, aunque no soy rico, lo digo porque es una realidad, está muy bien que el gobierno se preocupe por nuestra salud, pero hay otros campos en los que puede aplicar con más criterio esa inquietud.

La salud

         Tenemos el ejemplo del Clínicas, no hay un peso para ese Hospital, un lugar importantísimo para la gente y también para la práctica de los futuros médicos, un lugar que en su momento fue un ejemplo en el mundo hoy se ha convertido en un enfermo terminal, y no por el cigarrillo justamente.  ¡Pero observen este “insignificante” detalle… Se acaba de aprobar  1millón de dólares para mejoras en el Palacio Municipal. Mientras tanto, al Clínicas que lo parta un rayo.

         Pienso que es hora de invertir para recuperar ese edificio y su efectividad, los otros hospitales con que contamos están saturados y también son edificios viejísimos que hay que estar restaurando permanentemente.

         Cuando tenemos tantos problemas, y tantas cosas que pueden causar enfermedades incurables, creo que hacer lo que se está haciendo con el cigarrillo… ¡Es una hipocresía!

La gripe

         Hoy se habla de pandemia,  y no importa cuál sea, gripe hubo siempre, la introdujeron los españoles en este continente y causó la muerte de millones de indígenas, pero antes de que apareciera la llamada gripe porcina, o A,  también moría gente de esta enfermedad.

         Pero la nueva gripe ha obrado un milagro, eliminó el dengue aparentemente, porque en todo el verano, y aun hoy, ya nadie habla ni se acuerda.

         De cualquier manera pienso que habría que prohibir los mosquitos.

El sida

         El sida es otro asunto muy grave, para combatirlo se exige el uso de una bolsa de nylon en el pene, yo me niego terminantemente a usarla, también muchísima gente ¿Entonces qué queda? prohibir las relaciones sexuales o cobrar un impuesto carísimo a la ocupación de una pieza en las “Casa de  Huéspedes” para evitar en lo posible que la gente tenga sexo.

La pandemia

         Ustedes, caros lectores, disculpen si me tomo un poco en “joda” estos temas, pero evidentemente también pasan por la política y sin que se aporte una verdadera solución ni se tenga en cuenta los derechos de las personas. En muchos casos creo se trata de distraer la atención de la gente a los verdaderos problemas que azotan la humanidad.

         La verdadera pandemia que hay en el mundo es la miseria, el hambre, las muertes por enfermedades que hoy en día son perfectamente curables, las guerras  y la irracional política que llevan adelante muchos gobiernos del primer mundo, sin embargo, no se hace nada para combatir este flagelo.

         Mientras tanto seguiremos hablando de la gripe A y pagando un cigarrillo a precio de oro.

         Yo no estoy en contra de este gobierno, honestamente, creo que es lo mejor que hemos tenido en muchísimas décadas, pero en algunas cosas se les está escapando la liebre.

         ¡Por favor Dr. Vázquez! Déjeme seguir fumando, porque me gusta, y sin que eso afecte mi presupuesto familiar, que si me enfermo para eso hace 50 años que estoy pagando mi sociedad, y si me muero no va a ser Ud. quien pague mi entierro.

© Luis Tappa para Informe Uruguay

Comentarios en este artículo

» Arriba

separador
   
 

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis