Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 290 - Uruguay,  13 de junio del 2008   
 

Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

Documento sin título

Documento sin título

2012

humor político

ha

 

El peligro de insistir en la visión
del empate catastrófico

por Guido Riveros *

 
separador
 
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

En este empate histórico nos enfrentamos a una disyuntiva: o continuamos acrecentando la polarización, priorizando la amplificación de nuestras diferencias, hasta el enfrentamiento; o lo administramos de una manera virtuosa, buscando nuestras coincidencias, haciendo de nuestros intereses comunes la base de un Proyecto Nacional.

         El empate es la realidad de nuestro país. Su desembo­que puede ser catastrófico si persistimos en la línea de la hegemonía revolucionaria o con­servadora y no damos paso a un diá­logo democrático de concertación. Lo sucedido en los últimos días en Sucre es una señal roja del peligro que atravesamos como país.

         Luego de casi 30 meses de gobierno podemos ver que el man­dato del 18 de diciembre de 2005 fue malentendido. El empate no necesariamente era catastrófico –lo que obligaba a resolverlo con un ganador– sino una situación que, gracias a ese mayoritario respaldo, el presidente Evo Morales debía administrar en democracia, ponién­dose por encima del mismo y con la autoridad emergente del soberano, convertirse en el garante de un diá­logo profundo que apunte a cons­truir una sola agenda de cambio para todos.

         En realidad, los bolivianos no deberíamos lamen­tar este empate y mucho menos calificarlo como ca­tastrófico. Hoy por hoy se convierte más bien en una fortaleza que no nos permite caer en hegemonías par­ciales que desconozcan la realidad compleja y, en con­secuencia, nuestra diversidad y la necesidad de sumar esfuerzos, de construir una sola agenda, un solo camino para avanzar en el contexto internacional.

Reconducir el “empate”

         Por lo tanto, hace falta reconducir nuestro empate. Empezar a verlo más allá de visiones parciales, para re­solverlo en términos democráticos, haciéndolo virtuoso a través del diálogo, del reconocimiento del otro y de la búsqueda permanente de la complementariedad, la única forma de avanzar aprovechando nuestra inmensa diversidad. Lo catastrófico está en buscar resolverlo ga­nando a través del enfrentamiento, matando de a poco y en ambos lados esa diversidad, debilitándonos aún más en el contexto internacional.

         Para el presidente Morales, la coyuntura emergen­te del Referéndum Revocatorio le brinda la posibilidad de replantear sus visiones y actitudes, y repensar y pro­poner así un cambio radical de lo que es su rol y responsabilidad con la democracia y el pueblo boliviano. De persistir en sus visiones, políticas y acciones de gobierno mostradas a lo largo de la primera mitad de su mandato, más allá de una situación momentánea favorable y más temprano que tarde, el deterioro producido desde su 54% continuaría irremediablemente agravándose.

         En este empate histórico que vivimos los bolivia­nos, nos enfrentamos a una disyuntiva: o continuamos acrecentando la polarización, priorizando la búsqueda y amplificación de nuestras diferencias regionales, so­ciales, económicas, culturales, hasta lograr el enfren­tamiento, lo que significa continuar pretendiendo re­solverlo con ganadores y perdedores, un hecho que ha demostrado no ser sostenible en el planeta; o lo admi­nistramos de una manera virtuosa, buscando nuestras coincidencias, haciendo de nuestros intereses comunes la base de un Proyecto Nacional como contexto en el que se resuelvan nuestras diferencias de manera demo­crática. Esta es la única manera de viabilizar la agenda social contra la exclusión, impulsando las autonomías, cohesionando y uniendo a todos los bolivianos a través del dialogo democrático.

         Y aunque la inminencia de los procesos electorales revocatorios podría hoy desviarnos del objetivo central de impulsar el diálogo nacional y la construcción y via­bilización de una sola agenda, este referéndum, si es que se da, debería ser aprovechado por la sociedad -sobretodo- para obligar a las partes a mostrar su verdadera voluntad de diálogo, más allá de su discurso estereotipado y repetitivo que les sirve para posicionar imagen, pero que en el fondo no muestra volun­tad de diálogo, puesto que no hace un claro reconocimiento del otro.

Las autonomías en la agenda gubernamental

         Para los bolivianos es claro que la agenda posicionada por el gobier­no, que en síntesis significa una priorización del tema social, ne­cesita ser complementada con el tema autonómico, bajo el principio de que sin lucha contra la pobreza y la exclusión no hay autonomía que valga, pero sin autonomías, tampoco podremos lograr mayores niveles de inclusión sobre todo para la población in­dígena.

         Lo real es que cualquiera que sean las combina­ciones resultantes de las urnas este 10 de agosto, la victoria para cualquiera de las partes –si se diera– será pírrica, puesto que seguiríamos viendo el empate como catastrófico, lo que no nos permitiría avanzar en enca­minarnos hacia lo único que puede brindarnos solucio­nes de fondo: un Proyecto Nacional que profundice la democracia en todos los niveles.

         Para ello hace falta diálogo, del verdadero, de aquel que parte del reconocimiento del otro, de sus derechos, sus puntos de vista y sus obligaciones, pero también del reconocimiento de la importancia que tie­ne el otro para nosotros, de que nos necesitamos, que nos complementamos y, en consecuencia, podemos crear un futuro común para todos.

         No nos equivoquemos, el empate que vivimos sólo tiene una salida, y es a través del diálogo. Después de todo, recordemos que hasta las guerras –después de haber destruido mucho o poco, pero siempre después de haber causado mayor sufrimiento– al final de cuen­tas acaban en las mesas de negociaciones.

* Director de la Fundación para la Democracia Multipartidaria


Fuente: Nueva Crónica. Bolivia
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis