Aguarde unos instantes...
hasta que cargue completamente la página y desaparezca esta imágen.

Año III - Nº 148 - Uruguay, 16 de setiembre del 2005

 
Menú de Navegación

TELEFONÍA
por Graciela Vera
Periodista Independiente

 

Recordemos las discusiones que los uruguayos tuvimos una vez sobre si era bueno privatizar ANTEL, nuestra compañía estatal de teléfonos.

Como principal comprador aparecía Telefónica de España con el nombre que la compañía adquiriera en América.

Varios países privatizaron sus telecomunicaciones. También lo hizo Argentina con una empresa filiar de Telefónica y lo cierto es que los hermanos del otro lado del Plata no están ni medianamente conformes con la privatización que aceptó su gobierno.

Bueno, aquí el que no la aceptó no fue el gobierno, que había dado, como padre de una novia muy codiciada, el SI a un pretendiente que después de todo no entregaba más que un anillo de oro de baja ley.

Los uruguayos suelen ser inteligentes, lamentablemente yo no siempre puedo incluirme en ese parámetro; pero lo cierto es que aquella vez, los que se opusieron deben de haber estado más asesorados de lo que parecía, o poseer el don de vaticinar el futuro.

Es un hecho que la telefonía uruguaya es de las más caras del mundo, pero la verdad es que la telefonía en esta otra parte del globo no deja de ser un maquiavélico negociado en el que los usuarios, más que clientes somos rehenes.

Ahora me ha tocado la mala suerte de ser usuaria de Telefónica en España. La compañía primitiva, la madre de todas las que con similares siglas andan por el mundo y la que si los uruguayos no hubieran votado en contra, tendría adquirida la mayoría de las acciones de ANTEL.

Aquí, en la madre patria o patria madre, las comunicaciones no están monopolizadas y por lo tanto, en teoría los usuarios podríamos elegir a nuestro proveedor entre los que mayores y mejores beneficios nos ofrezcan y, por ley de reciente aprobación, ninguna compañía podría forzar a sus clientes a permanecer con ella si éstos solicitan la portabilidad (cambio de proveedor).

Sin embargo debo reconocer que de la teoría a la práctica hay un largo paso a dar y en este tema en particular, mucho mayor aún.

Pactar un servicio se hace con toda facilidad.

No es necesario firmar documentos; cuando quieres contratar por teléfono, la grabación autorizada de una serie de preguntas dirigidas a consentir el servicio resulta ser, para las compañías ofertantes, el único y suficiente requisito.

Una práctica de fácil captación que no ponen al servicio del cliente cuando éste desea darse de baja.

Para muchas compañías resulta una rutina común mantener de rehén al usufructuario. Telefónica debería dar el ejemplo en contrario pero los resultados son totalmente antagónicos con la necesidad del justo proceder.

Las altas son rapidísimamente atendidas, las bajas son concienzudamente bombardeadas.

Y si en lugar de una baja se trata de una portabilidad entonces la competencia borra todo viso de gallardía y el rehén pasa a las mazmorras y a un degradante manoseo de sus derechos.

Ahora, y a pesar que las facturas de ANTEL me hacían lagrimear cada mes cuando las encontraba en el buzón, no puedo menos que añorar aquellas largas colas para pagar.

¿Seguirá siendo Uruguay un país donde la gente sufridamente hace cola para pagar?

Es algo que después averiguaré. Ahora estoy recordando otras colas, número en mano para ser atendida en las oficinas de ANTEL en su sede junto al Banco Hipotecario.

Yo no llegué a conocer el nuevo edificio del organismo y debo conformarme con recordar apenas los cimientos de la majestuosa y controvertida Torre de las Comunicaciones, pero ¡que placer ver cara a cara a nuestro interlocutor y poder saber si realmente nos está prestando la atención que como clientes demandamos y merecemos!

La Administración Nacional de Telefonía… ANTEL, monopolizando las comunicaciones en Uruguay ha llegado a todos los rincones del país, haciendo del mismo un referente internacional.

Uruguay se encuentra entre los primeros países del mundo que han utilizado el invento de Bell.

Tres años después de haber sido inventado el teléfono, un 16 de febrero de 1878 en Uruguay se realizaba la primera llamada telefónica.

En el principio de su explotación los servicios de telecomunicaciones estuvieron a cargo de varias empresas privadas.

Hasta 1888 funcionaron en forma paralela la compañía inglesa ´'Goger Bell', nombre de uso popular de 'The River Plate Telephone and Electric Light Company' y la 'Compañía Telefónica La Uruguaya S.A.'

Les sucede la 'Compañía Telefónica de Montevideo Ltda' conocida comúnmente como 'Montelco', que compró los derechos de las dos anteriores.

Debería no obstante, aguardarse hasta 1896 para vislumbrar las primeras incidencias del gobierno en el control de las telecomunicaciones: la creación de una superintendencia de la Dirección General de Correos, Telégrafos y redes telefónicas del país.

En 1915 se crea la Administración General de Correos, Telégrafos y Teléfonos estableciéndose el monopolio estatal para las telecomunicaciones.

En 1931 se funda la Administración de UTE (Usinas y Teléfonos del Estado) que se haría cargo del monopolio de las telecomunicaciones hasta que en 1971 se crea ANTEL.

Desde sus inicios la nueva empresa del Estado se trazó como meta una permanente modernización que comenzó a hacerse efectiva cuando inmediatamente a su fundación inició el desarrollo del sistema de enlaces por Microondas.

Cuando las centrales manuales se cambiaron por nuevas centrales automáticas Uruguay dio un paso muy importante en una de las principales áreas, para sustentar su desarrollo económico y social.

Sería en 1978 cuando quedaría habilitado el telediscado entre Colonia y Buenos Aires, que poco después se extendería a todo el tráfico internacional.

En 1989 se digitalizaba Montevideo y en 1991 comenzaba a desarrollarse entre ésta, Maldonado y Punta del Este la telefonía celular móvil por banda B y en 1994 lo hacía por la banda A, a través de Ancel. La creciente demanda de telefonía básica en el área rural pasó a ser competencia de Ruralcel.

Tres años más tarde quedaba completado el circuito de digitalización del país y Uruguay se convertía en el primer país de toda América, incluidos los Estados Unidos, cien por ciento digitalizado.

UruguayNet, una red de telecomunicaciones que permite el acceso uniforme en todo el país se instaura en el mismo año, y en ese año se coloca la Piedra Fundamental de la Torre de las Comunicaciones, un complejo arquitectónico de vanguardia, obra del arquitecto Carlos Ott.

La construcción de la Torre de las Comunicaciones fue duramente criticada por quienes consideraron que el país no estaba en condiciones de darse el lujo de tener un edificio de tal magnitud como sede de uno de sus organismos.

Será a partir del último año del pasado siglo cuando la empresa consolide su crecimiento al plantarse firmemente ante la competencia dando lugar a la creación de ANTELDATA, cuya finalidad es, entre otros aspectos, la comercialización y prestación de servicios de red de datos, accesos a Internet y redes IP.

En el año 2003 Uruguay vuelve a la vanguardia tecnológica nuevamente de manos de su empresa de telecomunicaciones.

En esta ocasión es desde el área de la telefonía celular y corresponde a ANCEL al incorporarse al sistema GSM (Global System for Mobile Communications), la más avanzada tecnología y la más utilizada en todo el mundo.

En el mismo año con redes GSM/GPRS pasa a brindar acceso a datos a través de la tecnología móvil e internet, a las áreas rurales. En el 2004 se incorporan los servicios Wi-Fi y EDGE para la trasmisión inalámbrica de datos e internet de alta velocidad.

MIRANDO HACIA FUERA
DE LAS FRONTERAS

Algunos países cuentan con este servicio, no son muchos, por eso Uruguay está nuevamente en primera línea y otra vez lo hace de manos de su empresa de telecomunicaciones.

En primera instancia los beneficiarios son los uruguayos que desde EEUU o España deseen contratar un servicio con numeración uruguaya para recibir llamadas de familiares y amigos al costo de una llamada local o de larga distancia nacional, brindando además una serie de facilidades para la efectividad del trato.

Información documental recabada en la página oficial de Antel.

Desde Almería, en el sur del norte, 16 septiembre 2005