Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 347 - Uruguay, 17 de julio del 2009   
 
Informe Uruguay

 
 
Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Helena Arce

La Ministra Muñoz y su puerilidad
por Helena Arce

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Decir discursos de barricada es muy interesante cuando no se tienen obligaciones, pero la Ministra las tiene, aunque poco le importen, basta recordar que es la primera vez en los últimos 20 años que una enfermedad que anda circulando por los países vecinos nos alcanza sin que el Ministerio de Salud, haya tomado las medidas mínimas necesarias para evitarlo. Es más, cuando se detectó el problema la señora andaba en un Congreso relativo a su profesión y no se tomó la molestia de volver al país para asumir sus responsabilidades. Hemos tenido abogados, contadores a cargo del Ministerio del Salud Pública, e históricamente se han tomado las precauciones, evitándonos que la enfermedad invadiera nuestro territorio.

         Pero la señora anda haciendo política, en vez de preocuparse por nuestra salud, muy suelta de cuerpo, declaró que espera que si el próximo gobierno es del Dr. Lacalle,  no le pase una motosierra a la Reforma de la Salud,  pues al decir de la Ministra, como su máxima virtud, el FONASA ha dado “orgullo a las personas que ven como sus hijos se atienden en los mismos centros de salud que sus patrones, especialmente en el interior”.

         Esta Señora  sin duda vive envuelta en un “nimbo fatuo”,  se maneja con  una  simpleza rayana con la petulancia,  sobre la diferencia entre los patrones y los empleados. Necesita  considerar a las personas catalogándolas en castas,   quienes son más o menos según el sitio que ocupan en una empresa, o si es el jefe o el subalterno.   Su soberbia  la lleva a  considerar a quienes  ocupan una posición inferior,  según sus propios valores,  como “pobres gatos” y a quienes supone en una posición “superior” como los “todopoderosos”,  debe ser lo que la lleva a expresarse con ese tonito de “señora presumida”, ese hablar con la nariz torcida como molesta por soportar el olor de la gente, mostrando además,  una total falta de conocimiento sobre la realidad de las ciudades del resto de nuestro país. Y la hace pensar que a la hora de necesitar atención médica, puede importarle a una persona el codearse con “gente importante”.

         En los demás departamentos de nuestro país,   estimada señora, los médicos son los mismos,  los que atienden en los hospitales y los que atienden en las mutualistas, y quienes se atienden en los hospitales, o en las mutualistas privadas cuando el problema sanitario es importante, deben trasladarse a la capital. A costo del hospital, o a costo de la mutualista, con una infinidad de costos personales a asumir,  que no se  arreglan por  tener la cuota de la mutualista paga. Además en el resto del país existe una realidad muy diferente en la salud pública, contando con por ejemplo el Hospital de Tacuarembó, que no es obra de este gobierno por cierto, si no del esfuerzo de quienes allí trabajan, y en  los hospitales  y policlínicas en virtud de la  dedicación de los funcionarios médicos y no médicos, se suplen las carencias de la falta de recursos.

         Por otra parte, no le han solucionado a quienes les pagan la cuota mutual, a los habitantes de todo el país,  lo más caro que son  los tickets, órdenes, etc., los que son por cierto muy duros de afrontar,  al sumarse exponencialmente cuando hay una enfermedad de por medio.

         Y por encima de todo, esta reforma de la salud,  lo único que ha logrado es darle más dinero seguro a las mutualistas, pero están  todas tan excedidas de socios que es casi imposible conseguir la atención en tiempo y forma, para aquellos atendidos por medio del FONASA, tanto como para quienes se pagan sus cuotas con recursos propios.

         Por cierto muy diferente debiera haber sido el planteamiento, pues ya que se le quita el dinero para financiarla a los trabajadores, ¿cuando no?, la lógica es que se hubiese apuntado a dotar a los hospitales públicos de todos los recursos necesarios, de forma de que aquellos que deben concurrir a atenderse, cuenten con lo imprescindible  para su curación. Esto hubiese sido mucho más saludable, que pagar cuotas que no aseguran la posibilidad de poderse atender, pues para hacerlo hay que contar con dinero contante y sonante para pagar los análisis, los medicamentos y los médicos, ¿sabe usted señora a cuanto asciende la suma de todos los tickets y órdenes en los que hay que incurrir? En un chequeo simple puede uno gastar unos $500, por lo bajo, ¿cree usted de verdad que el pagar la cuota de la mutualista a una persona que saque líquidos $ 8.000, le solucionó el problema de atender a sus hijos? Salvo que el mes que tengan que llevar a su hijo al médico, decidan pasar sin comer unos días, no me doy cuenta como.

         Por favor Señora: Poco importa si donde me atiendo yo, o se atiende mi hijo, se atiende usted y su familia.  A la hora de contar con asistencia para la cura de una enfermedad, no importa el frasco, sino el contenido.

         Espero que quien asuma el gobierno de nuestro país, sea quien sea, pase una motosierra bien grande a este engendro llamado FONASA, buscando realmente mejorar la asistencia en la salud, tanto pública como privada, de forma que todos sin importar que lugar ocupemos en la escala social con cuyos parámetros usted nos mide, podamos tener la absoluta seguridad que lograremos contar con los medios y la oportunidad de poder acceder al mejor tratamiento. Poco importa si ello es en un hospital, o en un lujoso sanatorio.

© Helena Arce para Informe Uruguay

Comentarios en este artículo

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis