Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 347 - Uruguay, 17 de julio del 2009   
 
Informe Uruguay

 
 
Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Nelson Maica C.
Evolución y petróleo (I)
por Nelson Maica C. (Perfil)

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Venezuela exportador de minerales, sobre todo petróleo. ¿Bueno o malo para los venezolanos? ¿Alentador o desmoralizador? ¿Los venezolanos estamos contentos, agradados, con el uso que le ha dado este régimen a los ingresos petroleros, 1999 - 2009? ¿Qué nos dicen los datos? ¿Qué se hizo con la montaña de dólares que ingreso al país en los últimos 10 años, 1999-2009? ¿Qué se pudo haber hecho? ¿Quién nos puede mostrar semejante comparación en una infografia? ¿Cómo les ha ido a los demás países, sobre todo, a los no exportadores de minerales en el mismo periodo? ¿En las últimas décadas a algunos países de escasos recursos les ha ido mejor que a algunos exportadores de minerales? De resultar cierto: ¿Tremendo contrasentido? Quizás ello se deba a la forma en que se administran las economías de algunos países petroleros.

         La supuesta buena gestión de los ingresos petroleros hace suponer previsiones y visión de futuro a largo plazo; por ejemplo: ¿Cuánto se ahorró, se ha guardado, para las generaciones futuras? ¿Dónde esta ese dinero? ¿Cómo estabilizar la economía en un clima de incertidumbre y fluctuaciones de los ingresos? ¿Cómo verificamos que lo gastado se asignó eficientemente? ¿Cuánto a proyectos prioritarios e importantes? ¿Cuánto a inversión? ¿Cuánto al consumo publico? ¿Cuánto a regalos y limosnas? ¿Cuánto tomó la corrupción para si? ¿La oposición tiene esas cuentas? ¿El ciudadano, el pueblo, dueño de esos recursos no conoce esas cuentas, por ahora? ¿Las llegará a conocer? ¿Quién se las informará?

         Estas y otras preguntas, en democracia plural y normal, tendrían inmediata y sencillas repuestas; pero en el actual régimen chocan porque no existe el equilibrio de poderes necesario para garantizar el buen uso de los recursos y brindar la flexibilidad fiscal que permita modificar el gasto en función de cómo varíen los recursos.

         En nuestro caso y para mi entender, uno de los pocos factores que sostiene, por ahora, a este régimen, son los recursos generados por el petróleo y el único ajuste posible será el provocado por una actitud crítica, muy crítica y muy activa, del ciudadano y del pueblo en demanda de claridad de cuentas y destinos comprobables de esos fondos.

         La nueva oligarquía en el poder, ex militares golpistas escasamente preparados intelectualmente para el ejercicio del poder, en su núcleo, determinó, a partir de 1999 el uso de los ingresos provenientes del petróleo y esos ingresos, en teoría, han determinado la economía política del país.

         Hemos estado convencidos de que los ingresos por “petróleo” podían financiar la inversión productiva de índole física y/o social y/o propiciar auges del consumo y precipitar, en última instancia, una crisis fiscal y/o también podían elevar los niveles de bienestar público a través de mecanismos transparentes de distribución, crear espacios excepcionales para competir y/o para saciar a los corruptos. Todo eso y más.

         Los estudiosos de la política tratan, en lo posible, de escudriñar aspectos del funcionamiento del gobierno que repercuten en la gestión económica y fiscal de los países exportadores de petróleo. Y se ha encontrado, en algunos casos, que la renta económica desvía los incentivos económicos hacia la competencia por el acceso a los ingresos petroleros, alejándolos de las actividades productivas, especialmente en entornos no transparentes caracterizados por la arbitrariedad política y la ambigüedad y confiscación en materia de derechos de propiedad.

         Los políticos, también, y para otros acuciosos, se han permitido agrupar a los países exportadores de petróleo en categorías, por ejemplo una: democracias, democracias partidistas, autocracias, autocracias rapaces y autocracias reformistas. Estas categorías, tomadas de varias interpretaciones, tratan de evidenciar las diferencias cualitativas en cuanto a la estabilidad del marco político y de los sistemas de partidos, el grado de consenso social, la legitimidad de la autoridad y los mecanismos mediante los cuales los gobiernos se aseguran y mantienen el respaldo y la función de las instituciones estatales para sostener los mercados y distribuir o utilizar los ingresos petroleros.

         Estas características políticas e institucionales promueven las diferencias respecto al alcance de los horizontes políticos, los niveles de transparencia, la estabilidad y la calidad de las políticas, el poder político de los sectores que producen bienes exportables distintos del petróleo y el poder de los intereses directamente vinculados al gasto público.

         ¿Dónde ubicamos a Venezuela? Veamos algunas características: la distribución del ingreso es marcadamente desigual y el consenso social difícil de alcanzar, por no decir que no existe, por ahora. Los partidos políticos, por ahora, son débiles y se aglutinan en torno a líderes no carismáticos y poco eficaces y eficientes; las instituciones electorales son frágiles, aparentemente apéndices del gobierno y hay una grotesca participación de los ex-militares con pasado golpista en la política. El gobierno, por su funcionariado, es de ex-militares golpistas 1992, cuartelario a la vieja usanza, y un partido creado a tal fin ejerce, aparentemente, más que dominio, chantaje (bozal de arepa) sobre las instituciones y funcionarios. Sigue en el próximo.

Nota 01: Si hoy es injustificable un golpe de estado también es injustificable la violación sistemática de la constitución y leyes como en el caso venezolano. ¿Por qué no se difunde el mismo escándalo? ¿Por qué las organizaciones internacionales no se ocupan del caso Venezuela con la misma diligencia e intensidad? ¿Hipocresía global y/o vuelo de petrodólares?

“Nunca alcanzaremos completamente la adquisición de una declaración verdadera hasta que tengamos una noción clara de cuál sería la declaración falsa opuesta” William James, (1842 - 1910), fue un filósofo y psicólogo estadounidense que desarrolló la filosofía del pragmatismo.

Caracas, Venezuela, 10/06/09

© Nelson Maica C. para Informe Uruguay

Comentarios en este artículo

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis