Miembro de
    
Año III - Nº 182
Uruguay, 19 de mayo del 2006
Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

 

 

 

Seguridad Ciudadana
La educación
ha perdido humanismo

Julio Dornel
 

La movilización popular generada en esta ciudad ante los reiterados hechos de violencia que se vienen registrando en los últimos meses, acapara la atención de los medios y preocupa a las autoridades locales que en algunas oportunidades se ven superadas sin poder determinar las causas y sus posibles soluciones.

Para el periodista Gualberto Cos, estamos viviendo una situación realmente preocupante donde las soluciones reclamadas por la población no aparecen por ningún lado. "La cotidianeidad se exalta, momento a momento, en la convivencia con hechos de violencia. Eufemísticamente llamados "problemas de seguridad ciudadana", son objeto de infinidad de interpretaciones parcializadas según el punto de vista de quien las efectúa. Así, educadores, sociólogos, sicólogos, policías, juristas, políticos, deportistas, etc. dan su versión del "problema" y todos ellos fundamentados sobre atendibles y válidos argumentos. Muy bien graficado por un filósofo quien asimiló el "problema de la violencia", como el "lanzamiento de una piedra sobre el agua de un estanque". El fenómeno genera una serie de círculos concéntricos que se diluyen con la distancia y debe ser observado en su doble sentido: desde el hecho hacia los círculos más difusos y viceversa. Encontramos, frente al hecho, explicaciones y muchas veces justificaciones, que derivan del medio social: conductas, privaciones, limitaciones, patologías, etc. pero con el error conceptual de focalizarlo dentro de los "círculos más nítidos". De tal forma, los medios de comunicación informan permanentemente sobre episodios de violencia que son sólo consecuencias y cuyas causas las remiten, apenas, a los "círculos más nítidos".
Gualberto Cos (periodista independiente)
Los cambios de conductas derivados de los reordenamientos geopolíticos - "círculos más difusos" - no los racionalizamos en nuestra vida diaria y sin embargo inciden en ella. Como ejemplo, a mediados de la década del 50 queda formulada la bipolaridad en una lucha por la hegemonía planetaria y comienza la nunca formalmente declarada "Guerra Fría" introduciendo nuevas formas de enfrentamiento: los campos de batalla lejos de los centros de poder y los combatientes elegidos en otras naciones pero digitados desde los centros. Mundo capitalista (o primer mundo) versus Mundo comunista (nunca nombrado como segundo mundo) tratando de alinear al resto (nosotros, el tercer mundo). Tal "lucha" abarcó todos los frentes y tuvo en los campos de la estética, la ética y la moral sus batallas donde, paradojalmente, fue derrotado quien no combatía: el humanismo. Participante activo en las sociedades de ambos mundos, el derrotado, donaba su perfil positivo, progresista y evolucionista en el concepto que la humanidad debía crecer armónicamente no violentando la naturaleza (que incluía, obviamente, al Hombre).
Caza de brujas, Maccartysmo, por un lado, persecuciones y exterminio de disidentes por el otro inciden sobre intelectuales serviles en ambos bandos y comienza a perfilarse una guerra lateralizante que retarda el natural proceso evolutivo de la humanidad. Manifestaciones distintas acentúan, en la segunda mitad de la década del 60, las contradicciones internas de ambos mundos: fin de los colonialismos, guerra de guerrillas, conferencia de la OLAS, concierto de Woodstock y la aparición del fenómeno contestario Hippie, el Mayo francés, llegada del hombre a la Luna.
Ese espectro multiforme de manifestación humana ha tenido su correlato en nuestra existencia, en tanto que países tributarios de los presuntos ganadores; en realidad, pagadores activos de los déficits, aventuras y despilfarro ajenos.
Cuando a mediados de la década del 80, se cae el segundo mundo y triunfa la economía de mercado sobre la otra alternativa económica, el capitalismo, adúlteramente asimilado al sistema democrático- republicano muestra su vitalidad salvaje y estrangula las incipientes necesidades de los pueblos más explotados. Para financiar los tributos son necesarias medidas extremas que postergan las necesidades elementales, entre ellas, nada menos que las de seguridad, educación y salud, "recortes presupuestales" que les llaman. Se ha puesto énfasis en los análisis etológicos (conducta) de la violencia eludiendo los etiológicos (origen y causas ). Por lo brevemente expuesto, y como muy bien lo señalara Ulrich Beck, uno de los más serios inspiradores del Partido Verde alemán y académicamente de los más capaces pensadores ecologistas, la solución más rápida y efectiva contra el problema de la violencia es devolverle a la Educación el Humanismo perdido aunque ello agreda al Marketing, al Merchandinsing, la globalización y rescate al ser humano de la estupidez y la enajenación del consumismo y la perenne insatisfacción y resentimiento de los sectores pauperizados. Valores - hoy exóticos- como la Libertad de pensamiento y su expresión, laicidad, solidaridad silenciosa y sin publicidad, compromiso con la naturaleza, espiritualización de las relaciones humanas, la tolerancia, son formalmente aceptados pero esencialmente traicionados. Así , hoy asistimos al deplorable espectáculo de Jefes de Estado insultando de la manera más vulgar a sus similares generando la violencia de la "pérdida de referencias". Ante la discordancia de intereses, la descalificación sembrando la semilla de una de las más sórdidas y reaccionarias formas de gobierno, aunque para ello se sirva del efecto residual de la política adversaria, la masificación. Como dirían nuestros abuelos: "aquellas aguas trajeron estos lodos" y todo se resume a reacomodar el rumbo de nuestra civilización, al fin y al cabo, de la historia del hombre actual sobre la tierra sólo podemos documentar la milésima parte (cinco mil años de civilización sobre cinco millones del paleolítico) y el egocentrismo y la egolatría incentivados por el mercado bien puede desarticularse por el reciclaje del Humanismo"
, señaló finalmente Cos.
 
 
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No- 9739, dec 694/974 art. 1 inc A