Miembro de
    
Año III - Nº 182
Uruguay, 19 de mayo del 2006
Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

 

 
Una Enciclopedia
abierta a todos...

* Fernando Pintos
 

A estas alturas difíciles alturas de la Posmodernidad y la Globalización —parece que hubiera pasado más o menos el mismo tiempo desde la demolición del muro de Berlín, que desde la caída de la Bastilla—, no habrá entre aquellos que frecuentan la Web quienes desconozcan la existencia, extensión y significado de la Wikipedia. Como todos más o menos saben, se trata de una enciclopedia que carece de autor conocido o sello editorial que la identifique: una creación posmoderna que fluctúa a través de la red, irrestricta y más que todo gratuita, la cual se encuentra a estas alturas disponible en un centenar de idiomas, e integrada por un banco editorial compuesto por más de dos millones de artículos. Esta asombrosa creación del intelecto humano contemporáneo nació gracias a la iniciativa de un hombre y al trabajo voluntario realizado, desde entonces, por millares de personas a lo largo del mundo. La génesis de Wikipedia arranca en 1999, diez años después del derrumbe del muro de Berlín, cuando con apenas 33 años el ciudadano Jimmy Wales decidió crear una enciclopedia para la red Internet. A partir de aquel momento, Wales manejó su creación influido por una filosofía de colaboración de la comunidad de software libre: gente de todo el planeta que de alguna manera estuviese conectada al mundo de la computación y al creciente desarrollo de la red. todos ellos trabajando en forma voluntaria si bien en base a unas ideas comunes. El sistema adoptado para ir formando la Wikipedia fue el siguiente: Wales comenzó a trabajar junto a Larry Sanger y establecieron un filtro para los aspirantes a publicar artículos. Éstos debían presentarse de manera formal y salvar un proceso de aprobación. Después de aquello, cada artículo era revisado y editado por un profesional en la materia que se estuviera tratando. En total, se debía pasar por una serie de controles bastante estrictos para ver un artículo publicado en Wikipedia, y tras dos años de trabajo, los editores tenían apenas una docena de artículos, pero habían gastado bastante dinero en el proceso.

Debido a ello, en enero de 2001 Wales cambió su método inicial y eliminó las barreras para que los voluntarios pudiesen participar. Ese día se inauguró oficialmente la Wikipedia, que antes se había denominado Nupedia, en la dirección www.wikipedia.org, operando con el software libre Wiki. A partir de aquel momento, tan sólo un par de principios básicos guió el trabajo: todo el que quisiera podía escribir un artículo, y cualquiera que viniese detrás podía mejorarlo, corregirlo o aumentarlo. Para setiembre de 2004, la Wikipedia festejó por todo lo alto la publicación de su primer millón de artículos. Ya por entonces se disponía de unos diez mil editores activos y el material se hallaba disponible en más de 105 idiomas. Un año después. en setiembre de 2005, la Wikipedia sobrepasó los dos millones de artículos.

Ahora, cuando la Wikipedia se ha constituido en una realidad palpable, más allá de sus defectos y de las críticas cosechadas desde las tiendas de la intelectualidad más convencional, se trae a colación un «libro de ensayos» publicado por el famoso autor inglés Herbert George Wells y titulado «El cerebro del mundo»… Tales afirmaciones, que figuran en la misma Wikipedia cuando expresa sus propios orígenes, son completamente inexactas. H. G. Wells fue el celebérrimo autor de libros de sci-fi tales como «La máquina del tiempo», «La isla del doctor Moreau», «El hombre invisible», «El país de los ciegos», «El primer hombre en la Luna» y «La guerra de los mundos»; de un formidable «Historia del Mundo» y de algunos ensayos tales como «Del 42 al 44» o «El destino del Homo Sapiens») en 1938, un año antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial… Pero jamás escribió el librito mencionado, pues no está registrado ni por título ni por fecha en ninguna cronología seria de las obras de Wells… He aquí, entonces, el primer talón de Aquiles de la famosa Wikipedia, asunto que ya ha sido mencionado por intelectuales de la talla de un Umberto Eco o un Mario Vargas Llosa: falta de precisión, falta de veracidad, falta de consistencia… En una palabra: ese cúmulo de imprecisiones que ostenta la obra a todo lo ancho y largo de su extensión, es el producto de la incursión de una legión de improvisados, tanto en lo académico como en lo intelectual… Y es que ya se conocen las características de la Web: un cúmulo de gente inteligente, hombro con hombro junto a una falange de cretinos y desquiciados… O sea, una verdadera caja de Pandora. Y aunque la propia Wikipedia declare que, «…debido a la diversidad y número de participantes e ideologías, provenientes de todas partes del mundo, se construyen los artículos de la forma más exhaustiva posible», la verdad es que por tamaño volumen de material, a estas alturas tal vez dos millones y medio de artículos, se podría filtrar una considerable cantidad de basura. En este caso, el término es sinónimo de imprecisión, ya sea que ésta fuere mínima, imperceptible o apocalíptica… En asuntos de conocimiento, en el área de la información, da igual el tamaño de un error o falencia, pues tan sólo importan la calidad y la precisión. Pero cuando se deja de ser preciso, exacto, minucioso, se está abandonando el terreno científico para adentrarse en esa semidifusa patria de los charlatanes de feria y los aprendices de brujo… Y pretender disculparse de una sarta de groseros errores con el argumento de que «…el objetivo no es escribir artículos desde un único punto de vista objetivo, sino presentar abiertamente cada postura sobre un determinado tema», resuena con ecos de falacia y diapasones de inconsistencia. Con respecto a la neutralidad, los responsables de la Wikipedia se disculpan y justifican explicando lo siguiente: «…es común que algunas personas se vean en cierta forma ofendidas por alineamientos políticos o puntos de vista que contrastan o chocan contra sus opiniones formadas»… Pero el argumento es inconsistente por demás. Las abstrusas opiniones políticas de cualquier perico de los palotes que se ponga a escribir en la Wikipedia me importan un reverendo carámbano. Mas no así que tales personajes estén falseando hechos exactos por culpa de su ignorancia o su inconsistencia intelectual. Si hubiésemos aplicado tamaño método a cualesquiera de las ciencias que hoy conocemos y manejamos, póngase por ejemplo la arquitectura, tendríamos ahora ciudades llenas de mamotretos y mamarrachos, edificios más torcidos que la torre de Pisa, y fachadas que nos recordarían al Bizarre World de las historietas de Supermán… Las ciudades serían letrinas a cielo abierto y las estructuras edilicias unos perfectísimos horrores… Igualmente, si el largo camino que llevó hasta la primera máquina voladora de los hermanos Wright se hubiese hecho en base a la alegre filosofía libérrima de la Wikipedia, es de temer que hoy día la única forma de efectuar un vuelo sería tirarse desde un décimo nivel, agitando frenéticamente los bracitos… Etcétera, etcétera.

La Wikipedia es dirigida por una Fundación que preside el propio Wales, quien de seguro buen negocio estará haciendo con ella (de otra manera, se estaría dedicando ahora a unas actividades mucho más productivas). Y este señor declara que entre sus diferentes equipos cuenta con uno de monitoreo permanente, que protege a su magna obra del vandalismo, como sería el ingreso de material ofensivo o malintencionado, o la destrucción de los artículos publicados. Pero cuando se le ha preguntado o cuestionado sobre la calidad de los artículos en Wikipedia, Wales ha respondido: «Es muy fácil de comprobar. Escoja un tema que conozca y busque el artículo en Wikipedia… No sólo comprobará que está bien sino que es probable, además, que aprenda alguna cosa nueva». Por supuesto que se podría aprender tanto de nuevo… ¡Y cómo! Por ejemplo, «aprender» que la independencia de América Central se produjo en 1855, que la República de Guatemala se fundó en 1898 y que la moneda oficial de este país es el denario… ¡Miles de cosas se pueden «aprender» allí! Pero, cuidado: muchas de ellas podrían ser más falsas que una vil moneda de cartón.

 
 
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No- 9739, dec 694/974 art. 1 inc A