Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 286 - Uruguay,  16 de mayo del 2008   
 

Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Documento sin título

Documento sin título

2012

humor político

ha

Documento sin título

2012

 
Raúl Seoane

El humo del cigarrillo, los agroquímicos y el sabor de los alimentos
por Luis Tappa

 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         El tema que hoy me inquieta, de cierta manera, ya lo he tratado con anterioridad, aunque no encarado de la misma forma que lo hago hoy, en resumen, es algo parecido pero con distintas palabras y agregando nuevas ideas, viejo recurso del periodismo que, en general, suele ser reiterativo.

         Muchas veces a falta de temas recurrimos a desempolvar viejas notas, ya sea porque deseamos agregar nuevos elementos o porque no tenemos ganas de rompernos la cabeza poniendo nuevas inquietudes sobre el tapete.

         Yo no creo mucho en especializaciones periodísticas, hablar siempre de lo mismo termina aburriendo al lector, pero quienes escribimos también leemos y sabemos de lo pesado que puede resultar para quien nos lee

         A mí me pasa con diarios, revistas o páginas digitales, antes de ver un artículo me fijo en quien escribe, porque en muchos casos sabemos por adelantado con lo que nos vamos a encontrar.

         Pretendo escapar de ese estilo, no quiero encasillarme y por lo tanto, generalmente, trato de que mi temática sea lo suficientemente amplia como para no cansar, no siempre tengo la suerte de lograrlo.

         Hace tiempo hablaba sobre los perjuicios para la salud que traen consigo el uso indiscriminado de pesticidas, agroquímicos y fertilizantes artificiales, los hay para todos los usos, para todo y contra todo, es terrible; muchos de eso elementos están prohibidos en muchos países porque son cancerígenos.

         ¿A que apunta el uso indiscriminado de productos químicos en la agricultura? Por supuesto que no a la calidad sino a la cantidad, mayor producción, menos pérdida, más ganancia, una sencilla ecuación que va en desmedro absoluto del consumidor.

         El gobierno se preocupa por nosotros y, por esa razón es que, salvo en nuestro propio hogar, está prohibido fumar en casi todos lados; a mí me encantaría que tuvieran la misma política con todas las cosas que son perjudiciales para la salud. El uso indiscriminado de agroquímicos es una de esas “cosas”, sin embargo, a ese mismo gobierno que se preocupa tanto por el humo del cigarrillo parece no importarle que nos estén envenenado de a poco con la misma comida que consumimos.

         Es entonces que me pregunto: ¿Qué importancia puede tener el humo del cigarrillo comparado con la tremenda polución ambiental que respiramos a diario producto de chimeneas y caños de escape? En realidad parece que se tratara de combatir el cáncer con una aspirina, mientras tanto respiramos otras inmundicias más peligrosas y comemos pesticidas con los que vienen impregnados frutos y verduras.

         Ya nada es lo mismo, la cantidad va en desmedro de la calidad, y es así como, resultado de estos químicos, injertos y manipulaciones genéticas, nos hemos olvidado del verdadero sabor y valor de los productos de la tierra.

         Ya ni la carne es la misma de hace 30 o 40 años atrás, aun recuerdo las exquisitas “chuletas” a las brasas, o a la plancha de una cocina económica; era otro gusto, otro sabor, también comemos carne envenenada por tanta vacuna y productos químicos con los que se trata a los animales.

         ¿Alguien recuerda aquellos arrugados, sabrosos y dulces boniatos que nuestros queridos viejos ponían en la mesa? ¡Ya no existen más! Ahora son algo insípido, sin gusto ni color. Lo mismo pasa con la lechuga, da la sensación de estar comiendo pasto. El zapallo es otra de las cosas que se perdió en el tiempo, con las frutas pasa lo mismo, duraznos, peras etc. ¿Dónde están aquellos riquísimos duraznos Pavía, o Rey del Monte? hoy los duraznos son un montón de engendros que nadie sabe como se llaman ni de que clase son. Ni que hablar de los tomates, los huevos o la carne de pollo… un asco realmente, ¡Por lo menos para nosotros, los que conocimos otras épocas! ¿Cómo olvidar el paté y el dulce de membrillo de Frigonal?

         Un párrafo especial para la mandarina, tangerina, o cómo diablos se llame, ¡Bueno!... de esto mejor ni hablar, ya no existe más, solo hay un montón de asquerosas imitaciones producto de injertos sobre injertos que dieron por resultado una fruta absolutamente incomible, y que cualquier parecido con una mandarina es mera coincidencia.

         ¡Pero cuidado! Esto que nombré es solo una pequeña parte de productos y sabores que se perdieron en el tiempo arrasados por la tecnología y los intereses económicos.

         Esto nos sucede a nosotros, los de antes, que aún nos sorprendemos con los tremendos adelantos científicos y las nuevas tecnologías, pero a los de ahora no les llama la atención, y lo mismo les pasa con la comida, todo lo encuentran muy natural… ¡Claro! nacieron con ello y no conocieron otra cosa.

         Que antes comíamos mejor y más sano que nadie lo dude, la gente de hoy y los más jóvenes no lo saben porque están acostumbrados a esto, pero los que vivimos otras épocas lo recordamos con nostalgia. El puchero, pero un puchero de verdad, era la comida de los pobres, hoy comer un buen puchero es cosa de ricos, aún así no tiene nada que ver con la versión de antaño.

         Es mejor que dejemos de lado el tema “precios” ¿Para qué calentarnos más?

         Ahora todo tiene que venir envasado, pero tanto envase nos ha acostumbrado a la comida “chatarra”, ya ni la leche tiene gusto, aún recuerdo la de Conaprole cuando venía en los envases de vidrio con una tapita de cartón, leche gorda, leche de verdad, ya ni eso; hoy es como tomar agua blanca, es que le sacan todo, la aprovechan al máximo para producir ese montón de subproductos lácteos que inundan los supermercados.

         Pero también hay otro tema, junto con los productos nos venden el envase, ¡Porque no lo regalan! y así estamos pagando caros envases que luego debemos tirar para aumentar la polución y la basura a niveles increíbles, mientras tanto, el mundo se llena de desperdicios plásticos que demorarán siglos en degradarse. Ese es otro de los tantos negocios actuales, vender plástico a la fuerza… con los embases también ganan.

         Mucha higiene pero poca calidad y sabor, entonces, visto todo esto realmente me revienta todo el pamento que se está llevando a cabo con el cigarrillo, entiendo perfectamente que fumar no es muy saludable que digamos; ¡Pero acaso! Todo ese aire inmundo, lleno de hollín y absolutamente dañino que se respira en las grandes ciudades ¿Es producto del tabaco?

         Vivo en un lugar donde la polución ambiental es prácticamente nula, o casi, aun me sorprendo cuando, luego de un montón de días sin limpiar mi escritorio, paso la mano sobre la mesa y está absolutamente limpia, ni hollín ni polvo… ¡Nada! Absolutamente nada, como si hiciera 10 minutos que se limpió, y eso que fumo como un descocido.

         Si hay algo que me rompe los cataplines son los fumadores arrepentidos, son absolutamente insoportables, casi histéricos, ven un cigarrillo encendido a la distancia y se ponen como locos.

         El tabaco puede producir cáncer de pulmón, puede ser un desencadenante, simplemente eso, ¡Y pregunto!  ¿Todos los fumadores mueren de cáncer de pulmón? Con esto que digo no dejo de reconocer que es perjudicial, sufren nuestros pulmones y nuestras vías respiratorias. ¡Claro que sería mejor no fumar!

         Me parece muy bien que el gobierno se preocupe por nosotros, pero tampoco la pavada, hay demasiadas cosas que tendrían que controlar si es que verdaderamente se interesan por nuestra salud.

         ¡Y cosas que hacen mucho más daño que el humo del cigarrillo!

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis