Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 283 - Uruguay,  25 de abril del 2008   
 
Documento sin título

historia paralela

2012

humor político

ha

Sysinfo

 

apdu

 
Dr. Oscar N. Ventura

Lo que el viento se llevó
por Dr. Oscar N. Ventura

 
separador
 
rtfComentar Artículo
mail
mailContactos
notas
Otros artículos de este autor
pirntImprimir Artículo
 
 

Se muestra en este artículo como el análisis del registro on-line de la Dinama de la concentración de material particulado en aire, con valores de Fray Bentos, permite concluir que los incendios en Argentina se iniciaron alrededor del 1 de Abril. Se calcula la liberación total de dioxinas efectuada por los mismos y se concluye que es 2.8 gramos, equivalente al 10% del total producido en Uruguay durante todo un año.

        ¿Quién no recuerda la canción de Gone with the wind? ¿Quién no recuerda la historia de la bella Scarlett O'Hara, la orgullosa y narcisista propietaria de la plantación Tara? ¿La mujer que por su propia autosuficiencia se niega tercamente a reconocer sus sentimientos hacia el hombre que ama hasta que finalmente lo pierde?.

        ¿Quién no recuerda aquél famoso diálogo, que creo fue superado sólo por Casablanca?

        Scarlett: Rhett, Rhett... Rhett, if you go, where shall I go? What shall I do?
Rhett: Frankly, my dear, I don't give a damn.

        Pero, bueno, ya sabemos que Rhett Butler no era un caballero. ¿Quién le haría eso hoy a una Vivian Leigh moderna?

        Saliendo de los caracteres, es bueno recordar que el título de la película se aclaraba en la introducción, donde se decribía a la civilización del Sur como "a civilization gone with the wind", con su anacrónica e injusta carga de plantaciones y esclavitud, pero también con todas las bellas sureñas y la caballerosidad como virtud.

        Lo que el viento se llevó, hoy día, es mucho humo y material particulado. Los incendios en Argentina, que nos han afectado también un poco a los uruguayos, se ven nítidamente en las dos fotos satelitales de la NASA que se muestran adjuntas. Los puntitos rojos, que le dan a Argentina apariencia de jovencita con acné, son los fuegos más grandes, que pueden identificarse desde el espacio. La columna de humo, que avanza decididamente sobre Buenos Aires y parte de Uruguay, se aprecia claramente en las fotos.Cuando escribo esto, no sólo Buenos Aires está prácticamente incomunicada, sino que el puerto de Colonia, en Uruguay, también ha sido cerrado por falta de visibilidad. Y acá en Montevideo, el olor a humo se cuela en las casas, hace llorar los ojos y doler la cabeza.

        En el último thread algunos comentaristas se preguntaban sobre el tema de las emisiones de estos incendios. El tema verdaderamente importante es el de la materia particulada, como comentaron varios ayer. Por supuesto que hay gente que estudia estas cosas desde el punto de vista académico, y bastante cerca de nosotros. Por ejemplo, en un artículo en Environmental and Molecular Mutagenesis, unos autores brasileros (A preliminary characterization of the mutagenicity of atmospheric particulate matter collected during sugar cane harvesting using the Salmonella/microsome microsuspension assay de Aragao Umbuzeiro, Gisela; Franco, Alexandre; Magalhaes, Dulce, et al., Environ Mol Mutagen 49(4), 249-55, 2008) estudiaron las quemas de biomasa en la región de San Pablo durante la época de la recolección. Lo que observaron fue un incremento importante tanto en el material particulado como en la concentración de hidrocarburos policíclicos aromáticos (PAH) que son cancerígenos. Lo que no pudieron afirmar fue si eso era debido a la quema solamente o también tenía amplia incidencia el incremento del tránsito de camiones (para llevar la caña a los molinos).


         Una cosa interesante que podemos hacer, como lo señalaban ayer varios comentaristas, es estudiar el registro de material particulado en la estación de medición de la calidad del aire que está en Fray Bentos y cuyos resultados publica on-line la Dinama en el sitio web monitoreodelitoral. Modificando un poquito la gráfica como se ve al lado y viendo las tendencias, lo que se observa es el incremento considerable en el PM10 (partículas de menos de 10 micrometros de diámetro). Hasta principios de Abril, la tendencia era a oscilaciones en torno a 20 ug/Nm3, muy por debajo del límite de 150 ug/Nm3 establecido por la Dinama, pero alrededor del 3-4 de Abril la tendencia cambia y se llegan a registrar valores de hasta 80 ug/Nm3, cuatro veces más altos. De cualqier forma esto es mucho menor que los 1.577 ug/m3 medido en Buenos Aires (10 veces más alto que el límite de Dinama).El cruce de ambas líneas de tendencia nos muestra que los incendios empezaron probablemente alrededor del 1 de Abril, hace unos 18-19 días. De hecho, si uno mira en el sitio de la NASA, los fuegos ya se advierten claramente el 4 de Abril, como se ve en la imagen animada que muestra la secuencia de fotos satelitales desde el 30 de Marzo hasta el 19 de Abril.

          Políticamente no puede dejar de señalarse que ese fue justo el período cuando se había establecido recién la tregua entre el gobierno argentino y el campo, y los representantes de los productores esperaban ser convocados por el gobierno. Ambientalmente lo que puede señalarse es lo conveniente de tener un sistema público de alerta de problemas ambientales y la habilidad del mismo para detectarlos.

          Ayer se planteaba también el tema de las dioxinas. Es bien conocido (ver por ejemplo, Significance of biomass open burning on the levels of polychlorinated dibenzo-p-dioxins and dibenzofurans in the ambient air. Shih, Shun-I; Lee, Wen-Jhy; Lin, Long-Full, et al. J Hazard Mater 153(1-2), 276-84, 2008) que las quemas de biomasa producen dioxinas. Esos autores por ejemplo estudiaron dos áreas en el sur de Taiwan con y sin quema abierta de residuos de la cosecha de arroz y encontraron que las concentraciones de dioxinas fueron entre 4 y 17 veces más altas cuando se daban las quemas de biomasa. Siguiendo entonces una reflexión que hizo Palometa, resulta que sí que podemos saber la cantidad de dioxinas y furanos liberados. Si vamos al Inventario de Dioxinas y Furanos de la República Argentina, vemos que con los datos que hay en la página 47 podemos efectivamente hacer ese cálculo para los incendios actuales.

          Como se ha repetido varias veces, se han consumido unos 700 km2, 70.000 hectáreas, de pastizales. Como un pastizal, de acuerdo al estudio, tiene unas 8 toneladas de biomasa por hectárea, la biomasa quemada es 8 x 70.000 = 560.000 toneladas. Ahora bien, la cantidad de dioxinas liberadas al aire por la combustión abierta de biomasa en un incendio de este tipo es de 5 microgramos (EQT) por tonelada. De ahí tenemos entonces que este incendio ha provocado la liberación al aire de 0.000005 (g/ton) x 560.000 ton = 2.8 g de dioxinas, parte de las cuales nos las han regalado. El número es equivalente a la producción total de dioxinas de todo Uruguay en un año.

          Hasta aquí es ciencia y técnica. Podemos ingresar un poco ahora en el terreno de la ciencia ficción si recurrimos a los antiguos dichos de nuestro amigo chileno Leónidas Carrasco Letelier quien, en declaraciones que hiciera a CX36, (acá y acá) y que incluso quedaran expuestas en trabajos que están colgados en el servidor web de la Facultad de Ciencias, Leónidas concluyó que la liberación de 0.326 g/año de dioxinas en una población de 80.000 habitantes iba a generar 29 casos adicionales de cáncer por año. En conversaciones privadas él (que ahora trabaja para el INIA) me ha reconocido que hoy se arrepiente de haber publicado esos cálculos erróneos, pero que lo hizo, lo hizo.

          Si aplicáramos su lógica trasladando los 0.326 g de Leónidas a los 2.8 g de estos incendios, y los 80.000 habtantes de Gualeguaychú que consideró Leónidas a los 15.000.000 de habitantes de la zona de influencia de los incendios (millón más, millón menos) deberíamos esperar que entre Buenos Aires, Colonia y Montevideo se registraran

          (15.000.000 / 80.000) x (28 / 0.326) x 29 = 46.702 nuevos casos de cáncer

          Para evitar estar en la primera plana de El País, El Observador, La Nación, Clarín y Crítica mañana, aclaremos que esto es ciencia ficción. NO van a haber cincuenta mil nuevos casos de cáncer por estos incendios. Simplemente es una reductio ad absurdum para mostrar como otro más de los mitos de la "crónica gualeguaychuense" sigue derribándose inexorablemente.

          No hay quien resista un archivo. Sic transit gloria mundi.

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis