Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
No preguntes lo que tu país te puede dar, sino lo que tú puedes darle a él. 
Año V Nro. 383 - Uruguay, 26 de marzo del 2010  
 
Informe Uruguay

 
 
Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fernando Patrón

Wilson, ¿Cuánto falta?
por Fernando Patrón

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Habiendo partido Wilson aquél 15 de marzo de 1988 a la poco referida Patria Celestial, entre varias manifestaciones de congoja y recuerdos vivientes, observé una nota con el siguiente título: “Wilson, ¡cuánto queda por hacer!”

         Ese título implícitamente contenía la magnitud de lo que deberíamos haber logrado en nuestro Partido Nacional a fin de que se constituyera en una Comunidad Política apta para servir al país, como lo visualizaba Wilson en su memorable discurso de la Explanada  Municipal el 1º de diciembre de 1984:

“Nosotros vamos tener un partido, donde no haya solamente una burocracia política que controle la colectividad.”
“Desde mañana, desde hoy, desde ayer, nosotros tenemos que fortificar nuestras organizaciones. Tenemos que lograr que en ellas se estudien los problemas a fondo. Que los técnicos asesoren y enseñen.”                                                       
“Del intercambio de las ideas surge la doctrina que lleva a la autoridad partidaria la inquietud popular. Ese es el partido participativo. No el que vamos tener, es el que ya tenemos”.

          Y surge la pregunta: ¿nos gusta ese partido?, ¿es el que queremos?                  

         En caso afirmativo, si ese era el partido que ya teníamos, ¿cuánto falta para recuperarlo, considerando la situación cultural adversa a la que estamos sometidos conjuntamente con el resto del país?

         La respuesta es relativa, según la calidad del tan anunciado profundo análisis que realicemos mediante el diálogo y con la participación de todos los militantes del Partido sin exclusión alguna y más allá de las organizaciones formales establecidas en su Carta Orgánica.

         Una baja calidad de análisis es la de un Partido conducido unipersonal o sectorialmente donde no se admitan ni consideren pluralidad de ideas y discrepancias. Pero la alta calidad de análisis generará un Partido donde sus elementos orgánicos reciban tales aportes y diferencias, los analicen y sustancien.

         Para la primera (baja calidad de análisis), ejemplificada hoy con la expresión adelantada de conclusiones como que tal o cual sector fue y será la renovación, la sustitución del concepto de elecciones municipales por internas o la asignación de culpabilidades por el último revés electoral; significa la imposición de decisiones de la burocracia partidaria sobre la colectividad condicionando su participación, como si la autocrítica ya hubiese sido realizada.                       

         Sin embargo, la segunda (una alta calidad de análisis) significará la participación ordenada y coordinada que movilizará la colectividad hacia un paso muy importante en la visión que ya teníamos desde aquél 1º de diciembre en La Explanada, con el aditivo de que  la militancia-vida del partido-ilustrará la situación nacional desde la cual partimos.

         Ello es parte de la nuestra preparación como militantes. No es cuestión de “ir a la guerra con un palo de escoba”, de cambiar el discurso o solo el lenguaje con el que trasmitimos ideas, sino concebirlas y desarrollar un sistema de comunicaciones que permita su entendimiento por la sociedad.

         Los militantes, deben ser escuchados, enseñados y apoyados en su tarea, para que la puedan cumplir en forma coordinada y autónoma, de tal forma que quienes integran cuadros orgánicos partidarios  y representativos de gobierno, estén liberados para cumplir eficientemente sus deberes.

         De no seguir este camino de análisis y preparación de la militancia, puede caerse en el problema de una ceguera, en la que no videntes pretenden-aún con buena voluntad y esfuerzo-guiar a otros no videntes.

         Al final, el Partido que teníamos, lo que nos falta para recuperarlo y llegar a la visión de  Wilson en una situación cultural adversa, será nuestro desafío. 

         En cada paso del camino, está Wilson, indicándonos lo que nos falta y animándonos.

© Fernando Patrón para Informe Uruguay

Comentarios en este artículo

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis