Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
No preguntes lo que tu país te puede dar, sino lo que tú puedes darle a él. 
Año V Nro. 383 - Uruguay, 26 de marzo del 2010  
 
Informe Uruguay

 
 
Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Martin Feldstein

¿Está sobrevaluado el euro?
por Martin Feldstein

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

CAMBRIDGE – A los estadounidenses que viajan a Paris o a Berlín continuamente les llama la atención los altos precios en comparación con los de su país. Un cuarto de hotel, un simple almuerzo o una camiseta de hombre, todos esos productos cuestan más al tipo de cambio actual que lo que costarían en Nueva York o Chicago. Para reducir el costo de dichos bienes y servicios al nivel del de los Estados Unidos, el euro tendría que descender en relación con el dólar en un 15%, a alrededor de 1.10 dólares.

         Es fácil que estos datos lleven a concluir que el euro está sobrevaluado y que es probable que continúe el descenso que empezó en diciembre pasado. No obstante, tal conclusión sería errónea. Mirando hacia adelante, es más probable que el euro suba de nuevo al nivel de 1.60 dólares que alcanzó en 2008.

         Hay tres razones por las que la impresión del viajero de que el euro está sobrevaluado es equivocada. Primero, los precios que ve el viajero por lo general son más altos debido al impuesto al valor agregado (IVA), que es universal en Europa pero desconocido en los Estados Unidos. Si se descuenta el IVA, que típicamente es del 15% o más, los precios en Europa son similares a los de los Estados Unidos.

         Segundo, los productos y servicios que el viajero adquiere son sólo una pequeña muestra de la gama de bienes y servicios que se comercializan a nivel internacional. Los bienes que Europa exporta incluyen la maquinaria, productos químicos y una variedad de otros productos que los consumidores no compran directamente. Para juzgar si los precios son “muy altos” al tipo de cambio actual, tendríamos que ver la balanza comercial.

         Alemania, el mayor exportador de Europa, tiene un superávit comercial muy grande con el resto del mundo. Como las exportaciones alemanas son atractivas para los compradores extranjeros al tipo de cambio actual, Alemania fue en 2009 el segundo exportador más grande del mundo (después de China). Las exportaciones de Alemania superaron sus importaciones en casi 200,000 millones de dólares en los últimos doce meses, un superávit equivalente a casi el 6% del PIB. Es claro que las exportaciones netas de Alemania seguirán siendo elevadas incluso si el euro se aprecia sustancialmente respecto de su nivel actual.

         Los otros países de la zona euro no son tan competitivos como Alemania al tipo de cambio actual. Pero la zona euro en conjunto, no obstante, ha tenido un superávit comercial de más de 30,000 millones de dólares en los últimos 12 meses. Además, con el descenso significativo del euro con respecto a muchas otras monedas en el último año, la balanza comercial de Europa puede aumentar aún más en los próximos meses. Para limitar ese aumento el euro debe subir.

         Ello me lleva al tercer y más fundamental factor, el cual es probable que haga que el euro se fortalezca sustancialmente respecto de su nivel actual: las condiciones económicas globales requieren que la zona euro tenga un déficit en cuenta corriente y comercial significativo para que se convierta en una gran importadora neta de fondos procedentes del resto del mundo.

         Lo anterior se explica por dos razones. En primer lugar, los países productores de petróleo y China continuarán exportando mucho más de lo que importan. Sus ingresos externos netos deberán ser invertidos en acciones y bonos de países extranjeros. Si bien gran parte de esa inversión fluirá a los Estados Unidos, los países con excedentes desearán diversificar la inversión de estos ingresos netos nuevos. La eurozona ofrece el único mercado de capital grande, además del de los Estados Unidos para tales inversiones.

         Pero la eurozona puede aumentar sus entradas de capital extranjero sólo si tiene un déficit en cuenta corriente, por ejemplo, si incrementa sus importaciones en relación con sus exportaciones. Y eso requerirá de un euro menos competitivo –más alto respecto del dólar y otras monedas. El flujo de ingresos netos por exportaciones de los productores de petróleo y otros en euros hará que suba el valor de esa divisa y permitirá que tenga lugar la transferencia de fondos.

         Segundo, los países que han acumulado grandes reservas de dólares cambiarán porciones sustanciales de dichas reservas a euros. Los bancos centrales de Asia y Medio Oriente tradicionalmente han tenido sus reservas en dólares. Eso tenía sentido cuando necesitaban que esas reservas fueran muy líquidas para poder cubrir déficit comerciales temporales. Sin embargo, esos excedentes de divisas extranjeras han crecido mucho más allá del nivel necesario de reservas de emergencia.

         Corea del Sur y Taiwán, por ejemplo, tienen reservas de divisas extranjeras de más 250,000 millones de dólares cada uno, y las de China suman más de 2 billones de dólares. Estos y otros países con grandes excedentes de divisas extranjeras están empezando a diversificar sus reservas de dólares a euros, un proceso que continuará e inevitablemente provocará una subida del euro con relación al dólar.

         Entonces, aunque seguiré quejándome de los precios que hay que pagar cuando viajo a Europa, entiendo que los precios que importan para el comercio son más competitivos que los precios del almuerzo. También sé que las presiones complementarias sobre Europa para importar fondos, y las presiones sobre los países con superávit para diversificar sus reservas de divisas, harán el viaje a Europa cada vez más caro en términos de dólar.

Puede escuchar un podcast  en inglés de este artículo en el siguiente enlace: http://media.blubrry.com/ps/media.libsyn.com/media/ps/feldstein21.mp3

Martin Feldstein, profesor de Economía en Harvard, fue presidente del Consejo de Asesores Económicos del presidente Ronald Reagan y presidente de la Oficina Nacional de Investigación Económica.

Copyright: Project Syndicate, 2010
para Informe Uruguay - www.project-syndicate.org
Traducido del inglés por Kena Nequiz

Comentarios en este artículo

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis