Miembro de
Proyect Sindicate apdu
     
 
separador                                         Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 318 - Uruguay, 26 de diciembre del 2008   
 

Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

Informe Uruguay
 
 
 
separador
Se va el 2008, bienvenido 2009
Helena Arce
separador
Apabullar para vencer 1
Nelson Maica C.
separador
¿Sentido Común o Buen Sentido?
Guillermo Asi Méndez
separador
Feliz Navidad
Julio Dornel
separador
Regalos en Navidad !!!!!!
Cr. Ricardo Puglia
separador
Prioridad Nacional
Círculo Policial
separador
Se necesita una costurera
Raúl Seoane
separador
Hay que descansar, la casa está en orden
Pedrazo
 
Documento sin título

 

La insistencia en el error
por Alejandro Villaverde

 
separador
   
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú (ACAG) publicó una comunicación en varios medios entrerrianos titulada "Informe técnico: Botnia sí contamina". El documento busca contrarrestar los cada vez más numerosos datos sobre la ausencia de contaminación ambiental atribuible a Botnia. En él hacen doce consideraciones que le llevan a proclamar la conclusión de que Botnia sí contamina. El pretendido "informe técnico" es sumamente defectuoso y presenta carencias y errores de todo tipo que no hacen más que reflejar la falta de preparación y conocimientos de quienes lo redactaron. En lo que sigue detallamos los puntos del comunicado de la ACAG y los errores y omisiones del informe, dando las direcciones desde donde pueden consultarse los documentos originales.    

  1. Botnia nunca realizó ni encomendó a ninguna empresa independiente estudios científica y técnicamente serios de impacto ambiental en los que se evaluaran los posibles efectos acumulativos a través de los años de las sustancias tóxicas contaminantes presentes en las emisiones atmosféricas y en los efluentes líquidos y sólidos de su planta de Fray Bentos.

         La empresa cumplió puntual y cabalmente con los pasos exigidos por la legislación uruguaya para autorizar un emprendimiento de las características del mencionado. El proceso se inicia en 2004 con la presentación del estudio de impacto ambiental previo cuyo resumen puede verse en la referencia [1]. Algunos de los técnicos participantes en la elaboración de este informe son el Ing. Jorge Bellagamba [2], el Dr. José Cataldo [3], la Dra. Susana González [3], Dra.. Susana González [4], Mag. Matilde Alfaro [5], Geógrafo Danilo Antón [6], Ing. Agr. Artigas Durán [7] y otros expertos independientes en otras áreas, que fueron contratados específicamente por Botnia para realizar el estudio. Las credenciales académicas de los participantes en el estudio aseguran su seriedad. En ese estudio se analiza (a) el funcionamiento de la planta propuesta, (b) los factores de impacto (aire, agua, suelo, ruido, geología, hidrogeología, biótico, socioeconómico y simbólico-paisajístico), (c) las características del medio ambiente receptor, (d) planes para prevenir riesgos y contingencias y (e) planes de monitoreo y gestión, incluyendo el decomisionamiento de la planta en caso de que tenga que ser abandonada. Los efectos acumulativos y bioacumulativos están considerados (p.ej., pág. 57, 60) y la frecuencia de prueba de posible bioacumulación está declarada explícitamente (Tabla 5-2).

         Desde el inicio del proceso, Botnia tuvo en cuenta toda la legislación uruguaya y mercosuriana de protección de agua y ambiente en general [8], aunque lamentablemente los críticos no leen más que el EIA resumen y no el completo. Las normas tenidas en cuenta son Constitución de la República Oriental del Uruguay, Artículo 47, Ley de Código de Aguas (Ley Nº 14.859), Decreto reglamentario para la prevención de la Contaminación de las Aguas (Decreto Nº 253/79), Ley de Impacto Ambiental (Ley Nº 16.466), Reglamentario de evaluación ambiental (Decreto Nº 435/994), Ley Orgánica Municipal (Ley Nª 9.515), Ley Orgánica de OSE (Ley Nº 11.907), Ley de creación del MVOTMA (Ley Nº 16.112), Ley de Declaración de Interés General a la Protección Ambiental (Ley Nº 17.283), Ley de Acuerdo Marco sobre el Medio Ambiente del MERCOSUR (Ley Nº 17.712), Decretos 784/986 Preservación de Especies Forestales y Decretos Nº 22 y Nº 24 de Legislación Forestal, Digesto de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU). Nótese en particular que, de entrada, se incorporó la consideración de todas las normas sobre contaminación del ambiente de Uruguay (más rigurosas que las argentinas) y en particular las medidas dispuestas en el Digesto del Río Uruguay, que instrumenta el Estatuto del Río Uruguay, emergente a su vez del Tratado de Límites, y es el que contiene los parámetros a tener en cuenta y sus respectivos límites. En las Tablas 2-1, 2-2 y 2-3 se indican dichos límites. En la Tabla 2.1 se dan los convenios internacionales ratificados (y cumplidos) por Uruguay, en el capítulo 2.4.2 se incorporan ya las Directivas de la Unión Europea, en particular la 2001/80 EC para plantas grandes de combustión (la caldera y la chimenea), así como el EPER (Registro Europeo de Emisiones Contaminantes, 2000/479/EC). Desde ese informe también está previsto la participación del público y acceso a la justicia (directivas 85/337/EEC y 96/61/EC de la Unión Europea) cuyo objeto es el de contribuir a la implementación de las obligaciones que surjan de la Convención Aarhus, en particular por: (a) proporcionar participación del público con respecto a la elaboración de ciertos planes y programas relacionados con el medio ambiente; (b) mejorar la participación del público y proporcionar las previsiones para acceder a la justicia dentro de las Directivas del Consejo 85/337/ EEC y 96/61/EC. En el capítulo 2.4.3 se exponen las directivas correspondientes para Canadá y USA, que también fueron tenidas en cuenta.

         El Capítulo 4 de la EIA [9], uno de los más extensos, fue ampliado y corregido en Octubre de 2006 y contiene una descripción completa de las operaciones de la planta de pulpa de celulosa. En particular, en la Tabla 4-9 se da el balance de agua. En la Fig. 4/9 se ve claramente cómo el agua "consumida" del río termina siendo tratada antes de enviarse al río o en forma de vapor de agua emitido por las chimeneas. Nótese que contrariamente a lo que se afirma con reiteración, en dicho documento están presentes los diagramas de los procesos, los esquemas de diseño de las máquinas que los llevarán a cabo y las medidas de mitigación (p.ej., en la Fig. 4/18 se muestra el diagrama de disposición de gases olorosos de baja concentración) así como las técnicas que se emplearán para cada operación, de acuerdo al BREF de la Unión Europea (las BAT). La modificación de este Capítulo 4 correspondió a las sucesivas etapas de consideración del impacto ambiental [10] hecho de acuerdo a las leyes uruguayas. En el proceso respectivo la Dinama realizó un conjunto de observaciones que fueron siendo atendidas por Botnia entre Setiembre de 2004 y Enero de 2005. Describiremos estas observaciones y cómo fueron atendidas en un momento.
Los Capítulos 5a [11] y 5b [12] contienen una descripción exhaustiva del ambiente receptor, con un análisis detallado de las características del río Uruguay, incluyendo batimetrías, régimen de lluvias, caudales mensuales promedio en los últimos 20 años, nivel de agua, velocidad de flujo en la zona de influencia, calidad del agua de acuerdo al programa PROCON de la CARU, parámetros biológicos, químicos y físicos de esa calidad de agua, etc. En particular, en la sección 5.2.1.3.e se discuten los parámetros que excedían los estándares, aún sin que la planta funcionara, fruto de las otras actividades realizadas en la región, entre las que tienen importancia predominante las industrias tales como las curtiembres y la actividad agrícola. Esos estudios previos exhaustivos muestran que el río Uruguay está y estuvo lejos de la condición prístina e inmaculada que le asignan los ambientalistas. En particular se señala "Los estudios también han detectado contaminación local en algunas zonas costeras, como por ejemplo aguas abajo de la descarga de Fray Bentos, o alrededor de la desembocadura del Río Gualeguaychú". El tratamiento de las aguas servidas de Fray Bentos en la planta de Botnia, actualmente en proceso de culminación, disminuirá esta contaminación local. La nueva planta de tratamiento del PIG (cuando se decida llevarla a cabo) hará lo propio en cuanto al río Gualeguaychú. En la sección 5.2.3 se realiza un estudio detallado de las corrientes de aire dominantes y los parámetros del modelo GESTA para la posible contaminación atmosférica. En la sección 5.2.5 y 5.2.6 se hace un análisis completo de suelos y en las secciones 5.3, 5.4 y 5.5 un análisis de biota, medio humano y social, incluyendo consideraciones paisajísticas y arqueológicas. Finalmente, los capítulos 6, 7 y 8 del EIA tienen que ver respectivamente con la Identificación y Evaluación de Impactos [13], la Determinación de Medidas de Mitigación [14] y el Plan de Seguimiento, Monitoreo y Auditoría [15], que ya estaba previsto desde ese momento. El Plan de Seguimiento implementado por la Dinama con los ajustes de Mayo de 2007 es público [16] así como las actas y otros documentos de la Comisión de Seguimiento de Botnia [17] creada en Febrero de 2007 y donde tienen un sitio reservado y nunca ocupado los representantes del gobierno y/o la sociedad civil argentina.

         Del análisis del EIA presentado por Botnia en Julio 2004, surgieron diversas observaciones de la Dinama que se tradujeron en sucesivos informes adicionales: (1) evaluación del impacto ambiental de la plataforma portuaria [18], (2) análisis de los modelos de aire, posibilidad de salida de régimen de la planta de Botnia y de ambas plantas (Ence aún se consideraba ahí), incluyendo impactos socioeconómicos [19], (3) TRS y otras emisiones atmosféricas, fuentes de energía, plantas de clorato y dióxido de azufre, y otras observaciones [20], zona franca [21], impacto biológico, impacto y toxicidad del efluente [22], residuos sólidos, preguntas sociales, impacto visual, impacto sobre la biota [23], planta de peróxido, migración, operaciones de relleno para el puerto, abandono eventual de la infraestructura portuaria, geohidrología del predio, emisiones sonoras e impactos potenciales ante accidentes de transporte fluvial [24].

         Es decir, el EIA elaborado por profesionales universitarios independientes contratados al efecto, fue analizado por profesionales independientes de Botnia, pertenecientes a la DINAMA, y el EIA no fue aceptado tal cual fue presentado, sino que fueron necesarios 5 meses de informes adicionales (siete) sobre distintos aspectos del proyecto, antes que la Dinama se sintiera satisfecha con lo presentado y procediera a otorgar una autorización ambiental previa que culminó en la autorización del inicio de la fase de construcción.
Botnia recurrió al Banco Mundial para obtener financiación para su proyecto. En el marco de la consideración de este préstamo se produce un tercer informe de expertos independientes (se entiende, independientes de Botnia). El Banco Mundial encarga a la consultora Malcolm-Pirnie la elaboración de un informe que considere más de 30 aspectos de la instalación conjunta de ambas pasteras, incluyendo el impacto acumulativo. El informe preliminar (llamado borrador) se publica en Diciembre de 2005 [25] y consta de un par de cuerpos y varios anexos que escudriñan todos los aspectos posibles de la instalación. En la referencia [26] puede leerse el resumen ejecutivo y, en particular, a partir de la página 85 el Resumen de Impactos Acumulativos [27], particularmente la Tabla 4.14.

         A partir del 19 de Diciembre de 2005 este documento se expuso para consideración pública por un período de 60 días (hasta Febrero 17 de 2006), recogiéndose un conjunto numeroso de observaciones que también están publicadas [28]. Entre las observaciones recogidas se observan las de ambientalistas argentinos (Rivas por ejemplo), integrantes de organizaciones ecologistas uruguayas (Honty) y argentinas (Sejenovich) y la internacional ecologista GreenPeace (Brufman). A estas observaciones se le sumaron las transcripciones de las audiencias públicas realizadas de acuerdo a la legislación uruguaya tanto en Montevideo como en Buenos Aires [29]. Con todo este material, el Banco Mundial comisionó un nuevo informe, esta vez un análisis de las conclusiones del informe de impacto acumulativo de la consultora Malcolm-Pirnie a la luz de las observaciones realizadas públicamente. Para realizar este informe se llamó a concurso para tres expertos internacionales de acuerdo a ciertos términos de referencia [30]. El panel de expertos, integrado por los canadienses Wayne Dwernychuck and Neil McCubbin, identificó la clara necesidad de dar a conocer información y análisis adicionales para determinar con precisión los impactos ambientales de las plantas CMB y Orion. Los expertos también recomendaron varias mejoras técnicas que optimizarían la operación ambiental de ambas plantas. Es decir, en este cuarto informe independiente, se analizaron todas las falencias que posiblemente contuviera el informe anterior. Los expertos produjeron su informe final (conocido como informe Hatfield) que fue dado a conocer en Abril de 2006 y que está disponible públicamente [31] planteando unas 10 debilidades del informe anterior, y unas 50 recomendaciones divididas en tres áreas. Las empresas estuvieron de acuerdo en atender a todas estas recomendaciones y se acordó un protocolo de acción en Mayo de 2006 [32]. Esto llevó a la confección de un Estudio Final de Impacto Acumulativo [33], quinto informe elaborado por la consultora canadiense independiente Ecometrix [34], en asociación con Processys y Senes. Todas ellas independientes de Botnia. Los expertos que participaron en este informe se encuentran en la Tabla 1.7-1 del cuerpo principal [35] del informe, que incluye además varios anexos. Además de los varios Ingenieros, Doctores y Magister de las tres consultoras, se incluyen expertos locales, como el Dr. Ing. Ismael Piedra Cueva, actual Decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República. El resultado de este informe es en general que no habrá impacto acumulativo apreciable, dado que las plantas implementarán las mejores tecnologías disponibles y la Dinama tiene la capacidad y la intención de controlar todas las etapas de la construcción y operación.

         El informe Ecometrix fue analizado nuevamente por el panel de expertos Wayne Dwernychuck and Neil McCubbin, en lo que podríamos llamar un sexto informe independiente. En Octubre de 2006 produjeron un dictamen [36]. Las conclusiones fueron

Consideramos que el CIS revisado de septiembre de 2006 aborda eficazmente los temas planteados por nosotros y por las partes interesadas en los proyectos de ENCE y Botnia de instalar dos plantas Kraft de celulosa blanqueada cerca de Fray Bentos. 
Además consideramos que el CIS muestra que las plantas están diseñadas de acuerdo con prácticas modernas y ambientalmente sostenibles, de acuerdo con las BAT, según lo define IPPC y otras agencias regulatorias experimentadas en temas de la industria de celulosa. El proceso de diseño y planificación actual es apropiado para operaciones sostenibles y ambientalmente sanas, sin ningún impacto en la salud de las personas de la zona, a ambos lados del río Uruguay. 
Consideramos que estas plantas probablemente funcionen en el nivel de las cinco principales del mundo, si se operan según las especificaciones de diseño, descargando cantidades menores de contaminantes que la mayoría de las plantas más antiguas y pequeñas de Latinoamérica, Estados Unidos y Canadá. Con relación a la mayoría de los sitios para plantas de celulosa y otras industrias de proceso grandes, Fray Bentos no es un sitio ambientalmente sensible. El río Uruguay es un río muy grande según normas mundiales, la meteorología y la topografía locales no tienen ningún rasgo que conduzca a elevadas concentraciones de contaminantes del aire, y no hay ninguna zona urbana o industrial en la región que pueda causar altas concentraciones de contaminantes del aire. 
Hemos sugerido ciertas condiciones que IFC podría desear considerar incorporar a cualquier acuerdo final para financiar los proyectos. Este protocolo aseguraría que las operaciones futuras de las plantas de celulosa sean ambientalmente sanas en la práctica.

         El Banco Mundial otorgó el crédito, la planta de Botnia se construyó (no así la de Ence) y en Noviembre de 2007 empezó a funcionar. En ese momento se produce otro informe independiente (el séptimo) de la consultora Ecometrix [37] evaluando el cumplimiento de Botnia con las Normas del Plan de Acción Social y Ambiental. Es el primero de cuatro informes, de los cuales dos ya han sido elaborados. La conclusión es ampliamente favorable hacia la empresa, lo que es confirmado en el octavo estudio independiente realizado a los 6 meses de operación de la planta [38] donde, ahora sí con la planta funcionando, se concluye que todos los parámetros cumplen con creces los requisitos legales ambientales e incluso se comportan mejor que lo que había sido predicho por la propia EIA.

         En el proceso de autorización, instalación y operación de Botnia se fueron conociendo también otros informes y opiniones independientes que confirmaron punto por punto lo establecido en lo anterior. Por ejemplo, la Academia Nacional de Ingeniería de Argentina produjo un documento [39] en Junio de 2006, que fue enviado a la Presidencia de Argentina, en manos en ese entonces del Dr. Néstor Kirchner, donde dice: "La Academia Nacional de Ingeniería ha analizado la documentación técnica producida por los consultores y los expertos internacionales independientes en las dos plantas de pulpa de celulosa que se están construyendo en el margen del río de Uruguay. Además, consultó a los expertos nacionales. La academia se centró en las consecuencias para el medio ambiente de ambas empresas que funcionarían simultáneamente. Las conclusiones a las cuales se llegó tienen suficiente apoyo técnico, aunque se debe proporcionar información complementaria para afinar ciertos aspectos que puedan tener cierta significación, pero no la suficiente importancia como para rechazar a las empresas debido a la contaminación eventual."

         El Dr. Wayne Dwernychuk puso en la línea de fuego su reputación internacional (mucho mayor que la de cualquiera de los integrantes técnicos de la ACAG) escribiendo una carta publicada en distintos medios argentinos donde dice "La pasteras propuestas sobre el Río Uruguay no resultarán en daño ambiental extendido, no afectarán los recursos pesqueros y no afectarán adversamente el turismo, siempre que las plantas sean operadas de acuerdo a las especificaciones ingenieriles de diseño". Hablando para el diario argentino La Nación [40] el Dr. Dwernychuk dijo: ""Estas pasteras están categorizadas entre las más benignas y avanzadas tecnológicamente que operan actualmente en el mundo", evaluó Dwernychuk. El experto también comparó su impacto con los problemas en la cuenca del río Matanza-Riachuelo y en el río Paraná, "donde numerosas plantas de celulosa usando tecnología muy anticuada descargan enormes cantidades de químicos tóxicos y peligrosos, y afectan directamente el ecosistema del río y humano"".

         Otros científicos y técnicos de Uruguay y Argentina, produjeron en Enero de 2007 un análisis crítico de las críticas que se le habían hecho al propio informe de Ecometrix [41] y mostraron claramente el cúmulo de errores en que incurren los ambientalistas de la ACAG, errores sistemáticamente repetidos y refutados [42]. Muchas de estas críticas estuvieron apoyadas por la CEDHA una fundación creada por la anterior Secretaria de Medio Ambiente de Argentina y soportada por ella y su marido, con ayuda de agencias internacionales, que denunciaron frente a la OECD el otorgamiento del préstamo por el Banco Mundial. La OECD dictaminó en contra de CEDHA quitándole legitimidad al reclamo [43] en otra evaluación independiente del proceso. De hecho, la CEDHA también denunció el proceso frente al Ombudsman del Banco Mundial [44] donde dice "La CAO en su función de Ombudsman recibió una reclamación en septiembre de 2005. Por consiguiente, la CAO inició una auditoria de la diligencia debida  en los aspectos sociales y ambientales de la CFI y del OMGI, con énfasis en temas de divulgación pública de los documentos sociales y ambientales de la CFI y el OMGI." La conclusión fue que la reclamación fue cerrada el 10 de Mayo de 2006 [45] con las observaciones [46] "a) el proceso de análisis del OMGI correspondiente al proyecto Orion se ajustó a nuestras políticas y procedimientos; b) el OMGI había examinado las versiones finales completas en español y en inglés de la evaluación ambiental llevada a cabo por Botnia para la planta Orion, incluida la evaluación de los impactos acumulativos que Botnia había realizado como estudio complementario a pedido de la autoridad reguladora de Uruguay, la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA); c) la decisión del OMGI de difundir la evaluación ambiental sobre Orion se encuentra cabalmente documentada en nuestro memorando de aprobación, y d) todas las cuestiones que el OMGI había planteado ante Botnia en el curso de nuestro proceso de análisis en materia ambiental fueron resueltas por Botnia antes de difundirse la evaluación ambiental." Es decir, nuevamente en contra de las opiniones de los ambientalistas.

         La Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires firmó un convenio con la Municipalidad de Gualeguaychú para realizar análisis independientes de monitoreo de calidad ambiental [47]. La mayor parte del informe no se conoce públicamente, porque se mantiene confidencial con vistas a las presentaciones argentinas frente a la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Sin embargo, trascendió un informe parcial, fruto de este estudio, titulado "Análisis del Impacto Ambiental sobre el Componente Aire de la Planta de Celulosa de Fray Bentos – Uruguay en el Área de Gualeguaychú" [48]. Este informe independiente producido por la Dra. Inés Camilloni, concluye que en ninguna de las fechas o lugares analizados se han superado las normas de calidad de aire nacionales o internacionales. En la misma tesitura coinciden dos informes de la Organización Internacional sin fines de lucro, Green Cross, liderada por Mikhail Gorbachov [49]. En Noviembre de 2007 publicaron un informe [50] cuyo análisis detallado está presente en la red [51] y donde concluyeron que la calidad del aire no se había alterado luego del inicio de operaciones de Botnia. Un informe parcial más reciente [52] mostraba resultados similares, excepto por problemas que correctamente analizados [53] demostraron que se trataba de un defecto de medición. El nuevo informe [54] producido por Green Cross de la operación de Botnia entre Julio y Octubre de 2008, nuevamente demuestra que no hay afectación del aire [55].

         En conclusión, no es que exista un informe independiente, existe alrededor de una veintena de informes independientes, tanto en el momento de la propuesta, como en la evaluación, como antes y después de la puesta en operación de la planta, que demuestran que no existe ninguna afectación ambiental. El único informe que realmente sostiene lo contrario es el de un protegido de la ACAG, el Ing. Quím. Matta [42] que incurre en groseros errores [56], quizá el más notable de los cuales es confundir lo que es la emisión de compuestos químicos con lo que es la contaminación. Por supuesto, el Ing. Quím. Matta es un ilustre desconocido, sin ninguna relevancia técnica o científica a nivel nacional o internacional, y cuyos únicos méritos son haber trabajado en pasteras argentinas (esas sí altamente contaminantes) y ser funcional a la ACAG y al gobierno argentino. La estrategia de la ACAG en todo este conflicto ha sido siempre de acusar a cualquier técnico o científico, contratado por Botnia o por el Banco Mundial, como no independiente (i.e. vendido), a los informes de científicos no vinculados con la empresa ni con el Banco Mundial, como informes de cipayos, y a los informes encargados por ellos mismos a científicos independientes como informes parciales que no dicen lo que realmente todo el mundo puede leer que dicen efectivamente. Pero que hay informes independientes, los hay y en profusión.

         La primera afirmación de la ACAG es, por lo tanto, completamente falsa.

  1. El procedimiento Kraft, más el blanqueado con dióxido de cloro, usado en el proceso de obtención de la pasta de celulosa por Botnia, es intrínsicamente contaminante por la gran cantidad de compuestos químicos de elevada toxicidad, presentes en sus emisiones atmosféricas y efluentes líquidos y sólidos.

         La ACAG confunde aquí, por ignorancia de sus técnicos o malicia de sus cuadros políticos, nuevamente lo que es producción de sustancias químicas, emisión de sustancias químicas y contaminación. Cuando dicen que el proceso es "intrínsecamente contaminante" implican que la contaminación del proceso es esencial a la cosa, y que no puede despojársele de esa esencialidad de ninguna forma. Veremos que eso es totalmente falso.

         Hay tres temas diferentes involucrados. Uno es la producción de sustancias químicas en distintas etapas del proceso (producción). Otro es el tratamiento de los efluentes previo a su liberación al medio (emisión). Y otro es lo que se entiende por contaminación.

         Empezando por el final, veamos lo que se entiende por contaminación. Recurramos primero a las definiciones usuales, como se encuentran, por ejemplo, en la Wikipedia. Dice en su artículo sobre este tema [57]:

Se denomina contaminación ambiental a la presencia en el ambiente de cualquier agente (físico, químico o biológico) o bien de una combinación de varios agentes en lugares, formas y concentraciones tales que sean o puedan ser nocivos para la salud, la seguridad o para el bienestar de la población; o que puedan ser perjudiciales para la vida vegetal o animal; o impidan el uso normal de las propiedades y lugares de recreación, y el goce de los mismos. La contaminación ambiental es también la incorporación a los cuerpos receptores de sustancias sólidas, liquidas o gaseosas, o mezclas de ellas, siempre que alteren desfavorablemente las condiciones naturales del mismo, o que puedan afectar la salud, la higiene o el bienestar del público.

         Vemos que pese a ser amplia, la definición es acotada, no es ilimitada. Contaminación no es simplemente la presencia de los agentes o sus combinaciones, sino que deben además estar presentes de tal manera que produzcan efectos dañinos. De hecho, el DRAE es más conciso en la definición [58]

contaminar. (Del lat. contamināre).
1. tr. Alterar nocivamente la pureza o las condiciones normales de una cosa o un medio por agentes químicos o físicos. U. t. c. prnl.

         Nuevamente aparece acá el importantísimo vocablo "nocivo" que significa "dañoso, pernicioso, perjudicial". Es decir, para que una actividad humana cualquiera resulte contaminante, no alcanza con que emita agentes químicos, físicos o biológicos potencialmente peligrosos, sino que esa emisión debe llevar a un efecto pernicioso o perjudicial a corto o largo plazo, en las cercanías o lejanías de la emisión. Más adelante ahondaremos en estos conceptos.

         De la misma forma que existen definiciones comunes del término contaminación, las existen legales, y particularmente en los instrumentos que rigen las relaciones entre Uruguay y Argentina en torno al río Uruguay, el así llamado Estatuto del Río Uruguay. Éste fue firmado el 26 de febrero de 1975 y tiene como principal antecedente el Tratado de Límites del Río Uruguay del 7 de abril de 1961. El propósito de su realización responde a la idea de contar con un mecanismo idóneo para un "óptimo y racional aprovechamiento del río" (Art.1° del Estatuto). A tal fin creó una Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), de integración binacional, que tiene la función de gestionar conjuntamente el río. Nótese como primer punto que en ningún momento se implica que el objeto del Estatuto es preservar intocado e inaprovechado el río, sino emplearlo de una forma racional y óptima. El texto del Estatuto puede consultarse en la referencia [59].

         El Capítulo X del Estatuto, arts. 40 a 43 está dedicado a la contaminación y como lidiar con ella. En particular, la definición legal adoptada es la siguiente:

ARTICULO 40 - A los efectos del presente Estatuto se entiende por contaminación la introducción directa o indirecta, por el hombre, en el medio acuático, de sustancias o energía de las que resulten efectos nocivos.

         Nuevamente vemos que el concepto central es el de "efectos nocivos". La introducción por el hombre de sustancias o energía que no produzcan efectos nocivos no es contaminación.

         En el Artículo 56 del Estatuto se enumeran las funciones de la CARU. En el inciso a), numeral 4 de este artículo se lista la función "Prevención de la contaminación". Para ello la CARU dictó una norma conocida como Digesto de Usos del Río Uruguay, uno de cuyos Temas (Tema E3) es el de la contaminación y está desarrollado en varios Títulos y Capítulos. En el Título 1, Capítulo 1, Sección 2, Artículo 1 (único) se adopta la definición de contaminación acordada por ambos países y por lo tanto de cumplimiento obligatorio. En el punto (b) desarrolla el concepto de contaminación del Estatuto (con el cual obviamente no se puede contradecir) así:

b. "Contaminación", la introducción directa o indirecta, por el hombre, en el medio acuático, de sustancias o energía de las que resulten efectos nocivos.
1. "Contaminación industrial'", la causada por emisiones sólidas, líquidas o gaseosas provenientes de actividades industriales, incluídas las mineras y las de generación de energía.
2. "Contaminación agrícola", la causada por el drenaje y el escurrimiento de biocidas y fertilizantes.
3. "Contaminación urbana", la causada por efluentes provenientes de usos domésticos y sanitarios, por relleno sanitario y por el escurrimiento derivado de precipitaciones.
4. "Contaminación por buques, artefactos navales, aeronaves e Instalaciones costa afuera", la causada por descargas inherentes a la navegación y aeronavegación y por los vertimientos.
5. "Contaminación vinculada a los recursos del lecho y subsuelo", la causada por la exploración y explotación de losrecursos del lecho y subsuelo del Río en cualquiera de sus etapas.

         Como se ve, no sólo se define la contaminación del río por industrias, sino todos los otros tipos posibles. Y más adelante, el Digesto define lo que se entiende por efectos nocivos.

c. "Efectos nocivos", toda alteración de la calidad de las aguas que impida o dificulte cualquier uso legítimo de las mismas, que produzca efectos deletéreos o daños a los recursos vivos, riesgo a la salud humana, amenaza a las actividades acuáticas incluyendo la pesca o reducción de las actividades recreativas.

         Dado entonces que para determinar si existe o no contaminación hay que determinar si los vertidos (industriales o no) provocan efectos nocivos, ¿Cómo se controla esto? El propio Digesto lo aclara en el Título 2, Capítulo 1, Sección 1, Art. 1º, donde dice:

Art. 1°)  A las Partes, en ejercicio de la facultad de dictar normas y adoptar medidas apropiadas para prevenir la contaminación, les compete:
a.  Dictar las autorizaciones, restricciones o prohibiciones relaciondas con los distintos usos legítimos de las aguas, informando a la C.A.R.U. sobre tales autorizaciones, restricciones o prohibiciones cuando estas se motiven o vinculen con riesgos para la salud humana.
b.  Aprobar, a propuesta de la C.A.R.U., la zonificación del Río con  sus correspondientes usos legítimos, siguiendo la clasificación prevista en el Capítulo 4 de este Título.
c.  Constatar periódicamente en forma conjunta los niveles de calidad de las aguas del Río en relación con los estándares establecidos en el Capítulo 4. La C.A.R.U. coordinará las tareas inherentes a dicha constatación.
d.  Establecer normas y controlar el cumplimiento de los estándares de efluentes.
e.  Controlar el cumplimento de las condiciones de las descargas y de los vertimientos.

         Como vemos, la CARU establece determinados estándares de calidad de agua y estándares de cumplimiento obligatorio para las descargas y vertimientos, de tal forma que si los mismos no se superan se acepta que no se están produciendo efectos nocivos para el río. Nótese que estos estándares no son fijos sino que están sometidos a revisión cada tres años. En el mismo Digesto, el Capìtulo 4 se llama Clasificaciòn de las Aguas y Estándares de Calidad de las Aguas y se dan en varios artículos los parámetros que deben cumplirse para que no se considere que se están realizando acciones perjudiciales para el río.

         Por poner un ejemplo, en la Sección 2, Art. 1º), se establece que en el caso del Uso 4 – Básico, el oxígeno disuelto (esencial para mantener la vida en el río) no debe descender por debajo de 5,6 mg/L (miligramos por litro). Los resultados del monitoreo del río Uruguay previo a la construcción de Botnia fueron obtenidos por el LATU, Laboratorio Tecnológico del Uruguay, un reputadísimo organismo de control y monitoreo similar al INTI argentino. Para establecer una fecha muy anterior a la construcción, podemos fijarnos en el año 2005 en la referencia [60] que muestra los valores desde Abril hasta Diciembre. Sólo a título de ejemplo, en el mes de Abril de 2005 los valores en el río a la altura de Nuevo Berlín, el Puente Internacional, la zona donde luego se construyó Botnia, y el Balneario Las Cañas fueron 8,31, 8,14, 8,36, y 8,45, del orden de un 50% superiores al límite establecido por el Digesto (que está incorporado en la ley uruguaya como Decreto 253/79 [61].

         Queda entonces prístinamente claro que emitir no es lo mismo que contaminar y, en consecuencia, no puede existir una actividad que sea "intrínsecamente contaminante". Lo que sí existen son actividades que pueden verter al río efluentes que contengan sustancias químicas, no necesariamente exógenas (i.e. pueden ser las mismas que el río ya contiene) pero en una concentración que supere los estándares determinados por la CARU, basados, por supuesto, en determinaciones y estudios científicos.

         El Digesto no sólo se refiere a la calidad de las aguas, es decir cómo deben estar teniendo en cuenta todo lo que se vierte al río, sino que determina también cuáles son las condiciones que deben cumplir los propios efluentes vertidos. Eso está en el Capítulo V, Condiciones de los Efluentes. Allí se determina, por ejemplo, la dimensión de la zona de mezcla y se especifica que las normas sobre vertidos de efluentes deben ser dictadas por las partes. Eso determina, por ejemplo, que las condiciones establecidas por Uruguay para los efluentes sean más estrictas que las de la Provincia de Entre Ríos. Por ejemplo, en el caso de DBO (Demanda Biológica de Oxígeno), el Decreto 5837/1991 de la Provincia de Entre Ríos [62] establece como concentración máxima de los efluentes vertidos al río Uruguay la cifra de 250 mg/L. El Decreto 253/79 de Uruguay [61] establece un límite máximo de 60 mg/L, es decir es cuatro veces más estricto que Entre Ríos.

         Consiguientemente, si no se exceden las concentraciones antedichas, ni legal ni científicamente se está contaminando, por más que efectivamente se está emitiendo. Un ejemplo claro de contaminación lo observamos en el Polo Industrial de Gualeguaychú. Según sus propios datos [63], el PIG trabajando con menos industrias que en la actualidad producía 318 mg/L de DBO, lo que excede no sólo su propia legislación en cuanto a vertidos al río Uruguay (250 mg/L) sino los estándares para el vertido a ríos internos que es 50 mg/L. Quiere decir que el PIG no sólo vierte, sino que también contamina. Eso, como se demuestra en la referencia [63] y en la referencia [64], se debe a que la planta de tratamiento de efluentes del PIG es completamente inadecuada para un polo industrial (al punto que el Ingeniero gualeguaychuense Rubio la calificó de apropiada únicamente para un country).

         Por el contrario, la planta de tratamiento de efluentes de Botnia es de última generación. Si nos fijamos en el informe de Ecometrix de Octubre de 1006, pág. 2.25, la planta de Botnia está diseñada para remover el 98% del DBO del efluente. Como ya vimos, el tema no tiene nada que ver con el tamaño de la planta, sino con que no se superen determinados estándares (de vertido, en el efluente, y de calidad de agua). Botnia cumple con creces ambas disposiciones, como se puede ver analizando los resultados en las referencias [65] y [66]. Si miramos el informe de Ecometrix producido a los seis meses de operación de Botnia [38] podemos observar tanto el Capítulo 3 (Características del Efluente Vertido) como el Capítulo 4 (Calidad del Agua del Río Uruguay). En la Tabla 3.1 se encuentra la calidad del efluente vertido. Mirando el parámetro que estábamos considerando hasta ahora (el DBO) vemos que de 179 muestras analizadas, el promedio de vertido fue de 12,0 mg/L, en un 95% de los casos estuvo por debajo de 29.7 mg/L y en un 5% de los casos sobrepasó este valor, llegando a un máximo de 44 mg/L. Recordando que el límite establecido por el decreto 253/79 uruguayo es 60 mg/L o que el de la ley entrerriana es 250 mg/L, es obvio que no se excedió nunca, ni aún en los casos límite, una fracción del valor máximo permitido. Recordemos que el PIG, mientras tanto, producía un efluente con una concentración de DBO de 319 mg/L, es decir unas 26 veces más que Botnia. Todos los parámetros que se muestran en la Tabla 3.1, que son los que se miden internacionalmente en todas partes del mundo (menos en Argentina, dónde no se sabe lo que dan, excepto en casos puntuales donde se han hecho investigaciones con resultados catastróficos [67]), dan resultados definitivamente muy por debajo de los permitidos en la legislación uruguaya, la legislación argentina, los estándares acordados conjuntamente en la CARU o los estándares internacionales.

         Un argumento usual ha sido que el tamaño de Botnia haría que pese a que los efluentes pudieran estar bien, la inmensa escala de la producción contaminara igual el río. Para ello debemos fijarnos entonces en la calidad de las guas. ¿Fue o no alterada por la actividad de Botnia? Eso puede verse en las Tablas 4.1 a 4.7 del informe de Ecometrix. La Tabla más interesante es quizá la 4.4 porque se trata de la zona inmediata al difusor por el cual se descargan los efluentes, así que si en algún lado hay afectación de la calidad de las aguas debe ser exactamente en ese punto. Cuando se hizo la proyección para la construcción de la fábrica, se preveía que en las peores condiciones posibles (carga máxima de efluente y muy bajo caudal) la concentración de DBO pasaría de 0.2 mg/L a 0.6 mg/L, es decir un incremento de 0.4 mg/L. Las medidas reales de la Dinama en Febrero de 2008, contrastando el DBO en la Isla Zapatero y el DBO en el punto de vertido, dieron una diferencia nula, la concentración de DBO fue la misma en los dos puntos, indicando una mezcla óptima del efluente. Los datos de calidad de agua del río Uruguay en el año 2008 están disponibles públicamente en la referencia [68]. Si miramos el último análisis disponible (Octubre 2008) observamos que, por ejemplo, las concentraciones de oxígeno disuelto en los mismo cuatro puntos señalados antes son 8.64, 8,54, 8.46 y 8,67 mg/L, de hecho mejores que los obtenidos en 2005 cuando Botnia no funcionaba. Hablando de DBO (que es lo que mencionamos también antes) los análisis en los cuatro puntos muestran una concentración menor a 0.5 mg/L, es decir 10 veces menor que la permitida por la reglamentación acordada en la CARU entre Uruguay y Argentina.

         Consecuentemente, podemos concluir que no sólo no hay elementos "intrínsecamente contaminantes" sino que no existe contaminación ninguna en el río achacable a Botnia.

  1. La experiencia científica internacional de 30 años, no deja duda alguna sobre el serio riesgo de contaminación ambiental de los ecosistemas próximos a plantas de celulosa particularmente en el mediano y largo plazo. Son claros ejemplos de ello los daños sobre los Grandes Lagos (Canadá-USA), la Ría en Pontevedra (España), el Lago Saimaa (Finlandia) y el Río Cruces en Valdivia (Chile), entre muchos otros. También lo son, el lamentable estado del Mar Báltico, sobre todo del Golfo de Botnia y del Golfo de Finlandia.

         Aparece aquí uno de los principales problemas de la incomprensión que exhiben los cuadros técnicos de la ACAG respecto a la tecnología actual de las plantas de celulosa: se manejan con información desactualizada.

         La comparación de plantas de celulosa de la década de los 70 con las actuales tiene el mismo grado de certeza científica que si comparáramos autos o computadoras. ¿De verdad opina el lector que compraría o no un automóvil o una computadora de 2008 por lo que hacían o no sus similares de 1975? Catalizadores, microcomputadoras, dirección asistida, air-bags, cd-roms, dvds, pen-drives, plasmas, laptops, etc, etc, eran tecnologías inexistentes en los 70 y que son moneda común hoy en día. ¿Por qué debería ser distinto con las plantas de celulosa? Pero no nos conformemos con enunciados lógicos simplemente, sino que veamos números.

         Si recurrimos a los datos de las industrias suecas [69] y finlandesas [70] podemos ver que en Suecia en el año 1970 la producción de DQO (Demanda Química de Oxígeno, uno de los parámetros que mide la posible contaminación de los efluentes) era de 288,0 kilogramos por tonelada de pulpa seca (Kg/ADt). Ese valor había bajado a 15,7 kg/ADt en 206, es decir, una reducción de 94,5%. Otro de los parámetros, el AOX (concentración de sustancias orgánicas halogenadas absorbibles) había bajado de 10,1 kg/ADt a 0,1 kg/ADt, una reducción de 99,0%. En Finlandia la situación fue similar. Una fábrica promedio en 1970 producía 135,0 kg/ADt de DBO (la demanda bioquímica de oxígeno de que hablamos antes) mientras que producía sólo 1,9 kg/ADt en 2006, una reducción del 98,6%. Para los sólidos suspendidos totales, otro de los parámetros medidos, se había pasado de 100,0 kg/ADt en 1970 a 1,7 kg/ADt en 2006. En todos los casos la fábrica de Botnia tiene parámetros mejores que los ejemplos citados para Suecia y Finlandia, al punto que esta planta de un millón de toneladas emite hoy lo mismo que una planta de sólo 23.000 toneladas de 1970. En otras palabras, la posible contaminación ha descendido al 2% de lo que podría ser 30 años atrás [56]. Esto es claro en todos los informes existentes sobre la contaminación efectivamente causada por las pasteras en el pasado. Por ejemplo, en el tan manido tema de las dioxinas, existe un informe de un organismo completamente independiente, la Comisión Helcom [71] que monitorea la contaminación en el mar Báltico. En la Figura 4, pag. 9 del informe Dioxinas en el Báltico [72] se muestra cómo la concentración de dioxinas en lo sedimentos de tres puntos del Golfo de Finlandia tienen su pico máximo entre los años 1960 y 1980, mientras que en el año 2000 ya la concentración está tan baja como era antes de los años 40. En un estudio de Olsson [73] se ve como la concentración de dioxinas en peces otros que los arenques ha descendido en los últimos 20 años (citado en el informe Beca comisionado por Tasmania sobre el problema de la planta de Valdivia). Como el Golfo de Finlandia es uno de los ejemplos citados por la ACAG, es útil ver que los organismos independientes niegan completamente lo que estos describen como situaciones catastróficas.

         Los ejemplos que citan, y que no son unos entre muchos, sino los únicos existentes en más de 5.000 plantas de celulosa en todo el mundo, tienen explicaciones diversas y en ningún caso extrapolables a la fábrica de Botnia. El caso del "lamentable" estado del Mar Báltico ya lo tratamos en el párrafo anterior, literatura vieja. Veamos los otros ejemplos, para mostrar que se basan también en problemas que difícilmente ocurran en el caso que nos interesa a nosotros.

         El tema de la planta de Valdivia [74] es sumamente complejo. Una simple relación de todos los eventos muestra que se produjeron múltiples violaciones a los permisos. Aún cuando la empresa fue exonerada por la Corte Suprema de Chile de su responsabilidad en la muerte de los cisnes de cuello negro [75] con base en que la empresa no vierte hierro (que sería el contaminante que exterminó el luchecillo, alimento de los cisnes) el informe de la Universidad Austral de Chile concluye que "En la investigación detectaron, entre otros, un aporte diario de Celco a las aguas del río de 295 kilogramos de hierro soluble entre abril y diciembre de 2004. Sin embargo, en los informes entregados por la empresa a las autoridades ambientales, en ese lapso se da cuenta de un aporte promedio aproximado de sólo 5 kilógrarnos de hierro al día." [76] Esto implica que la empresa mintió y que el control que se le realizó no fue efectivo, pero la simple relación de los hechos [74] muestra además contumacia y falta de cumplimiento sistemático con los compromisos ambientales, todo lo contrario de lo que ha pasado con Botnia.

         Aunque la historia hubiera sido diferente, la planta nunca debería haberse podido instalar ahí. El río Cruces tiene un caudal promedio de 92 m3/s, [77] en comparación con el caudal promedio del río Uruguay que es 6.300 m3/s, es decir 68 veces mayor. Nos podemos preguntar entonces cuál sería el valor de un determinado parámetro, aún cuando la planta fuera ambientalmente tan buena como Botnia, en un río como el Cruces. Si tomamos, por ejemplo, el AOX promedio de Botnia en los primeros 6 meses de operación, 1,08 mg/L, lo dividimos por 2 (porque la planta de Valdivia roduce la mitad que la de Botnia) y lo multiplicamos por 68 (que es el factor de tamaño de los ríos) nos daría 36,7 mg/L, cuando el límite permitido por la Dinama es 6 mg/L. Es decir, la planta de Angelini nunca hubiera conseguido la autorización para operar en ese río si estuviera en Uruguay, lo que da una idea de la diferencia entre una situación y otra. Algo similar se observa para los fenoles. El valor medio de Botnia fue 19 mg/L, convertido de la misma manera que antes nos da 646 mg/L y el valor límite de la Dinama es 500. De nuevo, no autorización. Lo mismo pasa con todos los otros parámetros controlados, así que comparar la situación de Celco con la de Botnia es completamente inadecuado y lleva a conclusiones falsas, aún sin tener en cuenta aspectos como la existencia de técnicas no BAT en Valdivia (el tratamiento terciario criticado por WWF).

         El tema de la ría de Pontevedra es otro caso incomparable. Los problemas ambientales de esa empresa de Ence se produjeron cuando la fábrica operaba con la tecnología de blanqueo que empleaba cloro elemental. La fábrica fue luego reconvertida a TCF que es como opera hoy día. Ninguna de las dos tecnologías es la que emplea Botnia, por lo que es como comparar zapallos con duraznos.

         El caso del lago Saimaa es bien interesante. En contraposición con los ejemplos anteriores, no se trata de una falla de operación continua en el tiempo por mala tecnología, sino de un accidente producto de diversas contingencias. El accidente –vertido de 7.500 m3 de licor negro directamente al lago–  tuvo lugar entre el 21 y el 28 de Junio de 2003 en la planta de UPM Kaukas, en Lappenranta. La descripción del encadenamiento de accidentes puede verse en un trabajo de Nina Wessberg en la referencia [78]. Entre otras cosas, algunos elementos de medida estaban fuera de servicio y faltaba el ácido necesario para neutralizar el efluente alcalino, debido a falta de previsión. El resultado fue muy malo [79], con mortandad de peces, cambio de color de las aguas, olor desagradable, aunque de consecuencias limitadas (sólo durante un mes en un radio de 3 km alrededor de la fábrica). La densidad del licor negro, como puede verse en la referencia [80] es de 1.08 g/cm3 o bien 1.08 ton/m3, de donde se deduce que el vertido de 7.500 m3 de licor negro equivalen a 8.100 toneladas de licor negro en ese accidente puntual. Como comparación, la pastera de Puerto Piray produce 36.000 toneladas anuales de pasta de pino al bisulfito de calcio, blanqueada con cloro e hipoclorito, no tiene tratamiento de efluentes y el licor va directamente al río. Teniendo en cuenta que la eficiencia del proceso es de un 50% [81] y tomando en cuenta la carga de químicos, además de la madera, Puerto Piray arroja unas 50.000 toneladas anuales de licor negro al río, lo que da unas 4.166 toneladas por mes. Por lo tanto, desde hace muchos años Puerto Piray viene produciendo una situación similar a la del accidente del lago Saimaa. Lo importante del accidente es que se aprendió de este error y se modificaron los planes de contingencia de forma que ello no puede volver a ocurrir. Botnia en Fray Bentos tiene una pileta extra de 25.000 m3 que puede contener todo el efluente no tratado de varias horas de producción, sin que se vierta al río, mientras se resuelve el problema o se para completamente la fábrica. Cinco años después del accidente del lago Saimaa, ésta es una contingencia prevista.

         Finalmente, el problema vagamente formulado como los daños sobre los Grandes Lagos. La calidad del agua en los Grandes Lagos está controlada por la Agencia de Protección Ambiental de USA (la EPA) [82] y la información es pública. La EPA publica un atlas llamado The Great Lakes: An Environmental Atlas and Resource Book [83], donde se informa sobre todos los problemas de contaminación causados por la plétora de industrias que descargan en los lagos. Como puede verse en el Capítulo 4, figura en la referencia [84], ninguna de las descargas de las plantas de pulpa de hoy día es causa de preocupación. De la misma forma que en el mar Báltico, una de las grandes preocupaciones es la eutroficación, especialmente debido al fósforo, que es la misma situación que ocurre en el río Uruguay. El mayor contribuyente a la eutroficación no es la industria, sino la agricultura. Tal como dice en el Capítulo 1 de ese informe "As industrialization progressed and as agriculture intensified after the turn of the 20th century, new chemical substances came into use, such as PCBs (polychlorinated biphenyls) in the 1920s and DDT (dichloro-diphenyl-trichloroethane) in the 1940s. Non-organic fertilizers were used to enrich the already fertile soils to enhance production. The combination of synthetic fertilizers, existing sources of nutrient-rich organic pollutants, such as untreated human wastes from cities, and phosphate detergents caused an acceleration of biological production (eutrophiction) in the lakes. In the 1950s, Lake Erie showed the first evidence of lake-wide eutrophic imbalance with massive algal blooms and the depletion of oxygen". Los tratados para calidad de agua se instituyeron en la década del 70 y se afinaron en 1987, y los reportes están disponibles en la referencia [85]. El último informe disponible es el 13avo Informe Bianual, publicado en Diciembre 2006, referencia [86]. El estado de los lagos puede verse en el sitio SOLEC [87], en particular el informe de 2007 [88] y las hojas de indicadores de diversos tipos [89]. El estudio de este material no muestra un efecto especial de las plantas de pulpa de celulosa. De hecho, si se mira históricamente de donde provenían en 1996, por ejemplo, las dioxinas en los Grandes Lagos [90] se encuentra que:

** 48% de la dioxina que entra en los Grandes Lagos se origina en 609 incineradores de desechos hospitalarios y en 14 incineradores comerciales de desechos médicos.
** 22% de la dioxina de los Grandes Lagos se origina en 52 incineradores municipales de desechos sólidos que queman 11,7 millones de toneladas de basura al año.
** 8% se origina en las plantas de sinterización del hierro.(Sinterizar es formar una masa sólida de un metal usando calor pero sinllegar a la temperatura de fusión.)
** 8% se origina en los hornos de cemento que queman desechos peligrosos.
** 4% se origina en la fundición secundaria del cobre.
** 3% se origina en la combustión de carbón.

         Como se ve, ni siquiera históricamente, más de 10 años atrás, se mencionaba a la industria de la pulpa y el papel, dado que las emisiones de dioxinas fueron eliminadas ya hace mucho tiempo, cuando se pasó de la tecnología que empleaba cloro elemental a la ECF. La referencia clásica en esta área es el informe Commoner de 1995 [91] que dice "Con la industria de la pulpa y el papel pasando al blanqueo con ECF, se estima que las otras fuentes son las responsables del 99% del total de dioxinas que llega a los Grandes Lagos." La comparación de lo sucedido entre los años 1997 y 2007 puede verse en el Informe 2007 de la EPA [92], pero incluso el informe Cero Dioxinas de GreenPeace en 1994 [93] no hace hincapié en esta industria, sino en las relacionadas por ejemplo con el PVC.

         Nos despojan de nuestra agua

  1. Para su funcionamiento Botnia, utiliza gratis 1.000 litros por segundo del agua dulce del Río Uruguay, lo que hace un total de 86.400.000 litros diarios, sin la correspondiente autorización del Estado Argentino, devolviendo el 80 por ciento de ese volumen a dicho río, con una enorme cantidad de sustancias altamente contaminantes. Dicho volumen es más de cuatro veces superior al consumo diario de agua potable de la ciudad de Gualeguaychú (85.000 habitantes). Para tener una idea de lo que esto significa económicamente: si se le cobrara 1 centavo por litro tendría que abonar $ 864.000 por día.

         En este apartado muestra la ACAG que su problema no es sólo técnico, sino de lógica y de sentido común. Analicemos paso a paso las afirmaciones.

         En primer lugar, la afirmación de que "nos despojan de nuestra agua" es completamente inexacta, incluso recurriendo al confuso razonamiento interno del punto 4. Allí se dice que Botnia emplea 86.400.000 litros diarios de agua del río Uruguay, de la que devuelve el 80% al río. Quiere decir que, si aceptamos lo de consumir que luego veremos que no es cierto, se trata sólo de 17.280.000 litros diarios, o unos 200 litros por segundo, o unos 0,2 m3/s. Ahora bien, aún en el registro histórico de menor caudal de agua en el río Uruguay, el río lleva 500 m3/s de agua, de la cual obviamente la mitad, 250 m3/s es de Uruguay y no de Argentina. De esos 250 m3/s de agua uruguaya, Botnia toma algo así como un milésimo. Parece bastante exagerado entonces decir que "nos despojan de nuestra agua". O más que exagerado, es absurdo. 

         En segundo lugar, es gracioso pensar que ese 20% del agua que no se devuelve al río es porque se "roba". Como todos sabemos, lo que exporta Botnia es planchas de celulosa seca. Es antieconómico para ellos estar pagándole flete al agua, por lo cual la fábrica tiene una bonita inversión en máquinas que específicamente tratan de extraer la mayor cantidad posible de agua de la celulosa, antes de cortarla y enfardarla. Esa agua extraída provee las generosas nubes de vapor que tanto enferman a los asambleístas. El agua se evapora en la planta de secado y en varios otros puntos de la fábrica, retorna al ambiente y eventualmente termina formando nubes que antes o después generan lluvia. Teniendo en cuenta las condiciones de sequía en que está nuestro país, es incluso de agradecer que Botnia mande unos 17 millones de litros de agua todos los días a la atmósfera, generando nubes que en algún momento proveen de lluvia a una región muy necesitada de ello. Toda el agua obtenida del río queda permanentemente en la región, sea en el propio río sea en la atmósfera de donde luego precipita. Los "piratas" finlandeses no se llevan ni una gota de agua.

         La mala fe de la ACAG se trasunta también al intentar dar la impresión de que el "agua dulce" del río Uruguay es equivalente al "agua potable" que consume Gualeguaychú. No es así, por supuesto. Al menos en Uruguay no se cobra por el agua, sino por la potabilización de la misma y por la conducción de ella hasta el cliente. Cualquier persona o empresa puede obtener agua del río Uruguay o de un pozo realizado en su propiedad y emplearla para el consumo o las actividades agrarias o industriales que considere pertinentes, sin tener que pagar un centavo por ello. Posiblemente la situación sea la misma en Gualeguaychú y las empresas no paguen, a menos que reciban el agua a través de una red instalada a los efectos por algún proveedor o la reciban potabilizada. Consecuentemente el cálculo del lucro cesante es simplemente una chicana innoble destinada a impresionar al común de los lectores con el concepto de la dimensión económica del "robo" que ya vimos que no es tal.

         Sobre el tema de las sustancias "altamente contaminantes" ya hablamos in extenso y quedó establecido claramente que se trata de un disparate más de la ACAG. Pero aún podemos hacer una consideración más. En el Informe EcoMetrix de los primeros seis meses de operación [38] se incluye la Tabla 4.3 donde se compara la calidad del agua bruta y el agua tratada, antes y después del inicio de operaciones de Botnia, respecto a la calidad de agua potable de la ciudad de Fray Bentos. Mirando por ejemplo el AOX en el agua sin tratar, se ve que tanto el valor máximo como el promedio son mayores antes de que la planta empezara a operar que después. Lo mismo pasa con otros parámetros, por ejemplo el TOC (total organic carbón) que indicarían la posible contaminación si la hubiera. Curiosamente, el contenido de AOX del agua tratada es mayor que la del agua sin tratar, porque es bien sabido que se emplea desde siempre compuestos de cloro para la potabilización de la misma, sin que se hayan notado efectos adversos en la población.

         EcoMetrix confirma la contaminación

  1. En julio de 2008 se conoció el informe de la empresa EcoMetrix, encargado por la Corporación Financiera Internacional para evaluar los primeros seis meses de operación de la planta de Botnia de 1.000.000 t/año. Es el primero que incluye mediciones reales efectuadas y reconocidas por Botnia y el Estado Uruguayo. Los valores aportados por el informe, muestran que la planta, produciendo sólo unas 400.000 t de pulpa, ha volcado en 180 días más de 5.000 t de contaminantes, todos de reconocida toxicidad aguda o crónica (metales pesados, compuestos organo clorados, entre ellos dioxinas y furanos, compuestos organo sulfurados, gases de elevada toxicidad, material particulado, etc.). Prácticamente la mitad de estos contaminantes han literalmente rociado territorio Argentino; primero nuestro Río Uruguay, luego miles de hectáreas tierra adentro, básicamente dedicadas a la producción de alimentos.

         Nuevamente este punto muestra la ignorancia supina o la mala fe de los cuadros técnicos de la ACAG. El informe al que se refieren es el que hemos venido mencionando reiteradamente como referencia [38] y veremos que la ACAG pretende que el informe diga justamente lo opuesto a lo que realmente dice.

         Yendo al propio informe, se lee en el resumen ejecutivo.
La planta comenzó a producir el 10 de noviembre de 2007 y desde entonces ha vertido el efluente tratado en el Río Uruguay. El caudal promedio de descarga durante los primeros seis meses de operación fue de 0,86 m3/s en comparación con un caudal de vertido esperado de 0,83 m3/s previsto en el CIS.
• La planta ha cumplido con los límites de concentración máxima especificados por la DINAMA para demanda bioquímica de oxígeno de 5 días (DBO5), fósforo total, nitrógeno total, alógenos orgánicos absorbibles (AOX), pH, amoníaco, nitrato, coliformes fecales, sulfuro, aceite y grasa, mercurio, arsénico, cadmio, cromo, níquel, plomo, zinc y dioxinas y furanos. La única excepción fue la superación en una ocasión durante dos horas del nivel de sólidos suspendidos totales (SST). Se adoptaron medidas correctivas y se preparó un informe de contingencia que fue presentado a la DINAMA.
• La planta ha cumplido con el limite máximo permitido de carga mensual especificado por la DINAMA para todos los parámetros regulados, que son la demanda química de oxígeno (DQO), DBO5, SST, fósforo total, nitrógeno total y AOX.
• Con referencia a la producción, la carga máxima mensual de DQO, SST, amoníaco, nitrógeno total y fósforo total estuvo por debajo de la carga esperada según lo previsto en el CIS. La carga mensual de DBO5 estuvo de manera consistente por debajo de la carga esperada luego del primer mes de operación y después del período requerido para inicializar el sistema de tratamiento biológico. La carga máxima mensual esperada de color fue superada durante este período de seis meses, si bien su nivel es comparable con el de otras plantas modernas. 

         Lo que se lee ahí es que (a) la planta operó de acuerdo a como estaba diseñada y cumplió con todo lo que se había prometido en el EIA y (b) la planta operó con todos los parámetros cumpliendo los estándares impuestos por la Dinama en el permiso de operación, que son iguales o más estrictos que los de la CARU. Teniendo en cuenta la extensa explicación dada antes sobre lo que se entiende por contaminación, es obvio que la conclusión es que la planta no ha contaminado.

         La confusión, ignorancia o mala fe de la ACAG proviene nuevamente de confundir emisión con contaminación. Sin ninguna duda que la planta ha emitido una cierta cantidad de sustancias químicas. Curiosamente, la ACAG omite informar que estas sustancias químicas son las ya presentes en el río en grandes cantidades [94]. Un cálculo simple usando la línea de base del río desde 2005 a la fecha, muestra que sólo el 1% de lo que Matta llama "basura" proviene de Botnia, mientras que el 99% restante proviene de otras actividades bio- y antropogénicas, independientes de la fábrica [95].

         Y, por supuesto, estas emisiones no son contaminantes y el informe de EcoMetrix lo dice explícitamente. En efecto, dice
Una comparación de los datos de monitoreo antes y después de la puesta en marcha de la planta muestra que la calidad del agua del Río Uruguay no se ha modificado como resultado de la planta. Únicamente la conductividad y los AOX muestran un pequeño incremento en la vecindad inmediata del difusor, lo que indica la presencia del efluente de la planta en una dilución en el rango de 125:1 a 170:1.
• La calidad del agua entre la planta y Fray Bentos es comparable a la calidad del agua yendo aguas arriba más allá de la influencia de la planta, lo que indica que la planta no ha afectado la calidad del agua en el Río Uruguay.
• El CIS llego a la conclusión de que la calidad del agua en el Río Uruguay continuaría cumpliendo con las normas de calidad del agua de superficie de la DINAMA y la CARU (con la excepción señalada del fósforo total, debido a su elevada concentración de línea de base resultante de fuentes naturales y antropogénicas en todo el ámbito de la cuenca de drenaje); y que los niveles de traza de las aguas residuales provenientes de la planta no afectarían en forma adversa la calidad del agua. Los resultados del monitoreo de la calidad del agua efectuado por la DINAMA confirman estas conclusiones.

         En otras palabras, no hay afectación de la calidad de las aguas, no hay contaminación. La historia respecto al aire es absolutamente similar, con los agregados ya descritos en la primera parte de que los dos informes de Green Cross [49-55] y el de Camilloni [48] confirman la misma cosa: no hubo afectación de la calidad del aire en el territorio argentino. Por ello, la afirmación de la ACAG de que se "roció" el territorio argentino con "contaminantes" es una mentira más de la ACAG.

         Pretenden engañarnos

  1. El proceso Kraft, con blanqueado de la pulpa utilizando dióxido de cloro en lugar de cloro elemental, reduce la formación de dioxinas y furanos (compuestos de elevada toxicidad  y de gran estabilidad), pero de ningún modo las elimina, según lo afirman referencias bibliográficas de primer nivel. Botnia siempre negó la presencia de dichos compuestos en las emisiones atmosféricas y en los efluentes líquidos de sus plantas  o habla de cantidades no detectables.

         El tema de las dioxinas y furanos ha sido empleado para atemorizar a las personas en Gualeguaychú durante mucho tiempo y en este punto se sigue haciendo lo mismo, desinformando mediante la combinación de medias verdades. En particular es siempre interesante ver cómo la ACAG no da las referencias bibliográficas a las que se refiere (más allá de pedir que le creamos de que son de primer nivel). La sospecha es que no pueden darlas porque si lo hacen se vería que están recurriendo a referencias considerablemente antiguas, atrasadas y que no reflejan el estado de la tecnología actual.

         "Dioxina" es el nombre corto que se le da a un conjunto de 210 sustancias que tienen una estructura química similar. Las dioxinas son bioacumulables, porque son solubles en sustancias grasas y se acumulan en los peces como el arenque o el salmón, no son solubles en agua y tienden a acumularse en los sedimentos, de donde se van liberando lentamente, dado que son difícilmente degradables. De las 210 sustancias similares (llamadas congéneres) sólo 17 son las potencialmente perjudiciales para los seres vivos. Todas ellas tienen cuatro átomos de cloro en las posiciones 2, 3, 7 y 8 y algunas de ellas tienen más átomos de cloro además de esos cuatro. La más tóxica de las dioxinas es la conocida como 2,3,7,8-tetraclorodibenzo-p-dioxina (TCDD). En las Tablas 5-7 del informe de Green Peace [93] se describe el contenido en dioxinas de diferentes medios. Nótese que sólo las dioxinas con al menos 4 cloros son consideradas, porque las demás no son tóxicas. La forma de medir la toxicidad consiste en asignarle un factor de toxicidad (basado en datos científicos) a cada congénere y luego sumar la cantidad del mismo multiplicado por ese factor, para obtener lo que se llama toxicidad equivalente y se expresa en unidades llamadas TEQ. El nivel de detección empleado como límite que no debe excederse para considerarlas ausentes es 1 pg TEQ/L.

         ¿Qué es lo que sucedió con la industria de la pulpa y el papel? Ya citamos la referencia [91] donde se describe lo que sucedió en los Grandes Lagos al adoptar el procedimiento ECF, y la referencia [72] donde se describe cómo el contenido en dioxinas de los sedimentos se redujo a niveles pre-1940 al eliminar el blanqueado con cloro elemental o hipoclorito. Veamos entonces ahora algo de literatura moderna sobre el tema de las dioxinas en el proceso ECF.

         Nakamata y Ohi en 2003 [96] estudiaron la presencia de dioxinas en un efluente de un planta Kraft, con deslignificación con oxígeno y blanqueado con dióxido de cloro (tal como es el proceso de Botnia Fray Bentos). Encontraron no sólo que los congéneres más tóxicos estaban por debajo del estándar, sino que dos de los congéneres tetraclorados presentes provenían directamente del agua tomada del río y debido a un agroquímico empleado en agricultura y vertido al río desde los campos.

         La Alianza para Tecnología Ambiental publicó en 2005 [97] una gráfica que muestra la evolución de las advertencias de contaminación por dioxinas en cuerpos de agua en USA y cómo las mismas se fueron levantando con el tiempo, a medida que surtió efecto la transformación de las plantas que usaban cloro elemental al proceso ECF. Un relato de las transformaciones ocurridas a partir de mediados de 1980 puede verse en el artículo de Göttsching y Hamm [98] donde, entre otras cosas, comparan los efectos ambientales de las tecnologías ECF y TCF. Respecto al blanqueo con dióxido de cloro, en la Figura 8 muestran que luego de la sustitución de más de un 60% del cloro elemental con dióxido de cloro, no se producen las tóxicas dioxinas tetracloradas o con más cloros [98]. Debe tenerse en cuenta que no es únicamente la sustitución de cloro elemental por ECF lo que hace esta disminución, sino la existencia del tratamiento secundario biológico, que todas las plantas modernas tienen.

         Más recientemente, en 2006 Hewitt et al [99] revisaron la contaminación en peces causada por los efluentes de las plantas de pulpa y papel en Canadá. Las conclusiones apuntan a que las dioxinas no son la causa de las alteraciones registradas. El estado del arte en el blanqueo con dióxido de cloro (y sus aplicaciones biocidas) están mostradas en un artículo de Gordon y Rosenblatt [100] y la última información sobre la afectación de los peces está en un artículo de Hewitt de 2008 [101].

         Un análisis comparado reciente de la concentración de dioxinas en efluentes de fábricas que emplean blanqueo con cloro elemental y las que emplean el proceso ECF en la India [102] concluyó que las dioxinas estaban presentes en el efluente de las primeras, pero no de las segundas. Uno de los compuestos detectados es el mismo que en el estudio de Nakamata [96] proveniente de agroquímicos. Un estudio muy reciente de este año [103,104] sobre la implementación en China del Convenio de Estocolmo sobre POPs muestra que las principales causas de producción de dioxinas nada tienen que ver con la industria de la pulpa y el papel. Un artículo análogo para Rusia puede verse en la referencia [105].

         La conclusión general de estos estudios es que la tecnología de blanqueado ECF combinada con el tratamiento secundario de los efluentes, elimina completamente las dioxinas tóxicas tetracloradas y reduce considerablemente la concentración de los congéneres no tóxicos, aliviando la carga de AOX vertida al río. Los análisis de los que se da cuenta en el informe EcoMetrix muestran que efectivamente (Tabla 4.2) no ha existido variación en la concentración de dioxinas presentes y no ha habido ningún aumento de la toxicidad.

  1. El informe de Ecometrix concluye diciendo "...la planta está cumpliendo con altos estándares ambientales", pero de ninguna manera dice que Botnia no contamina. Sin embargo, las más altas autoridades de la República Oriental del Uruguay, así como muchos medios de prensa, incluso nacionales de amplia difusión masiva, afirmaron "...se ha demostrado que Botnia no contamina", intentando engañar a la opinión pública con una falsedad.

         Por supuesto, las únicas falsedades aquí provienen de la ACAG. Como ya vimos en el punto No. 1, la forma para determinar si un proceso contamina o no es examinar si se producen o no efectos nocivos. Y para ello se determinan ciertos estándares, tales que, si los mismos son excedidos, se dice que el proceso contamina. Por deducción, cuando esos estándares no son excedidos, el proceso no contamina.

         El informe de EcoMetrix lo dice claramente:

El desempeño se mide a través de comparaciones con indicadores de referencia específicos. Para las emisiones, estos indicadores de referencia comprenden los límites permitidos especificados en la licencia de operación, y el desempeño esperado según lo previsto en el CIS y en base a las mejores tecnologías disponibles (BAT) y la experiencia con plantas de celulosa modernas similares.

          De acuerdo a la comparación con esos indicadores, EcoMetrix concluye que:

Sobre la base de esta revisión, y en este punto en el tiempo, todas las indicaciones apuntan a que la planta se está desempeñando conforme a las elevadas normas ambientales previstas en la EIA y el CIS, y en cumplimiento de las normas uruguayas y de la CFI. Esos resultados también son congruentes con las medidas de desempeño correspondientes a otras plantas de celulosa modernas.

         Nótese la sutil diferencia con lo que afirma la ACAG. El informe no dice lo que entrecomilla la ACAG (no se sabe si esto lo hacen por ignorancia o por absoluta mala fe). Lo que dice es "se está desempeñando conforme a las elevadas normas ambientales previstas en la EIA y el CIS, y en cumplimiento de las normas uruguayas y de la CFI". Es decir, son elevadas normas ambientales específicas y aquellas que Botnia se comprometió a cumplir. Teniendo en cuenta que todos los expertos opinaron que si Botnia se desempeñaba de acuerdo a las especificaciones de diseño, entonces no iba a contaminar, se concluye necesariamente que al hacerlo (como está demostrado en el informe) Botnia no contamina. La posición opuesta es simplemente un sofisma de imposible demostración.

  1. Hasta el momento no se conoce ningún estudio, informe o documento de validez científica que diga explícitamente que la planta de Botnia con su volumen de producción, la tecnología usada y su ubicación geográfica, no contamine. Es más, la suma de todas las plantas argentinas jamás alcanzó una carga semejante de contaminantes.

         Esto es por una parte una cortina de humo y por otra una falsedad manifiesta y evidente. Veamos ambas cosas por turnos.

         Existen varios estudios previos (Malcolm-Pirnie, Hattfield, EcoMetrix, Dinama, Academia de Ingeniería de Argentina, Pedeciba-Química de Uruguay) que dicen que si la planta se construía y operaba de acuerdo al diseño, sus emisiones estarían por debajo de los límites permitidos para los parámetros que indican contaminación. Es decir, que Botnia no contaminaría. Existen informes posteriores a la puesta en operación de Botnia (Green Cross, Camilloni, EcoMetrix, Dinama, Latu, Botnia, Dr. Oscar N. Ventura) que indican claramente que las emisiones de la fábrica no superan los límites que prometieron no superar y, consecuentemente, no contamina. Estos son muchos informes, salidos de diferentes científicos, algunos pagos por la empresa, otros del gobierno uruguayo, otros del Banco Mundial, otros de Universidades Argentinas pagos por la Municipalidad de Gualeguaychú y otros de expertos independientes, todos los cuales coinciden en que Botnia no contamina. En el campo opuesto tenemos sólo los cuadros técnicos de la propia ACAG, nadie más, que opinan que existe contaminación sin poder demostrarlo por carencia de conocimientos suficientes o por mala fe, como hemos visto en lo anterior. Pero existir informes técnicos existen, en cantidad y calidad abrumadora. Otra cosa es que no los quieran aceptar.

         La mejor demostración de que la ACAG se maneja de mala fe o con una crasa ignorancia técnica de los temas de los que habla está en la última frase, la de que la suma de todas las plantas argentinas jamás alcanzó una carga semejante de contaminantes. Esta frase está inspirada por el Ing. Quím. Matta, quien para expresarla suele hablar de sus "30 años de experiencia con plantas de celulosa" (los lectores reconocerán esta expresión en lo que discutimos antes). que el Ing. Quím. Matta se basa en sus "30 años de experiencia" para pontificar sobre este asunto, quizá sea bueno señalar que, a diferencia de sus colegas en la Universidad del Litoral, Matta no tiene publicaciones científicas que avalen su pretendida idoneidad, siendo coautor de un par de artículos sobre el dulce de leche y como hacer papel de diario con el monte nativo del delta, y participante de un viejo (1989) proyecto sobre Bagazo, pese a figurar como Profesor con dedicación simple de la Universidad del Litoral, donde sus colegas sí tienen numerosas publicaciones y proyectos de investigación [106]. Colegas suyos que han visitado plantas en Uruguay [107] y Finlandia, además de otros lugares del mundo, han hecho comentarios elogiosos en los medios de comunicación, y han incorporado estos conocimientos por ejemplo en la materia Fundamentos de la Producción de Pastas Celulósicas [108], donde se hacen abundantes referencias paradigmáticas a Botnia, especialmente en el tratamiento de efluentes [109].

         Sus declaraciones de ahora ni siquiera están de acuerdo con su trayectoria profesional, ya que la académica es nula. Matta se presenta como (entre 1976 y 1983) Gerente Técnico de Papelera Villa Ocampo (S. Fe), Titular de la División Ingeniería de Procesos, Control de Calidad y Desarrollo de Papel Prensa SA (San Pedro, Pcia. BA) y Titular del Departamento de Investigación y Desarrollo de Papel del Tucumán SA. Cabe destacar que Papel Prensa ha sido reiteradamente denunciada por contaminación [110] dándose el contrasentido de que Papel Prensa no cumple con las normas ambientales de la Provincia de Buenos Aires, mientras que Botnia si lo hace [111]. Aún más, Papel del Tucumán S.A. que como ya vimos, produce unas 55.000 toneladas de pulpa blanqueada al año y que tiene emisiones como casi dos Botnia, y en la que el Ing. quím. Matta fue Titular del Departamento de Investigación y Desarrollo de Papel, descarga en el pequeño Arroyo Calimayo. Puede encontrarse en la referencia [112] los detalles sobre lo que le pasa a ese arroyo por la papelera que dirigía en parte Matta. Coincidentemente, en un trabajo publicado por investigadores de Tucumán junto a la CSIC española [113] sobre el cauce del río Salí, en el que está comprendido el Arroyo Calimayo, se lee: "Además de las oscilaciones naturales, la composición de las aguas superficiales de la cuenca del río Salí se ve influida localmente por la actividad antrópica, que es netamente indicada por la variabilidad espacial de elementos como K, P, Mn, Rb y Pb. Estos aportes también muestran fluctuaciones de carácter temporal. Las concentraciones de estos elementos se ven incrementadas durante los periodos invernales como consecuencia del mantenimiento de volúmenes de aguas residuales vertidos a cauces por los que discurren menores caudales." Aún más, en un proyecto radicado en el Senado de la República Argentina [114], se solicita "Este honorable cuerpo, vería con agrado que el Poder Ejecutivo nacional, en cumplimiento del artículo 41 de la Constitución Nacional, y en colaboración con las respectivas jurisdicciones provinciales: a) Instrumente por sí, e inste a las provincias, a verificar que las plantas industriales radicadas en el territorio de la República Argentina, cumplan con los requerimientos y estándares de calidad ambiental, que en cumplimiento de las normas vigentes, se les esta exigiendo que respeten las empresas productoras de pulpa celulósica que se están radicando en la hermana República del Uruguay" y en particular, respecto a la papelera que comandaba Matta, se dice "Encontrándose en la actualidad esta empresa con una causa judicial abierta por una denuncia del director de Ciencia, Técnica y Medio Ambiente de Tucumán, en febrero de 2003, 'la cual pone en conocimiento del Ministerio Público que la empresa Papel del Tucumán es la principal contaminadora de la provincia'. Peritajes efectuados durante la causa señalaron que 'el agua del arroyo Calimayo evidencia alteraciones biológicas, bioquímicas y fisicoquímicas provocadas por los efluentes de la planta'; entre otros aspectos, la contaminación 'comprometería la supervivencia de especies de anfibios autóctonos', lo cual 'conduciría a la proliferación de insectos perjudiciales para la agricultura y para la salud humana'. Ya un informe preliminar elaborado por Gendarmería Nacional concluyó que 'a simple vista se constata una presumible con-taminación en el agua y aire proveniente de Papelera del Tucumán'." Finalmente, ya en el estudio ambiental para la construcción de la ruta 302 [115] se advierte que el arroyo de marras (así como el Colorado al que descarga) están fuertemente contaminados, presumiblemente por la empresa Papel de Tucumán. Respecto a la actual Norpapel de Villa Ocampo, con los datos fragmentarios que pudimos recolectar, asu-miendo que en épocas que producía pasta semiquímica a partir de bagazo –actividad que aparentemente se apresta a retomar- y que está cubría el 50% de las necesidades de fibra virgen para una pro-ducción de papel de 90 toneladas diarias, con un rendimiento de pulpeo típico del 80% estaría volcando unas 4.000 toneladas anuales en el efluente líquido, ya que al menos a juzgar por las imágenes satelitales todo indica que esa planta no cuenta con ningún tipo de tratamiento. Queda así claramente configurado cuales son los reales antecedentes ambientales del Ing. Quím. Matta y su falta de idoneidad para opinar sobre Botnia.

         Dice Matta en una conferencia en Gualeguaychú, el jueves 6/7/2008, que tuviera cierta repercusión en los medios locales [116], en particular una FM de esa ciudad donde escuché íntegramente su ponencia [117].  "Creanmé, si Ud. suma todas las plantas de Ar-gentina en cualquier época, jamás tuvimos, entre todas, tanta contaminación como la que está tirando Botnia, jamás". Esto es lo que repite este refrito de la ACAG. Es falso. Tan sólo Papelera Tucumán, donde trabajó Matta, que produce 55.000 ton/año de pulpa Kraft blanqueada con hipoclorito [118], equivale a una planta actual de 1.5 millones de toneladas, mayor que Botnia. El índice DESE [56] puede usarse para calcular el número de toneladas que produciría una fábrica con emisiones por tonelada tan bajas como las de Botnia, para igualar las emisiones de cada una de las pasteras argentinas consideradas. Además, dado que el DESE corresponde al equivalente de contaminación causado por un ser humano en un año, puede calcularse también el tamaño de la ciudad equivalente que produzca las mismas emisiones que la fábrica considerada. Esos datos están contenidos en la tabla que se da a continuación.

 

Desempeño (kg/t)

Prod.

Emisiones (kg/día)

DESE (habitantes)

 

 

DQO

DBO

AOX

(t/día)

DQO

DBO

AOX

DQO

DBO

AOX

por año

Botnia

6.50

0.25

0.03

3,000

19,500.00

750.00

75.00

142,350

10,950

13,688

1,000,000

Papel Misionero

26.09

7.47

0.00

250

6,521.74

1,866.67

0.00

47,609

27,253

0

448,309

Papel Prensa

37.50

7.50

0.00

500

18,750.00

3,750.00

0.00

136,875

54,750

0

1,147,541

Celulosa Argentina

43.20

28.80

5.30

500

21,600.00

14,400.00

2,650.00

157,680

210,240

483,625

5,099,454

Alto Paraná

60.00

16.00

1.48

1,000

60,000.00

16,000.00

1,480.00

438,000

233,600

270,100

5,639,344

Puerto Piray

1,200.00

400.00

5.30

100

120,000.00

40,000.00

530.00

876,000

584,000

96,725

9,322,404

Total río Paraná

1,366.8

459.8

12.1

2,350

3,211,949.4

1,080,451.8

28,388.0

1,656,164

1,109,843

850,450

21,657,052

Papelera Tucumán

43.20

28.80

5.30

150

6,480.00

4,320.00

795.00

47,304

63,072

145,088

1,529,836

         Los resultados muestran que con una producción total menor, las papeleras sobre el río Paraná emiten 21 veces lo que emite Botnia. El colmo, por supuesto, es la papelera en Puerto Piray que siendo sumamente pequeña (36.000 toneladas anuales) emite como una pastera moderna que produjera más de 9 millones de toneladas. Estimar la carga de efluentes de esta última planta es posible hasta para un alumno de grado, ya que en esa planta se tira todo el licor negro al río sin tratar, y sabiendo que la mitad de la madera va a pasta y la otra mitad va a licor, por lo menos se tiran 36.000 toneladas al año, diecisiete veces más que lo que Matta "calcula" para Botnia. De hecho, pese a la notoria dificultad de obtener datos públicos sobre las pasteras argentinas, mientras que los de Botnia están abiertos a escrutinio general, pueden calcularse los números de la tabla, que muestran crudamente la realidad del sector en Argentina. Respecto a la demanda biológica de oxígeno (DBO), por ejemplo, uno de los verdaderos parámetros críticos que hacen a la salud de los ríos, mientras que Botnia vierte al río menos de 0,75 toneladas por día, las argentinas vierten entre 1.9 y 40.0 toneladas por día, todas ellas mucho más que Botnia, al punto que el efecto equivalente sobre el río Paraná es como si tuviera instaladas en sus márgenes pasteras que produjeran no 1 sino 21 millones de toneladas. Incluso la planta de tratamiento de efluentes del Parque Industrial de Gualeguaychú vierte, según los documentos oficiales, 5,9 toneladas por día de DBO, casi diez veces más que Botnia en un río como el Gualeguaychú con un caudal 80 veces menor que el Uruguay, y nada sabemos de los metales pesados y demás [119]. En conclusión, una vez más, Matta ignora muchísima información o miente deliberadamente y lo mismo hace la ACAG

         Están arruinando el Río Uruguay

  1. El Río Uruguay, receptor de los efluentes líquidos, está considerado un "ecosistema acuático frágil", a lo que debemos agregar el bajo caudal del mismo en numerosos períodos del año, la presencia frecuente de flujos inversos y la existencia de una zona de sedimentación sobre la costa argentina enfrente de la planta de Botnia. Estas características actuales del Río Uruguay, una de las reservas de agua dulce más importantes del país, dificultarán enormemente el drenaje de los contaminantes presentes en los efluentes líquidos aguas abajo de la zona en cuestión y sin duda alguna afectarán irremediablemente su biota en un mediano plazo, además de perjudicar las actividades recreativas que en él se desarrollan.

         Nuevamente la ACAG mezcla algunos conceptos técnicos con medias verdades y su enorme deseo de que Botnia contamine a fin de sentirse reivindicados en su lucha. Lamentablemente, como en la mayoría de sus consideraciones técnicas, la ACAG padece de una profunda ignorancia o una enorme mala fe. Veamos punto por punto.

         Respecto a la calificación de "ecosistema acuático frágil" nada mejor que recurrir a un documento de la propia cancillería argentina [120]. En la página 5 de dicho documento dice
En consecuencia, es posible afirmar con certeza, como se indicó más arriba, que las características del cuerpo receptor, limpio en general (sucesivos informes de calidad de aguas de CARU), pero con cantidades críticas de fósforo y episodios ya detectados de eutrofización, permite calificarlo como un ecosistema acuático frágil, ya que si bien el sistema mantiene el balance de nutrientes, estos se hallan en un nivel de concentración que cualquier variación, sobre todo en época de estío puede provocar eutrofización.

         La lectura de este texto permite concluir dos cosas. Una, que la calificación de ecosistema acuático frágil proviene de la Cancillería argentina, no es algo que haya sido determinado por un organismo científico-técnico o convenido en la CARU. Y dos, que tal calificación se basa exclusivamente en la cantidad de nutrientes, especialmente la concentración de fósforo, y la posibilidad de que un aumento de dicha cantidad produzca eutrofización, con la consiguiente aparición de algas.

         Afortunadamente, no nos es necesario realizar ningún tipo de adivinación sobre las concentraciones de fósforo, sino que podemos recurrir directamente a los datos medidos. En el reiteradamente referido informe de seis meses de operación de EcoMetrix [38], en la Tabla 4.4, se muestra la predicción del EIA y la medición realizada efectivamente en Febrero de 2008. Mientras que la línea de base de fósforo total da 0.150 mg/L y se preveía que con la operación de Botnia subiera a 0.153 mg/L, la medición de Febrero dio 0.04 mg/L en la Isla Zapatero y 0.05 mg/L a la salida del efluente. Es decir que la medida en ambos casos da valores 3 veces menores que los previstos cuando la Cancillería argentina hablaba de concentraciones críticas de fòsforo. Para saber si esto se trata sólo de una casualidad, o es consistente, podemos mirar los valores de las concentraciones de fósforo en los análisis periódicos del agua del río Uruguay, que se dan en la referencia [68]. Los valores de Marzo a Octubre son 0,118, 0,198, 0,076, 0,049, 0,057, ---, ---, 0,118 mg/L. Para comparación, los mismos valores en 2006 (cuando Botnia ni siquiera estaba construida) fueron 0,114, ---, 0.042, 0,100, 0,035, 0,041, ---, ---. Los promedios respectivos son 0.103 con Botnia funcionando y 0.055 mg/L con Botnia no funcionando. Ambos valores muy por debajo del 0.150 mg/L que le preocupaba a la Cancillería argentina.

         El tema de la eutrofización fue cuidadosamente considerado por la Dinama antes de dar la autorización ambiental a Botnia [121] y se le solicitó a la empresa medidas más exigentes respecto a la liberación de nitrógeno y fósforo al medio, medidas con las cuales la empresa cumplió. Ya en ese momento se hablaba de la oferta de Botnia de hacerse cargo del tratamiento de las aguas servidas de Fray Bentos, posibilidad que finalmente se concretó [122,123]

         Curiosamente, existe evidencia experimental de que el problema más agudo respecto a la eutrofización producida por el fósforo se relaciona con los vertidos de las aguas servidas de las poblaciones (fuentes puntuales) más que con los vertidos difusos provenientes de la agricultura, que parecería ser el componente mayor para la concentración de fósforo en el río Uruguay. En efecto, Jarvie et al [124] estudiaron la calidad de agua en 54 sitios en ríos de Gran Bretaña y llegaron a esta conclusión. Este aspecto es significativo porque al realizar el tratamiento de las aguas servidas de Fray Bentos y disminuir por tanto el tenor de vertido de nitrógeno y fósforo al río, Botnia compensa su propia producción. No existe por tanto base ya para hablar de afectación del "ecosistema acuático frágil".

         Todo el resto de este punto desconoce completamente los estudios hidrodinámicos realizados sobre el río. La existencia del profundo canal central constituye una "pared" que impide la difusión de cualquier emisión de Botnia hacia playas argentinas. En el modelado realizado en el informe final de EcoMetrix están específicamente consideradas las condiciones dinámicas de inversión de flujo en momentos de estiaje y, por supuesto, la batimetría de la zona [125]. En ningún caso se afectaría la orilla argentina, ni la biota ni las posibilidades recreativas, lo que está demostrado por la cantidad de veraneantes en Ñandubayzal en las temporadas 2007 y 2008, con Botnia funcionando a full. No hay ningún análisis que muestre contaminación acuática en la zona argentina de playas y pese a que la Municipalidad de Gualeguaychú divulga permanentemente el estado de las playas sobre el río Gualeguaychú, no lo hace con Ñandubaysal, permitiendo inferir que no hay ninguna afectación ambiental (ya que de lo contrario se lo advertirían a los bañistas).

         Afectan nuestra salud

  1. Si bien los eventos contaminantes de las plantas de celulosa sobre los ecosistemas se manifiestan en un mediano y largo plazo, se han detectado en este primer año de funcionamiento varios episodios de intoxicaciones agudas en ciudadanos que se encontraban en la zona costera argentina, por gases provenientes de las emisiones atmosféricas de Botnia, registrados y documentados, con afectaciones de diversa índole: dermatológicas, respiratorias, conjuntivales, etc. En un mediano plazo se acentuarán los efectos tóxicos de las emisiones atmosféricas, en especial si consideramos los 1.000 kg diarios de material particulado contenidos en dichas emisiones, según el informe de la propia empresa, y que pueden trasladarse decenas y aún cientos de kilómetros del lugar de emisión con una carga importante de contaminantes.

         No existe un solo informe serio de afectación de la salud de entrerrianos por la planta de celulosa. En todos los casos informados, quienes alegan haber sufrido las consecuencias son activistas de la ACAG. Llama la atención la selectividad de la afectación de la salud, ya que lo hacen con los activistas, pero no se observa en el resto de la población de Gualeguaychú y no se observa en los habitantes de Fray Bentos, una ciudad que está unas cinco veces más cerca a la planta que la propia Gualeguaychú.

         Una de las ocurrencias más divertidas de la ACAG y de algunos de sus fans, es la de que existe contaminación aérea acumulativa. Obviamente, ni el material particulado, ni los demás gases emitidos permanecen constantemente en el mismo punto, acumulándose en el tiempo, sino que migran en función de los vientos, de la misma manera que los efluentes líquidos migran con el fluir del río. Si nos fijamos en el informe de EcoMetrix respecto al material particulado (PM10) dice
La concentración de PM10 en 24 horas era de 18 μg/m3 antes del arranque, 22 μg/m3 con posterioridad, durante condiciones operativas normales y 20 μg/m3 con posterioridad, con condiciones anormales de operación. En comparación, la concentración de PM10 varió entre 6 μg/m3 y 49 μg/m3 durante el verano anterior y entre 0 μg/m3 y 82 μg/m3 durante el invierno anterior a la puesta en marcha de la planta. La concentración de PM10 bajo las condiciones previas y posteriores al arranque está considerablemente por debajo del objetivo de calidad del aire de la DINAMA de 150 μg/m3, si bien el rango superior de las concentraciones observadas durante el invierno previo superó el nivel de referencia de 50 μg/m3 usado en el CIS. La elevada concentración ambiente de PM10 durante el invierno se atribuye a la calefacción doméstica y no está vinculada con la planta, dado que la misma no estaba operativa en esa época.

         Ese párrafo es concluyente respecto a que no existe afectación de la calidad del aire por el material particulado. Para entender por qué esto es así, es conveniente hacer un cálculo muy simple. Sabemos que Gualeguaychú está a unos 30 km de Botnia. Consideremos entonces un círculo de radio 35 km sobre el que se dispersará todo el material particulado emitido en un día. Mirando la figura 5.3 del informa EcoMetrix y tomando el valor al mes de Abril, vemos que Botnia produce unos 0,1 kg de PM10 por tonelada de pulpa. En un día producirá entonces 0,1 x 1.000.000/365 = 274 kilos de material particulado (bastante menos de los 1.000 kilos calculados por la ACAG). Esos 274 kilos se distribuirán uniformemente en el círculo de radio 35 km de que hablábamos antes, así que el cubrimiento de polvo será 274 / (3.1416 x 35 x35) = 0.071 kg/km2. Si ahora calculamos el polvo entonces efectivamente adquirido por Gualeguaychú tenemos 3.1416x5x5x0.071 = 5.6 kilos, que distribuidos en un volumen cilíndrico de unos 200 metros de alto (para simular el hábitat de la ciudad de Gualeguaychú) nos da una concentración de 5.6 / (3.1416x5000x5000x200) = 0,35 μg/m3 una concentración absolutamente normal, como se ve en el párrafo señalado antes.

         El razonamiento anterior está basado en una hipótesis de deposición uniforme, que no es cierta. El verdadero modelado de la dispersión aérea está contenido en el Apéndice C del informe final de EcoMetrix en base al cual se adoptó la decisión de financiar el emprendimiento por parte del Banco Mundial. A partir de la página C3.1 se describen lo smodelos usados, que son estado del arte y públicos, como el modelo CALPUFF que es un modelo de dispersión de aire no estacionario. Usando estos modelos se llega a la conclusión C5.3.1 (Tabla C5.2-2) de que en la ciudad de Gualeguaychú habrá un incremento nulo del material particulado. Hasta ahora no se ha demostrado que exista dicha afectación, y las medidas de Green Cross y Cabilloni en puntos mucho más cercanos a Botnia recogieron todos resultados negativos.

         Por lo tanto, nuevamente este punto es pura imaginación de la ACAG.

  1. También han sido frecuentes en la zona ribereña argentina la presencia de olores nauseabundos, similares a huevo podrido. Los mismos son producidos por compuestos reducidos del azufre, entre los cuales se encuentran algunos de elevada toxicidad como el ácido sulfhídrico. Increíblemente las autoridades ambientales uruguayas afirman que los contaminantes gaseosos se encuentran dentro de los "límites permitidos" y que dichos olores no afectan la salud. Cabe aclarar que el olor desagradable, de por sí afecta la calidad de vida y el bienestar de de la población, por lo que debe considerarse como un contaminante ambiental.

         Por fin un poco de sinceridad. Encarados con que ya la mentira era demasiado grande, en este punto no insisten con que se hayan detectado olores en Gualeguaychú, sino sólo en la zona ribereña argentina. Por supuesto, la forma en que está redactado el punto confunde al lector, induciéndole a pensar cosas que no son ciertas.

         ¿Fueron frecuentes los episodios de olor en los primeros seis meses de operación? Según el informe de EcoMetrix se detectaron olores fuertes durante dos días y olores suaves en cuatro otras ocasiones, seis en total. Quiere decir que la frecuencia de eventos oloríficos fue de 3%, 1 en 30, más o menos la misma probabilidad que ganar a la ruleta. Mal puede llamarse a eso frecuente. Sólo en dos casos los eventos fueron imprevistos y consecuentemente no informados a la población de Fray Bentos.

         Por otra parte, si bien es cierto que el H2S es tóxico a altas concentraciones, no lo es menos que el umbral de detección de olor es bajísimo y por lo tanto se lo percibe olfativamente en cantidades muchísimo más pequeñas que las que se requerirían para que fuera tóxico. El hecho de que en ningún caso se haya registrado una concentración incrementada de TRS por los equipos de Green Cross y Cabilloni, demuestra que los eventos fueron localizados. No existe registro independiente válido de que efectivamente se halla detectado olores desagradables provenientes de Botnia en la zona ribereña argentina.

         Graves perjuicios para Gualeguaychú y sus alrededores

  1. Es totalmente inadecuado el lugar elegido por Botnia para la localización de la planta de celulosa, a unos 25 km de la ciudad de Gualeguaychú, al ser incompatible el funcionamiento de semejante emprendimiento (1.000.000 t/año) con un medio ambiente saludable y con el perfil de ciudad que se ha gestado en las últimas décadas, en el que se ha dado una superlativa importancia al cuidado del medio ambiente, a la salud de la población, al desarrollo turístico-recreativo, y a la intensa promoción de las actividades rurales y de la industria alimentaria, por lo que los perjuicios que ocasionará el funcionamiento de esta planta pueden ser caratulados de catastróficos para Gualeguaychú y sus alrededores.

         Pese a que a todo el documento se le ha tratado de dar un barniz técnico (fracasando rotundamente, todo hay que decirlo) este punto es más que nada una declaración política. Las bases para decir que el lugar elegido es "totalmente inadecuado" son como menos endebles. Veamos a continuación algunos puntos interesantes.

         Los dos fundamentos alegados para la supuesta inadecuación del lugar escogido para la instalación de Botnia nada tienen que ver con las razones técnicas que efectivamente llevaron a elegir esa locación. Basta ir al informe de Ecometrix para constatar que la elección no fue arbitraria, sino que tuvo en cuenta una serie de aspectos determinantes. En la sección 2.3.2 del informe de Setiembre de 2006 se describe el proceso de selección del sitio de Botnia. En la Tabla 2.3-1 se muestra el resultado del análisis FODA de las tres regiones inicialmente consideradas (Paso de los Toros, Nueva Palmira y Fray Bentos). Se muestra allí que aparte de las consideraciones logísticas (acceso a un río de considerable magnitud, comunicaciones razonables, línea de tendido eléctrico apreciable) algunos aspectos considerados clave fueron la existencia de una fuerza de trabajo entrenada, la infraestructura social aceptable y la tradición industrial de la ciudad. Fray Bentos aparece indisolublemente ligada al Frigorífico Anglo, cuya chimenea identificó a la ciudad por mucho tiempo. Fray Bentos fue una ciudad industrial desde mucho antes que Gualeguaychú supuestamente escogiera un destino no industrial (cosa que, por lo demás, no es cierta) y el balneario Ñandubaysal, cuyo propietario ha sido uno de los más acérrimos enemigos de Botnia, al punto de financiar económicamente a la ACAG, se instaló desde sus inicios teniendo enfrente la chimenea del ex frigorífico. En el FODA se tuvo en cuenta la posible oposición argentina y local y se pensó, un poco ingenuamente [126], que el brindar suficiente información y la reputación de transparencia, carencia de corrupciòn, tecnología de punta y honestidad finlandesa iba a hacer desaparecer esa oposición. La prueba de que se prestó atención a los reclamos posibles del pueblo de Gualeguaychú es que en el EIA se incluyó tanto la ciudad como el balneario Ñandubaysal como puntos de muestreo para investigar los posibles impactos ambientales de la planta.

         Nuevamente insisten con el argumento del tamaño de la fábrica, como para implicar que el emprendimiento es monstruoso. Nada de eso es cierto. La producción de medio millón o un millón de toneladas no modifica significativamente el tamaño o el aspecto de la planta, por lo que apenas habría variado si se produjera menos pulpa. Desde el punto de vista ambiental, lo que importan no es la cantidad de pulpa producida, sino el manejo que se haga de los materiales de entrada y de los efluentes líquidos y gaseosos, y los residuos sólidos. Hemos visto reiteradamente en este documento que tal manejo es sumamente eficiente, al punto que esta es tanto desde el punto de vista de la tecnología de la producción como desde el punto de vista del comportamiento ambiental, una de las cinco mejores fábricas del mundo, siendo más limpia que las propias plantas finlandesas o suecas.

         Por lo anterior, lo de que Botnia es incompatible con un medio ambiente saludable es completamente falso. La ACAG ha fallado en demostrar hasta ahora que exista ninguna afectación del ambiente. Por el contrario, todos los estudios conocidos demuestran que efectivamente no existe ninguna modificación detectable de carácter perjudicial en el ambiente, por lo cual el consenso actual entre los expertos es que la planta no contamina.

         Por otra parte, se alega que la presencia de esa fábrica es incompatible con el perfil de la ciudad de Gualeguaychú que, según la ACAG, es tal que "se ha dado una superlativa importancia al cuidado del medio ambiente, a la salud de la población, al desarrollo turístico-recreativo, y a la intensa promoción de las actividades rurales y de la industria alimentaria". Los hechos, sin embargo, muestran que la ciudad de Gualeguaychú está muy lejos de cumplir con las aspiraciones tan generosamente enunciadas.

         En primer lugar, la presencia del Parque Industrial de Gualeguaychú [127], que se encuentra a tan sólo 8 km de la ciudad (no a 27 km como Botnia) muestra que la ciudad de Gualeguaychú tiene también un perfil industrial, que la ACAG obvia en su descripción. Atendiendo a lo que dicen en su sitio web [127] "la radicación industrial en el P.I.G. le permite a las empresas gozar de atractivos beneficios impositivos tanto del orden provincial como en el municipal Hasta el presente, mes de Julio del año 2001, se encuentran montadas y en producción 22 empresas de diversos rubros, entre los cuales podemos citar: Textiles, Metalúrgicas, Químicas, Alimenticias, Muebles, Caucho, Papel, Autopartistas, Acumuladores, Secado de Madera, etc, etc." Entre otras empresas que generan vertidos industriales, efluentes líquidos y gaseosos, y residuos sólidos con metales contaminantes, cabe destacar Jugos Baggio, la fábrica de baterías Unión Bat o Unilever. En el Google Earth es posible localizar la planta de efluentes de este Parque Industrial, cruzando la ruta 14 al lado del Barrio Don Pedro. Esta pequeñísima planta es totalmente inadecuada para el tratamiento de los efluentes, aún si estos fueran pretratados por las industrias del PIG, cosa que no necesariamente es así. La historia de la ineficiencia relacionada con el tratamiento de efluentes puede verse en las referencias [63] y [64], donde se exhiben los documentos originales que muestran que el PIG vierte al ambiente efluentes que no son completamente tratados y que aportan al Arroyo del Cura la friolera de 319 mg/L de DBO lo que excede el límite fijado por la propia legislación de Entre Ríos (50 mg/L) en un 538%. Botnia, en cambio, vierte al río Uruguay tan sólo 8 mg/L de DBO, un 3% de lo que la legislación entrerriana le autorizaría a hacer si estuviera localizada en esa provincia y el 2,5% de lo que vierte el PIG.

         Quiere decir que es la propia ciudad de Gualeguaychú la que tiene un perfil industrial que eventualmente perjudicaría su desarrollo turístico-recreativo, rural y alimentario, y no la presencia de Botnia. De hecho, Botnia no interfiere para nada con las actividades del blaneario Ñandubaysal, que ha registrado ocupación completa en la temporada pasada y desde donde se le dice enfáticamente a los posibles clientes que no existe contaminación ninguna (a confesión de parte, relevo de prueba). De hecho, son las propias actividades rurales del entorno de Gualeguaychú las que generan el impacto ambiental más notable. Dejando de lado el PIG, que ya vimos como contamina, se pueden citar el uso exagerado de glifosato para las plantaciones de soja [128], que además de contaminar el río con el mismo fósforo que le preocupaba a la cancillería argentina, tiene terribles efectos sobre la salud [129] debido al mal uso de los agroquímicos [130], generando un aumento de enfermedades y abortos espontáneos en la región. También se puede citar el reciente desastre ambiental en Gualeguaychú por la muerte de 30.000 aves [131], aspecto sobre el cual la ACAG se hizo la desentendida diciendo que eso no era su temática. El desastre ocurrió por la aplicación incorrecta de carbofurano [132], una sustancia química permitida en Entre Ríos, pero prohibida en Europa. 

         En otras palabras, nuevamente se demuestra que la ACAG, en su afán de conseguir un objetivo determinado, no está a favor del ambiente o de la mejora de su territorio, sino simplemente encaprichada en oponerse a la industria ambientalmente más responsable que existe en las dos márgenes del río. 

REFERENCIAS
[1]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_Botnia_ExeSum_Ambiental_
Spanish/$FILE/Uruguay_Botnia_ExcSum_Ambiental_Spanish.pdf

[2] Jorge Bellagamba, Uruguayo, nacido el 25 de diciembre de 1955 en la ciudad de Nueva Palmira, Colonia. Se graduó como Ingeniero Civil, Hidráulico-Sanitario en la Facultad de Ingeniería y Agrimensura de la Universidad de la República O. del Uruguay en el año 1982; y es Master en Gestión del Agua por la UPC - Universidad Politécnica de Cataluña, Barcelona. Desde 1980 a 1990 trabajó en la Administración de las Obras Sanitarias del Estado, como Ingeniero Proyectista, Jefe de Equipo de Agua Potable y Jefe de Planeamiento y Desarrollo, siendo responsable de la formulación de estrategias para la empresa y el sector y propuestas de adecuación tarifaria. Se ha especializado en la optimización de servicios públicos de agua potable y saneamiento. Ha trabajado como Consultor independiente para las Intendencias de los Departamentos de Maldonado y Salto, Oficina de Planeamiento y Presupuesto y el Banco Interamericano de Desarrollo. Desde 1991, es Socio - Director de SEINCO y desde 1992 fue además, Socio-Director de la firma AGUAS DE LA COSTA S.A., empresa concesionaria de los servicios de agua potable y saneamiento en La Barra de Maldonado, Uruguay y de Aguas de Cajamar, empresa concesionaria de los servicios de agua potable en la localidad del mismo nombre, en el estado de Sao Paulo, Brasil.
[3] JOSE CATALDO. Ingeniero Industrial Mecánico y Doctor en Ingeniería en el área de Mecánica de los Fluidos Aplicada. Profesor Titular y Director del Instituto de Mecánica de los Fluidos e Ingeniería Ambiental de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República.
[4] SUSANA GONZÁLEZ. Licenciada en Ciencias Biológicas, Facultad de Humanidades y Ciencias, Udelar, Magister en Ciencias Biológicas, opción Genética PEDECIBA, Doctora en Ciencias Biológicas, opción Genética PEDECIBA, Docente Gº 3 PEDECIBA y coordinadora de la subárea Genética, Asistente grado 2 efectiva con Dedicación Total, en la División Citogenética-Unidad Asociada a Facultad de Ciencias.
[5] MATILDE ALFARO. Licenciada en Ciencias Biológicas, opción Zoología de Vertebrados. Facultad de Ciencias. Magíster en Ciencias Biológicas, opción Ecología. PEDECIBA, Facultad de Ciencias, Udelar. Participante y líder de proyectos en la ONG ecológica AVERAVES.
[6] DANILO ANTÓN. Nació en Montevideo, Uruguay (2/12/40) donde estudió geografía recibiendo su doctorado en Estrasburgo, Francia (1973). Su carrera lo llevó a México, Arabia Saudita, Colombia, E.E.U.U., Costa Rica, Paraguay, Canadá y otros países. En Arabia Saudita fue coordinador de Geología en la Univ.de Petróleo y Minerales. En México, profesor en las Universidades de Guerrero y del E.de México (Toluca). En Uruguay fue Director del Dep.de Geografía de la Univ. de la República y es consultor en temas ambientales. En IDRC de Canadá fue Oficial de Programas con proyectos en más de 30 países (1984-1997). En 1998 fue profesor en Macalester College de St Paul, Minnesota. Principales publicaciones: Petróleo y Gas Natural:¿Inagotables? (2006),Historia Universal Contemporánea (2006), Los Fantasmas de la Memoria (2005), Los Pueblos del Jaguar (2005), Pueblos, Drogas y Serpientes (2002),Claves de una Guerra de Culturas (2001), Sequía en un Mundo de Agua (2001), Diversidad, Globalización y la Sabiduría de la Naturaleza (1999, inglés, 1995), La Mentira del Milenio (2000), El Pueblo Jaguar (1997), Amerrique, los Huérfanos del Paraíso (1997), Piriguazú (1995), Uruguaypirí (1994) y Ciudades Sedientas (1995). Fue quien describió y le dio el nombre que actualmente tiene al Acuífero Guaraní.
[7] ARTIGAS DURÁN. Ingeniero Agrónomo, Udelar. Director de la División Ecosistemas del Ministerio de Ordenamiento Territorial, Vivienda y Medio Ambiente, Profesor de Edafología, autor de uno de los mejores estudios existentes sobre suelos del Uruguay (Los Suelos del Uruguay, Hemisferio Sur,
http://www.hemisferiosur.com/LbrDes/Contenido/LbrSuelosUru.htm).
[8]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
EIA_chapter2_Spanish/$FILE/Uruguay_EIA_chapter2_Spanish.pdf

[9]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
EIA_chapter4_Spanish/$FILE/Uruguay_EIA_chapter4_Spanish.pdf

[10] www.presidencia.gub.uy/_web/noticias/2006/02/plantas.pdf
[11]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
EIA_chapter5a_Spanish/$FILE/Uruguay_EIA_chapter5a_Spanish.pdf

[12]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
EIA_chapter5b_Spanish/$FILE/Uruguay_EIA_chapter5b_Spanish.pdf

[13]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
EIA_chapter6_Spanish/$FILE/Uruguay_EIA_chapter6_Spanish.pdf

[14]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
EIA_chapter7_Spanish/$FILE/Uruguay_EIA_chapter7_Spanish.pdf

[15]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
EIA_chapter8_Spanish/$FILE/Uruguay_EIA_chapter8_Spanish.pdf

[16]www.mvotma.gub.uy/dinama/index.php?option=com_docman&task=doc_
download&gid=417&Itemid=104

[17] http://www.mvotma.gub.uy/dinama/index.php?option=com_
content&task=view&id=74&Itemid=74

[18]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
Botnia_additional_info1/$FILE/Uruguay_Botnia_additional_info1_Spanish.pdf

[19]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
Botnia_additional_info2/$FILE/Uruguay_Botnia_additional_info2_Spanish.pdf

[20]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
Botnia_additional_info3/$FILE/Uruguay_Botnia_additional_info3_Spanish.pdf

[21]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
Botnia_additional_info4/$FILE/Uruguay_Botnia_additional_info4_Spanish.pdf

[22]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
Botnia_additional_info5/$FILE/Uruguay_Botnia_additional_info5_Spanish.pdf

[23]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
Botnia_additional_info6/$FILE/Uruguay_Botnia_additional_info6_Spanish.pdf

[24]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_
Botnia_additional_info7/$FILE/Uruguay_Botnia_additional_info7_Spanish.pdf

[25] http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/Content/Uruguay_Pulp_Mills_CIS
[26]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_PulpMills_SP_Part1/$FILE/CIS_SP_part1.pdf
[27]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_PulpMills_SP_part2/$FILE/CIS_SP_part2.pdf
[28] http://www.ifc.org/IFCExt/CumulativeImpact.Nsf/Comments2?OpenView&count=100000000
[29] http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/Content/Uruguay_PulpMills_Transcripts
[30]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_PulpMills_TOR_
Spanish/$FILE/Uruguay_PulpMills_TOR_Spanish.pdf

[31]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_Experts_Report_Spanish/
$FILE/Uruguay_Experts_Report_Spanish.pdf

[32]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_ActionPlan_English/
$FILE/Uruguay_ActionPlan_May2006.pdf

[33] http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/Content/Uruguay_Pulp_Mills_CIS_Final
[34] Ecometrix Incorporated, http://www.ecometrix.ca/
[35]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_CIS_Oct2006_sp/
$FILE/Uruguay_CIS_Oct2006_sp.pdf

[36]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_ExpertsReport_
Oct06_Spanish/$FILE/Uruguay_ExpertsReport_Oct06_Spanish.pdf

[37]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_Orion_EcoMetrix_
Report_Nov07_Spanish/$FILE/Uruguay_Orion_EcoMetrix_Report_Nov07_Spanish.pdf

[38]http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/AttachmentsByTitle/Uruguay_Orion_Ecometrix_
Report_July08_Phase2_Spanish/$FILE/Uruguay_Orion_EcoMetrix_Report_July08_Phase2_Spanish_.pdf

[39] http://www.ecouruguay.org/xnwslite.php?m=amp&nw=Nzc2
[40] http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=915900
[41] http://www.izquierdanacional.org/articulos/docs/InformePasteras.pdf
[42] http://lascosasdenestor.blogspot.com/2007/01/introspeccin.html
[43] http://www.oecd.org/dataoecd/39/23/40016775.pdf
[44] http://www.cao-ombudsman.org/html-spanish/Uruguay-CMB-compliance-spanish.htm
[45]http://www.cao-ombudsman.org/html-spanish/Uruguay_OrionandCelulosas_ombudsman-spanish.htm
[46]http://www.cao-ombudsman.org/html-english/documents/MIGACAOAuditof
OrionandCMBPulpMillsMIGAManagementResponseSPANISH.pdf

[47] http://web.fcen.uba.ar/prensa/cable/2007/pdf/Cable_671.pdf
[48] http://www.ici.edu.uy/Informe_Camilloni.pdf
[49] http://www.greencross.org.ar/gualeguaychu.htm
[50] http://www.greencross.org.ar/downloads/Informe%20Datos%20del%20aire%20Octubre.pdf
[51] http://lascosasdenestor.blogspot.com/2007/11/historia-de-dos-orillas.html
[52] http://www.greencross.org.ar/downloads/Informe%20datos%20meteorologicos.pdf
[53] http://lascosasdenestor.blogspot.com/2008/09/rase-un-hombre-una-nariz-pegado.html
[54]http://www.greencross.org.ar/downloads/Estancia%20La%20Victoria%20y%20Arroyo%20Verde.pdf
[55] http://lascosasdenestor.blogspot.com/2008/12/victoria-araca-victoria.html
[56]http://ccbg.fq.edu.uy/projects/Ventura_elements/Extension/Critica_IQ_Matta_Botnia_Set2008_Gualeguaychu_Detallado.pdf
[57] http://es.wikipedia.org/wiki/Contaminación
[58] http://buscon.rae.es/draeI/
[59] Estatuto del río Uruguay, http://www.espectador.com/1v4_contenido.php?id=70564&sts=1
[60] http://www.botnia.com/es/default.asp?path=284;1530;1391;2251;2196
[61]http://www.dinama.gub.uy/index.php?option=com_docman&task=doc_download&gid=4&Itemid=124
[62] http://www.estrucplan.com.ar/Legislacion/Entre%20Rios/Decreto/Dec05837-91-Anexo1.asp
[63] http://lascosasdenestor.blogspot.com/2008/05/hacindose-el-chancho-rengo.html
[64] http://lascosasdenestor.blogspot.com/2008/05/el-cdigo-da-pignci.html
[65] http://lascosasdenestor.blogspot.com/2008/01/vini-vidi-vinci.html
[66] http://lascosasdenestor.blogspot.com/2008/07/la-nica-verdad-es-la-realidad.html
[67] http://lascosasdenestor.blogspot.com/2008/04/la-negacin-de-san-pedro.html
[68] http://www.botnia.com/es/default.asp?path=284,1530,1391,2251
[69] Los datos para Suecia están tomados de la Federación de las Industrias Forestales Suecas, y puede bajarse desde este vínculo.
[70] Los datos para Finlandia están tomados de la Federación de Industrias Forestales Finlandesas; puede bajarse desde este vínculo.
[71] www.helcom.fi
[72] Dioxins in the Baltic Sea, http://www.helcom.fi/stc/files/Publications/OtherPublications/Dioxins_in_BS-2004.pdf
[73] Olsson, M., Asplund, L., de Wit, C., Bignert, A., Eriksson, U. & Haglund, P., "High concentrations of dioxins and other contaminants outside Swedish cellulose industries indicate ongoing pollution". Organohalogen Compd. 67:1431-1434. (2005)
[74] www.wwf.cl/archivos_publicaciones/Final%20WWF%20Rio%20Cruces%20Report.pdf
[75] http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20050530/pags/20050530194606.html
[76] http://www.olca.cl/oca/chile/region10/cisnes20.htm
[77] www.unorch.cl/documentos/norma_comsultoria_rcruces.pdf
[78] www.ttl.fi/NR/rdonlyres/EC5204B8-BD25-4A1E-8B02-4A17032D2B94/0/Nina_Wessberg.pdf
[79] http://w3.upm-kymmene.com/upm/internet/cms/upmcms.nsf/$all/41E7FEC4911035B0
C2256DA30045A236?Open&qm=menu,0,0,0

[80] http://cybertesis.uach.cl/tesis/uach/2005/fift172p/doc/fift172p.pdf
[81] Chemical Pulping, J. Gullichsen & C.-J. Fogelholm, http://www.tappi.org/oldtappi/content/pdf/bookstore/0202fin06.pdf
[82] http://www.epa.gov/glnpo//glwqa/usreport/part6.html
[83] http://www.epa.gov/glnpo/atlas/index.html
[84] http://www.epa.gov/glnpo/atlas/images/big13.gif
[85] http://www.epa.gov/glnpo/glwqa/index.html
[86] http://www.ijc.org/en/publications/pdf/13emar6r.pdf
[87] http://www.epa.gov/glnpo/solec/
[88] http://www.epa.gov/glnpo/solec/sogl2007/SOGL2007_TOC_preface.pdf
[89] http://www.epa.gov/glnpo/solec/indicator_sheets/index.html
[90] http://www.rachel.org/es/node/5220
[91] Cohen M., Commoner, B., Eisl, H., Bartlett, B., Dicker, A., Hill, C., Quigley, J., Rosenthal, J. (1995). Quantitative estimation of the entry of dioxins, furans and hexachlorobenzene into the Great Lakes from airborne and waterborne sources, Center for the Biology of Natural Systems, Queens College, CUNY, New York.
[92] http://www.epa.gov/bns/reports/2007/draftrpt12182007.pdf
[93] http://noalaincineracion.org/wp-content/uploads/cerodioxinas.pdf
[94] Los monitoreos certificados realizados por el LATU de la línea de base del río Uruguay desde el año 2005 están disponibles en este vínculo.
[95] Artículo "Gepetto, Matta y la ACAG", blog Las Cosas de Néstor.
[96] http://www.springerlink.com/content/6w6aabnrqyd68659/
[97] http://www.aet.org/reg_market_news/press_releases/2005/aet_fish.pdf
[98
] D. C. Pryke, "The environmental benefits of reducing emissions of adsorbable organic halogens (AOX)", Ontario Forest Industries Association, Erin, Ontario, Canada, 1999.
[99] http://www.ingentaconnect.com/content/tandf/uteb/2006/00000009/00000004/art00003
[100] http://www.informaworld.com/smpp/content~content=a713984110~db=all
[101] http://www.setacjournals.org/perlserv/?request=get-abstract&doi=10.1897%2F07-195.1&ct=1
[102] http://www.setacjournals.org/perlserv/?request=get-abstract&doi=10.1897%2F07-195.1&ct=1
[103]http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6V74-4SBYYCF-4&_user=10&_rdoc=1&_fmt=&_orig=search&_sort=d&view=c&_acct=C000050221&_
version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=ceb5698abc2e346b87d45290fd9edbea

[104]http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6V74-4PC4DCT-2&_user=10&_rdoc=1&_fmt=&_orig=search&_sort=d&view=c&_acct=C000050221&_
version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=5cc5037a4bdaea478331ac08fed01823

[105]http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6T6D-4PWKSNM-M&_user=10&_rdoc=1&_fmt=&_orig=search&_sort=d&view=c&_acct=C000050221&_
version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=916a58f6bf7a120b64d65d2318dda551

[106] Puede verse en este vínculo el Curriculum Vitae del Director del Instituto de Tecnología Celulósica, Dr. Miguel Angel Zanuttini.
[107] Véase la visita de los integrantes del Instituto de Tecnología Celulósica de la UNL a Botnia, en el sitio web de la Universidad.
[108] Fundamentos de la Producción de Pastas Celulósicas, Instituto de Tecnología Celulósica, Universidad del Litoral, Argentina
[109] Control Ambiental, ibídem
[110] Crítica Digital, 28/8/2008, Denuncia del Fiscal de San Nicolás, Patricio Murray
[111]  Artículo "La Negación de San Pedro" en el blog Las Cosas de Néstor
[112] "Efectos de los efluentes de una planta elaboradora de papel sobre la calidad del agua y composición biótica en el Arroyo Calimayo (Tucumán, Argentina)", Juan A. González, E. Dominguez, Serie Conservación de la Naturaleza, No. 8, Fundación Miguel Lillo. San Miguel de Tucumán, Tucumán. Argentina. 1994
[113] Composición y calidad del agua de la cuenca del río Salí, Provincia de Tucumán, Argentina, C. PÉREZ MIRANDA, G. H. ALMADA, C. A. RIVIERE, M. A. GORDILLO, J. L. FERNÁNDEZ TURIEL, M. E. MEDINA, CSIC, España, 2004.
[114] Proyecto de Comunicación 4226-S-05, Honorable Senado de la Nación, Argentina, 2005.
[115] Obra Ruta Provincial 302, Tramo Banda del Río Salí – Cevil Pozo. Evaluación de Impacto Ambiental
[116] Por ejemplo, en El Día, Análisis Digital, APF Digital, o LT14 entre otros medios.
[117] Radio Horizonte de Gualeguaychú, la charla se puede escuchar en http://www.radiohorizonte100.com/ing-matta.mp3
[118] Tomado del reporte de la visita a Papelera Tucumán realizado por la SADS de Argentina.
[119] Véase el artículo "Haciéndose el chancho rengo" en el blog Las Cosas de Néstor.
[120] http://www.cancilleria.gov.ar/datos/medio_ambiente/docs/celulosa2.swf
[121] www.dinam.,gub.uy/index.php?option=com_docman&task=doc_download&gid=410&Itemid=104
[122] http://www.botnia.com/es/?path=284;439;440;2059;2192
[123] http://www.larepublica.com.uy/politica/309650-convenio-ose-botnia
[124] http://nora.nerc.ac.uk/370/
[125] http://lascosasdenestor.blogspot.com/2008/05/por-el-ro-paran-favor-de-la-corriente.html
[126] http://www.mercopress.com/vernoticia.do?id=15516&formato=HTML
[127] http://www.pigchu.com.ar/
[128] http://elojodelarazon.blogspot.com/2008/09/contaminacin-soja-transgnica-glifosato.html
[129] http://www.webalalza.com/videos/2008/06/02/gualeguaychu-%C2%BFy-el-glifosato-no-es-peor-que-botnia/
[130] http://www.informedigital.com.ar/secciones/politicas/nota.asp?id=24255
[131] http://www.tigredelosrios.com.ar/shop/detallenot.asp?notid=401
[132] http://www.eldiadegualeguaychu.com.ar/portal/index.php?option=com_content&task=view&id=39024&Itemid=178

» Arriba


© Alejandro Villaverde para Informe Uruguay
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis