Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 327 - Uruguay, 27 de febrero del 2009   
 

Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

Documento sin título

 
Robert Carmona-Borjas

¿Necesidad de diálogo?
por Robert Carmona-Borjas (Perfil)

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         El Presidente reconoce ahora que la crisis internacional “nacida en el capitalismo” y muestra de su fracaso,  afectará a Venezuela. Claro, pasadas las elecciones, Hugo Chávez enfrenta la realidad, a la vez que retoma su discurso agresivo y confrontacional típicos.

         Después de haber afirmado y asegurado que Venezuela estaba blindada y que la crisis internacional no afectaría al país, ahora en declaraciones de prensa el pasado viernes, afirma en pocas palabras que lo que viene es candela. Y así será, sin dudas, pues una economía devastada, estatizada, mantenida con recursos mal administrados del petróleo no puede estar blindada para hacer frente a las consecuencias de la crisis mundial que ha puesto a temblar economías sólidas.

         El país entero debe encontrar una salida pues los efectos del coletazo mundial nos afectarán a todos. De allí que en algún momento se hubiese hablado de diálogo entre el régimen y la oposición, entre los distintos sectores: empresarios, trabajadores y gobierno, para encontrar espacios comunes y permitir algunas políticas que beneficiarán al pueblo. De allí que antes de las elecciones Hugo Chávez habría hablado de “tender puentes”. Sabía que cuadraba con el mensaje manipulador de imagen pacifista y no excluyente. Pero se equivocaron quienes en algún momento creyeron en esa posibilidad.

         El mismo Hugo Chávez ha afirmado ahora, a una semana del referéndum, que no habrá ningún dialogo. Con la oligarquía, nada, ha afirmado con la altanería característica, lo que refleja la preocupante afición por los métodos totalitarios, cada vez más evidentes en sus políticas, disfrazadas de jornadas electorales para dar una imagen falsa a la comunidad internacional.

         Hugo Chávez no planteará, torpemente, un diálogo con la oposición. Simplemente porque no le interesa. Tienen hoy todo el poder concentrado, mayoría aparente de 55 por ciento de una parte de los electores, el control de las instituciones. Tiene además el poder absoluto sobre la economía, los recursos, les medios de supervisión del gasto público, y pare de contar. Un diálogo con la “minoría” que apenas representa el 46 por ciento no es necesario a estas alturas.

         Esta postura de Hugo Chávez es como todas las suyas, modificable. Dentro de pocos meses será el régimen el que pedirá cacao y llamará a muchos sectores del país a contribuir con la estabilidad económica y la paz social y política. Venezuela si es vulnerable a la crisis y el régimen bolivariano tendrá que enfrentar la realidad más temprano que tarde.

         Por ahora, ante la falta de recursos y el déficit presupuestario que esconden irresponsablemente, como todas las cifras nacionales, se espera devaluación y una enorme inflación que afectará a las clases más populares cuyos ingresos difícilmente sean mejorados. Las misiones, fuente de oxígeno popular del régimen, no podrán repartir como hasta ahora, los recursos dentro de la visión del plan de emergencia.

         De manera que el diálogo parece innecesario para el agresivo y torpe régimen bolivariano, para Hugo Chávez, su máximo dirigente. Pero para el resto, si lo es.

         Mientras se divide al país en dos, una decisión peligrosísima del chavismo,  la oposición, desde el punto de vista funcional,  debe trabajar fuertemente en los Estados y ciudades que administra para demostrar eficiencia. No se trata, como bien se ha dicho, de enfrentar  simplemente a Hugo Chávez, el terror de la región, sino de presentar una alternativa válida, de corte popular, que favorezca a todos, sin exclusión, pero considerando principalmente a los más desfavorecidos, esos que huirán ante el fracaso del socialismo del siglo XXI y que reclamarán de nuevo, sus derechos a estar en una agenda.

         Desde el punto de vista estructural, la oposición debe crear un mecanismo de expresión colectiva para presentar el cambio, las políticas y las soluciones que deben darse a los problemas nacionales, sin centrarse en la simple oposición a Chávez.

Comentarios en este artículo

» Arriba


rcb@arcadiafoundation.org
© Robert Carmona-Borjas
para Informe Uruguay
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis