Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 314 - Uruguay, 28 de noviembre del 2008   
 

Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

Documento sin título

 
Rodrigo Blás

La Credencial es el Arma
Respuesta al Senador Fernandez Huidobro
por Rodrigo Blás

 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Abandonando su momento cariñoso con los perros homosexuales el Senador Eleuterio Fernández Huidobro  continúo con sus teorías sociales y socializantes, ahora aconsejando a la población a “armarse” es decir a proveerse de armas de fuego para “asegurar” su seguridad.

         No pienso detenerme ni un minuto a analizar la respuesta de la soberbia Ministra Tourné quien si bien se manifestó en desacuerdo con el Senador Tupamaro lo hizo a la misma vez que felicitaba al Jefe de Policía de Montevideo por la inacción policial en una batalla campal en una cancha de fútbol de la que los policías fueron espectadores de lujo, flaco favor hace la ministra al contrariar al Senador al mismo momento que expone al máximo la incapacidad de su cartera para mantener el orden público, en un simple análisis  parece acertada la propuesta de Huidobro si los que tienen que defendernos no lo hacen, hagámoslo  nosotros mismos.

         Sin embargo el Senador  que desde su alta posición en el Partido de Gobierno  aconseja a la población a armarse   y que desde siempre tuvo una larga relación con las armas  que debería llevarlo a no querer saber más nada con ellas (pegó tiros, le pagaron, apunto, le apuntaron)  no sólo se equivoca en la solución que sino desnuda realmente toda una teoría gubernativa del Frente Amplio en materia de Seguridad.

         Meses atrás definíamos en un artículo, como causa principal de la inseguridad reinante al Estado Ausente  en su función policial, un estado que no quiere por complejos, culpas propias, reminiscencias de oscuros pasados, desconfianza en la policía y otras barbaridades más, tomar en serio su función de policía, ejercer la autoridad ciudadana . La fuerza que demuestra el gobierno para sobrepasar leyes y constituciones para sobreejercer la autoridad política que tiene, no se repite, al contrario, no existe, a la hora de ejercer su autoridad policial . La policía tiene tres funciones fundamentales, prevenir, disuadir y reprimir en ese orden, sobre todo en ese orden de aparición, primero debe prevenir que algo pase, después debe tratar de disuadir  cuando está pasando y de última reprimir para acabar el hecho. El ejercicio prudente y efectivo de esa función es acatado y aplaudido por todos, hace al estado de derecho y hace al buen funcionamiento de una sociedad que se precie en su ambición de mantener la paz y el orden público.

         De la prevención queda muy poco ante la falta de efectivos  materiales, recursos  etc. con los que cuenta la policía, la disuasión  no funciona cuando al que  se intenta disuadir sabe que si no desiste la represión no llegará de todas maneras, no hay disuasión si no existe la posibilidad de la represión. Esto es la historia de la policía de hoy, en el fútbol, en las calles, y en nuestras casas, la ausencia del Estado en su función policial ha dejado a los ciudadanos varados  a las buenas de Dios, hasta parece razonable la opción de Huidobro de comprar un arma y atrincherarse en su casa  esperando que alguien entre para defendernos, parece razonable pero no es.

         La sociedad creo desde siempre una fuerza policial para que se ocupe de esas cosas, eliminó la justicia por mano propia y la autodefensa del funcionamiento social  no debe, no puede, el Gobierno de hoy pretender que la sociedad se ocupe por sí misma de solucionar la inseguridad que el Gobierno no puede ni quiere atacar, no es el camino, de continuar así seguirán apareciendo los que van a robar muertos por un vecino asustado, se armarán los delincuentes para defenderse con las consecuencias que eso traerá, y nos avecinaremos hacia algo más parecido al lejano oeste  que al Uruguay donde nos criamos.

         Igual estamos los uruguayos tomando precauciones, estamos armados con la credencial en mano para poner en el Gobierno a aquellos que asuman la tarea de proteger a la gente, a los que no tengan miedo de ejercer la autoridad con  la ley en la mano, a los que asuman la tarea de un Estado que debe estar presente en la defensa del Derecho Humano de gozar los bienes propios y la vida sin miedo.

         Estimado Senador, nuestra arma es la credencial, con ella premiamos y castigamos, con ella nos defendemos, con ella  construimos el futuro y será con el voto que solucionaremos lo que usted quiere solucionar a los tiros.

         El Uruguay de los tiros ya pasó y usted fue protagonista, al igual que hoy es protagonista del Uruguay de los ciudadanos atacados e indefensos;  con otros protagonistas reconstruiremos el Uruguay de la paz, del orden y de la esperanza.

Comentarios en este artículo

» Arriba


© Rodrigo Blas para Informe Uruguay
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis