Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 301 - Uruguay,  29 de agosto del 2008   
 

Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

Informe Uruguay
 
 
 
Helena Arce No lo entiendo
Graciela Vera
separador
Helena Arce La nostalgia pide cancha
Julio Dornel
separador
Helena Arce La inseguridad que nos aqueja
Helena Arce
separador
El ALBA - La desintegración regional
El fin de la farsa
R. Carmona-Borjas
separador
Durán Chuquimia Boxeadores con mandíbula de cristal
Fernando Pintos
separador
  Como te digo una cosa, firmo por la otra
Dr. M, Gioscia Civitate
separador
Durán Chuquimia Hundir al presidente Uribe
Darío Acevedo C.
separador
  La rana en agua hirviendo
Guillermo Asi Méndez
separador
Durán Chuquimia Lo bueno, lo malo y lo feo
Raúl Seoane
separador
  Zurdos, pero ambidiestros
Aquiles Diggo
 
Documento sin título

 

PERCEPCIONES & CONJETURAS
La rana en agua hirviendo
por Guillermo Asi Méndez

 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Seguramente ustedes lo conocen, es un ejemplo que se utiliza mucho en los cursos y seminarios para emprendedores.

         Comienza con la pregunta ¿Qué hace una rana si es puesta en una sartén con agua hirviendo?

         Salta fuera de inmediato, es una reacción automática de autodefensa, por supuesto que no evita recibir quemaduras pero siempre sobrevive.

         Sin embargo, si es puesta en una sartén con agua a temperatura ambiente y luego llevada al fuego en una graduación media, que vaya calentando el agua de a poco, la rana muere cocinada, hervida.

         Esto sucede porque al levantar temperatura de a poco la rana no lo percibe, se va acostumbrando, queda sin reacción y muere sin darse cuenta.

         Yo encuentro que muchas veces los seres humanos nos comportamos como las ranas en el agua tibia, vamos soportando distintos embates contra la libertad, nos vamos acostumbrando hasta que es demasiado tarde. Asi le sucedió a los alemanes en la época de predominio del nacionalsocialismo, a los italianos con el avance del fascismo y muchos ejemplos que seguramente a ustedes se les esta ocurriendo en estos momentos. Cuando nos dimos cuenta era tarde y no había capacidad de salvación. Lo peor en estos momentos es que ya hay muchas generaciones que, por su corta edad, no tienen la menor idea de lo que estoy ablando, no tienen referencias y son mas inconscientes de estas cosas.

         Bertold Bretch lo dice mucho mejor, escribió algo así (cito de memoria) primero fueron por los gitanos yo no era gitano y no me importó, luego fueron por los comunistas yo no era comunista y no me importó, luego fueron por los judíos yo no era judío y no me importo, hoy vienen por mi pero ya es tarde.

         ¿Cuándo se empieza a perder la libertad? No es cuando nos damos cuenta, cuando sea así ya es tarde. La libertad se empieza a perder cuando pasan pequeñas cosas que tal vez nos molestan algo pero no lo suficiente para reaccionar. Cuando el poder del Estado avanza sobre las libertades individuales violentándolas, cuando el poder del Estado presiona a la prensa quitándole publicidad, si esta informa algo que al poder no le gusta, cuando el Estado amenaza directa o sutilmente a los medios de comunicación con quitarles las ondas, cuando el Estado envía inspecciones abusivas a las empresas, con fines y objetivos distintos de los naturales. Cuando el Estado quiere que usted no fume, que no beba, que no engorde, que no se haga publicidad erótica.

         Generalmente los medios de comunicación son a los que les corresponde hacer estas denuncias, estar alertas, impartir cultura cívica, así sucede en las democracias abiertas, sin embargo yo percibo que en nuestro país no sucede así, será por la edad de los periodistas, será porque algunos se educaron en la dictadura y no bebieron prensa libre y luego en la recuperación democrática la denuncia, la venganza, el rencor se llevaron por delante a la “libertad de pensamiento” y no somos tan libres como nos creemos.

         Es posible que seamos todos como los personajes de “la caverna de Platón” que creían que las sombras proyectadas en la pared eran la realidad. ¿Usted que cree?

» Arriba


© Informe Uruguay
Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis