RECUERDOS DEL AYER

A veces cuando paso al lado de un camión a gas-oil me acuerdo de las locomotoras de AFE.

Que tiempos!!! Mi madre era dentista y trabajaba en el interior dos veces por semana.

Me buscaba en la escuela a las 10 y media y bajábamos en Rondeau hacia la imponente estación central José Artigas.

Antes de llegar a la derecha había una fabrica de caramelos tipo cande, eran fabricados alli nomas a la vista del público, muy cerca del Emporio de los Sandwiches..

Unas pocas cuadras mas y ya estábamos alli.

Me impresionaban las estatuas en la entrada, creo que una era del inventor del ferrocarril, corríamos a comprar el pasaje, rectangular de carton duro y aquella maquina que por presión le marcaba atras la fecha.

El tren salía puntualmente a las 11:35, los maquinistas en sus puestos en las locomotoras pintadas de azul , rojo y blanco, con su clásico olor a gasoil.

El controlador en el andem tocando su pito y allá nos ibámos, viajábamos en primera clase, que tenía una mesa de cármica y lugar para 4 personas en cada una, las grandes ventanillas enterizas solo bajaban hasta la mitad.

A la salida de la ciudad pasábamos al lado de la central eléctrica Batlle en una curva que para mi era en gran velocidad.

Capurro y el Paso Molino con sus barreras, no existía el viaducto.

Despues recibíamos la visita del inspector que pedía todos los boletos y en su cintura llevaba atado un marcador de metal que hacía un agujerito redondo, inutilizando los mismos.

Despues Sayago, La Paz, Las Piedras , Progeso y Libertad, almorzábamos unos sandwiches que vendían en el propio tren con algun refresco.

Y asi seguían sucediéndose las estaciones Santa Lucía y gran puente en curva sobre el río del mismo nombre, siempre era un momento de ansiedad, que el maquinista lo hacía en baja velocidad, del otro lado del puente, se dividía la vía para ir a San José o seguir hacia Florida.

En 25 de Agosto ,algunos vendedores ambulantes ofreciendo sus productos a los pasajeros.

En las estaciones el clásico jefe con su gorra, mercaderías y pasajeros subiendo o bajando.

Nuestro destino era ISLA MALA ( 25 de Mayo) despues de CARDAL, era el medio de integración del Pais , junto con los ómnibus de la ONDA. El traqueteo del tren en la vía nos acunaba en nuestro sueños.

Llegábamos como a la 1 y media de la tarde, de la estación hasta el consultorio ( una pieza alquilada en una casa) era cerca 2 o 3 cuadras.

Mientras mi madre atendía a los pacientes ( era la única dentista) del pueblo, yo me dedicaba a pedalear con alguna bicicleta prestada, recorría las quintas, cruzaba hasta el campito de fútbol.

A las 19 horas volvíamos, nuevamente en el sentido inverso, los operarios del tren en cada estación estaban prontos con lazo de cuerda y en él en su receptáculo de cuero iba lo que se denominaba " via libre", un perno metálico que aseguraba que en ese tramo un solo tren podría circular.

Muchos años mas tarde tuve la oportunidad de "manejar" una locomotora de AFE y allí sí conocí realmente el trabajo ingrato que es.

Permanentemente va saltando encima de los rieles y "moliendo" los riñones y la columna de sus maquinistas, todo eso aún con un pie apretando un pedal en el piso que llaman de "hombre muerto", es un mecanismo que en caso de desmayo del maquinista para el tren.

Era un medio de locomoción económico ( mas barato que el ómnibus) y que tenía un gran sentido social dando vida a pueblitos perdidos en el medio de la campaña uruguaya.

Ahora es sólo un recuerdo mas de nuestras infancias.

Esta sección es abierta a todos ustedes que quieran compartir recuerdos, por favor ayudenme a que no se pierdan en el tiempo tantas vivencias.

Sepan disculpar algun error de ortografía de mi " portunhol ruim"....

Carlos Arce

[email protected]