Extraido de ATTAC Arg        « GRANO DE ARENA »

Revelan que EE.UU. ya traslado miles de bolsas y ataudes a Sicilia


Lo afirmó un arzobispo asesor del Papa En medio de su intensa cruzada diplomática para evitar la guerra en Irak, algo que implicaría "una increíble pérdida de vidas", el Vaticano hizo saber que a Sigonella, una base naval norteamericana que hay en Sicilia, han llegado 100.000 bolsas negras ( body bags ) y 6000 ataúdes.

Así lo reveló el arzobispo Renato Martino, uno de los más altos consejeros del Papa en cuestiones de justicia y paz, en una entrevista concedida el martes último al National Catholic Reporter, un semanario católico estadounidense. "Supe que en Sigonella han llevado 100.000 bolsas, de esas para cadáveres, junto a 6000 ataúdes. °Estos no son para soldados iraquíes! Hay también un hospital flotante con mil camas, que no está ahí para curar soldados con rasguños. Estamos hablando de una pérdida increíble de vidas", dijo Martino, que durante 16 años fue representante del Vaticano ante la ONU, por lo que conoce muy bien la realidad internacional.

Quince mil bajas

"Supe también que Estados Unidos prevé la pérdida de 15.000 soldados norteamericanos", afirmó el hoy titular del Consejo Pontificio de Justicia y Paz. "Quienquiera esté preparando una guerra tiene que tener en cuenta el precio que ésta provocará sobre los enemigos, en el área, en los amigos y en su propia gente", advirtió el prelado, que se manifestó convencido de que un conflicto en Irak significará un "aumento del terrorismo" y "un incendio en todo Medio Oriente".

Martino, que a principios de mes no dudó en definir la guerra preventiva como una "guerra injusta, de agresión", ayer dijo que las pruebas presentadas contra Irak por Colin Powell "no me parecen convincentes, como lo fueron las presentadas por los Estados Unidos en 1962, cuando la crisis de los misiles de Cuba". El prelado opinó también que hay que entregar esas pruebas a los inspectores de la ONU "para que hagan su deber".

Misión diplomática

De una contundencia poco frecuente en ámbitos vaticanos, las palabras de Martino reflejan a las claras la preocupación cada vez mayor de la Santa Sede, que ve acercarse inexorablemente una guerra en Irak. Si bien siguen corriendo con insistencia los rumores de una misión diplomática de último momento, a Bagdad y a Washington, como ocurrió en 1991, el hecho de que el Papa recibirá el 14 del actual al viceprimer ministro de Irak, Tarek Aziz, un católico de rito caldeo, puso en "stand by" esta posibilidad.
Tarek Aziz, que ya fue recibido por el Pontífice el 19 de mayo de 1998, en el marco de una gira europea para obtener apoyos en vistas de una abolición del embargo, pidió hace dos semanas una audiencia con Juan Pablo II, que respondió de inmediato en forma positiva. Al respecto, monseñor Martino no ocultó su esperanza de que la reunión pueda significar "un paso hacia la distensión".

El cardenal Roger Etchegaray, el nombre que más suena como el enviado del Papa si es que efectivamente el Vaticano decide una misión especial a Bagdad, manifestó por su parte que el encuentro e entre el Papa y Aziz "será, sin lugar a dudas, un paso importante hacia una paz tan frágil como importante para todos".

Molesto con el premier italiano, Silvio Berlusconi, que apoya sin medias tintas la guerra preventiva que impulsa su "amigo" Bush, en el marco de su frenética actividad diplomática el Papa recibirá hoy en audiencia al ministro de Relaciones Exteriores alemán, Joschka Fisher, miembro de un gobierno que, como el francés, mantiene una postura contraria a la guerra, y por lo tanto acorde con la de la Santa Sede.

Por Elisabetta Piqué - Corresponsal en Italia - Diario La Nación

Iglesias de Europa y de Estados Unidos rechazan la guerra contra Irak
Representantes de las iglesias de Europa y Estados Unidos y de los organismos ecuménicos, reunidos en Berlín, Alemania, emitieron una declaración en la que se oponen a la guerra contra Irak y se pronuncian por una solución pacífica del conflicto. Los dirigentes de las iglesias protestantes de Europa y Estados Unidos, a los que se unieron representantes de las iglesias ortodoxas y evangélicas y del Medio Oriente se reunieron el 5 de febrero y la declaración fue entregada al canciller alemán Gerhard Schroeder.

Deploramos que las naciones más poderosas del mundo recurran a la guerra como un instrumento aceptable de política exterior. Esto crea un clima internacional de miedo, amenaza e inseguridad, advierten, agregando que como comunidad de fe están orando por la paz y libertad, justicia y seguridad para el pueblo de Irak y de Medio Oriente en su conjunto.

EE.UU. - Adital/ALC -    Citas de los ATTACs

http://attac.org/rdv/index.html