Miembro de apdu
   
Año III - Nº 219
Uruguay, 02 defebrero del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
separador

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
1
Raúl Seoane

Papeleras: ¿Intransigencia,
desconocimiento o lucha de clases?

por Raúl Seoane

 
separador

            Los asambleístas de Colón y Concordia cortaron los puentes que une Argentina con Uruguay desde el miércoles a las 16.00 en solidaridad con la Asamblea de Gualeguaychú contra la instalación de la planta pastera de Botnia que se construye en Fray Bentos. De esa forma, al menos durante seis horas quedaron interrumpidos los tres puentes fronterizos.

            Si bien no es la primera vez que todos los puentes fueron cortados simultáneamente, en un pueril intento de dejar incomunicado a nuestro país, sí es la primera vez que se hace en el momento del recambio turístico habitual de los fines de mes. De esta forma, los argentinos, compatriotas de los terroristas piqueteros, no podrán retornar a su país, al haber elegido, desoyendo los consejos de la mafia entrerriana, el vacacionar en un país extranjero que se encuentra en litigio con un pequeño grupo de inadaptados.

            La intransigencia de este grupúsculo terrorista llega a su máxima expresión cuando  le envían, el lunes pasado, una carta al presidente Néstor Kirchner donde rechazan cualquier solución que no sea la relocalización de la papelera Botnia. En esa carta, también dirigida al enviado del rey de España, Antonio Yáñez Barnuevo, los terroristas  afirman que "cualquier iniciativa" para resolver el conflicto que no contemple el traslado de Botnia "es estéril".

            Sin límites para sus tropelías, los activistas fueron más allá y durante la madrugada del miércoles escribieron consignas hostiles hacia la empresa de origen finlandés y el enviado del rey en las paredes del Consulado Español en Gualeguaychú. Las repudiables leyendas escritas dicen: "Botnia go home" y "Bufón meté el caño en tu culo".

            Como frutilla de un postre putrefacto por la inacción del gobierno argentino, los asambleístas de Gualeguaychú recibieron una promesa de apoyo por parte de la CGT en su lucha contra la pastera Botnia. Ambos coincidieron en que la "relocalización" de la planta de Fray Bentos "es la única salida" del conflicto con Uruguay. Esto no hace más que ahondar la controversia y alejar las posibles soluciones que se estudian.

           Pero “la culpa no la tiene el chancho sino quien le rasca el lomo”, y el gobierno argentino, por acción y omisión, le ha venido rascando el lomo a los piqueteros desde hace más de un año.

           Por acción, porque los utilizó para que “el incorruptible” Busti pudiera ganar la gobernación de Entre Ríos y el Gallotero lograra que el voto entrerriano favoreciera a sus legisladores, consiguiendo con ello la mayoría en el Congreso nacional. No nos olvidemos que Kirchner realizó un acto electoralista masivo en Entre Ríos el año pasado y que, tanto en ese acto como en declaraciones efectuadas en la Casa Rosada, dio su apoyo explícito a la lucha de los terroristas piqueteros.

           Por omisión porque nunca explicó claramente cuáles serían las consecuencias de la instalación de plantas de última generación del lado uruguayo, las ventajas económicas que estas plantas traerían a la región y la oportunidad de crecimiento de las provincias madereras, y dejó, a propósito, generar una psicosis de desastre ecológico que no es tal.

           Ahora, ya no tiene vuelta atrás porque jamás, en este conflicto, el gobierno argentino puso blanco sobre negro. Jamás explicó las consecuencias que podría acarrearle a su país los cortes indiscriminados. Jamás explicó los pros y los contras de la radicación de las fábricas de pasta de celulosa en Fray Bentos.

            Los cortes de los puentes no tuvieron las nefastas consecuencias para nuestro país que los piqueteros esperaban. Según declaraciones del Ministro Lescano, las expectativas para el cierre de esta temporada turística indican un incremento porcentual con respecto al año pasado, con menos argentinos pero muchos más chilenos, paraguayos y brasileros, con la diferencia de que el turismo fue mucho más selectivo.

            Si tenemos en cuenta que, por un lado las consecuencias de los cortes no afectaron a nuestro país, y de que todo indicaría que el juicio iniciado por Argentina en La Haya nos sería más o menos favorable, el resultado de las acciones de los terroristas entrerrianos perjudican cada vez más al gobierno argentino ya que continúan achicando el poder de maniobra del presidente en su frente interno.

            Supongamos que la facilitación del Rey de España, por intermedio de su representante Yañez Barnuevo llegue a buen puerto y se logre un entendimiento entre ambos países, probablemente con un canal que desagüe las aguas de la planta 30 kmts. río abajo y una magia paisajista para disimular la estúpida exigencia del impacto visual, ¿Cómo hará Kirchner para explicarles a los terroristas este acuerdo? Por su falta de una acción coherente y razonada, el gobierno argentino se está metiendo en un brete de difícil pronóstico.

¿Lucha de clases o estupidez?

            Más allá de los derechos de los individuos de protestar por algo que consideren justo, este pequeño grupo de desacatados está poniendo en jaque a todo un país, la Argentina. Las reacciones de la gran mayoría de los ciudadanos argentinos están en contra de los cortes y anhelan un acuerdo con Uruguay en este conflicto.

            Si dejamos que nuestra imaginación actúe libremente, la sensación es que más allá de los reclamos ambientales comienza a aparecer una especie de lucha de clases: cabecitas negras contra porteños, capitalismo contra socialismo, porque el corte total de los puentes el día de recambio turístico, no perjudica a nuestro país, perjudica a los propios argentinos que se van a encontrar varados en Uruguay y sin poder regresar de sus vacaciones.

            También la infiltración de muchos partidos de la izquierda extremista argentina, dando apoyo no sólo moral sino también logístico a los asambleístas piqueteros, están exacerbando esta irracional lucha de clases, porque las pintadas en el Consulado Español no salió de las mentes calenturientas de los ambientalistas entrerrianos.

            Dos párrafos del excelente artículo de Pablo López Herrera en Informe Uruguay Nº 218, reafirman nuestra suposición de que en Gualeguaychú se está ante una lucha de clases, antes que una protesta ambientalista. Las papeleras simbolizan además la "prepotencia" del capital y una nueva manera que tienen los países desarrollados de expoliar y oprimir a los países "del sur", los oprimidos de siempre.(…) los movimientos sociales tienen un papel central en la " lucha anticapitalista y de poder alternativo: ... mandar al basurero de la historia a ese caduco Estado" y reemplazarlo "por esa forma de Estado alternativo surgido por los trabajadores organizados" bajo la "forma de democracia directa permanente" correspondiendo "a los comunistas, aprovechar esas formas espontáneas que surgen y constituyen diversos movimientos sociales, (y) dotarles de conciencia socialista".

            ¿Cómo desarticulará el gobierno argentino esta bola incontrolable?, es una incógnita. Dos de sus intentos ya fracasaron. La teoría del Gallotero de que el paso del tiempo terminaría con los cortes no sólo fracasó sino que por el contrario potenció la lucha. La “compra de voluntades” al designar a la piquetera Romina Picolori como Secretaria de Medio Ambiente, y alguno que otro piquetero en el gobierno de Entre Ríos, tampoco dio los resultados esperados y para peor embarró la cancha ante el Banco Mundial.

            A pesar de que algunos analistas uruguayos afirman que el gobierno de Tabaré Vázquez no puede ponerse intransigente al no querer negociar con los puentes cortados, porque eso implica que los piqueteros ejercen su coerción para evitar un acuerdo en el conflicto, tengo mis serias dudas al respecto, porque si se llegara a una solución bilateral los puentes igualmente continuarían cortados y las acciones piqueteras se incrementarían, ya no por ambientalismo sino más bien por la vendetta y el orgullo herido.

            Mientras el gobierno argentino no desarticule los cortes de los puentes, ya sea por la fuerza o por la razón, va a ser imposible una solución permanente para este conflicto.

1
 
pirnt
  mail  
up
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20