Miembro de
     
Año III - Nº 184
Uruguay, 02 de junio del 2006
Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

 

 

 
Cerrando etapas
por Desire Dubra
   

Cuando decidí que mi matrimonio era una etapa terminada, me vi. a mi misma, fuera con la puerta cerrada tras de mi, y un mundo por delante, para iniciar nuevas etapas, nuevas vidas.

Tomar la decisión por mi misma y por mis hijos, no fue tarea fácil, cualquier error me haría absolutamente responsable, pues cuando uno toma decisiones, debe hacerlas de manera que, salgan bien o mal, seamos responsables por nuestros propios actos. No vale de nada decir "es que me golpearon en el pasado" porque yo decidí que eso no iba a suceder mas, así que no excusa lo que pasó. Madurar significa hacerse responsable. Hacerse responsable, significa, no culpar a otros, sino elegir sabiamente.

Al decidir alejarme de mi pasado, de mis recuerdos mas dolorosos, vendí mi casa y compre pasajes para Austria. Allí vivía mi madre biológica, a la que casi no conocía, con mi hermano, y su familia.

Cuando la llamé por teléfono, contándole mi situación, no dudó un momento en decir, que fuera, que ella me sacaría como fueran, los papeles, que me legalizaría y podría vivir en un paraíso de leyes sociales (que es Austria) y que seriamos felices y comeríamos perdices. Todo eso.

Conseguir la firma de mi ex para sacar a nuestra hijita de 3 años del país no seria fácil, desde la cárcel lo único que hacía era odiarme con todas sus fuerzas. Así que decidí tomar el toro por las astas, y fui a verlo, llevarle su hija, y papeles cuidadosamente redactados por una amiga escribana.

Me recibió con una sonrisa de agradecimiento, casi llorando, arrepentido de lo que había hecho, por fin se daba cuenta que era un alcohólico y que yo era una gran mujer, esposa madre etc.

Todo lo que ya me había repetido anteriormente, después de cada paliza, así que por supuesto que no me sorprendió. Fui a lo mío, le dije directamente: mirá el tema es que mi madre me ofreció irme a Europa, y me parece una gran oportunidad para los chicos, que se críen en un ambiente mas tranquilo, así que, como ya tengo los pasajes (no le dije aún que había vendido la casa para comprarlos, puesto que ya se enteraría al salir)vengo a pedirte que firmes la partida de tu hija, para ponerla en mi pasaporte. Su cara era una mezcla de odio e incredulidad.

"¿Te pensás que yo te voy a dejar sacar la nena del país para que se críe por ahí, sin que me vea más? vos estás loca, andate con los tuyos, si querés pero la nena se queda conmigo"

"¿Aquí?" respondí y continué muy despacio:"te vengo a hacer un trato, vos me firmás, y yo hablo con el juez para que te deje salir antes, y si no lo hacés, hablo con los presos para que sepan con que cargos entrastes, y que sepan que no entraste por rapiña como les dijiste."

La idea quedó muy clara, él sabia muy bien lo que les hacen a los que entran por malos tratos y violación, así que la opción era excelente.

"Está bien, dame esa mierda, que te la firmo, pero si no salgo en dos semanas te vas a acordar de mi" me amenazó. "Ya te recuerdo bastante bien todos los días", le dije, y me fui de allí con los papeles firmados.

Cumplí mi palabra, en dos semanas lo dejaron salir con una órden de alejamiento, que sólo rompió con mi permiso cuando fué a despedirnos al aeropuerto, estaba todo el pueblo allí, despidiéndonos, y ante todos, se me arrodillo y me pidió (nos pidió) perdón y que lo mandáramos buscar para que estemos todos juntos otra vez.

El avión partió, con lo más valioso de mi vida. Mis hijos, cuatro maletas y mi dignidad.
con los años, en Austria, un día, regresando de Alemania, pasando por los maravillosos Alpes, en tren, le escribí este poema:

S.D.M.C.

Muy atrás en mis recuerdos
vas quedando adormecido
como un pasado sin sombra
como un presente sin brillo.
Lo único bueno de ti
me lo he traído conmigo,
y camina de mi mano
por este mundo perdido.
A salvo estoy de tus golpes
y ya no escucho tus gritos,
me rodean la armonía
y el cariño de mis hijos.
Fueron los años pasando
y has entrado en el olvido...
Trayendo estoy tu memoria
para matarte en mis libros!

Desire Dubra.

 
 
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No- 9739, dec 694/974 art. 1 inc A