Aguarde unos instantes...
hasta que cargue completamente la página y desaparezca esta imágen.

Año III - Nº 146 - Uruguay, 02 de setiembre del 2005

 
Menú de Navegación

La hinchazón y el dolor pueden ser precursores del cáncer ovárico

La inflamación abdominal, el dolor y otros síntomas son frecuentes en los meses previos al diagnóstico de un cáncer de ovarios, según indica un nuevo estudio.

El Dr. Lloyd Smith, de la Universidad de Californa en Davis, Sacramento (EEUU), afirmó que "algunas pacientes con cáncer ovárico reportan síntomas muchos meses antes de su diagnóstico definitivo. Este diagnóstico se podría haber obtenido antes si se hubieran obtenido imágenes pélvicas en las pruebas diagnósticas anteriores."

El cáncer de ovarios tiene fama de enfermedad silente, ya que no causa síntomas severos hasta que se encuentra en estado avanzado. Sin eos nuevos hallazgos sugieren que sí podría presentar unas ciertas manifestaciones en una fase menos seria.

Smith y sus colaboradores utilizaron datos del National Cancer Institute's Surveillance, Epidemiology, and End Results Program y de la sanidad pública norteamericana, procedentes de mujeres californianas que habían desarrollado el cáncer. Su objetivo era investigar si los síntomas eran predecesores del diagnóstico de cáncer ovárico y si sería posible adelantar el diagnóstico.

Los autores usaron datos de 1.985 mujeres con cáncer ovárico, de 10.941 con cáncer de mama y de 6.024 sujetos de control.

La hinchazón y el dolor abdominal fueron significativamente más frecuentes seis meses antes del diagnóstico en mujeres con cáncer ovárico que en las que no lo padecieron o lo tuvieron de mama. Entre uno y tres meses antes del diagnóstico, los síntomas gastrointestinales y el dolor pélvico fueron también más presentes entre las mujeres con el diagnóstico de cáncer ovárico que entre las mujeres de los otros dos grupos de control.

"Nuestros resultados sugieren que el cáncer ovárico podría diagnosticarse hasta cuatro meses antes de lo que se está haciendo ahora, ya que los médicos solicitan inágenes abdominales o emplean métodos de evaluación gastrointestinal antes de efectuar pruebas que detecten el cáncer con mayor facilidad," concluyeron los autores.

Fuente: Medicina XXI