Miembro de apdu
   
Año IV - Nº 245
Uruguay, 03 de agosto del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
separador

ha

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
1

Empleados públicos e inamovilidad

por Guillermo Asi Méndez
 
separador
 
mail
mail Email del Autor
pirnt Imprimir Artículo
   

            Hoy me desperté a las 5 de la mañana excitado por una nueva idea que necesito compartir con ustedes, una idea que se fue formando en mi mente, se abrió camino, atravesando mis creencias y prejuicios, se nutrió de infinidad de lecturas, experiencias, comentarios y observaciones. Esta nueva idea derribo un edificio de creencias que ahora me parecen equivocadas.

            Yo había construido una opinión sobre los empleados del Estado, coincidente con aquellas expresiones del Presidente Lacalle “Ellos hacen como que trabajan y  Yo hago como que les pago” o algo parecido no confío del todo en mi memoria.

            En los últimos 20 años aproximadamente, distintos lideres de opinión, artículos de prensa, comentarios en seminarios de administración de personal, Directores de Empresas del Estado, hasta notas de un hombre al cual yo admiro por su visión “culturalista” y manera de explicar las cosas como es Carlos Maggi, fueron emitiendo opiniones y comentarios sumamente críticos respecto de las actitudes de la mayoría de los empleados públicos, opiniones que yo suscribí.

            Se culpabilizo a la inamovilidad de los funcionarios del Estado como el principal y en algunos casos único factor que generó la indolencia y demás características negativas de los empleados públicos, tanto es así que este Gobierno “De Izquierdas” esta hablando, generando opinión, para terminar de una vez con dicha inamovilidad.

 
 

            Bien, yo hoy me desperté con el convencimiento de que estaba equivocado, no niego que la percepción general es la correcta, si es cierto que la mayoría de los empleados públicos son, en este País, privilegiados con respecto a todos los demás trabajadores, pues gozan de seguridad en su puesto de trabajo, saben que no lo perderán independientemente de cual sea el éxito económico de la administración, si es cierto su actitud corporativa, si es cierto que no tienen ni la menor idea de que significa un “servicio excelente” ni “vocación de servicio”, también es cierto que cada vez que uno de nosotros necesito hacer cualquier tipo de gestión en un mostrador del Estado, sufrimos las consecuencias, con honrosas excepciones que si las hay, de sentirnos poco mas que cosas.

            Pero hoy me doy cuenta que estaba equivocado al asignar la responsabilidad de esos hechos y conductas, a la inmovilidad de los funcionarios.

            Siempre y así lo enseñan todos los textos de administración de personal y recursos humanos, siempre repito la responsabilidad es del Jefe o Gerente y en ultima instancia de la Dirección, del dueño o del patrón.

            El Estado uruguayo es el mayor empleador del País, Ministerios, Entes Autónomos, Municipios, Universidad, etc. etc. y esta gran Empresa que es Uruguay carece de una “visión” y de una “misión” es una trituradora de personalidades, es una generadora de comportamientos que anulan a las personas, es el mayor creador de frustraciones e injusticias. Como Empresa es el ejemplo paradigmático de lo que no debe hacerse.

            A continuación copiaré algunas citas y comentarios del libro “Un gran lugar para trabajar” de Robert Levering (Javier Vergara Editor 1993) ustedes podrán sacar sus propias conclusiones.

  1. Los buenos lugares de trabajo proporcionan señales luminosas en la nube de mediocridad e insensibilidad. Un buen lugar de trabajo es aquel en el que todos, los empleados y los directores, tiran junto del carro. Ello hace que los empleados se sientan mejor. Que los directivos se sientan mejor. Y ayuda a la sociedad en su conjunto.
  2. En los lugares de trabajo, las personas compiten, entre otras cosas, por los ascensos, elección de trabajo, reconocimientos. La competencia puede ser saludable, tanto para la persona como para la Empresa, pero usando una metáfora deportiva, solo si el campo de juego esta parejo. El campo se desnivela cuando los empleadores toleran el favoritismo y practican la discriminación entre las personas por motivos de: sexo, edad, preferencia sexual, religión y agrego yo “pertenencia político partidaria”.
  3. En los buenos lugares de trabajo los empleados no se muestran preocupados por los ataques por la espalda, de hecho las personas a cargo de una Empresa (Directivos y Gerentes) son generalmente las responsables por un ambiente de trabajo politizado. Esto se da cuando las carreras personales ascienden y descienden y las personas se dan cuenta que la “cima” esta mas o menos a su alcance dependiendo de su relación con “el poder”.
  4. El trabajo es uno de los medios principales por el cual la vida toma sentido. Generalmente definimos nuestra identidad personal mediante nuestro trabajo, “soy secretaria” “soy librero” “soy albañil” “soy abogado” etc. etc. Sin embargo el mero hecho de tener trabajo no convierte a este en algo con sentido. Escribió Albert Camus “Sin trabajo toda la vida se deteriora, pero cuando el trabajo no tiene sentido, la vida se sofoca y muere”
    Es deprimente y común sentir que el trabajo no tiene sentido. Ello ocurre cuando las personas no perciben que pueden aportar algo, que su actitud tiene impacto, el orgullo de ser autor esta ausente. No debería sorprendernos que los empleados de los buenos lugares de trabajo, frecuentemente comenten que la Empresa les asigna mucha responsabilidad.
    Los buenos lugares de trabajo proporcionan formas para que la gente tome a su cargo una parte cada vez mayor de responsabilidad por su propio trabajo.
  5. Una de las formas principales de permitir que los empleados asuman mayor Responsabilidad es proporcionarles posibilidad de crecer en la Empresa, por ese motivo los ascensos internos son palabras mágicas en todos los buenos lugares de trabajo, a diferencia de las prácticas vigentes en que los mejores puestos están abiertos para personas externas.
  6. Un buen lugar de trabajo, es sobre todo, un lugar en el que las personas puedan prosperar, se les reconozcan los meritos y sus esfuerzos.
  7. El hecho de ser reconocido en forma adecuada o no, puede tener una influencia critica en la creación o en la destrucción de la confianza en el lugar de trabajo.
    A menos que se reconozca el esfuerzo extra realizado, los empleados con frecuencia se sienten heridos, hasta traicionados y se repliegan en si mismos.

            Ahora echemos una mirada a nuestro Estado como empleador.

            ¿Cumple siquiera con alguna de las recomendaciones anteriores?

            Los Directores, Jerarcas, Gerentes y demás personal de confianza son designados por cuota política y no por sus capacidades.

            Recuerdo una entrevista realizada en El Espectador por Emiliano Cotelo al Ing. Veg Villegas, transcurría el año 2004, preguntó Cotelo, si en caso de ganar las elecciones el Encuentro Progresista, cosa que las encuestas daban por muy probable, ¿cambiarían muchas cosas en Uruguay?  Respondiendo Veg, si Emiliano muchas....Por lo menos mas de 3000 cargos de confianza. Y lo mismo sucedía en los cambios de Gobierno anteriores.

            Si a los mejores puestos de trabajo no se asciende por meritos ¿Cómo es posible desarrollar una carrera funcional y mantener en vilo la adhesión a la Organización?

            Otro ejemplo y este si de recién, el BPS hace un llamado para 400 puestos de trabajo con un salario inicial de $ 14.500 ¿Seria justo? Dar prioridad a los funcionarios públicos actuales que deseen acceder a esos cargos, estén capacitados y que hoy reciben salarios inferiores a $ 7.000 o menos e insisto tengan los conocimientos y las aptitudes suficientes, para luego de esos ascensos, entonces si abrir el ingreso a los cargos vacantes para los de afuera.

            Yo no creo que haya intencionalidad político partidaria en estas decisiones, otros me dicen que si pero va de ellos, lo que yo creo es que se cumple la máxima de Sócrates y de Lawrence C. Peeter, Sócrates enseñaba que “la gente no hace las cosas mal por maldad sino que lo hace por ignorancia” Peeter enseño que “las personas tienden a ascender en sus trabajos hasta llegar a su nivel de incompetencia” Lo que en la administración publica es una constante, cuando a los cargos no se llega por merito sino por nombramiento político. Siempre habrá alguna excepción que justifique el hecho, estamos hablando de la generalidad.

            Son tantas las cosas mal hechas, es tanto lo que se atenta en contra de una carrera administrativa o funcional, que la consecuencia inevitable es la realidad que hoy tenemos, realidad que para corregirla se quiere eliminar la inamovilidad del funcionario pero nadie habla de mejorar la dirección.

            Es mas y siempre según mi percepción, admito y deseo que me demuestren que estoy equivocado, los Sindicatos desde años atrás luchaban por la recomposición de la carrera administrativo funcional, que la dictadura había roto, pasaron diferentes Gobiernos y todo siguió igual, cada nueva administración ocupaba a sus oficinas de “recursos humanos” en elaborados planes de reestructura que nunca se aprobaban y hoy a dos años y medio de Gobierno “progresista” todo sigue igual o peor, pues los Sindicatos ya no reclaman y algún plan de reestructura que anda por ahí ya tiene los nombres puestos.

            Sin embargo hoy percibimos un deseo en apartar, quitar, sacar personas de sus cargos, con el discurso de mejorar la gestión y ahorrar dinero ¿será así? Cuidado estemos atentos, que no nos pasen gato por liebre, insisto yo no estoy convencido hoy de que la culpable sea la tan mentada inamovilidad.

1

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
up
 
Estadisticas Gratis