Miembro de apdu
   
Año IV - Nº 245
Uruguay, 03 de agosto del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
separador

ha

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
1
Helena Arce

El Sr. Cotugno y van…

por Helena Arce
 
separador
 
mail
rtf Comentar Artículo
mail Email del Autor
pirnt Imprimir Artículo
   

DECLARACIONES REALIZADAS
POR EL SUSODICHO:

"Hay realidades que están por encima de personas, grupos, partidos, culturas. Y son los valores que se desprenden de la naturaleza humana. El ser humano no depende de leyes humanas. No hay ninguna ley que pueda ir en contra de la naturaleza humana. Así que no hay plebiscito que valga, ni para la despenalización ni otras normas que contradigan la naturaleza misma de las cosas", razonó durante una entrevista en el programa Frade con permiso de CX 12 Radio Oriental.

"UN DRAMA". Para Cotugno, las consecuencias para la sociedad de la aprobación de una despenalización del aborto "serían muy negativas". "La mayoría de las mujeres no sabe lo que va a pasar con su hijo cuando va a la consulta, son engañadas", dijo.

"Uno trata de comprender el drama de la mujer que se ve obligada a esto, y las consecuencias de desequilibrio psicoafectivo se sienten. Ese hecho le impide vivir en paz porque la mujer es la cuna de la vida", precisó el arzobispo.

"Me ha llamado la atención" esas declaraciones, dijo, en alusión a un informe de El País del 2 de junio pasado cuando se supo que jerarcas del Poder Ejecutivo, legisladores del oficialismo y de la oposición firmaron una carta pública en la que admiten haberse practicado un aborto, haber financiado una interrupción voluntaria del embarazo o haber colaborado en ese tipo de circunstancias, transgrediendo una ley de 1938.

Esas personas, para Cotugno, "son referentes de la sociedad".

"El hecho en sí de reconocerlo es grave. Entonces, si ellos, nuestros referentes sociales, son los primeros en transgredir el orden institucional, ¿qué le decimos a un niño, hombre o mujer que toma pasta base?", preguntó Cotugno.

Para el arzobispo, esa actitud es una "promoción" del "anarquismo" por parte de quienes "tienen el deber de legislar en la sociedad, lo que para mí es algo muy grave".


            Defiendo su derecho a exponer sus ideas, pero me reservo el derecho de rebatirlas.

            No soy pro aborto y no voy a cargar a los suscritores,  con la letanía de mi historia personal, pero si estoy a favor de la ley. La ley no obliga a nadie a realizarse un aborto, solo despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo.

            Hay preguntas que aun no he logrado responderme, la principal que papel juega el padre, tan padre como la madre en estos temas. ¿Como eso se estipulará?, nos debemos un debate que va más allá de la despenalización o no del aborto y es las condiciones y quien debe opinar. El cuerpo por donde transcurre el embarazo es el de la mujer, pero alguien es el dueño de ese espermatozoide que fertilizó el óvulo. ¿Debe opinar? ¿Tiene derecho a hacerlo? ¿Siempre? ¿En qué casos no le asiste derecho?

            Si tengo claro, por dolorosa experiencia propia, que si bien todos a quienes ansiaban tener un hijo,   les duele en la misma medida, no es lo mismo abortar aun involuntariamente, lo que se conoce como aborto espontáneo, un embrión que un feto. El feto ya se hizo sentir con vida propia en la madre, sintió sus latidos, sus movimientos independientes. El embrión únicamente se hace sentir en algún malestar físico producto de un cuerpo extraño alojándose en nuestro cuerpo, pero incluso en las primeras cuatro semanas ni eso es así.  Mientras las voces sigan levantándose a los efectos de intentar evitar se legisle lo inevitable, no podremos abordar seriamente los temas de fondo, pues nos distraen de los mismos.

            Es como el tema del suicidio, es un pecado para la religión católica, pero existe, por lo tanto debemos analizar los motivos que llevan a la gente a ese extremo, no estigmatizarlos y ver como puede preverse que no ocurran. Pero por suerte como al que realmente logró suicidarse no lo podemos llevar preso, nadie se pone a hacer marketing con el tema. Y podremos abocarnos a debatir profundamente las causas que llevan a tan alto margen de nuestra población,  a esa solución desesperada.

 
 

            Lo que yo le refuto  al Sr. Cotugno es que el nunca ha sido padre ni madre, espero, no ha amado a alguien al punto de querer lograr culminar ese amor en la dicha del fruto de un hijo. Por lo tanto poco puede saber lo que se siente en carne propia. Solo habla de acuerdo a sus creencias personales, muy respetables, pero basadas en verdades reveladas, según su concepto por Dios, pero en realidad fue por hombres, por lo tanto totalmente subjetivas. Y en su caso particular esos hombres que interpretan las verdades reveladas por Dios,  tampoco nunca fueron padres ni madres, ni amaron a otro ser humano al punto de querer compartir con esa persona su alma, su vida, su hogar y su cama; imagino. . Es muy diferente el amor fraternal, al amor que une a dos seres al punto de desear convivir en pareja. Y únicamente quien sintió ese amor puede hablar de él con propiedad. Así como únicamente aquellos que somos padres y/o madres ya sea desde nuestro cuerpo, o desde nuestra alma cuando la naturaleza es esquiva, podemos decir lo que sentimos o no, por un hijo. El amor que se siente por un hijo, parido con  nuestro cuerpo o con nuestra alma, es tan distinto, tan indescriptible, al punto de convertirse en una sensación  intransferible, solo aquellos que son padres bien paridos, pueden saber de lo que estoy hablando.

            A veces las mujeres, y lamentablemente tengo largos  y tristes conocimientos del tema, ansiamos tanto un hijo que el solo saber que estamos embarazadas ya nos da la sensación de llevar en nuestro vientre un ser humano. Aquellas que no pudimos ver concretados nuestros embarazos, sabemos del dolor inmensurable que ello ocasiona.            Pero también sabemos la inmensa diferencia que realmente es perder un embrión en todo sentido, desde el punto de vista físico además del emocional, que perder un feto.

            Por otro lado, no le admito que intente confundir a la gente, quienes concurren a realizarse un aborto saben perfectamente lo que sucederá con ese embrión, no se desarrollará.

            Por otra parte Sr. Cotugno no he escuchado ni una declaración suya al respecto de los padres y madres que matan a sus hijos nacidos. Las mujeres que por el motivo que sea interrumpen su embarazo antes del desarrollo del embrión, según usted son asesinas, “LO CONMINO  A QUE SE MANIFIESTE PUBLICAMENTE SOBRE LAS MADRES Y/O PADRES QUE MATAN A GOLPES A SUS HIJOS NACIDOS O PERMITEN QUE LO HAGA OTRA PERSONA, AQUELLOS QUE SOMETEN O PERMITEN SOMETER A SUS HIJOS A APREMIOS FISICOS, A VEJARLOS, A AQUELLOS QUE SE DESENTIENDEN DE ELLOS”

            MIENTRAS NO APAREZCAN CON LA MISMA FUERZA  Y PUBLICIDAD,  LA CONDENA COMO ASESINOS, Y VIOLADORES DEL MAS ELEMENTAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, EL DERECHO DE LOS NIÑOS A SER TRATADOS CON AFECTO,  RESPETO Y AMOR POR QUIENES DECIDIERON TRAERLOS AL MUNDO, USTED NO TIENE ESTATURA MORAL PARA HABLAR DEL TEMA.

            Más allá de eso, me alarma  profundamente que el referente de una religión que profesa gran parte de los habitantes de este país, manifieste que llamar a un referéndum significa  promover la anarquía.  

                        En este caso más que en ningún otro, donde respeto el derecho de los legisladores a no poder votar sin dejar de lado sus convicciones personales, es menester que haya un pronunciamiento ciudadano, más partiendo de la base que ni es capaz de ello el Presidente de la República, quien llegó a amenazar a sus legisladores con disolver las cámaras si votaban el proyecto. . Somos los uruguayos que vivimos en este país con nuestro leal saber y entender, a solas con nuestra conciencia, con nuestras experiencias de vida, con lo que hemos visto vivir a seres queridos y/o conocidos quienes estamos en la obligación de decidir. Y NO ES ANARQUÍA, EL REFERÉNDUM ES UN MECANISMO PREVISTO EN NUESTRA CARTA MAGNA.
1

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
up
 
Estadisticas Gratis