Miembro de apdu
   
Año V - Nº 267
Uruguay,  04 de enero del 2008
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

Buscar en el WWW Buscar en Informe Uruguay

ha

historia paralela

2012

humor político

apdu

 

“El Uruguay como problema”
por Dr. Carlos Barbé  

 
separador
 
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

            Se ha afirmado, y con razón, que el ser humano es el único ser vivo que cuando pierde el sentido de su vida, muere. Igual ocurre con las sociedades que son proyectos colectivos con sentido, es decir que tienen un argumento que su historia relata. Cuando ese proyecto se cierra o se pierde, la sociedad, en cuanto estructura que posee una cierta consistencia y permanencia, también muere.

            En 1967, cuarenta años atrás, el Profesor Alberto Methol Ferré publicaba “El Uruguay como Problema” que tuvo entonces una fuertísima repercusión y que, preocupantemente para el país, mantiene actualidad al día de hoy.

            Con carácter general puede afirmarse que un texto permanece, bien porque los hechos posteriores confirmaron lo anunciado en él, o bien las interrogantes que planteaba están vigentes y aún esperan respuesta definitiva. Esto último es lo que aquí sucede a pesar que refiere nada menos que a la viabilidad o supervivencia del país.

            Methol propone, con poderosa argumentación, comenzar por descorrer el velo que esconde las raíces de nuestra sociedad, conformada como todas y necesariamente de pasado y futuro, tradición y porvenir. En el origen el imperio hispánico, afirma, fue “creador de América Latina, ámbito mestizo que fija su unidad lingüística, cultural y religiosa de base.” Así, “en la isla continental se proyecta de modo gigantesco la gran fractura ente el sur y el norte europeos, contemporánea del descubrimiento y colonización, la reforma y contrarreforma que aquí se instalan en espacios separados y se desarrollan sin convivencia mutua”.

            En ese contexto, en los procesos independentistas, irrumpe la aspiración del imperio inglés por el dominio de las relaciones comerciales. “De esa lucha con el poder inglés que instrumentalizaba a Portugal como cuña, surgirá nuestro país”. “Venimos ya al mundo como frontera de conflicto y base de penetración en el Atlántico Sur y el corazón sudamericano.” “El Uruguay no es hijo de la frontera, sino del mar, y el mar era inglés”.

            Desde esta perspectiva geopolítica derivará la comprensión de la política internacional y consecuentemente interna que funda la pregunta primordial que condiciona todas las preguntas y que fuera la cuestión que motivó la obra que en sus grandes líneas referimos: “¿somos un país viable, con futuro propio, tal como hemos sido?”

            Para responder Methol analiza la situación crítica que atravesaban los partidos tradicionales que a su criterio “se objetiva de modo supremo en el agotamiento histórico del Batllismo, al que asistimos, refugiándose en la mentalidad puramente distributivista de una clase media angustiada.”

            “La crisis destruye ante todo al Batllismo, que es como el paradigma de tal situación. Él ha sido, más que ninguno, portavoz de las clases medias y populares urbanas, y su función ha estado esencialmente ligada a los ciclos de mayor prosperidad uruguaya. Ha sido el partido de la prosperidad, y por ello la crisis lo abate, como en 1934 y 1958”.

            En el Partido Nacional la figura del Dr. Luis Alberto De Herrera marca lo que, a su criterio, constituye la búsqueda de sentido, porque “lo radical y lo inolvidable, era que el Uruguay mismo era una gran interrogante, una fragilidad histórica, una opción a renovar día a día, a mantener y salvaguardar por encima de todo”.

            “Por otro lado, en cambio, Batlle, Ramírez, Manini, Frugoni, Regules, etc. se movían con los problemas del Uruguay pero el Uruguay mismo era absolutamente obvio, no era cuestión en sí, ni precariedad, sino permanencia supuesta para siempre, como el aire que respiramos. Para Herrera la preocupación era desde la existencia del Uruguay”. Por ello concluye: “así como Batlle ha forjado decisivamente la conciencia “interna” del país, podemos afirmar que Herrera ha sido su conciencia “externa”.

            Desde esta perspectiva, con admirable perspicacia, “Herrera abrevia así nuestra esencia política: Ni con Brasil, ni con la Argentina, dice la divisa de nuestro localismo; pero, completándolo, procede a agregar: ni contra uno ni contra otro. Su corolario fundamental se compendia en el único principio básico de nuestra política internacional: la no intervención que se corresponde necesariamente, en el aspecto puramente interno, con la paz civil. “La concordia piedra angular”, ya que guerra civil e intervención extranjera nos irán parejas.”

            Para Methol los hechos obligaban a dejar el orden del que Herrera fue celoso custodio. “Bueno es entonces saber la lógica del orden que termina, para no tentar la aventura a ciegas y saber la medida exacta de lo que esta en juego” Fija entonces su posición, el nuevo horizonte ordenador, que desarrolla por extenso pero que aquí transcribimos en lo fundamental.

            “El eje de nuestro pensamiento real es: la Patria Grande empieza para nosotros por la Cuenca del Plata, y la Patria Chica solo puede sobrevivirse en la Cuenca del Plata. Nuestra primera realización de América Latina es la realización de la Cuenca del Plata. Sin ésta estructurada, América Latina no se podrá vertebrar jamás. Porque sus núcleos decisivos, Argentina y Brasil tampoco se podrían vertebrar jamás, y en su separación histórica está la derrota de América Latina, así como en su unidad, está la victoria de América Latina. Lo demás, se dará por añadidura”.

            En este inicio del siglo XXI el planteo reseñado mantiene su vigencia. El gobierno actual, hijo ideológico de la guerra fría, y por esa razón desligado de un auténtico sentido de las raíces históricas de América Latina que le permita comprender a cabalidad a sus vecinos, no atina como colectividad a dar respuesta a la interrogante fundamental planteada, ni tampoco dispone de un impulso interno homogéneo para vincularse fuera de la región.

            El Partido Nacional por su pensamiento constitutivo fundamental, conformado en el análisis de la problemática que plantea la obra comentada, de allí su gravitante importancia, está en condiciones de fijar la dirección y sentido que habilite las respuestas últimas y vitales, mostrando que existe un proyecto de país viable con futuro propio, sin tener que encerrarse en el arrebato de los temas internos que, sin restarles importancia, históricamente nunca fueron su primordial razón de ser.

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer. Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
Estadisticas Gratis