Año III - Nº 116 - Uruguay, 04 de febrero del 2005

 

 

 

 

La investigación OVNI
Autor: Ariel Sánchez Ríos
Integrante de CRIDOVNI/CRIFAT

Montevideo, Enero 2005.

Mucho se ha hablado acerca de la investigación de Objetos Voladores no Identificados, o fenómenos aeroespaciales desconocidos, pero lo importante es que en principio el fenómeno OVNI como evento no convencional para el investigador serio, sí existe.

 Estos sucesos desconocidos no quieren expresar que en primera instancia se trate de algo extraterrestre, no obstante no debemos descartarlo como posibilidad cierta.

A lo largo de muchos años, tomando como inicio la 2º Guerra Mundial, allí ya se hablaba del avistamiento de objetos voladores no identificados (OVNI), pero como terminología común para catalogar vuelos desconocidos que podían pertenecer a la aviación enemiga, de esta manera esos OVNI eran marcados en un mapa para ser identificados e interceptados antes de que llegaran a sus blancos. Mediante el uso del radar y los observadores aéreos, la aviación inglesa identificaba esos  OVNI ingresando a su territorio, los cuales resultaban en su mayoría ser aviones enemigos,  derribando a varios de ellos.

 
Foo Fighters y aeronave aliada, 1944

Pero por supuesto en esas fechas también existieron aquellos OVNI que en realidad no se correspondían con las características aeronáuticas conocidas para la época como aviones, y también fueron denunciados al mando táctico aéreo, tanto por pilotos como por personal de tierra.

Algunos recordarán las historias relatadas por viejos pilotos ingleses, sobre el avistamiento de bolas rojas en vuelo (foo fighters) que se acercaban a las aeronaves y las atravesaban de lado a lado como en señal de sondeo.

 Lo extraño en esto que del lado alemán, sus pilotos experimentaban los mismos fenómenos que sus adversarios  los aliados, y todos pensaban que se trataba de ingenios aéreos del enemigo, y está por demás resaltar, que estos pilotos no confundían los fuegos de San Telmo con  esto que veían, sabían bien que no era eso.

X-38
 

Es así que a través de los años, con el incremento de nuevos y distintos avistamientos y experiencias ocurridas en materia OVNI (UFO en inglés),  la investigación  fue creciendo y perfeccionándose,  comenzando así a surgir todo tipo de investigadores sobre el tema, algunos muy profesionales como el Dr. Allen Hynek, asesor de la USAF, y verdadero impulsor del sistema de evaluación sobre OVNI;  y otros no tan profesionales pero de verdadero espíritu investigador. Por supuesto que también surgieron las especializaciones sobre el tema, como aquellos que investigaban abducciones o secuestros llevados a cabo por extraterrestres o alienígenas, o también aquellos que se dedicaban a investigar mensajes sicográficos enviados por los E.T., y otros tantos dedicados a diversas técnicas.

También aparecieron aquellos seudo investigadores, que a la postre resultaron ser embaucadores, que con el ánimo de obtener fama y dinero, engañaron y engañan a la gente, creándole expectativas falsas acerca del resultado de sus investigaciones, asegurando que todo lo extraño que se ve en el cielo es extraterrestre.

Y por supuesto que en una sub-división de seudo investigadores, surgieron los falsos profetas, que creando una especie de religión platillista, por así llamarla, mezclan religión tradicional con investigación OVNI, o sea se presentan como elegidos investigadores y contactados con los OVNI o seres de otro planeta, diciéndole a la gente que ellos son el medio de comunicación, pero nunca han presentado pruebas concretas y comprobables científicamente.  Lamentablemente algunos de estos grupos de contactados han derivado más tarde  en sectas suicidas, tema  para desarrollar más adelante en otro artículo.

 
Huella de OVNI?

Bueno, pero volviendo ahora al 2005, es bueno resaltar que gracias a la investigación científica que utilizan aquellos grupos serios, que ven en el fenómeno OVNI algo más que un vuelo no identificado, se han podido desarrollar nuevos sistemas de evaluación para estos casos OVNI, se están intercambiando datos y experiencias, se han desarrollado tareas de investigación conjuntas, y lo más importante es que se está tratando de implementar un mismo sistema de evaluación con una misma base de datos, que apunta a determinar las características comunes del fenómeno.

 Es así que la C.R.I.D.O.V.N.I. (Comisión Receptora e Investigadora de Denuncias O.V.N.I.) dependiente de la Fuerza Aérea Uruguaya, con 25 años de investigación OVNI ininterrumpida, es el primer grupo oficial de investigación   en el Mundo que actúa hasta hoy de forma pública en Uruguay; habiendo  desarrollado y mejorado un sistema de evaluación OVNI similar al de Allen Hynek, el cual ha difundido a través de América, siendo adoptado por grupos de investigación OVNI, como el Cefaa dependiente de la Fuerza Aérea Chilena, la RAO-red Argentina de Ovnilogía, OVNIVISION también de Argentina, y la Oifaa dependiente de la Fuerza Aérea Peruana.

Todos estos grupos a su vez están siendo nucleados en una organización no gubernamental  denominada Centro Regional Investigador de Fenómenos Aeroespaciales y Terrestres (C.R.I.F.A.T.), el que cumple la tarea de recopilar toda la información regional de los investigadores  y distribuirla a pedido, colaborando a requerimiento en investigaciones conjuntas, asesoramiento y demás tareas comunes a la indagación.

Es de esta manera que a través del C.R.I.F.A.T., estamos tratando de introducir e inculcar en toda la región, la investigación conjunta del tema O.V.N.I. y sus connotaciones.

Varias razones nos han llevado a pensar así, por un lado y fundamentalmente, que la investigación no puede hacerse sin el análisis de la información aeroespacial disponible, y cuando hablamos de disponible abarcamos la información de tránsitos aéreos civiles y militares. En ninguna investigación seria se puede omitir el análisis del tráfico aéreo ya que sería un error inconcebible, no obstante reconozco que los investigadores y grupos civiles tienen dificultad para obtener dicha información y recuerdo que el tema me fue planteado en un congreso en Mar del Plata organizado por la RAO.

Debido a esto y otros inconvenientes, la creación del C.R.I.F.A.T., trata de salvar estos problemas que hacen a la investigación, y porqué digo esto ?, porque la propia pretensión de integración del C.R.I.F.A.T. lo demuestra, ya que al poder estar  integrada por investigadores de Fuerzas Aéreas, esto permite que el intercambio de información aérea sea más fluido, simplemente por una razón de confiabilidad entre las Fuerzas Aéreas.

Esto permitiría a los grupos civiles obtener información aérea de primera mano, inclusive para aquellos países que no tienen integrados a organismos oficiales en la investigación O.V.N.I., ya que en ese caso, los propios integrantes oficiales del C.R.I.F.A.T. les harían de nexo, y a título de ejemplo esto ya se ha practicado entre la C.R.I.D.O.V.N.I. y la Fuerza Aérea Argentina, tanto en Mar del Plata como en Paraná, ante solicitudes de información.

Concorde vs Ovni
OVNI junto al Concorde de British Airways
 

Otra de las razones fundamentales, es que a través de la cooperación regional por medio del C.R.I.F.A.T., se pueden ampliar los bancos de datos para las investigaciones, usando por supuesto una  misma base de datos y un mismo sistema de evaluación, ya que este fenómeno aeroespacial no respeta fronteras, y por lo tanto su manifestación debe ser comparada lo más ampliamente posible para abordar a hipótesis y teorías creíbles.

Finalmente creo que otra de las razones fundamentales, para esta investigación conjunta es el tema de costos. Todos los investigadores sabemos muy bien que cualquier investigación técnica y/o científica requiere de un presupuesto, es por eso que  mediante la unión en los esfuerzos para seguir investigando ahorraremos recursos, y es por ello que C.R.I.F.A.T. apuesta a la economía de medios, cómo ?  Bueno, en principio divulgando toda la actividad desarrollada  mediante la publicación  en una revista técnica, seria en sus análisis y enfoques, al estilo de las revistas de ciencia médica y otras.

De esta manera  se podrán costear los gastos de los investigadores y apoyar sus proyectos, dando la debida difusión a la investigación  de cada caso  y  a los resultados obtenidos. También mediante la economía de medios y esfuerzos se podría difundir la actividad de cada grupo, presentando a sus integrantes en ferias internacionales OVNI, en donde con fechas debidamente distribuidas y no sobrepasando 2 ó 3 días de eventos, se desarrollarían  conferencias, talleres,  congresos, etc.,etc. al mejor estilo de las ferias internacionales de aviación (ej.. FIDAE en Chile), pero eso sí organizadas en distintos países a razón de una por año. Así se volcarían las ganancias obtenidas de los tickets  de asistencia, a los grupos de investigadores, terminando con la multiplicidad  de eventos  públicos  en un mismo país y en iguales períodos, que lo único que han logrado  es  agotar el tema a ser desarrollado,  conspirando así contra nuevas denuncias, nueva información e inclusive contra sus propios recursos económicos.

Por todo lo planteado  es que  el C.R.I.F.A.T. ya está trabajando en estos temas  y tiene previsto como paso inmediato auspiciar una  revista relacionada con el tema O.V.N.I. para el primer semestre de 2005.

Pienso que la investigación OVNI debe apuntar a la excelencia, y sino se logran objetivos como los que persigue el C.R.I.F.A.T., será muy difícil continuar para algunos grupos con esta investigación. No hay que olvidarse que nuestra América del Sur pasa por una situación muy grave en lo económico, que la viene arrastrando desde décadas, y en este tema no somos ajenos, debemos unirnos si queremos obtener resultados.

Página Web del CRIFAT: http://ar.geocities.com/crifat_uruguay
Página Web de la CRIDOVNI: http://fau.gub.uy/#