Año III - Nº 120 - Uruguay, 04 de marzo del 2005

 

 

 

 

 

SENSACIONES
Por Helena Arce

 

20 años de la reconquista de la democracia, y para festejar las dos décadas, o los 4 lustros como gustaría decir mi padre, el máximo, asciende al gobierno un Partido que si bien cuenta con una larga historia, héroes y luchas, aún nunca había gobernado. Fue sin duda un día histórico, el Presidente de todos los uruguayos, el Dr. Tabaré Vázquez ha entrado a la historia por la puerta grande, convirtiéndose por el respaldo de la democracia en el primer Presidente de este país surgido de este Partido.

Hoy mi sobrina (17 años) me preguntaba la opinión que me había merecido el acto de cambio de mando, ella estaba bien impresionada, y yo le contesté que podía hoy, hablarle de sensaciones.

Mis sensaciones fueron de orgullo cuando sentí al Presidente de mi país hablar de libertad, solidaridad e igualdad. Fueron de identificación cuando dijo que aspiraba a un país donde nacer no fuera un problema, ser joven no fuera sospechoso y envejecer no fuera una condena. De satisfacción cuando afirmó que nuestro gobierno no intervendría en los asuntos internos de otros países, ni permitiría la ingerencia de otros gobiernos en los nuestros, condenando al mismo tiempo al terrorismo. Fueron de reconocimiento cuando anuncio sus primeras medidas de gobierno al pie del Palacio Legislativo como fin de jornada, pues eran coherentes con sus manifestaciones durante su campaña: auditorias permanentes, excavaciones en los batallones, conocer el destino de los desaparecidos dentro de las posibilidades que brinda la legalidad imperante, reforma tributaria basada en el impuesto a la renta, implementación inmediata del plan de emergencia. Pero también fueron de identificación cuando igualó a las familias de las víctimas de la dictadura, a todas, marcando que el objetivo era que en el Uruguay nunca más hubieran guerras fraticidas. Me congratulé especialmente cuando el Dr. Vázquez recordó las palabras de Artigas: "mi autoridad emana de vosotros y cesa ante vuestra presencia soberana".

Me sentí nuevamente orgullosa ante la concurrencia de casi todos los Presidente democráticos de Latinoamérica presente y/o sus representantes directos, el gobierno español, el inglés, el estadounidense, presenciando lo que para nosotros es lógico y normal, pero no es tan lógico ni normal en la mayor parte del planeta, un traspaso de mando de un Partido gobernante a su más fiero opositor, en paz y con respeto mutuo.

Muchos critican el despliegue, el espectáculo, pero ante tantos extranjeros era una buena oportunidad para mostrar lo nuestro, por sobre todo en este momento, gracias Drexler, nuestro arte y nuestra cultura, pues estos nos presentan, nos identifican , y también traen divisas.

Una pena, vergüenza ajena me dio, los insultos a los ministros salientes, pues considero muy poco valiente, amparándose en una turba insultar, a quien se retira. Las quejas y los reproches, deberían hacerse dando la cara. de frente, sin necesidad de groserías y tal vez en otro momento. Parece ser la óptica que el Sr. Presidente de la República quiere darle a su gobierno, el de respeto y tolerancia, sería bueno que quienes allí lo llevaron, y quienes deberemos pedirle cuentas, felicitándolo o reprochándole, una vez su gestión sea cumplida, no desentonáramos.

Y al fin mi sensación es de expectativa, con buena onda, confiando, pero esperando, como le manifestó una señora, en un quiosco donde me encontraba sacando unas fotocopias, a un turista chileno que nos preguntó si estábamos felices: "Por ahora estamos todos contentos, pero dentro de 5 años le cuento. "

Sin embargo para poder contar con propiedad dentro de 5 años ante los resultados vistos, es de orden que primero debemos nosotros colaborar desde el llano. Y creo que la principal colaboración que podemos hacer es darle tiempo al Sr. Presidente y a su equipo de gobierno para instrumentar las medidas que les permita cumplir sus objetivos, implementarlas y luego si analizar los resultados.

Quisiera terminar estas reflexiones aludiendo a las palabras del, en ese momento Primer Senador de la República, y actual Ministro de Ganadería y Agricultura, el Sr. José Mujica: "que las diferencias, cuando lleguen, no sean tales que haga peligrar lo que tanto nos costó reconquistar, y lo dice alguien que lleva sobre el lomo muchas mataduras"

En su lenguaje habitual, a su modo, creí entender una reflexión donde reconocía que su accionar de los setenta no fue el correcto, que hay otros caminos a recorrer, y es muy importante que en este momento, nada menos que él, de este mensaje a nuestro pueblo, y por sobre todo a los jóvenes que no vivieron aquellas épocas.