Miembro de apdu
     
Año III - Nº 193
Uruguay, 04 de agosto del 2006
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
separador

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
1
"Sendero turístico"
hasta Cerro Picudo
Julio Dornel
 
separador

Culminados los trabajos de investigación realizados en el Parque  San Miguel (DINAMA) con activa participación del guarda parque Dante Roibal y la Dra Susana González del instituto Clemente Estable, se inauguró un Sendero de Información con cartelera  que llega hasta la cima del Cerro Picudo.

El mismo tiene una extensión de 2500 metros y pretende perpetuar el trabajo de investigación realizado durante 5 años en el área del Parque que asciende a  856 hectáreas. 

Dante Roibal
Guarda parque Dante Roibal: “Un sendero hasta el Cerro Picudo.”

Para Dante Roibal el Sendero se convertirá en un importante aporte para el área y para una zona turística  de marcada presencia como lo es el Parque Nacional de San Miguel. En la actualidad estamos nuevamente solos para cubrir 856 hectáreas al quedar sin efecto una propuesta que había incorporado nuevo personal.” Sobre la reiterada problemática  de la caza furtiva  que se realiza en el norte rochense  señaló que “esta situación preocupa sobremanera al reiterarse los hechos registrados en años anteriores, cosa que hemos denunciado ante las autoridades competentes, pero que hasta el momento no dieron los resultados esperados. También corresponde señalar el exterminio de los montes nativos, donde es fácil observar diariamente el transporte de grandes cantidades de leña en dirección a la frontera.”

UN SENDERO HACIA LA AVENTURA

Abandone la “jungla” por algunas horas, olvide la línea divisoria, los gritos, las bocinas y el trepitar de los automóviles que suelen  elevar los decibeles, deje la radio y la televisión con sus programas contagiantes y dirija sus pasos hacia los encantos naturales del Cerro Picudo.

Una reserva forestal compuesta por árboles centenarios y una vegetación donde se cruzan y entrelazan para formar un techo verde que en algunos lugares dificulta el desplazamiento de las personas.

El cuidado que ejercen las autoridades del parque ha permitido mantener el ambiente natural con sus características agrestes. Los  turistas que visitan la zona internándose por pequeños senderos o trillos  que atraviesan el monte, pueden  llegar a la parte más alta del Cerro y disfrutar de una experiencia inolvidable.

Es posible que el vértigo fronterizo nos mantenga alejados de algunos  lugares que pese a su proximidad  no contemplamos durante muchos años. Tal lo sucedido con el maravilloso espectáculo que se puede observar desde la cima del Cerro Picudo a solamente 15 kilómetros de esta ciudad.

Resulta difícil describir  lo que significa el entorno del Cerro petrificado y en forma simultánea su abundante vegetación, con su monte nativo,  que representa en la actualidad uno de los mayores atractivos del norte rochense.

A pocos kilómetros del histórico Fuerte se puede llegar cómodamente y sin mayores esfuerzos en una caminata de 30 minutos y ascender luego superando las dificultades naturales del monte.

Considerado como un verdadero paraíso el Cerro ofrece la posibilidad de observar un variado panorama que pasa por La Laguna Merín, el arroyo San Miguel, la zona de San Luis, Chuy y la Fortaleza de Santa Teresa.

Nada  altera  la rutina del lugar que pese a las dificultades está preservado en forma responsable. Dejando de lado el comportamiento humano tan difícil de controlar, lo que realmente se puede valorar en la cima del Cerro es el silencio que reina permanentemente y solo alterado por el canto de los pájaros.

Para quienes viven soportando el ruido de la ciudad, nada mejor que una visita al Cerro Picudo para disfrutar del silencio, observar los reflejos de sol en el arroyo San Miguel o concentrarse en el rumor del monte nativo acariciado por el viento.

El trazado de la ruta 9, el curso zigzagueante del arroyo San Miguel y un panorama indescriptible  de la zona que rodea 18 de Julio, ganan una dimensión  extraordinaria  desde los últimos metros del Cerro. Desde allí se puede disfrutar de una visión privilegiada  para identificar puntos conocidos que visitamos diariamente  y que desde las alturas ganan una perspectiva diferente.

Quienes frecuentan la zona han señalado que la puesta del sol ofrece un panorama de belleza indescriptible donde predomina  el silencio, quebrado en algunas oportunidades por el canto de los pájaros.

Queremos destacar además la preocupación permanente de las autoridades para que la zona no entre en un proceso de extinción y se logre  una mayor integración en los planes de conservación y preservación ambiental. Para ello se debería construir un parque  forestal que al margen de complementar las especies que existen en la actualidad, pueda servir de refugio a diversas especies d la fauna y la flora que todavía vienen escapando de la  devastación del hombre.

A solamente 15 kilómetros de la frontera se encuentra Cerro Picudo, ofreciendo una variada vegetación donde se pueden destacar los higuerones, acacias, eucaliptos, ceibos, mimbres, casuarinas, pinos, sauces, álamos, palmeras, coronillas, araucarias y ombúes.  Una flora indígena muy rica y variada que tuvo en Horacio Arredondo a uno de los principales impulsores desde la dirección Nacional de los Parques.

Al margen de las bellezas naturales  del Cerro se podrían realizar diversas actividades recreativas para complementar el esfuerzo que viene realizando la Junta Local en otros ámbitos de 18 de Julio.  La formación vegetal  que exhibe el Cerro está considerada como una de las más importantes del departamento, ofreciendo un potencial turístico, que bien explotado podría generar incalculables beneficios para la zona.

Pese al esfuerzo de las autoridades es evidente que muchas plantas autóctonas pueden ir desapareciendo porque la gran mayoría de los visitantes  recogen  plantas pequeñas  en forma indiscriminada y  algo similar sucede con  los animales.

También debemos señalar que parte de la riqueza vegetal del norte rochense  ha desaparecido en los últimos años, revelando alguna irregularidad en la preservación que se cumple en el área comprendida entre San Miguel, San Luis y Cebollatí.  

No debemos olvidar que diversas especies disfrutan del parque natural del Cerro, destacándose entre otras  los zorros, nutrias,  mano-pelada. Gato-montés, coatí, apereá, mulitas, comadrejas, liebres,, tucu-tucu, carpinchos, cerdos salvajes y jabalíes.

Podemos destacar además que entre el Vigía y La Carbonera se encuentra uno de los pocos rodeos descendientes directos del ganado criollo introducido por los españoles, sin cruza con ninguna raza.

Todo esto seriamente amenazado por  los cuatreros que vienen matando y carneando vacas dentro del parque. Cabe señalar que estos animales integran el rodeo más importante de nuestro país, siendo descendientes directos del ganado criollo introducido por los españoles.

1
 
pirnt
  mail  
up
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20