Miembro de
     
Año III - Nº 163
Uruguay, 06 de enero del 2006
 

 

Astrofísica
Encuentran una nueva pista
sobre el inicio del Universo

Algunos de los dipolos utilizados en la investigación para detectar deuterio.

Se ha conseguido hacer la primera detección por radioondas del deuterio, un átomo que es clave para la comprensión del comienzo del universo.

El equipo de científicos e ingenieros del Observatorio Haystack, dependiente del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), hizo el descubrimiento usando un conjunto de radiotelescopios diseñado y construido en las instalaciones de investigación que el MIT tiene en Westford, Massachusetts. Después de reunir datos durante casi un año, se obtuvo un sólido descubrimiento.

La detección del deuterio es de interés porque la cantidad del mismo puede estar relacionada con la cantidad de materia oscura en el universo, pero las mediciones precisas han sido difíciles de obtener. Debido a la forma en que el deuterio se creó en el Big Bang, una medición exacta de la cantidad de deuterio permitiría a los científicos establecer límites en los modelos de la Gran Explosión.

También, una medida exacta del deuterio sería un indicador de la densidad cósmica de bariones (materia ordinaria), y esa densidad de bariones indicaría si la materia ordinaria es oscura y se encuentra en regiones tales como agujeros negros, nubes de gas o enanas marrones, o es luminosa y se puede encontrar en las estrellas. Esta información ayudará a los científicos que traten de entender el comienzo mismo de nuestro universo.

Hasta ahora, el átomo de deuterio ha sido sumamente difícil de descubrir con instrumentos en la Tierra. La emisión del átomo de deuterio es débil dado que no es muy abundante en el espacio. Hay aproximadamente un átomo de deuterio por cada 100.000 átomos de hidrógeno. Por ello, la distribución que conocemos del deuterio es poco precisa. También, en longitudes de onda ópticas, la línea espectral del hidrógeno está muy cerca de la línea del deuterio, lo que hace que esta última pueda confundirse con la del primero. Sin embargo, en longitudes de onda de radio, el deuterio se separa bien del hidrógeno, y las mediciones pueden proporcionar resultados más consistentes. De ello se valieron los autores del hallazgo.

Pero no les resultó fácil. Nuestro estilo de vida moderno, lleno de aparatos que usan radioondas, presentó realmente un desafío para el equipo que trataba de descubrir la débil señal de radio del deuterio. Las interferencias de radiofrecuencia bombardeaban la unidad de medición con señales provenientes de teléfonos móviles, líneas de transmisión, luces fluorescentes, buscapersonas, la omnipresente televisión, y otros aparatos radioeléctricos.

El sistema de detección de deuterio en el Observatorio Haystack es una instalación del tamaño de un campo de fútbol, concebida y construida con el apoyo de la Fundación Nacional Para la Ciencia, el MIT y TruePosition Inc.

Los investigadores principales son Alan E.E. Rogers, Kevin Dudevoir, Joe Carter, Brian Fanous y Eric Kratzenberg (todos del Observatorio Haystack) y Tom Bania de la Universidad de Boston.