Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 324 - Uruguay, 06 de febrero del 2009   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Raúl Seoane

Las Raíces no temblaron
por Pedro A. Lemos

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Se nos esfumó  el mes de enero que fue caliente, muy seco,  con algunos cruces verbales y unas internas más que cálidas, que pueden provocar incendios graves.

         Lo que hace presumir una agitada campaña para obtener las nominaciones presidenciales de cada uno de los Partidos Políticos.

         En el Partido Colorado se consolida la candidatura de Pedro Bordaberry, que sin lugar a dudas hace frente a la interna del partido Colorado y a su propia condición de hijo de un ex Presidente electo democráticamente en una muy cuestionada elección y que además le abriera la puerta a las aspiraciones mesiánicas de los militares en el año 1973.

         De consolidarse ésta tendencia, el Partido Colorado contará con la renovación legítima y sobretodo joven, de acuerdo a lo que es el espectro político uruguayo.

         Por el Partido Nacional hubieron algunos encontrones verbales, que son productos de los nervios, más que la verdadera convicción de la realidad derecha-izquierda. Porque el Partido Nacional no es ni una ni la otra, es el Partido Nacional y sus hombres no necesita posicionarse de un u otro lado o aspirar al centro, deben aspirara a un Gobierno nacionalista y sin pasar facturas.

         Al Partido Nacional le sobran argumentos y quizás la mejor custodia que tienen sus hombres es la de ‘’Defensores de la Leyes’’, pero además un intenso trabajo redactado en estudios, análisis, críticas internas, van conformando un escenario de metas, mojones claros para ser la única opción, por la que masivamente va a optar la ciudadanía.

         Primero está esa fuerza invisible pero tenazmente construida en casi dos siglos de vida, que es el Partido Nacional en sí mismo. Es todos sus hombres que legaron un ideario donde ni un u otro candidato del momento podrá jamás apartarse. Son los propios errores cometidos en las pocas ocasiones de Gobierno, como en los muchos años de oposición, lo que indican una ruta a seguir y perseguir. Los errores cometidos al nominar los responsables de ejecutar una política diagramada por el que fuera Presidente y los errores cometidos en los momentos de las aspiraciones, donde aún están lejos los resultados.

         Cada uno de los líderes que persiguen la nominación, deben persistir en procurar un perfil creativo para cultivar al electorado. Pero cada uno además saben que contarán con el otro, para construir lo que no se hizo, rehacer lo mal hecho y generar una mentalidad colectiva para  iniciar un camino serio y poder perfilar el  País al Mundo. Es sin lugar a dudas el desafío más importante que hoy ambos  tienen en el horizonte cercano.

         Ya no alcanza con conocer la problemática general, los tiempos exigen conocer en profundidad las problemáticas particulares de cada sector que hace el Uruguay, día a día. Para comprometerse con los ciudadanos en propiciar soluciones concretas y que éstas sean percibidas en el mejoramiento de las condiciones para la zona, sector o conjunto.

         Los dos candidatos de la interna son amplios conocedores de cada rincón del Uruguay y su gente. Lacalle tiene a su favor y también en su contra para el electorado mayor, el haber sido Presidente, como cada elector tiene en sus manos una balanza de bueno o malo, juzgará de acuerdo a sus criterio, sus vivencias y sus malas comparaciones,  del 1990 en adelante cuando ejerció su Presidencia.

         Han pasado 13 años de finalizada su gestión y los más jóvenes que no lo vivieron, asumen que él es la experiencia con toda una vida dedicada al Partido Nacional.

         Menos años y sin haber pasado por la prueba de Presidente, Jorge Larrañaga ha sido un tenaz trabajador por los ciudadanos y la causa del partido nacional, desde su nominación como Intendente de Paysandú, posteriormente en el Senado de la República y como Presidente del directorio del Partido Nacional. Ha desarrollado una oposición constructiva, por más que lo acallaron la mayoría parlamentaria que ostenta el Frente Amplio.

         Sin lugar a dudas dos figuras avasallantes, que cargan en sus espaldas con la rica historia del Partido, la propia persecución, la descalificación petardista de los enconados uruguayos, que sólo saben utilizar repetitivos slogan anarquistas y sin argumentos, pero más que nada apoyados en su propia visión degradada de regalarse a los imperialismos populistas.

         Tanto Lacalle como Larrañaga saben que la tendencia de los estudios enfocados en la preferencia para las internas, aún es débiles, deberán pasar al menos 3 meses más para que las intenciones de votos se ratifiquen y exista un claro dictamen de los ciudadanos que creen en  el Partido Nacional.

         El Partido que  es la opción legítima de poner de pie al Uruguay y no de rodillas a las dependencias ideológicas. Ambos aspirantes saben que la derrota no será tal, porque cada uno  habrá dado todo de sí, para que el otro logre la aspiración de postularse a la máxima investidura. Que es simplemente una vía democrática de definir las preferencias de los electores. Por más que la tarea verdadera comenzará en marzo del 2010, con la necesaria unión del Partido para forjar un destino moderno a todo el país. Apoyado en los mejores hombres que el Partido tiene y pidiendo a los demás Partidos los mejor capacitados y que compartan la Visión del futuro Gobierno.

         Lógicamente que el Partido Nacional además de su rica trayectoria, siempre ha contado con líderes. Dado que para la Democracia funcione como tal, debe de existir un Partido, grupo o trayectoria, descartando de plano  los Fujimori, éstos jamás han sido una buena experiencia, porque solo tenían el carisma vacío de la estructura y apoyados en una oportunidad y su personalidad.

         A principios del mes de febrero Alianza Nacional y Unidad Nacional, tienen frente a sí un escenario muy parejo, las encuestadoras manejan una diferencia de 2 a 3 puntos en la preferencia electoral. Pero sabiendo que existe un electorado que No sabe o No contesta.

         Lo importante es movilizar las corrientes y que pasado el mes de junio, se vea y sienta en las calles la avalancha de preferencia electoralista hacia el Partido Nacional. Esa es en suma la gran responsabilidad de quienes hoy son conductores.

         Las condiciones para que ésta se haga realidad están dadas, basta con ‘’tomarle el pulso a la gente del País’’. Hoy los jóvenes no son aquellos jóvenes del 70, tienen otra visión, otras aspiraciones y ya no creen en los Cucos del imperialismo y optan por emigrar a Países desarrollados o con potencial, ninguno de éstos es Cuba, Bolivia, Ecuador, Paraguay.

         Quienes dudan y ven la lamentable falta de democracia o el populismo, no dudan de aspirar a potenciar un País diferente. ¿Que uruguayos?, aún los propios activistas del Frente Amplio convivirían en un régimen autoritario como el de Castro y familia.

          ¿Que uruguayo aceptaría pedir permiso para cruzar la frontera?

         ¿Cuántos uruguayos aceptarían trabajar por una ración de comida?

         Sobrarían las preguntas, de acuerdo a las realidades del hermano País del norte y que se exhibe como modelo.

         La única muestra, porque los otros ejemplos no son ni ‘’chica ni limonada’’, simplemente ‘’populista’’, patinando lo poco que tienen para ostentar un modelo personalista y quedarse a vivir en la silla que muchos años atrás dijera ‘’Presidente’’.  

         ¿Cuántos uruguayos tolerarían un modelito ‘’Chávez’’?

         Ni siquiera aceptan un modelo Tabaré reeleccionista. Y mucho menos sin el petróleo que paga las cuentas.

         Esto además es razonable, de acuerdo a los viejos postulados de la izquierda uruguaya, donde no importan los nombres, sino el Programa proveniente de las Bases. Razonable también es entender, que hoy más de un 14 % de los uruguayos que votaron al Frente en la elección pasadas, están dispuestos a cambiar de bando por expectativas insatisfechas. Por más que parezca que no es razonable, en la historia inmediata, el Presidente puso el Programa y las aspiraciones de las Bases en el bolsillo izquierdo y saluda, festeja y gobierna con su brazo derecho.

         Los uruguayos no aceptan a los demagogos  y mucho menos a los totalitarios, éstos los hay en la izquierda y en la ultra derecha. Pero éstos solo están para provocar algún desmán, por más que provoquen pérdidas valiosas en vidas humanas y propiedades ajenas.

         Pero los uruguayos además, las generaciones jóvenes, son seres sensibles y escuchan sin manifestarse, por ejemplo escucharon hace pocos días al Presidente, quien dijo con clara voz:
--Los integrantes del Gobierno no podrán hacer política, quien así lo desee deberá renunciar.

         En los hechos, nadie le dio importancia,  los Ministros, varios acudieron a postulaciones políticas partidarias y ocupan espacio en los noticieros radiales y de Tv, propiciando la tercera candidatura, el Sr. Rubio encargado de la OPP, en canal 12, explica las razones de la tercera candidatura. El Ministro Rossi apoya públicamente la tercera candidatura, sobran titulares para demostrar que el Presidente gobierna con la derecha y la Constitución la mira con la izquierda. Estos hechos insignificantes, que muy bien previstos están en la Carta Magna,  muestran la afinidad a la intolerancia democrática de un Gobierno, que no es ni ‘’Chica ni limonada’’

         El propio Vicepresidente se excede, porque se le escapó un comensal,  y a él se le suman más Ministros apoyando candidaturas, que al fin y al cabo, son aspiraciones grupales de llevar al sillón un candidato propio.

         Pero que juegan a favor y en contra en una interna que se pondrá salvaje. El primer salvajismo fue el dedazo del Presidente Tabaré Vázquez al indicar  que el candidato natural de la izquierda era Astori.

         Una decisión muy apartada de las normas y la ética de un Presidente de la República Oriental del Uruguay.

         Pero además, como dijera anteriormente, a los uruguayos no le gusta ser arriados a los Ponchazos.

         Este exabrupto Presidencial, no es el primero ni el último, ya que todos le vieron o escucharon al Presidente  cuando le indicó a un Periodista la siguiente observación:
‘’—Presidente Vásquez dijo:
 --Usted sabe, que lo que dice éste Presidente lo cumple.

         La pregunta que se hacen los uruguayos, los jóvenes y los no tanto
 
         ¿Qué raíces temblaron, Sr. Presidente?

         Seguramente todos entienden que fue un exabrupto de campaña en el 2003-2004.

         Los resultados cada uruguayo los vive y el día a día no se cambia con discursos, máxime  cuando éstos intentan señalarle al electorado una realidad, que no percibe cotidianamente.

         Llegando a una interna en el Frente con 3 candidatos, movida que no sumará votos a la coalición, deberán disputarse los votos internos. El candidato C como algunos le denominan, tomará votos de Astori y de Mujica, dejando en paz al electorado independiente, que será la fortaleza donde se deberán concentrar Jorge Larrañaga o Luis A. Lacalle, para en junio dilucidar internamente quien será el próximo Presidente del Uruguay.

Comentarios en este artículo

» Arriba


© Pedro A. Lemos para Informe Uruguay
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis