Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 372 - Uruguay, 08 de enero del 2010   
 
separador
En esta edición
separador
 
Sergio P. Luis
separador
Martin Feldstein
separador
Antonio Romero Piriz
separador
Nelson Maica C.
separador
Norberto Garrone
separador
Lic. W. Daniel Gorosito P-
separador
Jimmy Ortiz Saucedo
separador

 
 
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Marcelo Ostriga Trigo

El desafío
por Marcelo Ostria Trigo

 
separador
   
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         2009 fue un año complicado que generó nuevos desafíos. Paulatinamente, a medida que el parlamento (ahora Asamblea Legislativa Plurinacional) vaya aprobando leyes reglamentarias, se aplicará la nueva constitución. Se trata de algo crucial, y el régimen del Movimiento al Socialismo (MAS) tiene la renovada oportunidad de salvar los errores, incongruencias jurídicas y ambigüedades de la ley fundamental, mediante enmiendas que den forma a un estado moderno y democrático. De lo contrario, confirmará la tendencia autocrática del texto constitucional. Este es un reto del oficialismo, ahora que ha conseguido el absoluto control legislativo.

         La nueva constitución –prevista por la llamada “agenda de octubre de 2003”– fue concebida por el MAS como un instrumento para alcanzar el predominio total de los tres poderes del estado, y así cambiar la organización política y jurídica de la Nación. Se convocó a una Asamblea Constituyente sin propósitos de concertación para que la nueva ley fundamental sea justa y representativa de todos los ciudadanos. Esto fue rematado con el referendo para la aprobación de la constitución, cuestionado por un “contaminado” padrón de electores. 

         Junto a los desafíos de la hora, nuevamente se esparce en el oficialismo la idea de que el triunfo electoral le da la potestad de desconocer cualquier regla, escrita o no, y consolidar la imposición. Entre las deformaciones que se escuchan, resalta aquella de que la mayoría manda, y punto; un mando que se usa como la ley del más fuerte, inclusive para eliminar la crítica y, lo que es más importante, para ignorar los derechos individuales de quienes, circunstancialmente, son minoría.

         No se tiene presente que, cuando se arrolla todo vestigio de oposición, cuando se eliminan los contrapesos, surge la disidencia, es decir la oposición intra-partidaria que, tarde o temprano, se convierte en el germen del agotamiento del sistema creado.

         Ahora, se le presenta al gobierno el reto definitivo. De la forma cómo lo enfrente, depende que la ciudadanía viva en democracia o que sea sojuzgada por una autocracia, a semejanza del “chavismo” venezolano.

         El MAS, para trascender como gobierno al servicio de toda la Nación, requiere de un dramático cambio de conducta, abandonando el estilo arbitrario –en decisiones y en diatribas. Es el cambio necesario para asegurar la concordia y la paz ciudadana que resultan de la auténtica práctica democrática. Esta actitud se expresaría en una reparación honesta, consensuada y generosa de lo hasta ahora impuesto; es decir enmendar errores e injusticias. Los países serios, preservan sus instituciones, y los cambios, si son necesarios, se conciertan, se cuida el interés general y se abandona el sectarismo populista.

         No es, por ejemplo, democrático desconocer la voluntad de los ciudadanos de las regiones, que ven en la autonomía un instrumento para su desarrollo y un factor de unidad para Nación. Una enmienda al designio del oficialismo de deformar el concepto de autonomía, es parte del reto del régimen si, en verdad, piensa en un futuro de unión por la concertación ciudadana.

         Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, -logró la mayoría absoluta en las elecciones autonómicas gallegas- explicó que la unidad justifica el proyecto autonómico “que nos hizo crecer como nacionalidad histórica en la España democrática” y reafirmó que es también la unidad “la que nos hace más fuertes dentro y fuera’” (ElDiarioExterior.com. 31.12.2009). Estas reflexiones son aplicables al proceso autonómico boliviano que se pretende truncar o deformar.

         Es natural que haya escepticismo sobre un cambio de actitud de quienes están enceguecidos por la soberbia. Pero, aún así, este es el tiempo propicio para las enmiendas que aseguren la vigencia de la democracia.

El Dr. Marcelo Ostria Trigo es diplomático retirado del Servicio Exterior de Bolivia. Fue embajador de su país en Uruguay (1976 - 1977), Venezuela (1978), Israel (1989 - 1992) y la OEA (2000 - 2002. Actualmente es columnista de El País de Tarija, Bolivia, y ejerce la cátedra universitaria.

© Marcelo Ostria Trigo para Informe Uruguay

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis