Año III - Nº 125 - Uruguay, 08 de abril del 2005

 

 

 

 
¿Y ahora que hacemos?
por Danny Luque

Los grupos Islamitas ahora se hacen esa pregunta en los lóbregos espacios que habitan al margen de la ley. Se lo preguntan en las Mezquitas, en los chat rooms de sus militantes, en los artículos publicados en sus páginas web. Es que fuera de la posibilidad de secuestrar un par de aviones o envenenar el agua potable de alguna gran ciudad Occidental, este movimiento Islamita parece haber agotado su fuente de ideas. No me cabe la menor duda que están pasando por su peor crisis después del 9-11.

Al Qaeda que operaba como un eficiente órgano de comando y control ha sido desmantelado en pedazos, solamente 2 de sus 20 lideres están a la fuga, Osama bin Laden y Ayman al-Zawahiri, escondidos y sin poder tomar contacto con ninguna de las células Islámicas que operan alrededor del mundo.

Desde Diciembre del 2001 los 2 fugitivos no han podido mandar mas de 6 mensajes auténticos desde sus respectivas madrigueras y si llegaron a publicarse fue gracias a la cadena Al-jazeera ,que es de conocimiento público opera como el network favorito de este grupo terrorista.

Al Qaeda, que había publicado un total de 83 libros y panfletos en el 2001,ha solamente publicado un sólo libro desde el 9-11,acerca de la guerra en Irak.

La enorme dificultad de contactar a bin Laden y al-Zawahiri quedó en evidencia recientemente cuando Abu-Mussab al-Zarqawi, el líder de Al-Qaeda en Irak intento obtener un fatwa (permiso) de parte de ellos autorizando la masacre de mujeres y niños Shiitas: Obtener la bandera verde (de al Zawahiri) para cometer semejante homicidio les insumió 6 semanas!
El desmantelamiento de el liderazgo de al Qaeda ha tenido también otras consecuencias. Durante el pasado año, al-Zawahiri ha instado y urgido a los militantes de todo el mundo, inclusive los de norte América y Europa a convergir en el Medio Oriente para una "jihad" regional en Afganistán, Pakistán, Arabia Saudita e Irak.

Por otro lado bin Laden ha estado predicando una estrategia TOTALMENTE diferente. El pretende que los "jihadist",inclusive las células dormidas en América y Europa lleven a cabo atentados de gran escala, de gran magnitud, en los Estados Unidos. Por lo pronto ninguno de los 2 fugitivos líderes han podido cristalizar sus demandas.

También los gobiernos que otrora fueron blanco de al Qaeda han comenzado a actuar. En Pakistán, mas de 13.000 escuelas sospechosas de propagar ideas extremistas han sido clausuradas en los dos últimos años. En Yemen, el número de escuelas clausuradas asciende a la friolera de 24.000!.Hay claras señales de que las autoridades Afganas, pakistaníes,
,Sauditas e Iraquíes han podido infiltrarse dentro de muchos grupos terroristas que operan en sus tierras. Desde el 2003 cientos de terroristas han sido capturados en los países arriba mencionados al haber sido delatados por militantes arrepentidos. Las pagina web Islamitas ,así como los sermones en las Mezquitas controladas por al Qaeda, advierten a diario de la proliferación de "munafequin" (alcahuetes, hipócritas) que se adhieren al movimiento para poder denunciar a sus miembros confiando en poder recibir una recompensa. Solamente en Pakistán la CIA ha gastado aproximadamente 80 millones de dólares por año en una cadena de informantes que ha provisto información que a la postre llevó al arresto de docenas de personas involucradas en actos terroristas.

Hace muy poco tiempo atrás el gobierno Ruso capturó y asesinó al líder rebelde Checheno Aslan Mashkhadov, gracias a una pista que les costo 10 millones de dólares.

Pakistán ,Yemen y Arabia Saudita han tenido éxito en operaciones que tuvieron como objetivo el persuadir a los militantes para que depongan sus armas y retornen a la vida normal, según las estadísticas mas de 1.400 ex-militantes han
decidido reinsertarse a la sociedad en Arabia Saudita y Yemen.

El movimiento está teniendo dificultades para atraer nuevos reclutas a sus filas, inclusive en Europa Occidental(dónde las comunidades Musulmanas aún representan un campo fértil para reclutar futuros terroristas),el número de "voluntarios" ha decrecido en los últimos meses.

Uno de los grandes problemas que afrontan es que cada vez son menos los lugares en dónde estos Islamistas pueden esconderse. De acuerdo a nuevos datos de inteligencia las cadenas de terroristas no pueden esconder más de un par de docenas de personas en áreas remotas de Afganistán y Pakistán sin ser localizados. Aquellos tiempos en los que bin Laden con sus compinches ,sus numerosas esposas, numerosos hijos y todo el cortejo mandaban en pequeños Emiratos en Wahiristan y el Hindú Kush se ha terminado. Hoy por hoy el único lugar entre el Océano Indico y el Océano Atlántico en donde el FBI no esta presente es en Irán. Allí los rastros de al-Qaeda se pierden, pero tampoco la República Islámica será por mucho tiempo un lugar seguro para estos terroristas ya que es una República Islámica Shiita y los bin ladinistas tienen como objetivo matar a cuantos Shiitas sea posible.

Por primer vez en dos décadas, el movimiento esta teniendo dificultades en financiarse. Las generosas donaciones que provenían de varios países de la región han cesado y muchas de las cuentas de los milicianos han sido congeladas. Un total de 103 entidades de beneficencia han sido clausuradas o neutralizadas en Afganistán, Arabia Saudita, Pakistán, Yemen y Kuwait. Algunas entidades aun logran recaudar fondos a través de terceros pero también éstos están siendo detectados uno a uno. Se explica de esa forma la "sociedad" que mantienen la sucursal de al Qaeda en Irak y las gangas pro-Saddam, estos últimos aún tienen en su poder vastas cantidades de dinero que fuera saqueado de las arcas del tesoro Iraquí antes de la caída del Régimen.

Otro desencanto enorme sufrido por los grupos terroristas es que se han desvanecido las esperanzas de formar un frente anti-americano, liderado por Francia y Alemania para de esa forma aislar a los Estados Unidos e Inglaterra. La reciente visita del mandatario Estadounidense en Europa ha reforzado la determinación de hacer un frente común contra el terrorismo. El mismo José Luis Rodríguez Zapatero que le debe su victoria electoral a los ataques en Madrid el año pasado ha bajado el tono de su retórica anti-americana.

Pero, sin lugar a dudas el peor revés sufrido por los Islamistas ha ocurrido en el corazón de su propia tierra. Las elecciones en Palestina, Afganistán e Irak, los movimientos pro-independencia en el Líbano, los comienzos de cambios en Egipto, Yemen y Arabia Saudita, todo eso ha creado un nuevo interés en posibles reformas democráticas.

Los esfuerzos de Mahmoud Abbas de transformar Palestina de una causa emocional a una causa política, ha logrado por ej. que el más radical grupo terrorista, Hamas, se apreste para participar en las elecciones parlamentarias venideras.

Mientras el mensaje de odio y muerte aun repiquetea en algunas partes de la comunidad Musulmana y los remanentes de la izquierda en Occidente, lo que se vislumbra en el mundo Musulmán es diferente. Ellos están apostando a la libertad, al cambio (inclusive el poder negociar mas abiertamente con Israel) todo esto nos indica que el terrorismo Islámico a pesar de seguir siendo letalmente peligroso tiene un futuro limitado.