Miembro de apdu
   
Año IV - Nº 237
Uruguay, 08 de junio del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
separador

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
1

Terrorismo nunca más

por Javier García
  Email 
 
separador

            Desde sectores oficialistas se plantea la derogación de la ley de caducidad. La pregunta que instantáneamente surge es porqué teniendo mayorías absolutas en ambas cámaras, el Frente Amplio no lo ha hecho ya. La conclusión es que en el propio seno del gobierno hay fuertes diferencias sobre la medida.

            El presidente de la República propuso que el 19 de junio sea el día del "Nunca más". Adelantó también que las Fuerzas Armadas desfilarán en un gesto que busca demostrar que la fecha está dirigida a que se encuentren todos quienes de una u otra forma estuvieron enfrentados. Sin embargo la voluntad presidencial ya se sabe que no se cumplirá en virtud de que sectores políticos de su propio partido y organizaciones de derechos humanos no quieren compartir ese día con los militares.

            Es difícil reconciliar así a las partes.

            Más, lo será en la medida que cada avance que exista en la materia no se plantea en términos de superación del pasado sino que se usa para prorrogarlo indefinidamente. Cuando al Frente Amplio se le preguntaba en la campaña qué haría con la ley de Caducidad si llegaba al gobierno, el candidato Vázquez afirmaba que el congreso de su fuerza descartaba su derogación y aplicaría el artículo 4º de esa norma. Sin embargo un legislador del MPP declaró estos días a El País que su sector se inclinaría a favor de derogarla y fundamentó el cambio de posición en que en el congreso del 2003 no lo planteaban porque "era un escenario político-electoral distinto".

            En esto está también Michelini y el Partido Comunista. Traducido significa que prefirieron mentirle a la gente y no decir la verdadera intención porque hubiera sido perjudicial electoralmente.

            Cuarenta años después, Uruguay transita nuevamente por un túnel del tiempo que lo ancla. Casi dos generaciones de uruguayos no eran nacidos cuando sucedieron estos hechos y el resto era rehén del enfrentamiento de minorías extremas. Sin embargo el pasado nos tironea. El comandante del Ejército, Jorge Rosales, pronunció un discurso el 18 de Mayo donde claramente pasó una raya entre aquellos militares que violaron los derechos humanos, y el resto de la institución. Puso al Ejército en sintonía con el "nunca más" y reiteró nuevamente la plena sujeción democrática.

            Hizo un discurso de neto corte político delante de su mando constitucional. Respaldó el "nunca más" y subió al Ejército a esa estrategia. Es notorio que Vázquez evaluó lo dicho positivamente, porque de lo contrario lo hubiera destituido como hizo con el anterior comandante, no por un discurso sino por una cena. Pocas horas después surgieron las voces para derogar la ley de caducidad, repudiando, desde sectores vinculados al propio Frente Amplio, el discurso de Rosales.

            Los uruguayos, mayoritariamente, queremos superar el pasado que nos divide. Algunos dirigentes oficialistas confiesan hoy, con desparpajo, que en la campaña electoral del 2004 ocultaron su intención de derogar la ley para no perder las elecciones. Hay sectores a los que no les sirve quedarse sin aquel pasado porque viven políticamente de él y por ello mintieron en campaña. Esto no es una picardía, es inmoral. Como lo es también no asumir los horrores que cometieron. No existen las violaciones a los DDHH "necesarias".

            Matar y torturar son crímenes así se cometan de uniforme o de campera de jean. El definitivo "Nunca Más" debe incluir todo terrorismo, el del Estado y el de los iluminados.

1
 
pirnt
  mail  
up
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20