Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 298 - Uruguay,  08 de agosto del 2008   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

 

A conveniencia protección de los DDHH
por Robert Carmona-Borjas

 
separador
 
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

La vida de un simple ciudadano en Bolivia, Paraguay, Perú o en Honduras dónde el sicariato está a la orden del día, no tiene importancia para los medios, tampoco para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

         Los derechos humanos son todos importantes. No hay jerarquía, ni preeminencia entre unos y otros. El derecho a la vida, a la integridad física y moral, el derecho a informar y ser informado, a expresarse libremente, a elegir y ser elegidos, son igualmente importantes. No pueden establecerse diferencias en cuanto a su naturaleza.

         Los órganos de protección han sido creados para proteger los derechos humanos, tomando en cuenta esa premisa fundamental del Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Estos órganos deben actuar con igual empeño -eficiencia y eficacia- para proteger y promover los derechos de los ciudadanos, en todos los casos y no cuando le parezca más conveniente.

         Lamentablemente, en el ámbito interamericano, el órgano competente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), actúa bajo parámetros diferentes. La Comisión tiene en su agenda desde hace años miles de casos relacionados con la vida y la integridad física de personas, sin que se pronuncie, sin que ni siquiera los considere, lo que es una verdadera lástima y vergüenza. Por esta inacción se ha llegado a situaciones irreparables. Algunos peticionarios o presuntas víctimas ilusos y esperanzados en un sistema de protección eficiente murieron en forma violenta, en espera de una decisión de la Comisión. Es el caso, por ejemplo, entre muchos, el del Abogado Marcos Avidán López Martinez de Honduras, quien formulara una petición en el 2005 y sin que la Comisión lo considerara, fue vilmente asesinado. Una inacción lamentable y vergonzosa.

         En días pasados, la Comisión admitió con razón una Petición presentada por Leopoldo López, Alcalde del Municipio Chacao (Caracas), Venezuela, por la inhabilitación política arbitraria e ilegal impuesta indebida e ilegítimamente por el Contralor General de la República Bolivariana de Venezuela, siguiendo instrucciones del Ejecutivo, para impedir que el Alcalde se presente en las elecciones regionales de Noviembre próximo. La Comisión, en apenas cuatro semanas, lo que nos complace enormemente, por cierto, admitió la Petición y ahora conocerá el caso que esperamos concluya con una decisión de fondo favorable al alcalde caraqueño y a la democracia venezolana, vulnerada con tanta facilidad por los revolucionarios bolivarianos.

         La decisión de la Comisión confirma que los casos importantes para ella son los mediáticos, aquellos a los que los medios y la opinión pública pueden dedicarle espacio y centimetraje. La vida de un simple ciudadano en Bolivia, Paraguay, Perú o en Honduras dónde el sicariato está a la orden del día, no tiene importancia para los medios, tampoco para la Comisión. Los medios no le dedican ningún espacio a las peticiones de ciudadanos de nuestros países, a la violación de sus derechos humanos, tampoco a la muerte, al final, de ese esperanzado ciudadano que creía en las reglas y en los procedimientos.

         La Comisión es un órgano importantísimo en cuanto a la Protección y la Promoción de los Derechos Humanos en la región. Pero, lamentablemente, debemos reconocerlo con mucha pena, es un órgano ineficiente e ineficaz, lo que favorece e incluso estimula las violaciones, por los gobiernos políticamente corruptos, de los derechos de los ciudadanos de la región. Sanciona a los países por retardo procesal, cuando ellos mismos tienen represadas más de 2000 causas en sus archivos clamando se haga justicia. Una ineficiencia lamentable que se traduce en la mayor ineficacia, alimento de las violaciones y de la impunidad, en perjuicio de los derechos de todos.

         Una realidad lamentable que sólo genera violencia, arbitrariedades, en perjuicio del estado de derecho y de la democracia que con tanto esfuerzo y sacrificio intentamos establecer en la región.

» Arriba


Fuente: Relial
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis