Miembro de apdu
     
Año III - Nº 198
Uruguay, 08 de setiembre del 2006
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
separador

Forex Trader

Fondo de Inversión

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 

 
1
Durán Chuquimia
Misteriosos Remolinos Lunares
1
 
separador

Imagine lo siguiente: Una taza de café, negro y humeante. Añada un poco de leche y bata suavemente. Remolinos de crema se forman a lo largo de la taza.

Amplifique esta imagen un millón de veces y obtendrá un Remolino Lunar

1
El remolino Reiner Gamma, fotografiado por el orbitador lunar SMART-1 de la Agencia Espacial Europea (ESA)

Los remolinos lunares son extrañas marcas en la Luna que se asemejan a la crema en su café, pero a una escala mucho mayor. Parecen ser marcas rizadas de polvo lunar pálido, que se tuercen y giran a lo largo de docenas de kilómetros sobre la superficie lunar. Cada remolino es completamente plano y está protegido por un campo magnético.

¿Qué son? "No lo sabemos", dice Bob Lin de Universidad de California Berkely, quien ha estado estudiando los remolinos durante casi 40 años. "Estas cosas son muy extrañas".

Uno de los remolinos, Reiner Gamma, puede ser observado usando un telescopio de aficionado. Está cerca de la orilla oeste de Oceanus Procellarum (Océano de las Tormentas) y a primera vista parece un cráter extrañamente desorganizado. De hecho, eso es lo que la mayoría de los astrónomos pensaron que era hasta 1966, cuando el Orbitador Lunar II de la NASA sobrevoló y fotografió el Reiner Gamma desde su campo de alcance. Lo que apareció en esa moteada foto en blanco y negro no era un cráter.

Al poco tiempo, dos remolinos más fueron descubiertos en la cara oculta de la Luna. Estaban situados en puntos completamente opuestos a las cuencas de impacto de Mare Imbrium (Mar de las Lluvias) y Mare Orientale (Mar del Este) del lado cercano. Pareciera que los impactos en una de las caras de la Luna han creado los remolinos en la otra cara. Pero nadie puede explicar cómo.

Los misterios se agravaron cuando en 1972 Lin y sus colaboradores descubrieron que los remolinos estaban magnetizados. "Fue un descubrimiento accidental", remarcó. Como ocurre con frecuencia en el campo científico, "estábamos intentando descubrir algo completamente diferente".

Su objetivo era la cola magnética terrestre, una estela que es como un encordado de fuerzas de campo magnético, que se extiende desde la Tierra hasta casi dos millones de kilómetros en el espacio profundo. Los vientos solares que soplan contra el campo magnético de la Tierra provocan esta cola, y en los días del Apolo no se sabía mucho acerca de este fenómeno.

Para estudiar la cola, "construimos dos pequeños satélites y pedimos a la NASA que los pusiera en órbita alrededor de la Luna". La Luna es un magnífico lugar para observar la cola magnética de la Tierra, explica, porque la Luna atraviesa la cola una vez al mes mientras orbita alrededor de la Tierra.

La NASA aceptó, y dos "mini-satélites" fueron desplegados por la tripulación del Apolo 15 en 1971 y Apolo 16 en 1972. "Los astronautas pulsaron un botón y los satélites fueron empujados hacia el espacio mediante un resorte", comenta Lin. Liberado del Módulo de Servicio (la nave nodriza del Apolo), los satélites fueron puestos en órbita alrededor de la Luna, obteniendo datos que fueron recolectados por los detectores de electrones y magnetómetros de abordo.

1
Un mini-satélite del Apolo despega del Módulo de Servicio, visión artística.

"Aprendimos mucho acerca de la cola magnética de la Tierra", dice Lin. Pero ellos aprendieron incluso mucho más acerca de la Luna:

Cuando los mini-satélites volaron a solo 96 km (60 millas) sobre el terreno lunar, entraron y salieron de un extraño dominio magnético. Campos de fuerza magnéticos brotaron desde la superficie lunar, alcanzando y afectando a los sensores de los satélites. "Nos dimos cuenta de que la corteza de la Luna debía de estar magnetizada", remarcó. No era un campo magnético global como el de la Tierra, sino un azaroso edredón de parches magnéticos.

El campo más intenso fue localizado sobre los remolinos lunares. "Los remolinos tienen campos magnéticos de algunos cientos de nano-Tesla (nT) de intensidad al nivel de la superficie", comenta Lin. (En comparación, el campo magnético terrestre es de 30.000 nT). "Si usted camina alrededor de un remolino con una brújula magnética, la aguja oscilará adelante y hacia atrás de manera confusa. Usted se perdería rápidamente debido a que el campo magnético está tan revuelto".

Lin cree que esos extraños campos magnéticos son una pista importante para determinar el origen de los remolinos, y ofrece la siguiente posibilidad:

"Hace casi cuatro mil millones de años, la Luna tenía un núcleo de hierro líquido y un campo magnético global. Supongamos que un asteroide choca con la Luna. La explosión provocaría una nube de gas cargado eléctricamente ('plasma') que barrería la luna, empujando el campo magnético global. Finalmente, la nube convergería en un punto directamente opuesto al impacto, concentrando el campo magnético en ese punto". Eones después, el núcleo de la Luna se enfrió y el campo magnético global se desvaneció. Sólo las marañas de los parches más fuertes permanecieron, y esos son los remolinos.

1
Un mapa magnético del Reiner Gamma obtenido por la nave Lunar Prospector de la NASA en los años 90.

Esta idea ofrece una explicación para la apariencia clara y cremosa de los remolinos. De acuerdo con varios investigadores, el polvo lunar está oscurecido por la larga exposición al viento solar. Quizás los remolinos son claros porque han estado menos expuestos: sus campos magnéticos desvían el viento solar. Si es así, los remolinos lunares son simplemente una sombra de las fuerzas magnéticas que se arquean sobre ellos.

Todo esto parece claro y ordenado, pero hay un problema: Aunque dos de los remolinos lunares están situados exactamente opuestos a las señales de impacto, uno no lo está: Reiner Gamma. ¡El remolino prototipo no encaja en la teoría!

"Es un misterio real", reconoce Lin.

Hay más pistas en camino. La NASA pronto estará de regreso en la Luna, eventualmente con personas pero primero con robots exploradores. Liderando el camino está el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO —Lunar Reconnaissance Orbiter), programado para ser lanzado en 2008. Entre otras cosas, el LRO creará mapas detallados en tres dimensiones de toda la Luna usando una cámara de tecnología avanzada y un rayo láser. Sus imágenes de los remolinos deberán de ser impresionantemente detalladas.

Otro instrumento de la NASA, el Instrumento para Cartografía Geológica de la Luna (Moon Mineralogy Mapper), estará camino de la Luna a bordo de la nave india Chandraayan-1, también prevista para lanzamiento en 2008. Usando un espectrómetro infrarrojo, "M-al cubo" sondeará el terreno lunar y nos describirá con fantástico detalle los minerales que hay en la superficie. La Luna será sondeada en su totalidad, incluyendo los remolinos.

¿De qué están hechos los remolinos? ¿Son realmente planos? ¿En qué se diferencia la crema del café? Preguntas para reflexionar frente a su próxima taza de negro y humeante.

1
 
pirnt
  mail  
up
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20