Miembro de apdu
     
Año III - Nº 211
Uruguay, 08 de diciembre del 2006
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
separador

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
1
Malú Kikuchi ¿Y si contamos la verdad?
por Malú Kikuchi
 
separador

Con todo el respeto que merece su investidura, Señor Presidente, ¿contamos la verdad de los hechos?  Aunque sea sólo por esta vez. Para evitar males mayores entre hermanos rioplatenses. Vale la pena, aunque duela.

Hechos. La República Oriental del Uruguay habilita a las empresas ENCE (2004) y BOTNIA (2005) -plantas de celulosa-, a establecerse en Fray Bentos a orillas del compartido Río Uruguay. Argentina, al no haber sido consultada, reclama por la violación del Tratado del Río Uruguay de 1975.

Hechos. El 2 de marzo 2004, la CARU, Comisión Administradora del Río Uruguay, acepta, del lado Argentino, la instalación de la planta (ENCE). Son Cancilleres, Rafael Bielsa por Argentina y Didier Opperti por el Uruguay. El Presidente de la CARU en ese momento era el actual Vicecanciller Roberto García Moritán. Ese “acuerdo”, aparentemente, ha desaparecido del Ministerio de Relaciones Exteriores Argentino.

Hechos. Lo que no ha desaparecido es la Memoria del Estado de la Nación Argentina del año 2004. Página 107. “En el mismo mes (junio) ambos países firmaron un acuerdo bilateral poniendo fin a la controvertida instalación de una planta de celulosa en Fray Bentos. Este acuerdo respeta, por un lado el carácter nacional uruguayo de la  obra, que nunca estuvo en entredicho y, por otro lado la normativa vigente que regula las aguas del Río Uruguay a través de la CARU. Asimismo supone una metodología de trabajo para las 3 etapas de la construcción: el proyecto, la construcción y la operación.”

Hechos. Página 127 de la Memoria 2004. “Planta de celulosa M´Bopicuá (ENCE). De acuerdo a las coincidencias específicas de ambas delegaciones ante la CARU con referencia a la posible instalación de fábricas de pasta de celulosa a la vera del Río Uruguay, fue diseñado un Plan de Monitoreo de la Calidad Ambiental del Río Uruguay en áreas de plantas celulósicas que junto con el Plan de Protección Ambiental del Río Uruguay, contribuye a mantener la calidad del recurso hídrico. Asimismo fueron revisados y actualizados los estándares de calidad de Agua, restando su incorporación al Digesto de Usos del Río Uruguay.”

Hechos. A partir de finales del 2005, aterrorizados habitantes de Gualeguaychú, convencidos que las pasteras van a contaminar, reunidos en Asamblea, deciden cortar la ruta 136 que comunica con Fray Bentos, Uruguay. Esta medida que se mantiene todo el verano 2006 es aprobada, incentivada y aplaudida por los gobiernos Provincial y Nacional. Sin tener en cuenta que cortar una ruta es un delito, y que cortar una ruta internacional es un delito internacional. Permitirlo, es un delito.

Hechos. Todos los informes, y son varios y todos de empresas intachables, aseguran que BOTNIA no va a contaminar. La metodología que va a usar está probada y es “saludable”.

Hechos. A pedido de las asambleístas, la Argentina recurre a la Corte Internacional de la Haya, pidiendo una medida cautelar que pare las obras. Por 14 votos a 1 (argentino), La Haya falla a favor del Uruguay.

Hechos. El Uruguay recurre al Tribunal del MERCOSUR por los cortes de ruta y las pérdidas económicas que estos representan. El Tribunal se declara incompetente pero amonesta a la Argentina por los cortes.

Hechos. Para encontrarle una solución al conflicto, la Argentina le pide ayuda al Rey Juan Carlos. Al mismo tiempo, la Secretaria de Ambiente, Romina Picolotti, varios asambleístas y antes que ellos el diputado oficialista Jorge Argüello, van a Washington a pedirle al Banco Mundial que no financie a BOTNIA. El Banco Mundial le otorga a la empresa un préstamo de U$S 170 millones por 23 votos a favor y uno en contra, (argentino).

Hechos. El conflicto va en aumento.  El miércoles 29/11/06, el Presidente Tabaré Vázquez, firma un decreto mediante el cual ordena al Ejército Uruguayo custodiar la planta de BOTNIA.

Disculpe Señor Presidente, esto es sólo para refrescarle la memoria.        

Hechos. El 25 de agosto de 1825, la República Oriental del Uruguay declaró su independencia. Dejó de ser la Banda Oriental de las Provincias Unidas y dejó de ser la Provincia Cisplatina lusitana.. En octubre de 1828, las Provincias Unidas y el Imperio del Brasil reconocieron su independencia. Desde entonces, son OTRO país. El 18 de julio de 1830, la República  Oriental del Uruguay sancionó su Constitución.  Es pertinente notar que a los hermanos uruguayos  les llevó sólo 5 años darse una Constitución, a los argentinos (1816/1853), ¡37 años!

Hechos. Dentro de las fronteras de la ROU, los hermanos uruguayos tienen el derecho de hacer lo que mejor les parezca de acuerdo a las políticas internas y externas que adopten, siempre y cuando no “invadan” ni contaminen territorios que les son ajenos. El artículo 168 de la Constitución Uruguaya dice que: “Al Presidente de la República corresponde la conservación del orden y la tranquilidad en lo interior.” El inciso 17 del mismo artículo dicta que: “Las FFAA pueden ser llamadas a actuar en cumplimiento de su cometido fundamental de defender la paz de la República, su Constitución y sus leyes.” Porque hay países, Señor Presidente, donde la Constitución, se cumple.

Hechos. Si algunos de los asambleístas de Gualeguaychú dicen a través de medios masivos de comunicación que: “ si ponen en marcha la planta de BOTNIA, cruzaremos el puente” (Hora Clave, domingo 29/11/06); si otro asambleísta dice que: “con las manos si es necesario destruiremos ese símbolo del capitalismo salvaje que es la chimenea de BOTNIA” (América, noticiero del mediodía, 3/11/06); si se vuelve a cortar la ruta de Gualeguaychú y ahora también la de Colón; si se amenaza con un nuevo Bin Laden, es lógico que el Uruguay tome precauciones.

Hechos. El tema de la “abuela de 88 años que se ofrece como suicida” para destruir la fábrica de BOTNIA, merece un párrafo aparte. El disparate aparece en el diario The Washington Post el 24/11/06, firmado por la periodista Marcela Sánchez. Periodista que reconoce ante un medio radial que el informante de tamaño despropósito es Daniel Taillant, Director Ejecutivo del Centro de Defensa de los Derechos Humanos y el Ambiente, que además y ¡oh! casualidad, es el marido de la Secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolotti. Taillant es también el que aconseja a los asambleístas que corten las rutas, sosteniendo que los cortes no perjudican  la posición Argentina ante la Corte Internacional de La Haya. Se habla asimismo de compras y alquiler de gomones para un eventual desembarco por parte de los asambleístas en Fray Bentos. Razonablemente, el Uruguay prefiere prevenir  a tener que lamentar algún hecho descolocado. El Presidente Kirchner dijo que “no nos merecemos esta afrenta.” Señor Presidente, no es una afrenta, es una respuesta a tanta locura. Y nos la merecemos.

Hechos. El Señor Presidente habló de “contaminación visual”. Ya sabe que BOTNIA no va a contaminar. Finlandia y el Uruguay son países serios. No necesitan publicitarlo como eslogan electoral. Son serios en serio. La Argentina pierde ante todos los organismos que reclama. La República Oriental del Uruguay es un país independiente de la Argentina, y su Presidente no es “intransigente” ni debe ser retado como si fuera un escolar.

Señor Presidente, con el enorme respeto que merece su investidura, ¿no sería un buen momento, antes que el problema se vuelva absolutamente inmanejable, contar la verdad?  Sería  un gesto de sincera grandeza si, desde el atril, Usted fuera capaz de decirle a sus conciudadanos que la Argentina, en este tema, no tiene razón.

Señor Presidente, “con cariño” como a Usted le gusta decir, ¿y si aunque sea por esta única vez, probamos con la verdad?

Fuente: La Caja de Pandora

1
 
pirnt
  mail  
up
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20