Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 320 - Uruguay, 09 de enero del 2009   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
 
 
separador
La Intendencia Municipal de Maldonado clausura un local del Partido Nacional
Helena Arce
separador
1111111
Nelson Maica C.
separador
El País de los Pasos Perdidos
Raúl Seoane.
separador
El Teflón
Rodrigo Blás
separador
1111111
Darío Acevedo C.
separador
Proponen construir un hombre nuevo
Dr. Alberto Scavarelli
separador
La Barra: Ocupación total durante enero
Julio Dornel
separador
Fin de Año
Pedro A. Lemos
 

 
Raúl Seoane

Fin de Año
por Pedro A. Lemos

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Australia recibe el año nuevo con dos horas de diferencia después que a Nueva Zelandia y con 13 horas de anticipación con respecto al Río de la Plata. Es una característica de Sídney iniciar el nuevo año con fuegos artificiales. Como primero están los niños y para que éstos no se pierdan nada, a las 21 horas de Sydney, durante 7 minutos el cielo de la bahía ofrece el espectáculo para los chicos.

         El espectáculo demanda quince meses de preparación, hoy al primero de enero del 2009, ya hace 3 meses se está trabajando en el próximo, que será el 31 de diciembre del 2009.

         Este fin de año, demandó 5 toneladas de elementos pirotécnicos a un costo de 5 millones de dólares australianos, (3.5 millones de dólares USA). Incluyendo el espectáculo para niños y el show final.

         Como todas las cosas de la vida, el show en la pantalla es de 12 minutos de fuegos artificiales, pero la realidad lleva miles de horas de trabajo y lo disfrutan en la bahía de Sydney 1,5 millones de personas, más todos aquellos que se suman a través de la pantalla chica. Seguramente más de 20 millones de australianos y la imagen de Sydney que recorre el mundo.

         Sin remontarnos al trabajo que demanda el espectáculo, algo que jamás se ve en un show, es bueno precisar el ‘’ambiente’’ ese clima que se genera desde las primeras horas del día. La bahía de Sydney es muy extensa y recortada, se ingresa a ella por un estrecho, que con imaginación inglesa se le denomina ‘’—Cabeza sur y Cabeza norte—‘’ un estrecho de menos de mil metros con una profundidad de más de 30 metros.

         Por ella navegan asiduamente todo tipo de embarcaciones, marinas mercantes y cruceros intercontinentales. Un sistema de Ferrys permanente circula trasportando personas (turistas y trabajadores) completando un recorrido de más de 150 km desde Circular Quay, barrio característico porque se alberga en él la casa de la ópera. El Opera House es sin lugar a dudas una belleza de la arquitectónica moderna y una  característica de Sydney. Junto a él se prolonga por el aire otra de las características, el ‘’Puente sobre la Bahía’’—Harbour Bridge-. En sus aguas el 31 de diciembre, parecía todo normal, excepto una pequeña zona restringida del canal. Embarcaciones de todo tipo viajaban relajadamente, disfrutando de un día espléndido, sol, brisa suave y olas calmas.

         Los informes meteorológicos informaban que las 24 horas iban a ser perfectas. Doce horas previas al gran momento, las embarcaciones comenzaron a posicionarse en lugares estratégicos, pero fue después de las 17 horas que los navegantes masivamente surcaron las aguas y escogieron su lugar favorito.

         No es necesario poseer el mejor de los yates o el más alto mástil de los veleros, simplemente está en tener el bote que se pueda y querer vivir el espectáculo, el ambiente como en cualquier otra actividad deportiva siempre es de muy buena onda. En las ensenadas, de grandes a chocos todos disfrutaban, remando, haciendo snorkel,  charlando con el bote vecino o simplemente mojando los anzuelos. Particularidad exquisita de la bahía,  donde muchas veces sorprenden los peces, ya sea por su colorido o por su tamaño. Quienes organizan un espectáculo saben de que la espera es el peor enemigo, por ello a la tarde aviones de pequeño porte dibujaron el cielo con slogan y carteles, quizás el más curioso fue ‘’ Llama a Mamá’’ Call Mum, se leía en lo alto. Quienes lo hicieron recibieron como respuesta, Feliz año nuevo.

         Después de las 17 horas el tránsito de embarcaciones de todo tipo se hizo intenso, unos amarraban al oeste del Harbour Bridge otros preferían al este y desde ese punto central las distancias no eran importantes, ya que el espectáculo era en lo alto, todos podrían divisar sin problemas.

         Muy cerca de las 19 horas, un barco bombero, recorrió las aguas, lanzando agua a más de 15 metros de altura y en todo su alrededor, una nube de agua era dispersa en el aire en pequeñas gotas. Muchas de las zonas aledañas al centro de Sydney, eran clausuradas para el tránsito de vehículos, el comercio cerraba sus puertas y todos volvían a sus casas o a su lugar reservado para el espectáculo. Las casas con fondo a la bahía organizaban la mesa de fin de año, canoas, kayak, botes a remos o chinchorros iban y venían, entre ellos kayak a pedal propulsados por 2 personas y generalmente un niño en el rutero.

         A las 9 de la noche flashes provenientes de los juegos pirotécnicos y desde el puente, dieron aviso de que la gran fiesta comenzaba. Después de ellos una lluvia de fuegos artificiales a modo de introducción para los menores y a su  vez, estaban anunciando que en pocas horas más se podría presenciar de "The Creation Storm", el gran espectáculo.

         Desde las 21 y 08 hasta las 24 son muchas horas y el público puede aburrirse, por ello el show contemplaba un navegar de embarcaciones magníficamente iluminadas y ambientadas. Más de 6.000 embarcaciones estaban sin prejuicios a la espera y admirando el espectáculo. 60.000 metros de cables eran los conductores del gran show. Iluminación y sonido, convergían en simultaneo.

         Los verdaderamente únicos australianos, los aborígenes, contribuían con sus danzas y música  al espectáculo. Ellos tomaron parte en un ritual de fumar para limpiar el puerto, apoyados con una banda sonora realizada por Geoffrey Gurrumul  Yunupingu en lengua tradicional.

         La mole de hierro colgante, que demanda 100 personas con trabajo estable anualmente para su mantenimiento y pintura, es sin lugar a dudas la mejor plataforma para el evento.

         En sus arcadas centrales y con vista a los dos frentes, para los festejos de la olimpiadas de Sydney en el 2000 un inmenso cartel decía simplemente ‘’Eternity’’, para el fin del 2008, duplicando su tamaño, se pudo apreciar una estrella, pasando a ser una flor y finalizando con un sol amarillo característico del sol australiano en la zona norte del País. Complementado además por una pirotecnia horizontal que cruzaba de sur a norte y viceversa el puente.

         Más de 100.000 efectos pirotécnicos, se concentraron en los 12 minutos, 1.500.000 de personas los vieron directamente en los diferentes puntos de la ciudad. Las más de 6.000 embarcaciones ancladas en sus aguas, vieron un show fantástico y se embebieron del contagioso estímulo de compartir uno de los grandes espectáculos que cerrando el 2008, nos indican que las metas se obtienen con trabajo, tiempo, dedicación, esfuerzo y creatividad.

         Estoy seguro, que la crisis del 2009, será para los australianos otro momento de gran unión. Como se dice habitualmente por 15 centavos mucho más de 20 millones de habitantes, no nos podemos privar del show.

         Buen año para todos, el espectáculo recién comienza, sepámosle dar su dimensión, los escenarios sobran.

Comentarios en este artículo

» Arriba


© Pedro A. Lemos para Informe Uruguay
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis