Miembro de apdu
   
Año IV - Nº 259
Uruguay,   09 de noviembre del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

Buscar en el WWW Buscar en Informe Uruguay

ha

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
Pablo López Herrera

La “gran victoria“ de Cristina

por Danilo Arbilla
 
separador
 
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

            El presidente George Bush nos ayuda a despejar algunas dudas: llamó a Cristina Fernández de Kirchner y la felicitó por “su gran victoria“. Dados sus “ aciertos“ de lo últimos años , sumados a su nivel de prestigio y credibilidad y el conocimiento que ha demostrado tener de los problemas de la región, esta percepción de Bush advierte en alguna forma que quizás no habría que festejar tanto. Aun frente al hecho de que el oficialismo kirchnerista obtuvo casi un 45% de los votos en las elecciones realizadas el pasado domingo 28 en la Argentina.

            El 44,91% de los votos, mirado bien y tomado aisladamente, no es poca cosa. Pero si se desmenuza, se analiza en el contexto y se compara, puede que no sea tanto. Todo es según el color del cristal , como diría don Ramón de Campoamor. Por ejemplo, cuando el año pasado el presidente Lula tuvo que resignarse a la prueba del “ballottage“ para ser reelecto, se habló de voto castigo por algunas “ desprolijidades“ de su gente y su gobierno. Y eso que obtuvo el 48,61% de los votos. Lo mismo pasó con la socialista Michelle Bachelet que con un 45,9 % de votos tuvo que competir en una segunda vuelta. Se consideró un “traspie“ de la gobernante Concertación, que contó, incluso, con el aporte extra del prestigio del presidente saliente, también socialista, Ricardo Lagos.

            ¿Por qué, entonces, lograr el 44,91% de los votos sí sería una “gran victoria“ para la señora Fernández y para los otros no ?

            Ciertamente ese porcentaje no justificaría mucho alarde; desde la vuelta a la democracia en la Argentina todos los presidentes, desde Raúl Alfonsín hasta Fernando De la Rúa, pasando por Carlos Menen, llegaron al poder con un respaldo superior al 47 % de los votos. La única excepción fue la de Nérstor Kirchner, que por esas raras carambolas de la naturaleza llegó a la presidencia con el 22,24% de los votos de un electorado que votaba a cualquiera que enfrentara a Menen.

            Tener un porcentaje por encima del 45% no fue considerado una “ gran victoria ” para Bachelet ni para Lula. Y eso que a estos en ninguna instancia se les acuso de cometer “impurezas” mayores para juntar votos, como sí pasó con los Kirchner .Según la oposición y los analistas independientes se valieron de “abusos“ y de “repartos“ desde el poder, que les permitieron “ conquistar“ el voto de las clases mas pobres y necesitadas, de buena parte de los desocupados, de la dirigencia sindical y de caudillos de distintas intendencias y provincias, sin cuyo aporte jamás habría llegado a ese 45%.

            Un aporte circunstancial y muy sujeto al toma y daca La señora Kirchner obtuvo un 45 % de los votos. Pero la contracara nos dice que un 55%, la mayoría de la población, no la votó . Eligió y optó por una media docena de otros candidatos, pero en todos los casos votó en contra de la candidata gubernamental.

            En estas elecciones, además, se registró el más bajo nivel de concurrencia de los últimos 80 años. Votó uno 72% de los habilitados, lo que hace que el mentado 45% kirchneristas equivalga al 32,5% de los argentinos habilitados para votar. Esto es, menos de la tercera parte. El oficialismo, de todas formas, tendrá una cómoda mayoría en ambas cámaras legislativas lo que marca, cuantitativamente, un avance. Hubo, empero, un cambio cualitativo que se genera al surgir de estos comicios como segunda fuerza política del país la Confederación Coalición Cívica que lidera Elisa M.A. Carrio. Cristina sumará más legisladores que su marido, pero sin duda estará mucho más vigilada y controlada.

            Si sigue la misma línea que su antecesor, seguramente no le será tan fácil como a él. Las fuerzas y realidades de la economía no se pueden contener ni maquillar por mucho tiempo más , haya o no oposición, haya o no prensa independiente. Pero en su caso además, tendrá una oposición más militante, que no se “arruga“ y que prestará y sumará su voz a la de la prensa no complaciente, a esa que cuando era senadora la señora Kirchner calificaba de burra- refiriéndose a los cronistas parlamentarios-, o acusaba de censurar (¿) al gobierno cuando se votaban superpoderes a su marido y a la que hoy dice, ya como presidenta electa, que considerara siempre que los medios “recuperen el equilibrio perdido”. En definitiva, todo dependerá de la lectura que haga de “su victoria“ la nueva mandataria. Quizás, sí, sea un problema de equilibrio, pero no precisamente en el sector de la prensa.

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer. Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
Estadisticas Gratis