Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 346 - Uruguay, 10 de julio del 2009   
 
 
 
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 

EE.UU.: Una reforma financiera superficial
por Mark A. Calabria

 
separador
   
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         La administración de Obama presentó en junio una reforma a nuestras regulaciones financieras mal concebida y mal informada que hará de las crisis algo más probable y más costoso. Nuestro sistema financiero, particularmente nuestro sistema hipotecario, ha fracasado—pero el gobierno de Obama ignora los defectos reales para enfocarse en objetivos más convenientes.

         En lugar de acabar con todos los rescates bancarios, el plan hace de ellos una característica permanente de nuestro marco legal. De hecho, este plan extiende la posibilidad de rescates financiados por el contribuyente a cualquier empresa que decida convertirse en una empresa financiera. Esto probablemente incluirá a todo asegurador importante, así como también a todas las empresas que dan crédito para consumo como GMAC.

         Por supuesto, la administración nos dice que no serán necesarios los rescates porque los mismos reguladores que no se percataron de las señales de que venía esta crisis obtendrán mayores poderes para prevenir la próxima.

         Se supone que debemos creer que solo si la Reserva Federal tuviese los mismos poderes de supervisión sobre AIG como los tiene ahora sobre Citibank y Bank of America, el rescate de AIG hubiese sido evitado. Solo imagínese: si solamente AIG hubiese sido administrada y regulada tan bien como Citibank—porque Citi está ahora seguramente están en muy buena forma….

         En medio de esta crisis es comprensible que el plan de Obama aumente la cantidad de regulación y supervisión de las instituciones financieras más grandes. Pero, ¿por qué hacerlo de formas que reducen la disciplina del mercado a la que están sometidas estas mismas empresas?

         Al conformar una lista de instituciones “demasiado grandes para fracasar” el presidente está anunciando que cualquiera de estas corporaciones seleccionadas serán respaldadas si colapsan. Como resultado, estas instituciones se enfrentarán a costos más baratos de financiamiento que los prestatarios más pequeños—los cuales tendrán que permitirles ganar una porción en el mercado.

         Esto es, el plan de Obama garantiza una mayor concentración de nuestro mercado financiero—estando este aislado de las presiones en el mercado.

         En corto, el plan de Obama pone toda la seguridad del sistema financiera en la esperanza de que los reguladores de la Fed no se equivoquen.

         No obstante, el plan casi ni menciona dos instituciones que están en el mismo centro del colapso del mercado hipotecario—Fannie Mae y Freddie Mac. De hecho, la administración nos dice que estudiará el asunto y volverá con alternativas después.

         Pero Fannie y Freddie fueron la principal fuente de financiamiento para el mercado subprime durante su época más alta, comprando más de 40 por ciento de todas las seguridades subprime cuando el mercado estaba en su pico, mientras tanto liderando el mercado en la reducción de calidad de crédito. De todas maneras, su último costo al contribuyente será mayor que el de aquellos rescates conocidos como Programa de Alivio para Activos Tóxicos (TARP, por su sigla en inglés).

         Las pérdidas combinadas para el contribuyente de Fannie y Freddie podrían exceder $300.000 millones—más del doble del costo esperado de rescatar a AIG. Cualquier plan de reforma que deje a Fannie y Freddie fuera no puede ser tomado en serio.

         Inclusive cuando el plan hace el diagnóstico correcto, no propone una solución adecuada: reconoce el fracaso de las agencias calificadoras de crédito, pero ignora la fuente de ese fracaso—principalmente, el hecho de que esas agencias son un monopolio creado por el gobierno. Por lo tanto insiste en más transparencia—lo cual no resolverá el problema. Lo que se necesita es un fin a los privilegios exclusivos que han recibido las agencias calificadoras del gobierno—y un fin a la práctica de tener a reguladores del gobierno contratando a estas empresas.

         Luego está la sección hipotecaria del plan. Naturalmente, el equipo de Obama no lidia con el problema más importante—la obsesión del gobierno federal con extender la propiedad de vivienda a hogares que no lo pueden pagar. En cambio, pide más “protecciones al consumidor” dentro de la industria hipotecaria.

         Tristemente, la administración no puede confrontar el hecho básico de que el indicador hipotecario más importante es el patrimonio del prestatario: Qué tanto de su propio dinero un hogar invierte en la casa nos dice mucho más acerca de un probable default que si el préstamo era de una tasa ajustable o tenía una penalidad de pre-pago.

         Admitir esto, por supuesto, significaría admitir que programas como la Administración Federal de Vivienda han sido los que han estado presionando para que se concedan más préstamos insostenibles para hipotecas.

         En resumen, el equipo de Obama una vez más ha puesto a la política por delante de la economía ofreciendo “respuestas” que sonarán bien para aquellos que no están informados sin amenazar ninguno de los intereses involucrados en Washington, los cuales jugaron un papel tan crucial en crear la actual crisis.

Fuente: Cato Institute

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis