Año III - Nº 121 - Uruguay, 11 de marzo del 2005

 

 

 

 

Arriba Uruguay con Drexler!!!
Sergio Lema Riqué
(01/03/2005)

Pero con un sentimiento muy personal: Ojalá que el triunfo logrado por este "humilde, pero orgulloso uruguayo"... no se convierta, en lo que nuestras generaciones anteriores lo hicieran con "Maracaná" (hoy yo diría, que fue una "macaná")... 55 años atrás -en la mejor época de Uruguay- se conformaron con "ésa": "somos 3 millones y ganamos la copa del mundo", y... allí se quedaron...

Y nosotros -generaciones subsiguientes- nunca sentimos (hasta ayer), una satisfacción más grande... (dejando de lado, la vuelta a la democracia -que años antes no nos dejara ni saber quiénes eran Onetti, Benedetti, Zitarrosa y tantos más-; -creo- que ese es nuestro mayor defecto: pecamos de excesiva humildad... (artistas, creativos, investigadores, técnicos y toda otra profesión); no estamos acostumbrados a justificar el esfuerzo de la otra persona; subestimamos su dedicación y el corazón con que hacen sus cosas; estamos acostumbrados a preguntar: ¿Por qué querés escuchar de mí, que sos el mejor, que sos bueno? ¿Por qué?, muy simple: Porque al escuchar esas palabras de aliento, nos hacen más fuerte para competir contra miles de profesionales que gozan de otras tecnológicas, ideológicas e inversiones astronómicas en producirlas y, a las que nosotros no estamos acostumbrados... estamos acostumbrados a trabajar y a arreglar todo, con "2 latitas, un par de cables, y 2 clavitos" ¿ Martillo ?... No, para qué, si tenemos una piedra o el culote de la engrapadora al lado...

Por favor les pido, no hagamos lo mismo que hicieron nuestros progenitores 5 décadas 1/2 atrás... conformándose tan sólo, con lo reiterativo de: "somos 3 millones, nada más... y somos campeones del mundo"...

Sostengo, que hoy más que nunca, cada uno de nosotros tenemos que dejar esa falsa humildad y multiplicarnos por 2... así seríamos 6 millones (no 3), así seríamos muchos más -todos
juntos- no "remando parejo", si no "remando para el mismo lado"...

Comencemos a reconocer el esfuerzo del otro, sin envidias, sin falsas palmadas... si no: A CORAZÓN ABIERTO...

Si querés copiar, copiá lo bueno -que no es malo-...

Si querés crecer, crecé aprendiendo del mejor -tampoco es malo-...

Los grandes maestros, no enseñan... escuchan, aprenden...

Tal como siglos atrás hacía Sócrates (no existe nada escrito por él), tan sólo repreguntaba a los que le preguntaban... y así aprendió, y así enseñó (transmitió su sabiduría adquirida de otros).

Drexler, no habló: escuchó, y verán que aprendió más en estos 3 meses que en 30 años...

¿Por qué no podemos reconocer que somos capaces de hacer lo mejor de lo mejor?

¿Por qué hoy Drexler se reconoce?... Simple: recibió apoyo, de gente que reconoció que su trabajo era bueno (aunque nunca lo conocieron o escucharon una canción)...

¿Por qué hoy a nosotros -que mucha gente nos conoce- no nos reconocen lo bueno que somos? Simple: no recibimos el apoyo, ni el reconocimiento de quienes nos conocen... sólo recibimos el apoyo y reconocimiento de la gente que no nos conoce...

HOY más que NUNCA: muerte a Maracaná!

HOY más que SIEMPRE: vida a los sueños& porque está demostrado, que se convierten en realidad&

Afectuosamente, para todos lo que quieren salir adelante -si es que quieren- porque siempre, siempre: hay una luz, al otro lado del río.