Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
No preguntes lo que tu país te puede dar, sino lo que tú puedes darle a él. 
Año V Nro. 394 - Uruguay, 11 de junio del 2010     
 
 
 
 
 
 
historia paralela

Visión Marítima

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fernando Pintos

Uruguay en Sudáfrica 2010
por Fernando Pintos

 
separador
 
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo

Compartir en Facebook
 
 
 

         ¡Comienza el Campeonato Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010! ¡Enorme expectativa entre todos los uruguayos, dentro y fuera de fronteras, por la participación de la Celeste! Y está más que claro: la esperanza es lo último que se pierde. Los uruguayos saben bien de qué se trata eso. Una economía deprimida. Una demografía poco menos que europea. Un panorama político enfermizo. Un gobierno acorde con todas las lacras y enfermedades nacionales. Un fútbol enclenque, que cosecha resultados indeseables a nivel internacional y que, en el plano doméstico, invita al bostezo o el suicidio. Y esta Selección Uruguaya, que a duras penas consiguió colgarse de un Repechaje que se disputó contra el desahuciado de la CONCACAF y que terminó por calificarse al Mundial en forma vergonzosa… Jugando en el Estadio Centenario frente a Costa Rica, con un gol solitario que pareció no más que accidente fortuito y, ¡para colmo de bochornos!, suplicando por el pitazo final del árbitro en los minutos postreros del encuentro final. ¡«Precioso» panorama!

free twitter icon  

         Se puede clasificar de muy diferentes formas para un Mundial de Fútbol. Pero llegar a ello de la manera en que Uruguay lo hizo, tras disputar una Eliminatoria que por su bajo nivel se pareció bastante a un regalo navideño y con los resultados paupérrimos antes reseñados, resulta cuando menos patético. Y para empeorar ese panorama de por sí oscuro, el seleccionado Celeste aterrizó en el Grupo A (el primero), acompañado por nada menos que el anfitrión, Sudáfrica; también un ex campeón mundial, Francia; y la siempre difícil Selección Mexicana. En tales circunstancias, calificar para Octavos de Final parecería una misión imposible. Y veamos por qué… Sudáfrica es el anfitrión del Mundial, y bien sabemos que la FIFA (paraíso de maleantes con cuello duro y corbata) no para mientes en favorecer a los locales con el descaro que sea necesario en cualquier justa de esta dimensión. Francia, a su vez, es una potencia del fútbol mundial y por esa razón la FIFA —¡nuevamente!— tratará de favorecerla en todo cuanto le sea posible, con arbitrajes tan sucios como el que les dio el pase a este Mundial, en perjuicio de Irlanda. Por otra parte, México es, en la actualidad, el mercado de habla hispana más importante del planeta, y un país donde corre el dinero a raudales… Allí también los tiburones de la FIFA afinarán sus malas predadoras, para darle aunque más no sea «una manita». En conclusión: el elemento desechable de este grupo en verdad complicado es, ni más ni menos, ¡Uruguay!… Un país irrelevante en todo sentido: como mercado futbolístico, como plaza financiera, como economía y como peso político en ese otro antro de corruptos denominado CONMEBOL. Hasta aquí, he analizado los factores exógenos que conspiran contra una clasificación de Uruguay para la siguiente fase de esta Copa del Mundo.

Informe Uruguay on Facebook

         Pero también tenemos que sopesar nuestras sobresalientes fallas a nivel interno. En primer término, está el Director Técnico Washington Tabárez, quien lleva unos tres años al frente de la Celeste, con resultados mediocres y sin haber podido encontrar, ¡en todo ese tiempo!, un patrón de juego más o menos fijo y coherente. Este personaje dispuso del tiempo más que suficiente para hacer que la Selección Uruguaya jugara cuando menos a algo, pero desde un principio la ha estado haciendo jugar a nada. Por empezar: fue colocado en ese cargo a dedo (como solemos decir los uruguayos), por un humanitario pero en verdad estúpido capricho del ex Presidente de la República, Tabaré Vázquez. Fue sostenido en el cargo contra viento y marea, durante estos tres años largos, por ese mismo ex Presidente y por sus adláteres políticos, simplemente por su «adhesión partidaria e ideológica»… Poner al frente de la Selección Uruguaya de Fútbol, ya sea por lástima, por conmiseración o por compadrazgo (o las tres cosas juntas y encerradas en una bolsa de grillos)  a un individuo que se ha demostrado reiteradamente incapaz, parece algo todavía peor que una broma pesada: es, ni más ni menos, una mala caricatura del Macondo de García Márquez, y de algunos otros morosos universos recreados por la literatura «de vanguardia» latinoamericana.

         Pero, en la vieja práctica de llover sobre mojado, la designación a dedo de Washington Tabárez (¡Ay!… ¡Pobrecito!… ¡Tiene necesidad!), acarreó males todavía peores, si bien harto previsibles. Tabárez se las ingenió para elegir los jugadores a su decrépito capricho, o más frecuentemente al gusto y conveniencia de Paco Casal y otros contratistas por el estilo. Incluyó en la Selección a jugadores que provocaron verdaderos desastres y la pérdida de una cantidad de puntos importantes —como el arquero Carini—, y sólo los quitó una vez que los tales individuos «inamovibles» habían provocado daños irreparables… Además, tomó a jugadores que brillan en ligas europeas, como Diego Forlán o Luis Suárez, y los desperdició notoriamente, haciéndolos jugar las más de las veces fuera de sus posiciones habituales y en contextos que en nada favorecían sus cualidades naturales. (Pero, «¡pobrecito Tabárez!… Hay que sostenerlo en el cargo para que pague las facturas médicas de sus hijitas enfermas»)… Los dramas personales de todos y cada uno son muy respetables, pero todo un país no se debe desplomar por un despeñadero porque a un personaje acomodado y acomodaticio, hay que colocarlo en un cargo para el cual no está para nada capacitado… En el debe de Tabárez figuran, además, que en tres años largos jamás armó una línea defensiva sólida y que tampoco fue capaz de parar en la cancha un medio campo eficiente y balanceado entre las funciones de contención y creación. Lo poco que se consiguió hasta el momento ha sido, a pesar de todos los contratiempos, obra exclusiva de los jugadores. Garra. Ganas. Inspiraciones individuales… Pero eso es muy poco para disputar un Mundial con tan siquiera la intención de no protagonizar papelones irreparables, como aquellas vapuleadas históricas que se sufrieron jugando contra Holanda y Dinamarca. La presencia de Tabárez en el banco celeste, me obliga a parafrasear a otro personaje tanto o más indeseable que él —Víctor Púa—, cuando al partir para disputar una Copa Sudamericana en Paraguay con un grupo de juveniles, dijo: «¡Me obligan a ir a la guerra armado con un tenedor!»… Si bien, visto lo demostrado por Tabárez hasta el momento, yo cambiaría la patética imagen del tenedor por la mucho más endeble del escarbadientes.

         Ahora bien: en fútbol nada está escrito hasta que los partidos terminan de jugarse. Uruguay tiene, a estas alturas, la posibilidad de capitalizar una serie de eventos fortuitos, lindantes con el milagro, que a la postre le permitirían aterrizar en la siguiente fase de este Mundial de Sudáfrica 2010. Podrá ser una posibilidad ínfima… ¡Apenas una en un millón!… Pero no se le debería descartar. Cosas tanto o más extrañas que ésa han acontecido, a montones, desde que la pelota número cinco está rodando por las canchas de este planeta.

Compartir este artículo en Facebook

© Fernando Pintos para Informe Uruguay

Comentarios en este artículo

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis