Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 294 - Uruguay,  11 de julio del 2008   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Cristina Fernández de Kirchner
y la negación de la realidad

por Roberto Azaretto
 
separador
 
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         El discurso presidencial posterga la solución de una crisis que, durante 90 días, ha servido para resucitar antinomias o enfrentamientos del pasado y mostrar la ignorancia sobre las oportunidades que tenemos para dar un gran salto adelante en nuestro desarrollo.

         No tienen en claro que, sin el campo, el país no tiene destino y que, con el campo, podemos convertirnos en una potencia agroalimentaria mundial con un nivel de vida alto para la población argentina, erradicando la pobreza.

         Esta crisis ha dado visibilidad al interior del país y a su gente trabajadora y mostrado el anacronismo de autodenominados progresistas, que son soberbios, farsantes y reaccionarios y que han montado un gran negocio sobre el sufrimiento de muchas víctimas de los tiempos en que la democracia era una quimera.

         El discurso de la presidenta Cristina muestra la cerrazón que tiene para conocer a la Argentina real, por eso no percibe el fenómeno productivo que los medios han mostrado y que ha ganado las simpatías de amplios sectores urbanos que no tenían claro el tema del campo.

         El discurso de la Presidenta concluye con disculpas genéricas pero luego de dedicar los peores agravios a los productores del interior del país, mostrando en sus palabras que sus asesores son ignorantes o gente de mala fe. Ahora con el agregado de un ministro de economía que fue un burócrata en toda su vida y como decía el estudioso japonés señor Okita: "No conoce la dura vida del hombre de negocios".

         El productor ha sido calificado desde el atril presidencial como alguien que no tiene riesgos, que emplea poco personal, que no hace uso intensivo de capital. Para la Presidenta o sus escribas no existen el granizo, las heladas, el exceso de lluvias, la sequía.

         Desconocer la realidad de la cadena agroalimentaria, su rol como locomotora de la economía nacional, el uso intensivo de capital, ciencia y tecnología habla muy mal de la capacidad del Gobierno que niega, por otro lado, la crisis energética que nos deja sin luz, gasoil, gas, por culpa del incompetente ministro Julio de Vido que, para colmo, ahora manejará los cuatro mil millones de pesos arrebatados a los productores, violando la Constitución Nacional y la jurisprudencia de la Corte Suprema.

         La Corte estableció hace tiempo un límite de 33% a la carga impositiva para no ser confiscatoria. Al 45% de retenciones se le agregan todos los tributos, tasas y gabelas municipales, provinciales y nacionales, impuesto a las ganancias.

         En realidad se podría discutir en el Congreso, como corresponde, la carga del impuesto a las Ganancias en lugar de las retenciones, pero eso sería aumentar la coparticipación federal y de esa manera los gobernadores no serían meros servidores del poder central sino gobernadores en serio.

         El Estado no brindó apoyo para que el país fuera un exportador de ciencia aplicada en genética ni para que exportemos mil doscientos dólares por tonelada, como Nueva Zelanda, en vez de los trescientos y pico que obtenemos ahora. Es decir para agregar valor que es igual a mejores salarios.

         Se ha demonizado a los pools de siembra y su figura jurídica más utilizada que es el fideicomiso; los pools han permitido que pequeños y medianos ahorristas participen del negocio agropecuario y de esa manera financien la ampliación de las fronteras agropecuarias, incorporando más de siete millones de hectáreas nuevas a la producción.

         Nada de esto sería posible en un país en que el Banco Nación destina el ahorro a comprar bonos del Estado. Estos mecanismos se están utilizando, además, en la construcción privada reemplazando también el rol que no cumplen los bancos.

         Ahora bien, aunque en el discurso se los demoniza, los grandes productores en los hechos son los únicos que sobrevivirán por su mayor escala, mientras que los pequeños y medianos desaparecerán si nos atenemos a la decisión oficial de no discutir más el tema de las retenciones.

Un gesto

         Cuando la Presidenta terminó el discurso, el primero que se abalanzó para saludarla ostensiblemente fue Gregorio Chodos. Deudor incobrable del Banco de Mendoza, es un operador de la patria contratista que festeja los sobreprecios que reciben sus integrantes, como lo afirmara el ex ministro de Economía Lavagna, semanas antes de renunciar al ministerio.

         Ahí estaban los verdaderos beneficiarios de que sostengan el dólar, como la industria automotriz que recibe todo tipo de prebendas para vender modelos viejos al doble de precio del mercado internacional. Todos felices con que la plata se la saquen a otros, como la propia familia presidencial que vive de las rentas de propiedades urbanas, sin granizos ni sequías.

         Presidenta, suprima todas las retenciones y deje que el dólar vaya a su valor real: con 2,10 pesos el campo es muy competitivo porque le alcanza para exportar y paga menos por los insumos, como los fertilizantes.

         En cambio, quisiéramos ver, si usted hace eso, cuántos quedan de los aplaudidores del Salón Blanco que cambian aplausos por prebendas. Aunque alguno también puede pensar en este retorno del estatismo parafraseando al personaje de Bertol Brecht: hoy le sacaron sus ingresos al agricultor, como no lo soy no me importa... ¿mañana vendrán por mí?... no queda nadie a quien le importe.

Demagogia

         Después de 90 días el Gobierno encontró la fórmula para salir: el clásico dúo de hospitales y viviendas.

         ¿Por qué no lo dijo en marzo, y porque están paralizadas casi todas las obras públicas?

         No es simpático criticar la construcción de hospitales, sin embargo los mayores problemas de salud no requieren hospitales nuevos. Uno, es la mortalidad infantil que se combate con agua potable, cloacas y alimentos.

         El otro azote de las provincias andinas y la región chaqueña es el mal de Chagas que requiere fumigaciones permanentes contra la vinchuca y la eliminación del rancho.

         En los hospitales debemos lograr que funcionen doble turno para que se atienda, se hagan los trabajos de laboratorio y se opere en plazos razonables y no cuando el paciente está al borde de la muerte por las demoras.

Las otras retenciones

         En el discurso de la señora Presidenta hubo un gran ausente: eso que afecta a los jubilados, a los trabajadores en relación de dependencia, a los que tienen ingresos fijos, a los que el Gobierno les retiene 30% anual mediante el impuesto llamado inflación.

         ¿Cómo sigue todo esto? La Corte Suprema defenderá la Constitución y le dará una lección a los genuflexos del Congreso. Esa es la esperanza. Ironías del destino: será un éxito del ex presidente que se podrá jactar de haber formado una de las mejores Cortes de nuestra historia... ¿o estará arrepentido?


Fuente: Respuestas Políticas
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis