Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 355 - Uruguay, 11 de setiembre del 2009   
 
 
 
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Fernando Molina

El arte de polarizar
por Fernando Molina

 
separador
   
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

          Las últimas novedades electorales de Bolivia indican que las élites regionales y económicas del país han decidido presentar, en diciembre, una candidatura abiertamente polarizada respecto al partido izquierdista del presidente Evo Morales, favorito en las encuestas. Esta candidatura es la de Manfred Reyes Villa, por muchos años alcalde y prefecto (gobernador) de Cochabamba, quien además fue muy votado en las elecciones presidenciales de 2002. Se trata, por tanto, de un dirigente estrechamente ligado al orden político prevaleciente antes de la llegada de Morales al poder, en 2005. Pero ha merecido el apoyo de las fuerzas antigubernamentales más duras y organizadas por otra cosa: su alianza con otro ex prefecto, Leopoldo Fernández, que lo acompañará como candidato a la Vicepresidencia.

          Fernández, líder histórico del norte boliviano, está preso sin juicio y sin imputación formal desde hace casi un año, acusado de haber ordenado la "matanza del Porvenir", en la que murió alrededor de una decena de campesinos (se supone que a manos de los empleados de la Prefectura que entonces dirigía él). Su proclamación como candidato ha tenido el efecto de unir a todos los que se sienten víctimas del autoritarismo del Gobierno, que si bien no es generalizado, se manifiesta selectivamente y en particular en contra de algunos sectores de la oposición y las clases acomodadas.

          La estrategia de polarización de Reyes Villa logra así, por ahora, mejores resultados que el plan de constituir una "tercera vía" entre el evismo y el conservadurismo radical, plan acariciado simultáneamente por Víctor Hugo Cárdenas, ex vicepresidente indígena del país; Samuel Doria Medina, empresario socialdemócrata; e incluso -más a la derecha- por Jorge Quiroga, ex presidente y por algún tiempo líder de la oposición. Estos candidatos quieren atraer votos de los dos bandos en que se dividió la población durante los cuatro años de gobierno de Morales, y no renuncian a trabajar con las bases populares y campesinas que hoy están completamente subordinadas al oficialista MAS; por eso critican con mayor cautela al Gobierno.

          En cambio, Reyes Villa parece dispuesto a asumir más riesgos, a ubicarse también en el "nosotros" contra el "ellos" en el que Evo se maneja solventemente, y esta agresividad y deseo de poder lo han convertido en el centro de convergencia de las fuerzas opositoras. Cárdenas podía haber sido eso, o por lo menos así parecía al principio, pero su talante más conciliador, su menor vocación política y su intento de marcar distancia de los partidos, los líderes y las ideas tradicionales, terminaron perjudicándolo.

          ¿Ganó Reyes Villa el liderazgo de la oposición? La clave del análisis de la situación boliviana está en diferenciar bien los planos temporales. La estrategia de polarizar y reunir todos los recursos posibles contra Evo es la más pujante en lo inmediato, pero ¿tiene perspectivas? En primer lugar, es improbable que sirva para destronar al Presidente, y seguramente remachará a los partidos que la sigan sobre la cruz del "pasado". El solo hecho de que las élites se congreguen en torno a Reyes Villa, un político del menudeo donde los haya, indica que se embarcan una vez más en la guerra de la polarización sin unas miras más amplias que las inmediatas.

          Esta alianza logrará una mayor cantidad de posiciones parlamentarias, pero no las suficientes para bloquear las iniciativas gubernamentales y, por cierto, un mayor número no se traduce automáticamente en mayor cohesión y capacidad de actuación política. En suma, la posibilidad de un futuro sin Evo no se juega en diciembre, sino en el desarrollo de un proyecto alternativo al evismo que sea coherente y poderoso. En este sentido, quizá Doria Media, Quiroga y René Joaquino, y sus postulaciones algo más ideológicas y propositivas, estén obrando con mayor racionalidad en el largo plazo (pero aún está la cuestión de si sus adherentes podrán resistir una nueva derrota electoral).

Fuente: Infolatam

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis