Miembro de
     
Año III - Nº 181
Uruguay, 12 de mayo del 2006
Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

 

 

 
MI BALNEARIO: EL PINAR II
* Carlos Arce
Porto Alegre/Brasil
 

Me dicen ahora que no existen mas los famosos HONGOS deliciosos, no se si debe a alguna mutación genética, o que alguien los recoge muy temprano en la mañana como fuente de renta familiar. Pero era todo un acontecimiento buscar los famosos hongos deliciosos, les retirábamos el tallo, los lavábamos bien abajo de una canilla sacándoles todo vestigio de arena y después o los poníamos en un tarro hervidos o salteados en la sartén, con perejil, sal, pimienta, una hojita de laurel, o directamente a la parrilla como acompañamiento al churrasco.

Eran fáciles de identificar por su color anaranjado, debíamos evitar los tipo cono amarillos que decían que hacia mal a los riñones, vaya a saber quien dijo eso, quizás algún vivo para guardárselos para el, pero por las dudas acatábamos la sabiduría popular.

Otra cosecha era de las TRUFAS, no las de chocolate sino las naturales, un montecito de arena, medio sospechoso y con la punta de una rama de pino, revolvíamos sacando nuestro precioso tesoro. ... había que tener esa precaución porque las que se pasaban se deshacían manchando nuestras manos con una pasta marrón con un olor horrible!!!

Una vez en casa el procedimiento era más o menos similar al de los hongos, como son porosas, hay que retirarles la piel que las protege, y pasarle un paño limpio.

Ellas absorben los condimentos que se le añadan y son un verdadero manjar acompañando las carnes.

Escribo y pienso será que todo esto desapareció?????

El autódromo de El Pinar esta desde siempre allí, no me acuerdo ni cuando fue inaugurado, pero los días de semana, cuando no había ningún movimiento, nos acercábamos hasta allá, por las calles internas del balneario , la Av. Rivera, saltábamos el alambrado y allá íbamos nosotros en nuestras potentes bicicletas, haciendo el mismo circuito de los coches de carrera, una vuelta y ya estábamos de lengua de afuera.

Nos parábamos a descansar abajo de la sombra de algún pino, tomando un poco de agua para recuperar nuestras fuerzas.

A la noche el programa de la " barra brava", la gurisada que de brava no tenía nada , y éramos ángeles comparando con las de hoy, éramos una generación "zanahoria", como se decía antiguamente, que no tenía ningún contacto con drogas de ninguna especie.

Lo máximo de transgresión era algún cigarrito de tabaco mismo, e ir de noche hasta el vecino balneario de Lomas de Solymar hasta un lugar llamado SANDOKAN , un club donde se vendía un vino suelto, allí nos tomábamos una o dos botellas entre 15 gurises y retornábamos a nuestro territorio.

En invierno uno no ve un palmo adelante de la nariz, se imaginan 15 bicicletas corriendo a toda velocidad una al lado de la otra lo que era!!!!

Siempre hacíamos la ruta tipo radar, sabíamos donde doblar, etc. solo que la intendencia había hecho un pozo enorme durante el día de como 4 o 5 metros de hondo, creo que para ampliar las calles.

Fue el primero caer en el tremendo pozo y gritar, y atrás de él 14 bicicletas más cayendo una arriba de la otra. Por suerte nadie se lastimó feo y después de las risas una historia más para contar a nuestros nietos de como sus abuelos se divertían casi sin dinero y sin drogas o violencia...

 
 
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No- 9739, dec 694/974 art. 1 inc A