Miembro de
     
Año III - Nº 181
Uruguay, 12 de mayo del 2006
Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

 

 

 
Las otras víctimas
por Desire Dubra
   

En el tema de la violencia domestica, además de la víctima principal, que es la mujer, hay daños colaterales que sufren, en primera instancia los hijos.

Muchas veces éstos, sumado al hecho de escuchar día a día las agresiones hacia su madre, se encuentran que mama, no es la persona dulce y atenciosa que solía ser (o que esperan que sea) sino que paga con ellos sus propias agresiones, ya que el estado nervioso y alterado en que la deja el maltratador, hace que se descargue equivocadamente en sus hijos. Los gritos entonces pueden ser una constante.

La mujer maltratada debe evitar este trato agresivo hacia sus hijos, o de ser posible, alejarlos el tiempo necesario mientras dura su estado de ansiedad y frustración.

Si aún no se tomo la decisión de alejarse del maltratador, procure anotar a sus hijos a clases o actividades extra escolares, para que permanezcan el menor tiempo posible de espectadores de los malos tratos.

Acérquese a sus hijos cuando ya está calmada, e intereses por cosas de ellos, de la escuela, estudios o deportes.

No trate de ensuciar la imagen del maltratador, ellos ya tienen su propia imagen, no la agrande ni la disculpe, sino que déjesela en su propia dimensión, que con el correr del tiempo, ellos mismos irán colocando las cosas en su sitio.

No tema arrepentirse cuando un arrebato la lleva a enojarse con ellos, discúlpese y explíqueles que usted esta pasando un momento difícil y necesita tiempo para ser la mamá que ellos están esperando, sus hijos entienden más de lo que se imagina, ellos intuyen todo y califican.

Tenga siempre una mochila con ropa preparada dos mudas, de sus hijos y suya, escondida debajo de la cama o dentro de un armario, por si tiene que salir de improviso. Es más traumático para sus hijos ver como prepara las maletas y además a veces no hay tiempo de ello.

Las estadísticas dicen que un hijo de maltratador, tiene tendencia a ser un futuro maltratador, pero no tiene por que ser así si, como madres no alimentamos ese odio contra la imagen paterna, que es la que en definitiva, repiten con sus actos a modo de disculpa inconciente.

Buscar lecturas y textos positivos para leerles a los hijos antes de dormir y alimentar el hábito de esa lectura, pueden ser herramientas prácticas a utilizar, sumado con música alegre y tranquila.

Recuerden que una decisión a tiempo puede significar la diferencia entre ver crecer a sus hijos en un ambiente tranquilo o fomentar futuros maltratadores.

 
 
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No- 9739, dec 694/974 art. 1 inc A