Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 329 - Uruguay, 13 de marzo del 2009   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
 
 
separador
AY PRESIDENTE!!!!!!!
Helena Arce
separador
Bailando por un voto
Raúl Seoane
separador
Honestamente, me harté!
La Ciudadana
separador
La democracia entre la propiedad privada y la cosa pública VI
Pablo Martín Pozzoni.
separador
  El Padre Mateo Méndez Paga los Platos Rotos
Beto Pignataro
separador
Cuatro años de gobierno
Jorge Azar Gómez
separador
Imposición peligrosa
R. Carmona-Borja
separador
Uruguay y el F.M.I.
Cr. Ricardo Puglia
separador
  El Plan Ceibal y su Talón de Aquiles
Dr. Marcelo Gioscia C.
separador
China: Gasto militar al alza
W. Daniel Gorosito P.
separador
De eso no se habla
Rodrigo Blás
separador
BQB, Arma mortal 1
Ricardo Garzón
separador
 

 
legaskue
La Unión de los Productores Musicales confirmará el éxito del tango
"detrás de cada tango siempre hubo una mujer"
bandoneon
por Amilcar Legazkué
 

   
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Además de Internet, y digo además de la principal herramienta de difusión global de conocimientos, pensamos que el éxito de un género depende de los agentes, es decir de los editores y distribuidores, aun en los recitales.

         Por eso pongo un empuje a que se realicen actividades conjuntas, como está sucediendo con el cine nacional en franca convivencia con el cine extranjero y de aceptables recepciones.

         Me uno al recuerdo de los 50 años de Vicente, el padre de Astor, a quien el músico dedicó su fascinante ADIOS NONINO.

         La Muerte como Musa es casi tan productiva y gestadora como el amor.

         Muerte y suicidio han sido temas de obras geniales del talento humano.

         Tremendas y terribles como la lucha por sobrevivir que instante a instante sacude el cuello de los animales en las selvas.

         Tita Merello, Lola Membrines, Azucena Maizani, Libertad Lamarque ,en un repertorio sin testosterona pero con pasión y Glamour, con mayúscula.

         Propio para día de las mujeres y día de los hombres... porque "detrás de cada tango siempre hubo una mujer"

Música uruguaya qué no ni no
El guitarrista Eduardo Fernández y la Orquesta Filarmónica en un
muy buen CD con obras de cuatro compositores uruguayos.


La música uruguaya para orquesta tiene dos contras: se toca poco y se graba menos.
Desde que hace ya unos cuantos años la agarró Federico García Vigil, la Filarmónica cambió la cara.
Este CD, como los dedicados al tango, es otro aporte importante y, yo diría, insustituible.
Eduardo Fernández es uno de los mejores guitarristas del mundo. Y no faltan los que dicen que es EL mejor.
La dirección musical corrió a cargo de Martín García. No estoy familiarizado con este joven director. Las referencias son buenas y en este disco su trabajo es para el encomio.
La figura de Jaures Lamarque Pons se agiganta a medida que pasa el tiempo. Junto con Fabini y Tosar, cada uno en su época y estilo, son los tres grandes de la música uruguaya.
Por no haber renunciado a las raíces milongueras, tangueras y candomberas en una época en que los compositores estaban unánimemente embarcados en la persecución de la vanguardia europea, Lamarque fue relegado al rincón de las cosas pintorescas.
Gran error. Hoy, su estupenda producción para piano, grabada por Elida Gencarelli, sus obras sinfónicas y sus conciertos tienen una vigencia y una frescura crecientes, si se quiere.
Lamarque fue además, un gran pianista de música popular y un gran charlista. En ese doble carácter constituía una de las atracciones de En vivo y en directo, por Radio Sarandí, en las épocas de oro de Néber Araújo y Jorge Traverso.
Tengo muy presente el estreno de este mismo Concertino de Invierno en el Solís, en 1977, con Ramón Barboza de solista y el querido Miguel Sparano dirigiendo.
La versión de Eduardo Fernández es vivaz, rítmicamente pujante, y García logró dar la idea de sucesivos y breves diálogos entre los diversos instrumentos y la guitarra que Lamarque emplea con precisión camerística.
Otra pegada sensacional, para ponerse de pie y sacarse el sombrero es el Concierto Sudamericano de Diego Legrand. A Legrand no lo voy a descubrir ahora como excelente compositor. Pero siempre le escuché cosas más austeras, como más contenidas. Acá, y gracias a la liberación mundial de los cepos de la "vanguardia" que se ha dado en los últimos diez o quince años, Legrand se tira a fondo.
Usa ritmos latinoamericanos, más que nada andinos, diría yo, y los combina con texturas y colores orquestales de gran imaginación. La guitarra es usada a la manera de Villa-Lobos y de Leo Brouwer, o sea, de lo máximo en música latinoamericana.
Si Legrand fuera torero, habría que darle la oreja. En este caso, que como condecoración que se lleve una clavija, lo menos.
La pieza Perspectivas, del propio Eduardo Fernández, es más introspectiva, más para adentro. Combina guitarra y cuerdas con mucha imaginación y con todo el rigor del mundo. Es una obra sólida, seria, reconcentrada. Data de 1986 y da cuenta de que ya entonces este guitarrista descomunal también tenía lo que decir en el terreno creativo.
La cuarta obra, un Concierto para Guitarra y Cuerdas de Leo Masliah, es para los que les guste Leo Masliah. Resulta terriblemente difícil de tocar, como hecho para computadora, no para dedos. Pero así suele ser la música de Leo. Por lo mismo, es la versión menos lograda del programa, con varias patinadas de las cuerdas en materia de afinación y fraseo.
Personalmente, la música instrumental de Leo me resulta extremadamente mecánica. Lo prefiero cuando hace chistes. Pero ojo, ese es mi gusto personal y subjetivo. Hay gente a la que le agrada sobremanera.
En suma, un CD importante, imprescindible, que representa cosas muy diferentes a lo largo de cuatro décadas de música nacional. Está para darle un Sote a Eduardo y un Muy Bueno Sote a la orquesta.

separador

La Orquesta Municipal de Tango de la ciudad de Mar del Plata,  en el teatro Movie Center. Este evento es una coproducción del Movie y World Trade Center.
El espectáculo será un repaso de los títulos más conocidos del género. Para estas versiones, la orquesta, que será dirigida por el pianista Julio Dávila, contará con la participación de varios cantantes y una pareja de baile.
La Orquesta Municipal de Tango lleva doce años ininterrumpidos junto al tango. Se creó en agosto de 1997, como parte del Ente de Cultura de la Municipalidad de General Pueyrredón, Mar del Plata. Y su concierto debut fue en el Teatro Municipal Colón, el 11 de diciembre de ese mismo año, en la celebración del Día Nacional del Tango.
En esta dependencia también funcionan además otras agrupaciones musicales como la Orquesta Sinfónica, una banda, además de dos conjuntos de cámara: un quinteto de instrumentos de viento y un quinteto de piano y cuerdas. Desde su debut, la orquesta tanguera lleva adelante una importante agenda anual de conciertos en el Teatro Municipal Colón. Paralelamente, se presenta en otros escenarios marplatenses y también de Buenos Aires. Sus participaciones en el Festival Nacional de Tango, que se realiza todos los años en la capital porteña, han sido elogiadas tanto por la crítica como por el público.
El reconocido pianista Julio Dávila ha sido su director desde 1997. La experiencia de Dávila en el tango ha permitido que esta formación alcance un ensamble muy ajustado y potente. La primera orquesta que formó fue Los Jóvenes del Tango, y su debut fue en 1957. En los años siguientes tocó con figuras como Argentino Ledesma, Floreal Ruiz, Alberto Marino, Néstor Fabián, María Graña, Nelly Vázquez y Roberto Goyeneche. Hacia finales de los años ochenta, dirigió y tocó en varios locales tangueros de Buenos Aires. Y en la década siguiente dirigió varias revistas musicales, y ciclos en prestigiosas salas bonaerenses, como el Teatro Metropolitan o el Cervantes.

separador

Sergio Reyes Honorio en Galicia (uruguayo)
«La comparsa Urumundo es una manifestación de nuestra cultura»
 junto con noventa inmigrantes uruguayos, en la celebración del entierro del Momo a ritmo de candombe
Autor:  Xulio Vázquez

La celebración del Carnaval es una buena muestra de que Vigo se ha convertido en una ciudad multicultural. En cada edición asoman más disfraces de distintos grupos de inmigrantes, que se suman a la fiesta para rememorar sus tradiciones y exhibir en la calle parte de su idiosincrasia. «La comparsa Urumundo es una manifestación de nuestra cultura», afirma Sergio Reyes Honorio (36 años), secretario de la Asociación Uruguayos por el Mundo. Es natural de Montevideo y tiene raíces gallegas por parte paterna. Lleva aquí casi seis años.
Decidió probar fortuna en la emigración, cuando el corralito argentino se extendió a su país. Había trabajado como comercial, pero en ese período de penuria económica estaba empleado en una empresa de la construcción que se dedicaba a la fontanería. «Tenía todas los boletos para irme al paro, pero me encontraba tramitando la nacionalidad española y me decanté por venirme a Vigo», señala . «También tenía la intención de buscar a mi padre, porque había viajado a España coincidiendo con el mundial de fútbol del 82 y le pudo la morriña. Pero no conseguí encontrarlo. Sigo sin saber nada de su paradero. No sé si está acá o allá en Uruguay», manifiesta con cierto pesar.
Relata que comenzó con mal pie su historia de emigrante, «porque, a los seis meses de estar aquí, vino mi esposa y los dos hijos que tenemos, pero al poco tiempo nos divorciamos».
Estuve de dependiente en una ferretería. Trabajó para una compañía de seguros y para una editorial. Pasó dos años en una empresa de instalaciones eléctricas. También estuvo una temporada en el puerto, en carga y descarga de pescado. Su última ocupación fue precisamente en la lonja. Ahora está en el paro.
«A los inmigrantes nos está golpeando la crisis incluso más que a los gallegos, aunque yo tengo carné español y, por lo menos, no peligra mi residencia», puntualiza. «En algún momento nos pasa por la cabeza la idea del retorno, pero yo tengo aquí a mis hijos, que están viviendo con su madre y su padrastro. Además estoy rehaciendo mi vida sentimental con una argentina, que trabaja como mecánica dental», explica.
Labor de integración
Dice sentirse satisfecho con la labor de integración que está realizando la Asociación de Uruguayos por el Mundo. «Surgió en el año 2003 y se caracteriza por la tarea social que lleva a cabo. Asesora a los inmigrantes uruguayos y les proporciona ayuda. Estamos haciendo lo mismo que hicieron los emigrantes gallegos en Montevideo, cuando fundaron la casa de Galicia, para mantener su identidad y la unidad entre ellos», señala.
Asegura que tienen 850 socios en Vigo. Cuentan con alguna subvención y no pagan cuota alguna. «Tenemos una bolsa de empleo, pero en este momento ni se mueve. Sin embargo, siempre estamos dispuestos a apoyarnos en los casos difíciles, como sucedió con el compatriota nuestro Maxi, quien precisó de un trasplante de corazón y nos movilizamos», afirma.
La participación en los carnavales arranca del año 2004. «Queríamos hacer algo a nivel cultural, que nos identificara en estas fiestas lúdicas. Y decidimos formar una comparsa netamente uruguaya a ritmo de candombe, típica de Montevideo», manifiesta.
Explica que tiene su origen en el siglo XVIII y que lo llevaron los esclavos negros a la entonces capital colonial uruguaya. Durante un largo tiempo lo tocaban solo ellos. Utilizaban el tambor para llamarse. Lloraban sus penas a través de la música, del candombe. Suena como un aplauso. Se juntaban en los rincones perdidos de Montevideo. «Los rioplatenses le llamaban a esas reuniones kilombo , que significa follón o lío, por el ruido que armaban. Era una palabra despectiva», aclara.
«El candombe lo conforman tres tipos de tambores con ritmos distintos. Pero todos juntos ofrecen ese sonido. Se llaman chico (da velocidad al ritmo), repique (suena como una batería) y el piano (se lo pusieron los emigrantes italianos, y es lo que le da intensidad al ritmo», argumenta. «Escuchar setenta tambores juntos es tremendo», puntualiza.
Sergio Reyes considera que los carnavales de Uruguay son los más largos del mundo, porque duran 45 días. En Vigo participaron el sábado con su comparsa Urumundo, integrada por noventa personas. También tuvieron alguna actuación en el área metropolitana. Y mañana no se perderán el entierro del Momo.
lavozdegalicia.

separador

Si te digo Carnaval... Fernando Tetes y el carnaval

El romance entre Fernando Tetes y el carnaval data de su niñez, cuando disfrutaba de los tablados de Millán y Raffo, de Sayago o del Stokolmo. En su adolescencia tuvo novias de tablados, fue utilero, desfiló, cantó y bailó carnaval tras carnaval.
Desde entonces esa pasión se ha mantenido. Este libro es un testimonio de su devoción por esta fiesta popular y del oficio de alguien que hace años sigue paso a paso cada detalle del carnaval.

Tetes seleccionó y entrevistó para este trabajo a 24 representantes de esta fiesta nacional, los verdaderos protagonistas de Si te digo carnaval son: Charly Álvarez, Carlos Barceló, Luis Alberto Carballo, Raúl Castro, Fernando Couto, Eduardo Da Luz, Carlos Cachito de León, Padro Cacho Denis, Jorge Esmoris, Ángela Farías, Tina Ferreira, Guillermo Lamolle, Eduardo Pitufo Lombardo, Juan Mascheroni, Miguel Pendota Meneses, José Gato Morgade, Leo Preziosi, Pablo Pinocho Routin, Waldemar Cachila Silva, Ariel Pinocho Sosa, Julio Kanela Sosa, Carlos Viana, Enrique Gallego Vidal y Rosario Viñoly.
delUruguay net

separador

Carta de Joan Manuel Serrat a Montevideo
  
Recordar. Del latín re-cordis. Volver a pasar por el corazón'. (Eduardo Galeano) Para los que no están y siempre echaremos en falta

Querido Montevideo:

***el tiempo está muy inestable por ahí.
El invierno empieza a mostrar su cara de palo y los plátanos de sombra ya están arreglando sus cosas antes de echarse a dormir.
Cuando nos vimos las caras por primera vez, Montevideo, verdeabas por los cuatro puntos cardinales y las muchachas se desparramaban adormiladas en los pastos del Parque Rodó, robándole el brillo al Sol del mediodía para llevárselo puesto. Era noviembre de 1969. Aquel año fue el primero de mi vida que tuvo dos primaveras.

Encontrar la sombra perdida del Graf Spee
Viajé desde Buenos Aires con Edmundo Rivero, el de las manos como capazos y la voz de trueno; con él compartía cartel en el Parador del Cerro. Vine para un par de días, con urgencias, como siempre, y, nada más llegar, después de atender un par de periodistas tan convencidos como yo de lo efímero del éxito, en especial el mío, salí del hotel con la intención de bajar al puerto a cumplir con una antigua promesa: encontrar la sombra perdida del Graf Spee.

De niños, el Tito y yo, conmovidos por el heroísmo de aquellos marineros, rubios como la cerveza, que hacían de buenos en la película, nos juramentamos, al salir del cine, que, en cuanto fuésemos mayores, iríamos a Montevideo a echarles una mano a aquellos desventurados tipos, aunque fuesen alemanes; así que aprovechando la ocasión, aun a sabiendas de que era demasiado tarde para hacer nada por ellos, eché a andar con moderado entusiasmo al encuentro de mis fantasmas infantiles.

De cualquier modo, aunque no sacase nada en claro del Graf Spee, siempre me quedaba el Tito quien, en nuestra anual conversación en el bar Juanito, escucharía generoso el relato ampliado y aderezado de este rescate de recuerdos. Pero tú querías llamar mi atención con otras cosas, Montevideo.

Calles donde los diarios voceaban nombres desconocidos
Querías que te viera, que me fijara en ti, que me dejara de pavadas de Graf Speeses y marineritos heroicos y que me enredase en tus redes. Por eso abriste para mí la cajita de los asombros y, justo al salir del hotel, aprovechando mi torpeza habitual, me hiciste pisar una bosta de caballo en la puerta del Hotel Victoria Plaza, antes de Moon. Yo, que había salido a buscar perfumes de niñez me di de morros con ella.

Qué admirable y qué insólito se veía en el asfalto aquel trofeo verde y oro. No por el hecho en sí, claro, no por el lugar elegido por el animal para cagar, sino porque aún rondas en caballos por el centro.

Aquella bosta le dio una vuelta de tuerca al destino. Me devolvió a los cuarteles de invierno de los años idos. Encendió mi curiosidad empujándome a buscar debajo de tu vestido. Me llamaste y yo atendí y me dejé llevar.
Olvidé el asunto del Graf Spee y a Tito. Olvidé el programa previsto. Incluso olvidé una visita concertada al Estadio Centenario - por cuyas tripas, si uno le pone atención, al atardecer, se escucha el tintineo metálico de los tacos - y caminé a donde quisieron llevarme mis zapatos.

Como un gurí por la murga, me dejé llevar por calles engalanadas de forchelas; calles en las que aún estaba caliente el recuerdo de Xirgú y donde los diarios voceaban nombres desconocidos que iban a tardar poco en serme cotidianos; calles que aguardaban todo el año la vuelta del Carnaval, agotadas sus existencias de longanizas para atar perros; veredas por las que los hinchas de Nacional caminaban agrandados con títulos libertadores e intercontinentales bajo el brazo como quien se exhibe con el termo para cocer el mate de la gloria.

El termo y el hombre - Insólito espectáculo para ojos profanos
 
El termo. ¿Quién dijo el termo...? El termo y el hombre. El termo y la cancha. El termo y Dios.

Qué insólito espectáculo, querida, para unos ojos profanos, contemplar a unos ciudadanos comunes, en su mayoría tipos respetables, yendo y viniendo de sus quehaceres cotidianos con ese artefacto que uno cree reservado a situaciones de emergencia, con la mayor de las naturalidades, enganchados a él como un yonki a la heroína.

Aun reconociendo el aporte tecnológico que el termo representa para la cultura de la yerba, no deja de ser chocante para unos ojos profanos, repito.
Aquél día, caminé tus calles como nunca he vuelto a caminarlas mientras tú, Montevideo, hacías todo lo posible por deslumbrarme.

Unas veces de frente y otras por sorpresa. Me llevaste a comer achuras al Mercado del Puerto, nos tumbamos en la tarde de Pocitos y juntos amanecimos en el Cerro.

Me trajiste a Alfredo y a Daniel y al loco del Sabalero y a la dulce Vera y yo te llevé conmigo al Este, a comernos las noches con Nana, con Manolo, con la Camerata.

Me gustaste desde el primer momento, Montevideo, pero fue más tarde cuando me enamoré de ti. Fue cuando te exiliaron y te viniste a mi casa con lo puesto. Ahí, mirada triste, sueños torcidos, carnes torturadas; ahí te conocí, Montevideo; ahí te sentí como algo mío, y ahí nos juramos amor eterno.

Joan Manuel Serrat

separador

Santaolalla y Radiohead en la mira de "Terminator"
El argentino y los ingleses harían la banda de sonido

El oscarizado músico argentino Gustavo Santaolalla, autor de las bandas de sonido de Diarios de Motocicleta y Babel, además de alma mater de Bajofondo Tango Club, está en la mira para componer la música de la inminente cuarta película de la serie Terminator. "Hablamos con Gustavo para que se una a Thom Yorke de Radiohead, lo que sería una combinación muy interesante", dijo el director McG (cuyo nombre real es Joseph McGinty Nichol) durante una conferencia en la Convención de Cómics de Nueva York, un gigantesco evento que tuvo lugar el fin de semana pasado. Hasta ahora la película tiene confirmada la participación del compositor Danny Elfman, histórico colaborador de Tim Burton y autor del tema de Los Simpson, para la banda de sonido. Santaolalla, por su parte, no ha emitido comentario alguno. Está muy ocupado ahora mismo trabajando en la música de Biutiful, el último film del mexicano Alejandro González Iñárritu (Babel) y En el camino, adaptación de Walter Salles (Diarios de motocicleta) del famoso libro de Jack Kerouac. Durante su presentación, que fue realizada ante un auditorio repleto de fanáticos de la historieta y la ciencia ficción, McG dijo que no estaba seguro sobre la inclusión del tema clásico de Terminator, que se puede escuchar en las anteriores tres películas. Este nuevo film, de hecho, está planificado como el lanzamiento de una eventual nueva trilogía, que ocurriría totalmente en el futuro. Las siguientes dos películas, como corresponde, solo se filmarán si este tiene éxito. El protagonista es Christian Bale, la nueva superestrella de Hollywood, actor del último Batman.

separador

La Yapa

El Pirata, tango milonga (Pintin Castellanos)

» Arriba


© Amilcar Legaskué para Informe Uruguay
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis