Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 329 - Uruguay, 13 de marzo del 2009   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
 
 
separador
AY PRESIDENTE!!!!!!!
Helena Arce
separador
Bailando por un voto
Raúl Seoane
separador
Honestamente, me harté!
La Ciudadana
separador
La democracia entre la propiedad privada y la cosa pública VI
Pablo Martín Pozzoni.
separador
  El Padre Mateo Méndez Paga los Platos Rotos
Beto Pignataro
separador
Cuatro años de gobierno
Jorge Azar Gómez
separador
Imposición peligrosa
R. Carmona-Borja
separador
Uruguay y el F.M.I.
Cr. Ricardo Puglia
separador
  El Plan Ceibal y su Talón de Aquiles
Dr. Marcelo Gioscia C.
separador
China: Gasto militar al alza
W. Daniel Gorosito P.
separador
De eso no se habla
Rodrigo Blás
separador
BQB, Arma mortal 1
Ricardo Garzón
separador
 

 

Así estamos, así no podemos seguir
por Dr. Marcelo Gioscia Civitate

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         El acto político organizado por la Presidencia de la República en pleno centro de Montevideo el pasado sábado (pese a la prohibición constitucional y al malestar generado entre los comerciantes y vecinos de la zona), ha demostrado una vez más y entre otras cosas, cómo se manejan los recursos públicos.

         Pues, aunque se haya tratado de minimizar este aspecto, el mismo no es menor, y resulta un nuevo ejemplo de las marchas y contramarchas en que ha incurrido el Primer Mandatario. El mismo que, ante la crisis financiera internacional (que en principio no iba a alcanzar al Uruguay), por un lado, exige el mayor de los ahorros a nivel de los ministerios y las empresas públicas y por otro, autoriza tamaño desembolso, como si viviéramos en una “isla de abundancia y fantasía” alejada de toda influencia externa.

         Fuimos testigos de la utilización de nuestros dineros en un acto de claro carácter político partidario (en el que otra vez, predominaron las banderas del Frente Amplio y las pancartas para anular la ley de caducidad), donde se intentó afirmar el liderazgo dentro del conglomerado de izquierdas (que sabe que no las tiene todas consigo en la próxima consulta a la ciudadanía) y al mismo tiempo, seguir promoviendo en pantalla gigante (para quienes concurrieron y en directo a todo el país y al exterior) la imagen de los tres candidatos oficialistas.

         Lamentamos no coincidir con el Primer Mandatario: no presenciamos una “inversión en democracia”, sino una sobre exposición mediática, soberbia y tendenciosa desde el telón de fondo, (en el que se destacaban las palabras: “así estamos”, “así seguimos”) que debiera haberse ahorrado.

         Nuestra República cuenta con un formidable espacio desde donde se puede trasmitir a todos los habitantes de este país, el informe que intentó brindarse de cuatro años de gestión, que es el Palacio Legislativo. Si ese recinto se consideraba reducido, para las pretensiones de la Presidencia, la tecnología hubiera hecho el resto y seguramente con un costo menor.

         Pero además, la oposición, que ha dado muestras más que suficientes de “lealtad institucional”, merecía un trato menos soberbio y más respetuoso.

         Nuevamente perdió la oportunidad el Sr. Presidente de la República de hacernos sentir que es el primer mandatario de todos los uruguayos, incluso de quienes no lo votamos y de los que le prestaron su voto, pero que seguramente, no lo volverán a hacer.

         Creemos lealmente que, desaprovechó la ocasión para tratar los temas que preocupan a la gran mayoría, y (hacernos conocer cuáles serían las medidas que adoptaría en su último año de gobierno para enfrentarlas) entre ellos el de la inseguridad reinante –que afectó al menos a cinco de los ministros que le acompañaban- y que sin embargo, fue descalificado con el argumento del “cambio en la modalidad delictiva”; el asunto de la sequía y el magro apoyo brindado al sector agropecuario merecía una referencia adecuada a la altura de las circunstancias y no la ocasión de una burla; la situación económica de los trabajadores (inflación incluída) a quienes intentó tranquilizar argumentando que no iba a cargar la crisis sobre sus espaldas (sin reconocer que la imposición tributaria, con el IVA, el IRPF y ahora el IASS ha llegado en este gobierno a límites casi insostenibles).

         En suma, se trató de un discurso largo y tedioso, plagado de guiñadas cómplices a los sectores de su propio partido político, donde se desdibujó la investidura presidencial con posturas burlescas y soberbias hacia la oposición y donde dejó en claro que, este acto, lejos de buscar la concordia, contrapuso las banderas y pancartas de su partido político a las cacerolas, que se hicieron escuchar en varios barrios de Montevideo por quienes se sintieron agraviados por la decisión de llevarlo adelante.

Comentarios en este artículo

» Arriba


© Dr. Marcelo Gioscia Civitate para Informe Uruguay
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis